18.12 PREVENCIÓN

18.12 PREVENCIÓN

Las precauciones adecuadas pueden evitar la mayoría de los incidentes por inmersión.  Cada año, muchos niños pequeños se ahogan en las piscinas o albercas, residenciales, públicas o privadas.  Todas deben estar rodeadas por una cerca de por lo menos 1.80 m, con las tablas separadas no más de 7.5 cm y contar con puertas con cerraduras y seguros automáticos.  El problema más común es la falta de supervisión por parte de los adultos, incluso cuando esta falla por tan solo por unos segundos.

La mitad de los ahogamientos de adolescentes y adultos está asociada con el uso de alcohol.  Nosotros como profesionales del cuidado de la salud, debemos participar en los esfuerzos de educación pública, para que la gente tome conciencia de los riesgos en las piscinas y en la recreación acuática.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: