Archivos de etiquetas: choque hipovolémico

Choque hipovolémico


Insuficiencia del contenido

Después de una lesión, el choque es con frecuencia el resultado de una perdida de líquidos o sangre.  Este tipo de choque se llama choque hipovolémico o bajo volumen.  El choque hipovolémico causado por una hemorragia se llama choque hemorrágico.  La pérdida puede deberse a hemorragias externas que son comunes en pacientes con lesiones importantes como fracturas o hemorragias internas, causadas por una diversidad de lesiones o enfermedades como por ejemplo: la rotura del hígado o el bazo, laceraciones de los grandes vasos sanguíneos en el abdomen o el tórax, ulceras pépticas sangrantes y tumores entre otros.

El choque hipovolémico también ocurre por quemaduras terminadas intensas.  En este caso, es el plasma o parte incolora de la sangre, lo que se pierde, escapando del aparato circulatorio a los tejidos quemados situados junto a la lesión.   De igual forma, las lesiones por aplastamiento pueden dar como resultado la pérdida de sangre y plasma de los vasos deteriorados, a los tejidos lesionados.  La deshidratación o pérdida de agua de los tejidos corporales, agrava el choque.   En estas circunstancias, el factor común es un volumen insuficiente de sangre, dentro del sistema vascular, para proporcionar una circulación adecuada a los órganos del cuerpo.

Anuncios

22 VOCABULARIO VITAL – hemorragias


22 VOCABULARIO VITAL

Aorta: es la arteria principal, recibe sangre del ventrículo izquierdo y la entrega a todas las otras arterias transportando la sangre a los tejidos del cuerpo.

Arteria: vaso sanguíneo que condice la sangre, a los tejidos y órganos del cuerpo

Arteriolas: ramas más pequeñas de las arterias que conducen a la red de capilares.

Capilares: vasos sanguíneos pequeños, que conectan las arteriolas y las vénulas; varias sustancias pasan a través de las paredes capilares, hacia adentro y hacia afuera del líquido intersticial y luego a las células.

Choque hipovolémico: trastorno en el cual se reduce el volumen sanguíneo, debido a una hemorragia masiva interna o externa, así como también a una extensa perdida de agua corporal, dando lugar a una perfusión inadecuada.

Coagulación: masa semisólida que se forma creando un coagulo, para tapar aberturas en vasos sanguíneos lesionados y detener el flujo de sangre.

Contusión: es una magulladura o equimosis.

Epistaxis: hemorragia nasal

Equimosis: alteración de la coloración de la piel, asociada con una herida cerrada o magulladura.

Estado de choque: trastorno en el cual el aparato circulatorio no proporciona suficiente circulación, para que cada parte del cuerpo pueda realizar su función; también es llamado hipoperfusión.

Hematoma: masa de sangre en el tejido blando debajo de la piel.

Hemofilia: enfermedad congénita en la cual el paciente carece de uno o más factores de la coagulación normales de la sangre.

Hemorragia: sangrado.

Pantalón neumático anti choque PNA: dispositivo inflable que cubre las piernas y el abdomen del paciente y es usado para inmovilizar las extremidades inferiores o la pelvis, y para controlar la hemorragia en las extremidades inferiores, pelvis o cavidad abdominal.

Perfusión: circulación sanguínea dentro de un órgano o tejidos en cantidades adecuadas para cubrir las necesidades corrientes de las células.

Punto de presión: punto en el cual un vaso sanguíneo está situado cerca de un hueso; útil cuando la presión directa y la elevación no controlan la hemorragia.

Torniquete: último recurso de método de control de una hemorragia, ocluye el flujo arterial, y se usa solamente si todos los otros métodos han fallado y la vida del paciente está en peligro.

Venas: vasos sanguíneos que llevan la sangre de los tejidos al corazón.

22.5 HEMORRAGIAS INTERNAS


22.5 HEMORRAGIAS INTERNAS

Las hemorragias internas pueden ser muy grave, en especial porque posiblemente no esté consciente de que esté ocurriendo.  La lesión o daños de los órganos internos, por lo general dan lugar a una hemorragia interna abundante que puede causar un choque hipovolémico, antes de darse cuenta de la gran pérdida de sangre.  Una persona con una úlcera gástrica sangrante puede rápidamente perder mucha sangre.  De forma similar, un sujeto con el hígado lacerado o con una rotura del bazo, puede perder una cantidad abundante de sangre en el interior del abdomen.  No obstante, el paciente no tiene signos exteriores de hemorragia.

Las fracturas costales también pueden causar una grave pérdida interna de sangre.  A veces la hemorragia se extiende al interior de la cavidad torácica y a los tejidos blandos de la pared del tórax.  Una fractura de fémur, puede causar con facilidad la pérdida de 1 litro de sangre a los tenidos bandos del muslo.  Con frecuencia, los únicos signos de tal hemorragia son la hinchazón y contusiones locales, debidas a la acumulación de la sangre alrededor de los extremos del hueso roto.  Varias fracturas pélvicas pueden ocasionar una hemorragia que pone en peligro la vida.

Siempre debe estar alerta sobre la posibilidad de una hemorragia interna y evaluar al paciente en relación con los signos y síntomas relacionados, en particular si el mecanismo de lesión es intenso.  Si sospecha que un paciente esta sangrando internamente, debe transportarlo con prontitud al hospital.

Importancia de la hemorragia


Importancia de la hemorragia

Cuando los pacientes tienen una hemorragia externa intensa, con frecuencia es difícil determinar la cantidad de sangre que está presente.  Esta es una tarea difícil porque la sangre se ve diferente en las distintas superficies, como cuando es absorbida en la ropa o si se ha diluido mezclada con agua.  Siempre intente determinar la cantidad de sangre perdida externamente, recuerde que la presentación y evaluación del paciente dirigirá los cuidados y el tratamiento que le daremos como TEM-TUM-TES.

El paciente sufre cambios en su estado físico a partir de la pérdida del 20% del volumen circulante y no tolerara una pérdida aguda de sangre mayor al 40% del volumen sanguíneo.

El adulto típico tiene aproximadamente 70 mL de sangre por kilogramo de peso corporal o 7 litros en un peso corporal de 80 kilos (175 libras).  Si el adulto típico pierde más de un litro de sangre, ocurrirá un cambio significativo en los signos vitales, incluyendo aumento en las frecuencias cardíaca y respiratoria, y la disminución de la presión arterial.

Como los lactantes y los niños tienen menos volumen sanguíneo para empezar, se ve el mismo efecto con cantidades menores de pérdida de sangre.  Por ejemplo, un lactante de un año de edad tiene un volumen total de sangre de cerca de 800 mL, entonces se producirán síntomas significativos después de la perdida de solo 100 a 200 mL, .  Poniendo esta situación en perspectiva, una botella de refresco contiene aproximadamente 345 mL de líquido.

Que tan bien compensan las personas la pérdida de sangre, se relaciona con la rapidez con la que sangran.  Un adulto sano normal puede donar sin problema una unidad de 500 mL, durante un periodo de 15 a 20 minutos y se adapta bien a esta disminución de volumen circulatoria.  Sin embargo, si se produce una pérdida de sangre similar en un periodo mucho menor, puede desarrollar con rapidez un, choque hipovolemico trastorno en el cual el bajo volumen de sangre da lugar a una perfusión inadecuada, y a la muerte.  El organismo simplemente no puede compensar una pérdida de sangre tan rápida.

Debe considerar que la hemorragia es grave cuando están presentes las siguientes situaciones:

  • Esta asociada con u mecanismo de una lesión significativa.
  • En general el paciente tiene mal aspecto.
  • La evaluación revela signos y síntomas de choque o hipoperfusión.
  • Nota una pérdida de sangre significativa.
  • La pérdida de sangre es rápida.
  • No puede controlar la hemorragia.

En cualquier situación, la pérdida de sangre es un problema tan grave que exige su atención inmediata tan pronto como ha despejado la vía aérea y controlado la respiración del paciente.

22. HEMORRAGIAS


22. HEMORRAGIAS

Después del tratamiento de la vía aérea, el reconocimiento de las hemorragias y la comprensión de cómo afectan al cuerpo es quizá una de las destrezas más importantes que debemos tener claro y aprendido como TEM-TUM-TES.   Las hemorragias pueden ser obvias o externas  y ocultas o internas, en cualquiera de sus formas son potencialmente peligrosas,  causando debilidad en primer lugar u si no se controlan, progresan al estado de choque y muerte.  Tenga en cuenta que la causa mas frecuente de choque posterior a un traumatismo es la hemorragia.

Debemos aprender cómo reacciona el aparato cardiovascular a la pérdida de sangre.  No dejemos de repasar la anatomía y la función del aparato circulatorio y aprender los signos y síntomas, así como también los cuidados de emergencia en presencia de una hemorragia externa o interna, también es importante tener muy claro, la relación entre hemorragia y choque hipovolémico.

Aborto – malparto – partos anormales o complicados


Aborto – malparto

El nacimiento del feto y la placenta antes de las 20 semanas se denomina aborto o malparto.  Los abortos pueden ser espontáneos, sin una causa obvia conocida o deliberados.  Estos últimos pueden ser auto inducidos por la propia madre o por alguien más, o planeados y efectuados en un hospital o clínica.  Sin importar las razones para el aborto, este puede causar complicaciones que quizá deba tratar.

Las complicaciones, más graves del aborto son: el sangrado y la infección.  El sangrado puede ser el resultado de que queden porciones del feto o de la placenta en el útero (aborto incompleto) o lesiones en la pared del útero (perforación de útero y posiblemente del intestino o de la vejiga adyacente).  La infección puede producirse por dicha perforación y por el uso de instrumentos sin esterilizar.  Si la madre está en choque, trátela y transporte con prontitud al hospital.  Reúna y lleve consigo cualquier tejido que salga de la vagina nunca intente sacar tejido de la vagina; en lugar de ello, cúbrala con una compresa estéril.

Nuevamente, cuando encuentre a una paciente que está en choque como resultado de las complicaciones del aborto, asegúrese de evaluar la situación; efectúe su valoración inicial, el historial y examen físico enfocado y determines los signos iniciales.

En raros casos de aborto puede ocurrir sangrado masivo y ocasionar choque hipovolémico o hemorrágico grave.  En estos casos, proporcione transporte inmediato al departamento de emergencia.

Signos vitales iniciales


Signos vitales iniciales

Evalúe los signos vitales del paciente, para determinar si hay una ventilación adecuada o choque.  Una frecuencia respiratoria elevada con pulso y presión arterial normales, pueden indicar que el paciente es incapaz de ventilar de manera adecuada, debido al dolor que esto le causa.  La elevación de la frecuencia respiratoria y del pulso, con signos de choque, como lo son la palidez y la diaforesis, pueden indicar un choque séptico o hipovolémico.  Recuerde que la presión arterial es el último signo vital que disminuye.  Una vez que su paciente se vuelve hipotenso, el choque es grave.

A %d blogueros les gusta esto: