11.5 ATENCIÓN DE URGENCIA DE LAS EMERGENCIAS RESPIRATORIAS

11.5 ATENCIÓN DE URGENCIA DE LAS EMERGENCIAS RESPIRATORIAS

Cuando tome los signos vitales iniciales de una persona con disnea, deberá poner especial atención en su respiración, siempre hable en tono tranquilizador y asuma una actitud de interés y profesionalidad, para calmar al paciente, quien probablemente estará muy asustado y a quien por lo general, le administrará oxígeno; tenga cuidado de vigilar la respiración del paciente.  Reevalúe las respiraciones y la respuesta del paciente al oxígeno de modo repetido, por lo menos cada cinco minutos, hasta llegar al departamento de urgencias.  En una persona con nivel crónicamente alto de dióxido de carbono, por ejemplo,  y en ciertos pacientes con EPOC, esto es crítico, porque el oxígeno suplementario puede causar una elevación rápida en el nivel de oxígeno arterial.  Esto a su vez, puede abolir el estímulo respiratorio secundario con oxígeno y causar un paro respiratorio.

No retenga el oxígeno, por temor de deprimir o detener la respiración en un paciente con EPOC que necesite oxígeno.  La frecuencia respiratoria reducida, después de la administración de oxigeno no necesariamente significa que el paciente ya no lo requiera; es posible que incluso necesite más.  Si las respiraciones se hacen más lentas y el paciente pierde la conciencia, deberá asistir la respiración con un BVM.

Oxígeno suplementario

Si un paciente se queja de dificultad para respirar, deberá administrarle oxígeno suplementario durante el historial y el análisis físico enfocado, si no se hizo durante la evaluación inicial.  En general no es necesario preocuparse acerca de administrar demasiado oxígeno.  Coloque una mascarilla no recirculante en el paciente y proporcione oxígeno con una tasa de 10 a 15 L/mm (suficiente para mantener la bolsa de reservorio), si la persona presenta dificulta grave para respirar.

Como se señaló antes, hay cierta preocupación acerca de la supresión del “impulso” hipóxico, para respirar en algunos pacientes con EPOC; a menos que estos pacientes no respondan, se sugiere un método más conservador en paciente que hayan padecido EPOC, durante un tiempo prolongado y tengan probable retención de dióxido de carbono, la administración de oxígeno en flujo lento (2 L/mm, ) es un buen punto inicial, con ajustes a 3 L/mm, luego a 4 L/mm etc. etc., hasta que los síntomas mejores, por ejemplo: el paciente presenta menos disnea o un mejor estado mental.  Cuando tenga dudas, es preferible errar por el lado de más oxígeno y vigilar al paciente de cerca.

Inhaladores de prescripción

Es muy probable que los pacientes que piden ayuda, es debido a las dificultades respiratorias y además porque han tenido el mismo problema antes.   Es posible que cuenten con medicamentos de prescripción que se administren por medio de inhaladores.  Si es así, quizá pueda ayudarles a que lo usen; consulte con la dirección médica o siga las recomendaciones vigentes.  Recuerde informar el tipo de fármaco de que se trata, cuando realizó la última inhalación, anterior a esta, cuantas bocanadas tomó por vez y que señala la etiqueta respecto a la dosis.  Si la dirección médica o las recomendaciones vigentes lo permiten, puede ayudar al paciente a auto administrarse el medicamento.

Asegúrese de que el inhalador pertenezca al paciente, de que contenga el medicamento correcto, la fecha de caducidad y que se administre la dosis correcta.   Administre dosis repetidas del medicamento siempre y cuando no se haya excedido la dosis máxima y si el paciente aún presenta falta de aire.

Algunos de los fármacos de uso común para la falta de aire, se denominan agonistas beta inhalados, y dilatan los conductos respiratorios.  Proventil, Ventolin, Alupent, Metaprel y Brethine, son nombres típicos comerciales.  El nombre genérico de Proventil y Ventolin es salbutamol; el de Alupent y Metaprel es metaproterenol, y para Brethine es terbutalina.  La mayoría de estos fármacos relajan los músculos que rodean a los bronquios en los pulmones, lo cual conduce a la expansión o dilatación de los conductos y a un paso más fácil del aire.

Los medicamentos que se utilizan para los síntomas agudos están diseñados para dar al paciente un alivio rápido de los síntomas, si la afección es reversible.  Los medicamentos para síntomas más crónicos se administran como medida preventiva o como dosis de mantenimiento.  Los fármacos para uso crónico proporcionarán poco alivio de los síntomas agudos.  Los efectos secundarios comunes de los inhaladores empleados para la falta aguda de aire son: aumento en la aceleración del pulso, nerviosismo y temblor muscular.

Si el paciente tiene un IDM, lea la etiqueta con cuidado para asegurarse de que el medicamento es para la falta de aire y que de hecho, fue recetado por un médico; si tiene dudas consulte con la dirección médica.

Antes de ayudar a un paciente a auto medicarse cualquier medicamento con un IDM, asegúrese de que el fármaco este indicado, es decir, que el paciente tiene signos y síntomas de falta de aire.  Por último verifique que no haya contraindicaciones para su uso:

  • El paciente es incapaz de ayudar a coordinar la inhalación oprimiendo el gatillo, quizá debido a que se encuentra demasiado confundido.
  • El inhalador no fue prescrito para este paciente.
  • No obtuvo permiso de la dirección médica o del protocolo local.
  • El paciente ya había llegado a la dosis máxima antes de su llegada.

MEDICAMENTOS RESPIRATORIOS INHALADOS

Medicamento Indicaciones Uso agudo vs. crónico
Nombre genérico Nombre comercial Asma Bronquitis EPOC Agudo Crónico
Albuterol Proventil, Ventolin, Volmax Si Si Si Si No
Propionato de beclometasona Beclovent Si No No No Si
Cromolín sódico Intal Si No No No Si
Propionato de fluticasona Flovent Si No No  No Si
Propionato de fluticasona, xinafoato de salmeterol Advair Diskus Si No No No Si
Bromuro de ipratropio Atrovent Si Si Si Si No
Sulfato de metaproterenol Alupent Si Si Si Si  No
Montelukast sódico Singulair Si No No No Si
Xinafoato de salmeterol Serevent Si Si Si  No Si

 

Administración de un inhalador de dosis medida IDM

Para ayudar a un paciente a que se auto administre el medicamento de un inhalador siga los siguientes pasos:

  1. Obtenga una orden de la dirección médica o del protocolo local.
  2. Verifique que cuenta con: el medicamento adecuado, el paciente correcto y la vía apropiada.
  3. Asegúrese de que el paciente está lo bastante alerta como para usar el inhalador
  4. Verifique la fecha de caducidad del inhalador.
  5. Verifique si el paciente ya ha tomado otras dosis.
  6. Asegúrese de que el inhalador este a temperatura ambiente o más cálido.
  7. Agite vigorosamente el inhalador varias veces.
  8. Deje de administrar oxígeno suplementario y retire cualquier mascarilla de la cara del paciente.
  9. Pida al paciente que exhale profundamente y que antes de inhalar, coloque sus labios en torno de la boquilla del inhalador.
  10. Haga que el paciente oprima el inhalador manualmente al comenzar a inhalar profundamente.
  11. Indique al paciente que sostenga la respiración tanto tiempo como le sea posible, para ayudar al cuerpo a absorber el medicamento.
  12. Continúe la administración de oxígeno suplementario.
  13. Permita que el paciente respire unas cuantas veces, luego repita la segunda dosis de acuerdo con las indicaciones de la dirección médica o del protocolo local.
A %d blogueros les gusta esto: