Intervenciones – lesiones de abdomen y genitales


Intervenciones

Trate los problemas de la vía aérea y de la respiración basado en signos y síntomas encontrados durante su evaluación inicial.

Proporcione una estabilización completa de la columna vertebral al paciente con sospecha de lesiones vertebrales.

Si el paciente tiene signos de hipoperfusión, proporcione un tratamiento efectivo contra el choque, y realice un rápido transporte al hospital.

Si se descubre una evisceración, coloque un apósito estéril humeo sobre la herida, aplique un vendaje y transporte.  Nunca intente empujar tejido y órganos eviscerados de vuelta a la cavidad abdominal.

Cubra las lesiones hemorrágicas  de los órganos genitales con un apósito húmedo.

No demore el traslado del paciente seriamente traumatizado por proporcionar tratamientos que no son salvavidas, como inmovilizar fracturas de las extremidades.  En su lugar, complete estos tipos de tratamientos camino al hospital.

Anuncios

Historial y examen físico enfocado – lesiones de abdomen y genitales


Historial y examen físico enfocado

Normalmente, efectuara la historia y el examen físico enfocados de la misma forma, a todos los pacientes con lesiones abdominales y genitales.  Quite o afloje la ropa para exponer las regiones del cuerpo para la evaluación física.  Proporcione un ambiente privado, tanto como sea necesario, hasta que esté en la parte de atrás de la ambulancia.  Debe permitirle al paciente sin sospecha de lesión vertebral, permanecer en una posición cómoda: con las piernas flexionadas hacia el abdomen.  No debe forzar al paciente con sospecha de lesión vertebral a permanecer plano durante el examen físico o el transporte.  Determine qué proceso de evaluación físico usara:  examen físico rápido o examen físico enfocado.

Use DCAP-BLS, para ayudar a identificar los signos y síntomas de la lesión.  Inspeccione y palpe el abdomen para la presencia de Deformidades, que pueden ser sutiles en lesiones abdominales.  Busque la presencia de Contusiones y Abrasiones, que pueden ayudar a localizar los puntos de impacto e indicar una lesión interna significativa.   No debe pasar por alto las posibles heridas por Punciones y otras lesiones Penetrantes, pues el grado de estas lesiones, puede ser una condición amenazante de vida.  La presencia de quemaduras o Burns, debe notarse y tratarse apropiadamente.  Palpe buscando hipersensibilidad e intente localizarla en un cuadrante especifico del abdomen.  Identifique y trate cualquier Laceración con apósitos aportados.  La edematización o Swelling puede implicar al abdomen globoso e indica una lesión intraabdominal notable.

En los pacientes pediátricos, el hígado y el bazo son muy grandes en el abdomen y se lesionan más fácilmente.  Las costillas flexibles y blandas de los lactantes y niños pequeños, no protegen muy bien estos dos órganos.

Examen físico rápido de un ML significativo

Si el paciente ha recibido un ML significativo, un examen físico rápido lo ayudara a identificar cualquier lesión que su paciente pueda tener, no solo abominar.  Empiece por la cabeza y acabe con las extremidades inferiores, moviéndose en formas sistemáticas.  Su objetivo no es identificar el grado de todas las lesiones, sino determinar si las hay.  Esto requiere trabajar rápida pero minuciosamente.  Si encuentra un problema o condición amenazante de vida, deténgase y trátelo de inmediato; en caso contrario, siga adelante.

Las lesiones que encuentre le ayudaran a acondicionar a su paciente para el transporte.  Para entonces es posible que ya haya podido estabilizar la columna vertebral del paciente, simplemente sujetando quieta su cabeza y diciéndole al paciente que no la nueva.  Si aún no ha colocado un collarín cervical, es el momento de hacerlo, antes de girar al paciente como un todo para la inspección de la parte posterior del cuerpo y colocarlo en una camilla rígida.

Examen físico enfocado para un ML no significativo

Si el ML sugiere una lesión aislada del abdomen o de los órganos genitales, un examen enfocado del área lesionada será suficiente.  Inspecciones la piel del abdomen por heridas a través de las cuales balas, cuchillos, u otros cuerpos extraños de tipo proyectil puedan haber pasado.  Tenga presente que el tamaño de la herida no indica necesariamente la extensión de las lesiones subyacentes.  Si encuentra una herida de entrada, siempre debe buscar la herida de salida correspondiente, en la espalda o costado del paciente.

Si la lesión fue causada por un proyectil de alta velocidad como de un rifle, podrá ver una entrada pequeña, de aspecto inofensivo, con una herida de salida abierta y grande.  No intente retirar un cuchillo u otro objeto que este impactado en el paciente.  En su lugar, estabilice el objeto con un vendaje que lo soporte.  Las magulladuras y otras marcas visibles son indicio importante de la causa e intensidad de una herida contusa.  El volante y los cinturones de seguridad producen patrones característicos de lesión en el abdomen o pecho.

Los riñones están situados en la región del flanco.  Inspeccione y palpe esta área buscando hipersensibilidad, contusiones, hinchazón u otros signos de traumatismo.  Las lesiones genitales son embarazosas de evaluar y pueden ser aún más delicadas de tratar.  La intimidad es una preocupación genuina.  Exponga solo lo que sea necesario y cubra lo que ha sido expuesto.  Actuar en forma profesional ayudara a recudir la ansiedad, tanto de usted como del paciente.

Signos vitales iniciales

Obtenga rápidamente los signos vitales de base.  Muchas urgencias abdominales, además de causar intensa hemorragia, pueden causar un pulso rápido y baja tensión arterial.  Su registro de signos vitales hecho tan pronto como sea posible y periódicamente en lo sucesivo cada cinco minutos debe ser hecho en el paciente del que sospecha una lesión seria, le ayudara a identificar cambios en el estado del paciente y a estar alerta sobre los signos de descompensación por pérdida de sangre.

Historial SAMPLE

A continuación, obtenga un historial SAMPLE, de su paciente.  Use la mnemotecnia OPQRST, puede proporcionar alguna información útil para ayudarse a explicar la lesión abdominal.  Puede hacer algunas preguntas mientras se evalúan los signos vitales, por ejemplo, mientras se coloca tensiómetro, sin embargo, este es el momento de confirmar si ya tiene toda la historia necesaria para informar al hospital.  Si el paciente no es responsivo, intente obtener un historial SAMPLE de amigos o miembros de la familia.

Evaluación inicial – lesiones del abdomen y genitales


Evaluación inicial

Impresión general

Su objetivo en la evaluación inicial es valorar e ABC del paciente y luego atender inmediatamente cualquier condición amenazante de vida.  La impresión general, incluyendo una evaluación de la edad del paciente, molestia principal y nivel de conciencia, lo ayudara a establecer la seriedad de su estado.  Algunas lesiones abdominales serán obvias y notorias, pero la mayor parte de ellas serán muy sutiles y pueden pasar inadvertidas.  El ML, junto con la molestia principal, lo ayudaran a enfocarse en el problema inmediato.  Recuerde que el traumatismo o golpe en el abdomen pueden haber ocurrido horas o aun días antes y solo ahora el dolor es suficientemente intenso para buscar ayuda.  Pregunte sobre lesiones previas asociadas con la molestia principal del dolor abdominal.

Evalúe rápidamente la molestia principal del paciente con una simple inspección, notando la forma en la que esta acostado; la molestia principal incluye asalto sexual o físico, el paciente puede estar titubeando para exponer lo que le sucedió.  La hemorragia de los órganos reproductores o genitourinarios o el recto, es común después de un asalto sexual, no olvide que los pacientes pueden titubear en exponerlos o en ser examinados para determinar su seriedad.  El movimiento del cuerpo o de los órganos abdominales irrita el peritoneo inflamado, causando dolor adicional.  Para minimizar el dolor los pacientes estarán acostados quietos, usualmente con las rodillas flexionadas, su respiración será rápida y superficial.  Por la misma razón contraerán sus músculos abdominales signo llamado protección abdominal.

Vía aérea y respiración

Acto seguido, asegúrese de que el paciente tiene una vía aérea permeable y despejada.  Si se sospecha de una lesión vertebral, evite que el paciente se mueva, haciendo que un miembro del equipo mantenga quieta la cabeza y recordando al paciente que no debe moverse.  Los pacientes pueden manifestar que se sienten nauseabundos y suelen vomitar.  Recuerde mantener la vía aérea libre de vómito, para que no se bronco aspire, en especial en un paciente inconsciente o con un nivel de conciencia alterado.  Gire al paciente hacia un lado, teniendo precaución con si columna vertebral si es necesario, e intente despejar cualquier material de la garganta o boca.  Note la naturaleza del volito, tales como alimentos no digeridos, sangre, moco o bilis.

Circulación

Las lesiones abdominales o genitales, usualmente no proceden hemorragia externa intensa.  Sin embargo, la hemorragia interna de las lesiones abdominales abiertas o cerradas pueden ser profundas.  Los traumatismos de los riñones, hígado y bazo causan una hemorragia interna significativa.  Evalúe el pulso, el color, la condición y la temperatura de la piel del paciente, para determinar la etapa de choque , si sospecha de este, trate al paciente eficazmente, administrando oxígeno, colocándolo en posición de choque modificada y manteniéndolo caliente.  Las heridas se deben cubrir y la hemorragia debe controlarse tan rápido como sea posible.

Decisión de transporte

Debido a la naturaleza de las lesiones del abdomen, en general se indica un rápido transporte al hospital.  El dolor abdominal, junto con un ML que sugiere lesión en el abdomen o en el flanco, es una buena indicación para un rápido transporte.  En el ambiente pre-hospitalario es difícil determinar si el hígado, el bazo o el riñón han sido lesionados.  Los órganos huecos que se han roto, también son difíciles de identificar sin un equipo de diagnóstico más avanzado.  La demora en la evaluación médica, puede significar que el choque tiene probabilidad de progresar innecesariamente.  Pacientes con hemorragia significativamente notable, o signos de hemorragia interna significativa, pueden volverse inestables muy rápidamente.  El tratamiento está dirigido a atender con rapidez las condiciones amenazantes de vida y proporcionar pronto transporte al hospital apropiado más cercano.

28.5 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES ABDOMINALES


28.5 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES ABDOMINALES

Evaluación de la escena

Su evaluación de la escena comienza con la información enviada por el CECOM, la cual lo ayudara a prepararse para la llamada.  Con frecuencia, la información solo será esbozada, o imprecisa, de acuerdo a como fue comunicada al despacho.  Pero, aun así, proporcionará alguna información para poner en consideración al responder a la llamada.  Por ejemplo, ¿está el paciente lesionado o enfermo?, ¿pudo alguna de estas situaciones llevar a la otra?, ¿qué equipo puede necesitar para evaluar y tratar al paciente?

Debe observar las precauciones de ASC antes de llegar a la escena o será distraído por acontecimientos que eviten que recuerde el uso del equipo de protección personal como guantes y protector de ojos como mínimo.

Al llegar a la escena continuará reuniendo información que le ayudará a manejar el incidente.  Observe la escena con relación a amenazas y peligros para su seguridad.  Si la información del despacho indica un posible asalto, disputa doméstica o balacera, las cuales pueden producir una lesión penetrante, asegúrese de que las autoridades correspondientes hayan controlado la escena.  Al observar la escena, determine el ML y considere precauciones vertebrales tempranas.  ¿cuántas víctimas pueden estar implicadas en el incidente? Si determina que se necesitan recursos adicionales, solicítelos al principio de su evaluación.

Evisceración abdominal – lesiones abdominales


Evisceración abdominal

Las laceraciones intensas de la pared abdominal pueden dar por resultado una evisceración, en la cual los órganos internos hacen protrusión a través de la herida.  Nunca intente emplazar a un órgano que hace protrusión por una laceración abdominal, ya sea un pliegue pequeño del peritoneo o la casi totalidad del intestino.  En su lugar, cúbralo con una compresa de gasa estéril, humedecida con solución salina estéril y fíjela con un apósito estéril.  Los protocolos en algunos sistemas de SME, requieren un apósito oclusivo sobre los órganos, fijado con apósitos para traumatismos.  Como las lesiones del abdomen irradian calor corporal muy eficazmente y como los órganos expuestos pierden líquidos de forma rápida, debe mantenerlos humedecidos y calientes.

Si no tiene compresas de gasa, puede usar apósitos estériles húmedos, cubrirlos y fijarlos en el sitio con un vendaje y cinta adhesiva.

No use ningún material que sea adherente o pierda su sustancia cuando se humedece, como papel higiénico, toallas faciales de papel, toallas de papel o algodón absorbente.

Una vez que ha cubierto el órgano saliente, debe proporcionar otros cuidados de urgencia, según sea necesario y lograr un rápido transporte a la sala de urgencias.

lesiones abdominales penetrantes


Lesiones abdominales penetrantes

Los pacientes con lesiones penetrantes generalmente tienen heridas obvias y hemorragia externa, sin embargo, pueden no presentarse cantidades de sangrado al exterior.  Como TEM-TUM-TES, debe tener un alto índice de sospecha del paciente que no tenga una seria pérdida de sangre a la vista, pues puede estar ocurriendo en su interior.  Una herida grande puede presentar protrusiones de intestino, grasa u otras estructuras.  Además del dolor, estos pacientes frecuentemente manifiestan náuseas y vomito.  Los pacientes con peritonitis por lo general prefieren estar acostados, quietos, con las piernas contraídas, porque les duele moverlas o enderezarlas.  Pueden quejarse de cada salto de la ambulancia durante el transporte.

Algunas lesiones penetrantes, no alcanzan más profundidad que la pared abdominal, pero a menudo la intensidad de la lesión no puede determinarse en una situación prehospitalaria; solo un CIRUJANO, puede evaluar el daño en forma precisa.  Por lo tanto, al atender a un paciente con este tipo de herida, debe asumir que el objeto ha penetrado el peritoneo, entrado a la cavidad abdominal, y posiblemente lesionado uno o más órganos, aunque no haya signos obvios inmediatos.

Si son seccionados los vasos sanguíneos mayores o se han lacerado órganos sólidos, la hemorragia puede ser rápida y grave.  Otros signos de lesiones intraabdominales, pueden desarrollarse lentamente en particular en las heridas penetrantes de órganos huecos.  Una vez que tal órgano es puncionado y su contenido es descargado a la cavidad abdominal, puede desarrollarse peritonitis, pero esto puede tomar varias horas.

En los cuidados de pacientes con una herida penetrante en el abdomen, siga los procedimientos generales, para la atención de una herida abdominal contusa, así como los pasos específicos para la herida penetrante.  Inspeccione la espalda y lados del paciente en búsqueda de heridas de salida y aplique un apósito estéril y seco sobre todas las lesiones abiertas.

Si el objeto penetrante aun esta plantado, aplique un vendaje estabilizador a su alrededor para controlar la hemorragia externa y minimizar el movimiento del objeto.

Lesiones por cinturones de seguridad y bolsas de aire


Lesiones por cinturones de seguridad y bolsas de aire


Los cinturones de seguridad han prevenido miles de lesiones y salvando muchas vidas, incluyendo a las personas que, sin este, hubieran sido expulsadas de un auto chocado.  Sin embargo, ocasionalmente los cinturones de seguridad causan lesiones contusas en los órganos abdominales.  Cuando se usa en forma apropiada, el cinturón de seguridad está situado debajo de las espinas iliacas anteriores y superiores de la pelvis, y contra las articulaciones de la cadera.  Si el cinturón está muy alto, puede comprimir los órganos abdominales o los grandes vasos contra la columna vertebral, cuando el automóvil desacelera rápidamente o se detiene.

En ocasiones, se han comunicado fracturas de columna lumbar.  Si es llamado a la escena de tal accidente, tenga en cuenta que el uso de cinturones de seguridad muchas veces permite hacer de una lesión mortal, una lesión tratable.

En todos los automóviles de modelos actuales, los cinturones de seguridad de la cintura y diagonales del hombro, se combinan en uno solo, por lo que no se pueden usar de manera independiente.  Naturalmente, algunas personas, pueden todavía colocar la porción diagonal del cinturón detrás de la espalda, reduciendo considerablemente la eficacia de este diseño.  En algunos automóviles más antiguos, solo se proporcionan cinturones para la cintura o dos cinturones separados.  Usados solos los cinturones de seguridad diagonales de hombros, pueden causar lesiones de la parte superior del tronco, como un tórax contundido, costillas fracturadas, hígado lacerado o aún más decapitación.  Se ven muchas lesiones de la cabeza y cuello cuando este cinturón se usa en combinación con uno de la cintura y un apoyo para la cabeza.

La bolsa de aire, que es estándar en los vehículos actuales, representa un gran adelanto en la seguridad del automóvil.  En las colisiones de frente, pueden ser un verdadero salvavidas.  Sin embargo, como las bolsas de aire frontales no proporcionan ninguna protección ante un impacto lateral o un volcamiento, deben usarse en combinación con los cinturones de seguridad.  Los niños pequeños, o los individuos de corta estatura que están en asiento del frente del automóvil, pueden estar en riesgo de lesiones si se despliega una bolsa de aire.  Debe emplearse una atención especial para evaluar estos pacientes si se nota una bolsa de aire desplegada.  Recuerde inspeccionar por debajo de la bolsa de aire por posibles signos de daño en la estructura del vehículo que puedan hacer pensar en algún daño asociado.

28.4 TIPOS DE LESIONES ABDOMINALES


28.4 TIPOS DE LESIONES ABDOMINALES

Heridas abdominales contusas

Un paciente con una herida abdominal contusa puede tener una o más de las alteraciones siguientes:

  • Contusión profunda de la pared abdominal
  • Laceración del hígado o del bazo
  • Rotura del intestino
  • Desgarros en el mesenterio, pliegues membranosos que fijan al intestino a las paredes del cuerpo y lesión de los casos sanguíneos en el interior
  • Rotura de los riñones o avulsión de los riñones de sus arterias y venas
  • Rotura de la vejiga llena y distendida en el momento del choque
  • Hemorragia intraabdominal intensa
  • Irritación e inflamación peritoneal, en respuesta a la rotura de órganos huecos.

Un paciente que ha sufrido una lesión abdominal contusa, debe ser girado en bloque a una posición supina sobre una camilla espinal larga.  Asegúrese de proteger la columna vertebral mientras lo gira.  Si el paciente vomita, gírelo de costado para despejar de vomito la boca y la orofaringe.  Vigile los signos vitales del paciente para detectar cualquier posible indicación de choque, como palidez, sudor frío, pulso filiforme o baja tensión arterial.  Si ve alguno de estos signos, administre oxigeno suplementario en flujo alto, con una mascarilla no recirculante y tome las medidas apropiadas para tratar el choque.  Mantenga al paciente caliente con cobijas y proporcione un transporte oportuno al departamento de urgencias.

Signos y síntomas – lesiones abdominales


Signos y síntomas

Los pacientes con lesiones abdominales en general tienen una molesta principal, la cual es el dolor.  Pero otras lesiones significativas pueden enmascarar el dolor al principio y algunos pacientes no podrán ser capaces de indicar su dolor por estar inconscientes o no ser capaces de responder, como después de una lesión de cabeza o sobredosis de drogas o alcohol  Un signo muy común de lesión abdominal, significativa es la taquicardia, al aumentar el corazón su acción de bombeo para compensar la pérdida de sangre, indicación temprana de pérdida de sangre, compensada y choque.  Los signos posteriores incluyen evidencia de choque, como disminución de la tensión arterial, piel fría, pálida y húmeda o cambios en el estado mental del paciente, combinados con u traumatismo del abdomen.

En algunos casos, es posible que el abdomen pueda distenderse por la acumulación de sangre y líquido.  Como TEM-TUM-TES, debe buscar otros signos y síntomas de posibles problemas y lesiones del abdomen.  Las lesiones contusas frecuentemente indicadas por áreas rojas de la piel en esta etapa temprana, u otras marcas visibles, cuya localización, debe guiar su atención a estructuras subyacentes.

Por ejemplo, la equimosis en el cuadrante superior derecho, cuadrante superior izquierdo o flanco que es la región de la caja costal inferior, puede sugerir una lesión del hígado, el bazo o riñón respectivamente.

Los signos de lesión abdominal suelen ser más definidos que los síntomas e incluyen la firmeza del abdomen a la palpación, las heridas penetrantes obvias, las equimosis y los signos vitales alterados, como aumento de la frecuencia del pulso, aumento de la frecuencia respiratoria, disminución de la tensión arterial y respiraciones poco profundas, aunque esta última puede aparecer mas adelante.  Los signos mas comunes son hipersensibilidad abdominal, particularmente la hipersensibilidad localizada y la hipersensibilidad abdominal, a causa del dolor.

28.3 LESIONES DEL ABDOMEN


28.3 LESIONES DEL ABDOMEN

Las lesiones del abdomen pueden ser tan obvias como las asas del intestino haciendo protrusión por la herida penetrante, u oculta como la laceración de hígado o el bazo.  Las lesiones traumáticas del abdomen se consideran como abiertas o cerradas y pueden implicar órganos huecos, órganos sólidos o ambos.  Las lesiones abdominales cerradas son aquellas en las cuales una fuerza contusa impacta sobe el cuerpo, dando lugar a una lesión del abdomen sin lesionar la pared.  Tan contusión puede deberse al impacto contra el manubrio de una bicicleta, contra el volante del auto, o cuando el paciente es golpeado por un objeto, como un tablero o un bate de béisbol durante una riña o un asalto

Las lesiones abdominales abiertas son aquellas en las cuales un objeto extraño entra al abdomen y abre al exterior la cavidad peritoneal; se conocen también como heridas penetrantes.

Es posible que las heridas abiertas no sean tan profundas y solo involucren la pared muscular del abdomen; aunque esto no se puede determinar en situaciones pre hospitalarias, debe ser valorado y evaluado en el hospital.  Por lo tanto, debe ser mantener un alto índice de sospecha de lesiones ocultas, daño interno de órganos y lesiones que pongan potencialmente en peligro la vida o sean condiciones amenazantes de vida, y proporcionar transporte oportuno.  Las heridas por armas punzantes, cortantes y armas de fuego son ejemplos de lesiones abiertas o traumatismos penetrantes.

A %d blogueros les gusta esto: