24.9 LESIONES DEL CUELLO

24.9 LESIONES DE CUELLO

Una lesión abierta del cuello, puede ser una condición amenazante de vida.  Si las venas del cuello están abiertas o expuestas al ambiente pueden succionar aire.  Si se succiona suficiente aire a un vaso sanguíneo, puede de hecho, bloquear el flujo de sangre en los pulmones, puniendo al paciente en paro cardíaco.  Este trastorno se llama embolia gaseosa.  Para controlar la hemorragia y prevenir la posibilidad de que esto ocurra, cubra la herida con un apósito oclusivo.  Aplique presión manual, pero no comprima ambos vasos carotideos al mismo tiempo; si lo hace puede interferir con la circulación al encéfalo y causar un evento vascular cerebral.  Sostenga el apósito compresivo sobre la herida, envolviéndolo laxamente, con un rollo de gasa alrededor del cuello y luego con firmeza alrededor de la axila opuesta.

A %d blogueros les gusta esto: