Archivos de etiquetas: perfusion

Evolución continua – lesiones de ojos


Evaluación continua

Reevalúe las áreas examinadas durante la evaluación inicial, enfocándose en la vía aérea, respiración, pulso, perfusión y hemorragias.  Pregúntese, si son todavía adecuadas y reevalúe los signos vitales; los cambios en los signos vitales le ayudaran a saber si el estado de su paciente esta mejorando o empeorando.  Reevalúe también, las intervenciones y tratamiento que ha proporcionado.  Pregúntele al paciente sobre los cambios en la visión, desde que se inició su encuentro.  En presencia de lesiones serias, asegúrese de que el vendaje cubra está cubriendo aun los ojos, no este presionando el globo ocular.

Anuncios

Historial y examen físico enfocados – quemaduras


Historial y examen físico enfocados

Examen físico rápido o enfocado

Después de completar la valoración inicial, determine cual evaluación realizara enseguida, un examen físico rápido o examen físico enfocado.  En el paciente consiente con lesiones aisladas y un ML limitado, considere un examen físico enfocado.  Centre su atención en una lesión aislada, en la molestia principal de paciente y en la región del cuerpo afectada.  Si el paciente ha sufrido un pequeña de quemadura en el cuerpo, enfóquese en esa lesión.  Coloque un apósito sobre esa lesión con un vendaje apropiado; note la localización y estime el tamaño de la lesión y además evalúe todos los sistemas subyacentes.  En el caso de un miembro, evalúe el pulso, la función motora y la función sensitiva en la extremidad lesionada.

Si existe una cantidad significativa de superficie corporal quemada o un traumatismo intenso que puede afectar múltiples sistemas, comience con una evaluación rápida de trauma, examinando de inmediato al paciente, desde la cabeza hasta los pies, buscando DCAP-BTLS, para asegurarse de encontrar todos los problemas y lesiones.  Haga un estimado de la extensión del área quemada, empleando la regla de los nueve, e informe a la dirección médica.  Prepare al paciente para trasladarlo, basado en sus hallazgos, recuerde estabilizar a su paciente por posibles lesiones vertebrales, según sea necesario.  No debe retrasar el transporte de un paciente gravemente lesionado para completar un examen físico detallado.   El examen físico detallado puede iniciarse durante el transporte.

Signos vitales iniciales e historial SAMPLE

Su examen físico le ayuda a comprender que ha pasado en el exterior del paciente.  Los signos vitales son una buena indicación de cómo esta evolucionando el paciente en su interior.  Determinar los signos iniciales desde un principio le ayudara a conocer como está tolerando el paciente sus lesiones, mientras va camino al hospital.  Esto se puede hacer en la ambulancia rumbo al hospital, disminuyendo así la demora del tratamiento definitivo en un paciente con quemaduras de grado moderado a intenso; con frecuencia el estado de choque es pronosticado en un paciente quemado, la tensión arterial, el pulso y la evaluación de la piel son signos importantes que se deben obtener, para determinar la perfusión.

Evaluación continua – LTB


Evaluación continua

Repita la evaluación inicial. ¿Sigue permeable la vía aérea?, ¿cómo está la perfusión?, ¿son eficaces los tratamientos que proporcionó para los problemas con el ABC, aun? ¿Cómo está mejorando el estado del paciente?    Reevalúe los signos vitales, la frecuencia cardíaca, las respiraciones, la tensión arterial y el nivel de conciencia, si están bien, esto será un buen indicador, que el paciente está tolerando el nivel de estrés .  Evalúe estos signos de manera constante y no las tendencias que indican si el estado del paciente está mejorando o empeorando.

Comunicación y documentación

Describa de forma verbal al personal del hospital todas las lesiones que encuentre.  Use descripciones anatómicas apropiadas.  Proporciones un recuento pormenorizado de cómo ha tratado esas lesiones.  Todos estos hallazgos son importantes para incluir en su comunicación verbal y escrita.  Su habilidad para comunicar de manera clara y precisa, permite a los médicos y enfermeras continuar con la calidad en los cuidados en el hospital.

Intervenciones – estadps de choque


Intervenciones

Con base en los hallazgos de su evaluación, debe determinar qué intervenciones son necesarias en su paciente; es importante enfocarse en dar soporte al aparato cardiovascular.  Tratar el choque temprano y eficazmente, le ayudara a prevenir que una perfusión inadecuada perjudique a su paciente.  Administre oxígeno y coloque a su paciente en posición de choque.

Choque neurogénico


Función vascular deficiente

El deterioro de la médula espinal, particularmente en los niveles cervicales superiores, puede causar una lesión significativa a la parte del sistema nervioso que controla el tamaño y el tono muscular de los vasos sanguíneos; el choque neurogénico, suele ser el resultado.  Aunque no tan comunes, también hay causas médicas que incluyen: trastornos encefálicos, tumores, presión sobre la médula espinal y espina bífida.  En el choque neurogénico, los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos tienen interrumpidos los impulsos que causan su contracción, por lo cual todos los vasos situados por debajo del nivel de la lesión medular, se dilatan ampliamente, aumentando el tamaño y la capacidad del sistema vascular, causando acumulación de la sangre.

Por tal razón los seis litros disponibles ya no pueden llenar el sistema vascular aumentado.  Aun cuando no se ha perdido sangre o líquidos, la perfusión a órganos y tejidos se vuelve inadecuada y se produce el choque por un cambio radical en el tamaño del sistema vascular.  Un signo característico de este tipo de choque, es la ausencia de sudoración por debajo del nivel de la lesión.

Con este tipo de lesión, también se pierden muchas otras funciones que están bajo el control de la misma parte del sistema nervioso.  La más importante de ellas en el caso de una lesión aguda, es la capacidad para controlar la temperatura corporal, la cual puede descender rápidamente en un paciente con choque neurológico, para igualar la del ambiente; en muchas ocasiones se produce una hipotermia notable.  La hipertermia es una situación en la cual la temperatura corporal interna desciende por debajo de los 35 °C; por lo general sucede, después de una exposición prolongada a temperaturas frías o congeladas.  El mantenimiento de la temperatura corporal, es siempre un elemento importante en el tratamiento de un paciente con choque.

CAUSAS DEL CHOQUE


23.3 CAUSAS DEL CHOQUE

El choque puede ser el resultado de muchos trastornos, incluyendo insuficiencia respiratoria, reacciones alérgicas agudas e infecciones abrumadoras.  Sin embargo en todos los casos el daño se produce por perfusión insuficiente de los órganos y de los tejidos.  En cuanto la perfusión se detiene o se deteriora, los tejidos empiezan a morir actuando todos los procesos locales del cuerpo.  Si los trastornos que causan el choque no son detenidos y revertidos con prontitud, la muerte ocurre poco después.

Es muy importante la comprensión de las causas fisiológicas básicas del choque para una mejor preparación y poder dar un óptimo tratamiento.

Hay causas cardiovasculares y no cardiovasculares que producen un choque.   Las causas cardiovasculares del choque incluyen: ataque cardíaco, enfermedades y lesiones.  Las causas no cardiovasculares, comprenden la insuficiencia respiratoria y la anafilaxia, que es una reacción alérgica poco usual o exagerada a proteínas u otras sustancias extrañas.  Las causas no cardiovasculares del choque finalmente afectaran uno de los tres lados del triángulo de la perfusión e interrumpirán el estado de perfusión normal del cuerpo.

23.2 LA PERFUSIÓN


23.2 PERFUSIÓN

Perfusión es la circulación adecuada de sangre y oxigeno del aparato cardiovascular a todas las células en diferentes tejidos y órganos en el cuerpo.  También es parte importante del proceso mediante el cual se eliminan los productos de desecho producidos por las células.  El choque o hipoperfusión, se refiere a un proceso de colapso de insuficiencia del aparato cardiovascular, que conduce a una circulación inadecuada.  Como en el caso de la hemorragia interna, el choque es una amenaza oculta subyacente, causada por un trastorno médico o una lesión traumática.  Sin embargo, puede reconocer los signos de choque antes, e preparar el tratamiento poco después de iniciarse.

La circulación inadecuada puede conducir a la muerte celular; para proteger a los órganos vitales, el organismo intenta compensarse, dirigiendo el flujo de sangre de órganos que son más tolerante al flujo bajo, como la piel y el intestino, a órganos que no pueden tolerar un flujo reducido como el corazón, el encéfalo y los pulmones.  Si los trastornos que causan el choque no se atienden con rapidez, el paciente puede morir pronto.

El aparato cardiovascular está constituido por tres partes: bomba o corazón, un conjunto de tubos o vasos sanguíneos y el contenido del contenedor o sangre.  Estas tres partes se conocen como el triángulo de la perfusión.  Cuando un paciente está en choque, uno o más de los tres lados, no está trabajando de manera correcta.

La sangre es el vehículo para el traslado del oxígeno y los nutrientes a través de los vasos, hacia los lechos capilares, donde estos suministros son cambiados por productos de desechos.  La sangre continua en movimiento como resultado de la presión que es generada por las contracciones del corazón, y afectada por la dilatación y contrición de los vasos.  Esta presión llamada tensión arterial, suele ser cuidadosamente controlada por el cuerpo en forma tal que siempre hay suficiente circulación o perfusión, en los diversos órganos y tejidos.  La tensión arterial es de hecho, una medición aproximada de la perfusión.

Recuerde que la tensión arterial es en realidad la presión de la sangre dentro de los vasos a todo momento.  La presión sistólica es el punto máximo de la tensión o presión arterial, generada, cada vez que el corazón se contrae;  la presión diastólica es la presión que se mantiene dentro de las arterias mientras el corazón reposa entre los latidos.

El flujo sanguíneo a través de los lechos capilares, es regulado por los esfínteres capilares o paredes musculares circulares, que se contraen y dilatan.  Estos esfínteres, están bajo el control del sistema nervioso autónomo, el cual regula funciones involuntarias como la sudoración y la digestión.  Los esfínteres capilares también responden a otros estímulos, como el calor, el frío, la necesidad de oxígeno y la necesidad de eliminación de las sustancias de desecho.  Tenga en cuenta que bajo circunstancias normales no todas las células tienen las mismas necesidades al mismo tiempo.

Por ejemplo: el estómago y los intestinos tienen una alta necesidad de flujo sanguíneo cuando se come, y después de esto, cuando la digestión está a su nivel más alto.  Entre las comidas el flujo de sangre disminuye y se deriva a otras áreas.  El encéfalo, en contraste, necesita para funcionar un abastecimiento constante y consistente de sangre.

Así, la regulación del flujo sanguíneo es determinada por la necesidad celular que se alcanza por contrición y dilatación vascular.  El mantenimiento del flujo sanguíneo, o perfusión, se logra con el trabajo conjunto del corazón y los vasos sanguíneos.

Sin embargo, la perfusión requiere de más que de solamente el trabajo del aparata cardiovascular.  También precisa de un intercambio adecuado de oxígeno en los pulmones, nutrientes apropiados bajo la forma de glucosa en la sangre y de eliminar adecuadamente los desechos, sobre todo por los pulmones.  El dióxido de carbono es uno de los principales productos de desecho de la actividad celular o metabolismo en el cuerpo, y es retirado por los pulmones.  Esta es la razón por la cual, la ventilación y la oxigenación correcta es una de sus mayores preocupaciones.  El cuerpo tiene mecanismos establecidos para ayudar a soportar los aparatos, respiratorio y cardiovascular, cuando aumenta la necesidad de perfusión de los órganos vitales.  Estos mecanismos, que incluyen al sistema nervioso autónomo y a ciertas sustancias químicas llamadas hormonas, son desencadenados cuando el organismo siente que está fallando la presión en el sistema.

La parte simpática del sistema nervioso autónomo que es el responsable de la respuesta de pelear o huir, asumirá mayor control de las funciones del cuerpo durante un estado de choque.  Esta respuesta del sistema nervioso autónomo, causara la liberación de hormonas como la adrenalina.  Estas hormonas causan cambios en ciertas funciones corporales, como un aumento de la frecuencia cardíaca y en la fuerza de las contracciones del corazón y vaso-constricción en ares no esenciales, principalmente la piel y las vías gastrointestinales o vaso constricción periférica.  Estas acciones juntas, están diseñadas para mantener la presión en el sistema y como resultado la perfusión en los órganos vitales.

Por último, hay un desplazamiento de líquidos corporales para ayudar a mantener la presión dentro del sistema.  Sin embargo, la repuesta del sistema nervioso  autónomo y las hormonas se produce en segundos, es esta respuesta la que causa todos los signos y síntomas de choque en un paciente.

23. ESTADO DE CHOQUE


23. ESTADO DE CHOQUE

El estado de choque, tiene múltiples significados.  Por ejemplo: con frecuencia decimos a una persona que ha sido asustada o ha recibido malas noticias, que está en estado de choque; o la corriente eléctrica que pasa a través del cuerpo produce un estado de choque.  El estado de choque describe un estado de colapso y falla del aparato cardiovascular.  Cuando la circulación de la sangre se vuelve inadecuada, no pueden cubrir las necesidades de oxígeno y nutrientes de las células.  En las etapas iniciales del choque, el cuerpo intenta mantener la homeostasis o equilibrio en todos los sistemas del organismo.  Sin embargo, al progresar el choque, la circulación de la sangre se hace más lenta y finalmente cesa.  Si no se trata pronto el choque o hipoperfusión, puede ser mortal.

El estado de choque es el resultado de la hipoperfusión de las células del cuerpo, causante de que los órganos y luego el sistema de los órganos, entren en insuficiencia.  Amenos que se trate con éxito, este proceso dará finalmente como resultado la muerte del organismo.

El choque puede ocurrir debido a varios eventos médicos o traumáticos, tales como un ataque cardíaco, una reacción alérgica aguda, un accidente de automóvil o una herida por arma de fuego.  Como TEM-TUM-TES, responderá a estos diferentes tipos de urgencias, proporcionando cuidados de transporte a estos pacientes.  Por lo tanto, debe estar alerta de manera constante ante los signos y síntomas de choque.  En general no puede estar equivocado si asume que todo paciente esta o caerá en choque; trate a todos los pacientes de choque.

Es muy importante entender el proceso de la perfusión, la función de la falla causada por el choque, las como también las causas fisiológicas del choque y la descripción de cada una de sus formas principales y Saber dar el tratamiento del choque en general y de cada tipo de choque en particular.

22 VOCABULARIO VITAL – hemorragias


22 VOCABULARIO VITAL

Aorta: es la arteria principal, recibe sangre del ventrículo izquierdo y la entrega a todas las otras arterias transportando la sangre a los tejidos del cuerpo.

Arteria: vaso sanguíneo que condice la sangre, a los tejidos y órganos del cuerpo

Arteriolas: ramas más pequeñas de las arterias que conducen a la red de capilares.

Capilares: vasos sanguíneos pequeños, que conectan las arteriolas y las vénulas; varias sustancias pasan a través de las paredes capilares, hacia adentro y hacia afuera del líquido intersticial y luego a las células.

Choque hipovolémico: trastorno en el cual se reduce el volumen sanguíneo, debido a una hemorragia masiva interna o externa, así como también a una extensa perdida de agua corporal, dando lugar a una perfusión inadecuada.

Coagulación: masa semisólida que se forma creando un coagulo, para tapar aberturas en vasos sanguíneos lesionados y detener el flujo de sangre.

Contusión: es una magulladura o equimosis.

Epistaxis: hemorragia nasal

Equimosis: alteración de la coloración de la piel, asociada con una herida cerrada o magulladura.

Estado de choque: trastorno en el cual el aparato circulatorio no proporciona suficiente circulación, para que cada parte del cuerpo pueda realizar su función; también es llamado hipoperfusión.

Hematoma: masa de sangre en el tejido blando debajo de la piel.

Hemofilia: enfermedad congénita en la cual el paciente carece de uno o más factores de la coagulación normales de la sangre.

Hemorragia: sangrado.

Pantalón neumático anti choque PNA: dispositivo inflable que cubre las piernas y el abdomen del paciente y es usado para inmovilizar las extremidades inferiores o la pelvis, y para controlar la hemorragia en las extremidades inferiores, pelvis o cavidad abdominal.

Perfusión: circulación sanguínea dentro de un órgano o tejidos en cantidades adecuadas para cubrir las necesidades corrientes de las células.

Punto de presión: punto en el cual un vaso sanguíneo está situado cerca de un hueso; útil cuando la presión directa y la elevación no controlan la hemorragia.

Torniquete: último recurso de método de control de una hemorragia, ocluye el flujo arterial, y se usa solamente si todos los otros métodos han fallado y la vida del paciente está en peligro.

Venas: vasos sanguíneos que llevan la sangre de los tejidos al corazón.

Evaluación continua – hemorragias


Evaluación continua

La evaluación continua es un instrumento importante para observar como esta evolucionando el paciente con el paso del tiempo.  Reevalúe al paciente en espacial las áreas con hallazgos anormales durante la evaluación inicial.  ¿La vía aérea del paciente aun esta permeable? ¿Su tratamiento del choque está dando lugar a una mejor perfusión de los órganos vitales? Los signos vitales revelan que tan bien está evolucionando su paciente de manera interna a lo largo del tiempo.  En todos los casos de hemorragia intensa, tome los signos vitales cada 5 minutos.  Reevalúe las intervenciones y tratamiento que ha proporcionado al paciente.  ¿El vendaje está controlando la hemorragia? ¿Está ayudando el oxígeno a que el paciente respire mejor?

A %d blogueros les gusta esto: