Archivos de etiquetas: Evaluación continua

Evaluación continua – lesiones de cara y cuello


Evaluación continua

Reevalúe las áreas examinadas durante la evaluación inicial, y los signos vitales.  Reevalúe, además, las intervenciones y el tratamiento que ha dado al paciente.  Esto último es en particular importante en los pacientes con lesiones de cara y cuello, debido a la facilidad con que estas lesiones pueden afectar a los sistemas asociados como lo son el respiratorio, el circulatorio y el sistema nervioso.  La condición del paciente debe reevaluarse cada cinco minutos.

Comunicación y documentación

Debe incluir una descripción del ML y de la posición en la que encontró al paciente al llegar a la escena.  Documente el método usado para retirar al paciente del vehículo, por ejemplo: el tiempo de la extracción, y herramientas usadas.  En los casos en que se implica una hemorragia externa intensa, es importante reconocer, estimar e informar la cantidad y el tiempo de la pérdida de sangre que se ha producido, y cuanto tiempo ha pasado desde que se inició.  Este es un desafío, en especial si la superficie es húmeda, absorbe líquidos o esta oscuro.

Es importante que el personal del hospital al cual está trasportando al paciente conozca todo lo referente a las lesiones que involucran la cara y garganta.  Puede ser necesario llamar a especialistas para atender lesiones de ojos, oídos, dientes, boca, senos nasales, laringe esófago o grandes vasos.  Estos especialistas no siempre están en el hospital, especialmente en el atardecer en la noche o en hospitales pequeños.  Es imperativo informar al centro regulador de urgencias de todas las lesiones implicadas en cara y cuello para ahorrar tiempo valioso para el paciente.

Anuncios

Evaluación continua – quemaduras


Evaluación continua

Repita la evaluación inicial y la toma de signos vitales.  Reevalúe las intervenciones y el tratamiento que ha proporcionado al paciente, en particular los usados para tratar el estado de choque.

Comunicación y documentación

Proporcione al personal del hospital una descripción del cómo se produjo la quemadura; muchas veces, ellos pueden determinar el diluyente apropiado para las quemaduras químicas o cualquier otro tratamiento apropiado para otros tipos de quemaduras con un previo aviso.  Su informe u documentación deben incluir, la extensión de las quemaduras.  Esto debe comprender la cantidad de superficie corporal implicada, la profundidad de la quemadura y su localización.  Por ejemplo: pude decir el 10% de la quemadura de espesor completo o tercer grado, el 15% de la quemadura de espesor parcial o segundo grado y el 25% de la quemadura superficial o de primer grado, en el tórax, abdomen, y extremidad inferior izquierda; si están afectadas áreas especiales como lo son los órganos genitales, las manos, los pies, la cara o circunferenciales, deben ser mencionadas y documentada de forma específica.

Evaluación continua – LTB


Evaluación continua

Repita la evaluación inicial. ¿Sigue permeable la vía aérea?, ¿cómo está la perfusión?, ¿son eficaces los tratamientos que proporcionó para los problemas con el ABC, aun? ¿Cómo está mejorando el estado del paciente?    Reevalúe los signos vitales, la frecuencia cardíaca, las respiraciones, la tensión arterial y el nivel de conciencia, si están bien, esto será un buen indicador, que el paciente está tolerando el nivel de estrés .  Evalúe estos signos de manera constante y no las tendencias que indican si el estado del paciente está mejorando o empeorando.

Comunicación y documentación

Describa de forma verbal al personal del hospital todas las lesiones que encuentre.  Use descripciones anatómicas apropiadas.  Proporciones un recuento pormenorizado de cómo ha tratado esas lesiones.  Todos estos hallazgos son importantes para incluir en su comunicación verbal y escrita.  Su habilidad para comunicar de manera clara y precisa, permite a los médicos y enfermeras continuar con la calidad en los cuidados en el hospital.

Evaluación continua – estado de choque


Evaluación continua

Esta parte de la evaluación del paciente es muy importante en sus cuidados.  La regla general es evalúe-intervenga-reevalúe.  Esta parte de la evaluación reconsidera la evaluación inicial, los signos vitales y el tratamiento proporcionado al paciente, incluyendo la administración de oxígeno.  Corresponde de igual manera evaluar al paciente para determinar si las intervenciones realizadas están teniendo algún efecto.  Este paso lo prepara para presentar el paciente al hospital con una relación completa y concisa de su atención.

Evaluación continua – hemorragias


Evaluación continua

La evaluación continua es un instrumento importante para observar como esta evolucionando el paciente con el paso del tiempo.  Reevalúe al paciente en espacial las áreas con hallazgos anormales durante la evaluación inicial.  ¿La vía aérea del paciente aun esta permeable? ¿Su tratamiento del choque está dando lugar a una mejor perfusión de los órganos vitales? Los signos vitales revelan que tan bien está evolucionando su paciente de manera interna a lo largo del tiempo.  En todos los casos de hemorragia intensa, tome los signos vitales cada 5 minutos.  Reevalúe las intervenciones y tratamiento que ha proporcionado al paciente.  ¿El vendaje está controlando la hemorragia? ¿Está ayudando el oxígeno a que el paciente respire mejor?

Evaluación continua – emergencias gineco-obstetras


Evaluación continua

Su evaluación continua, deberá centrarse en la reevaluación de los ABC de la mujer, y en particular el sangrado vaginal después del nacimiento.  Repita la evaluación de los signos vitales y compare estos los iniciales.  La reevaluación frecuente de los signos vitales puede identificar la hipoperfusión de la perdida excesiva de sangre, debido al parto.  Revise de nuevo las intervenciones y el tratamiento para determinar si fueron edificases.  ¿Se ha reducido el sangrado vaginal con el masaje uterino?

Evaluación continua – ahogamiento y buceo


Evaluación continua

La condición de los pacientes que han sufrido casi ahogamiento, puede deteriorarse con rapidez debido a lesiones pulmonares, a movimiento de líquidos en el cuerpo, a hipoxia cerebral e hipotermia.  Los pacientes con embolia aérea o enfermedad por descompresión, pueden descompensarse con rapidez.  Evalúe el estado mental de su paciente y compruebe los signos vitales por lo menos cada 5 minutos, poniendo especial atención a la respiración y los sonidos respiratorios.

Evaluación continua – hipotermia


Evaluación continua

Mantenga una vigilancia estrecha sobre el nivel de conciencia de su paciente y de sus signos vitales.  A medida que se recalienta el cuerpo, la redistribución repentina de líquidos y la liberación de sustancias acumuladas puede tener efectos dañinos, incluidas las arritmias cardiacas.  Manténgase atento y vigile a su paciente de cerca, incluso si su condición parece estar mejorando.

Evaluación continua


Evaluación continua

La condición de los pacientes expuestos a venenos podrá cambiar de pronto y sin advertencia.  Deberá reevaluar de modo continuo que los ABC del paciente sean adecuados.  Repita la toma de signos vitales y compárelo con los valores iniciales.  Revise la eficacia de las intervenciones que proporcionó, si su evaluación ha generado la información necesaria sobre la sustancia tóxica, puede ser capaz de anticipar cambios en la condición del paciente.  Si este último consumió una dosis dañina o letal de sustancias venenosas, deberá repetir la evaluación de los signos vitales cada 5 minutos o constantemente, según sea necesario.  Si el paciente se encuentra estable y no hay condiciones amenazantes de vida, reevalúe los signos vitales  cada 15 minutos.  Si el veneno o el nivel de exposición, por ejemplo el número de pastillas que tomo se desconoce, la reevaluación de los cuidados es obligatoria y frecuente.

Evaluación continua – reacciones alergicas


Evaluación continua

El paciente que sufre una posible reacción alérgica debe vigilarse de cerca debido a que el deterioro de la condición del paciente puede ser rápida y fatal.  Debe darse atención especial a cualquier signo de compromiso de la vía aérea, incluido el aumento del trabajo respiratorio, el estridor o la sibilancia.  El nivel de ansiedad del paciente deberá vigilarse, ya que un aumento en éste, es un buen indicador de que es posible que la reacción este avanzando.  Así mismo, observe la piel en busca de signos del estado de choque, incluida la palidez y la diaforesis, lo mismo que el rubor, debido al colapso vascular.  Los signos vitales en serie son importantes para evaluar y el estado de su paciente. Cualquier aumento en la frecuencia respiratoria o cardiaca, o reducción de la tensión arterial, deberá anotarse.

Si administra epinefrina, cual es el efecto?, ha mejorado el estado del paciente?, necesita considerar una segunda dosis?  Quizás deberá aplicar más de una inyección de epinefrina, si observa que el estado mental del paciente empeora, aumenta su dificultad respiratoria o se reduce la tensión arterial.   Asegúrese primero, de consultar con la dirección médica.  Los auto inyectores solo proporcionan una dosis, y un paciente que requiera más de una dosis, deberá contar con más de un inyector.  Deberá tomar los signos vitales de cualquier paciente en condición crítica por lo menos cada cinco minutos.

A %d blogueros les gusta esto: