11.6 TRATAMIENTO DE PADECIMIENTOS ESPECÍFICOS

11.6 TRATAMIENTO DE PADECIMIENTOS ESPECÍFICOS

Infección de la vía aérea superior

La disnea, asociada con infecciones agudas es bastante común.  Con excepción de los pacientes con neumonía, bronquitis aguda o epiglotitis, rara vez es grave.  La congestión aguda y la mala ventilación de un resfriado común, rara vez requiere de atención de emergencia.  Sin duda la mayoría de las personas con resfriados se tratan, con medicamentos sin receta.  No obstante, los individuos con un resfriado común que presentan problemas subyacentes, como el asma o una insuficiencia cardiaca, suelen presentar un empeoramiento de su estado como resultado del estrés adicional de la infección.  Además los medicamentos para el resfriado, suelo pueden producir efectos secundarios estresantes, como agitación, incremento en la frecuencia cardiaca y aumento de la presión sanguínea.

Para pacientes con infecciones en la vía aérea superior y con disnea, administre oxígeno humidificado si lo tiene disponible.  No intente succionar la vía respiratoria, ni colocar una cánula orofaríngea, en un paciente del cual sospecha de epiglotitis.  Estas maniobras pueden causar un espasmo y obstrucción completa de la vía aérea.  Transporte al paciente tan rápido como pueda, al hospital; permita viaje en la posición más cómoda.  Para alguien con epiglotitis, la mejor posición consiste por lo general, en sentarse erguido y agachado hacia adelante en la “posición de olfateo”.  Obligar a un paciente con epiglotitis a permanecer en posición supina, le puede ocasionar obstrucción de la vía aérea superior, que le podría provocar la muerte.

La disnea en la pulmonía, no es producto de la obstrucción de la vía aérea superior, sino de la pérdida de volumen pulmonar efectivo y de la necesidad de un intercambio más rápido de aire.  Aquí, de nuevo el problema no se resolverá mediante el uso de una vía aérea artificial, pero mejorará con la producción de oxígeno.

Edema pulmonar agudo

La disnea causada por edema pulmonar agudo, puede asociarse con una enfermedad cardiaca o daño pulmonar directo.  En ambos casos, administre oxígeno de 100% y si es necesario, succione con cuidado cualquier secreción de la vía aérea; transporte rápidamente al departamento de urgencias.  La mejor posición para un paciente consciente, que presenta infarto al miocardio o lesión pulmonar directa, es aquella en la cual le sea más fácil respirar y por lo general es la de permanecer sentado.

En raras ocasiones requerirá usar una vía aérea artificial, porque no existe problema alguno de obstrucción de la vía aérea superior.  No obstante, un paciente inconsciente con edema pulmonar agudo requerirá apoyo respiratorio total, incluida la ventilación de la vía aérea con presión positiva, oxígeno y succión.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Los pacientes con EPOC, pueden estar semi conscientes o inconscientes debido a la hipoxia, que es una condición en la cual las células y los tejidos del cuerpo no obtienen suficiente oxígeno, o debido a retención de dióxido de carbono.   Puede parecer que se encuentran bajo dificultad respiratoria, y/o cianóticos.  Es posible que sus labios se vean contraídos y que empleen los músculos accesorios para respirar, incluidos los del cuello y los hombros.

Proporcionarle apoyo con el inhalador propio prescrito del paciente, si es que lo hay.  Con frecuencia, un paciente con EPOC hará uso excesivo del inhalador; este siempre alerta en caso de efectos secundarios; transporte a los pacientes con EPOC lo más pronto posible, al departamento de urgencias, permitiéndoles permanecer sentados, si así están más cómodos.  Con frecuencia a los pacientes con EPOC les resulta muy difícil respirar cuando están acostados.

Neumotórax espontáneo

Los pacientes con neumotórax espontáneo pueden presentar o no, dificultad respiratoria grave, o presentar sufrimiento alguno y quejarse solo de dolor pleurítico en el pecho.  Proporciona oxígeno suplementario y un traslado pronto al hospital.  Igual que a la mayoría de los pacientes disneicos, los pacientes con neumotórax espontáneo, por lo general se encuentran más cómodos sentados.  Vigile con cuidado al paciente, y manténgase alerta en caso de cualquier deterioro repentino en el estado respiratorio.  Esté listo para apoyar la vía respiratoria, asistir la respiración y proporcionar apoyo cardiopulmonar total si es necesario.

Asma

Muchos problemas pulmonares se denominan de manera incorrecta como “asma”, por lo tanto, su evaluación de paciente es crítica.  Un paciente que verdaderamente padece de asma, tendrá un historial de episodios repentinos de falta de aire repentina, en los cuales tendrá dificultades para  exhalar.  Confirme si el paciente es capaz de respirar con normalidad en otros momentos.  Si es posible, pida a los miembros de su familia que describan el asma del paciente; incluso si sólo identifican la sibilancia como un problema, tenga en cuenta que algunas formas de insuficiencia cardiaca, de aspiración de cuerpos extraños, inhalación de vapores tóxicos o reacciones alérgicas pueden ocasionar sibilancia.

Evalúe los signos vitales del paciente, observe que la velocidad del pulso puede estar normal o elevada, la presión sanguínea puede estar algo elevada y por ende las respiraciones aumentaran.  Asista al paciente con su inhalador prescrito, si lo hay.  Administre oxígeno y permita al paciente permanecer sentado y erguido, lo cual facilita la respiración, tranquilícelo, la tensión y la ansiedad empeoran los ataques de asma.

Pregunte cómo y cuándo se iniciaron los síntomas,   a medida que atiende al paciente, prepárese para succionar grandes cantidades de moco de la boca y pre prepárese también, para administrarle oxígeno.    Si succiona, no retenga el oxígeno por más de 15 segundos en los pacientes adultos, 5 segundos en los lactantes, y 10 segundos en los niños.  Deje pasar un tiempo para la oxigenación entre uno y otro intento de succión, si el paciente está consciente, es posible que tenga que proporcionar cuidado de la vía aérea.

Si el paciente lleva consigo medicamentos, como un inhalador para ataques de asma, puede ayudarlo con su administración, de acuerdo a lo indicado en el protocolo local.  Incluso los pacientes que emplean su inhalador pueden empeorar; es necesario que reevalúe la respiración con frecuencia y que esté preparado para asistir las ventilaciones en casos graves.  Si debe ayudar con la respiración a un paciente que presenta un ataque de asma, emplee respiraciones suaves y lentas.  Recuerde que el problema en el asma es sacar el aire de los pulmones, no introducirlo.  Resista la tentación de apretar la bolsa con fuerza y rapidez.  Asista siempre las ventilaciones como último recurso y luego proporcione sólo  de 10 a 12 respiraciones superficiales/min.

Un ataque de asma prolongado que no se alivia, puede avanzar hasta una condición conocida como estado asmático.  Es posible que el paciente este asustado, tratando de manera desesperada de respirar, al tiempo que usa todos los músculos accesorios.  El estado asmático es una verdadera emergencia y el paciente debe recibir oxígeno y ser transportado de inmediato al departamento de urgencias.

El esfuerzo para respirar durante un ataque de asma es muy fatigante, y es probable que el paciente este exhausto para cuando usted llegue.  Es posible que un paciente agotado haya dejado de sentirse ansioso o incluso haya dejado de luchar por respirar.  Este paciente no está en recuperación, se encuentra en una etapa muy crítica y es posible que deje de respirar.  El tratamiento agresivo de la vía aérea, la administración de oxígeno y el transporte rápido, son esenciales en esta situación.  Deberá considerar el apoyo soporte vital avanzado.  Siga el protocolo local.

Efusiones pleurales

El tratamiento de las efusiones pleurales, consiste en eliminar el líquido acumulado del pulmón, lo cual debe estar a cargo de un médico, en un medio hospitalario.  No obstante, debe proporcionar oxígeno y otras medidas de apoyo de rutina a estos pacientes, según orden de la dirección médico.

Obstrucción de la vía aérea superior

Si el paciente es un niño pequeño, o alguien que comió justo antes de que se desarrollará la disnea, es posible que asuma que el problema es un cuerpo extraño inhalado o aspirado.  Si el paciente tiene suficiente edad para hablar, pero no puede emitir sonido alguno, la causa probable es la obstrucción de la vía aérea superior.

La obstrucción de la vía aérea superior, puede ser parcial o completa.  Si su paciente es capaz de hablar y respirar, la acción más adecuada puede ser proporcionarle oxígeno suplementario y transportarlo con cuidado al hospital en una posición cómoda.  Mientras el paciente sea capaz de obtener suficiente oxígeno, evite hacer cualquier cosa que pudiera convertir una obstrucción parcial de la vía aérea en una obstrucción completa.

No hay condición más inmediatamente riesgosa para la vida, que la obstrucción total de la vía aérea.  El cuerpo extraño que la causa, debe eliminarse antes de cualquier otra acción que pueda resultar efectiva.

Primero es necesario abrir la vía aérea superior del paciente, de acuerdo con los lineamientos de SVB.  Luego, independientemente de que tenga éxito, administre oxígeno suplementario y transporte al paciente con prontitud al departamento de urgencias.

Embolia pulmonar

Dado que es posible que una cantidad considerable de tejido pulmonar no esté funcionando, es obligatorio aplicar oxígeno a un paciente con embolia pulmonar.  Coloque al paciente en una posición cómoda, sentado y ayudalo en la respiración según se requiera.

Si se presenta la hemoptisis, por lo general no es grave, pero, si hay sangre en la vía aérea, esta debe eliminarse.    Es posible que el paciente presente una frecuencia cardiaca inusualmente rápida y quizás irregular.  Transporte al paciente al departamento de urgencias con prontitud.  Tenga en cuenta que los émbolos pulmonares pueden causar paro cardiaco.

Hiperventilación

Cuando responda al llamado de un paciente que presente hiperventilación, complete la evaluación inicial y de antecedentes del evento: ¿tiene el paciente dolor en el pecho?, ¿hay antecedentes de problemas cardíacos o diabetes?

Siempre deberá suponer que hay un problema subyacente grave; incluso si sospecha que tal problema es el estrés.  No haga que el paciente respire en una bolsa de papel, aunque se cree que esta es la técnica tradicional para manejar el síndrome de hiperventilación.  En teoría, respirar en una bolsa de papel hace que el paciente inhale el dióxido de carbono que exhalo, lo cual, permite que el nivel sanguíneo de dióxido de carbono regrese a la normalidad.  De hecho, si el paciente está hiperventilado, debido a un problema médico grave, esta maniobra empeorará las cosas.

Respirar en una bolsa, puede hacer que el paciente con una enfermedad pulmonar subyacente, presente hipoxia grave.  En lugar de ello, el tratamiento debe consistir en tranquilizar al paciente en una forma calmada y profesional, proporcionando oxígeno suplementario y dándole un traslado rápido al departamento de urgencias.  Los pacientes con hiperventilación, deben ser evaluados en un medio hospitalario.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: