12.5 CIRUGÍAS CARDIACAS Y MARCAPASOS

12.5 CIRUGÍAS CARDIACAS Y MARCAPASOS

Durante los últimos 20 años, se han efectuado cientos de miles de cirugías a corazón abierto, para derivar segmentos dañados de arterias coronarias.  En un injerto de derivación de arteria coronaria (CABG), un vaso sanguíneo del pecho o de la pierna se sutura directamente desde la aorta a una arteria coronaria más allá del punto de obstrucción.  Es posible que otros pacientes se hayan sometido a un procedimiento llamado angioplastia coronaria transluminal percutánea ACTP, cuyo objetivo es dilatar, más que derivar, la arteria coronaria.  Este procedimiento, que por lo general se llama angioplastia, o angioplastia de globo, un globo diminuto se une al extremo de un tubo largo y delgado.  El tubo se introduce a través de la piel en una arteria grande, por lo general en la ingle, y luego se hace pasar hasta la coronaria que se ha estrechado, utilizando radiografías como guía.  Una vez que se coloca el globo en posición, dentro de la arteria coronaria, este se infla.  A continuación, se desinfla el globo y el tubo se retira del cuerpo.  En ocasiones se coloca una malla metálica denominada stent dentro de la arteria, ya sea en lugar de o después del globo.  El stent se deja permanentemente en el sitio para evitar que la arteria se ocluye de nuevo.

Es muy probable que un paciente que haya sufrido un IAM o angina se haya sometido a uno de estos procedimientos.  Los pacientes a los que se les ha aplicado un injerto de derivación tendrán una larga cicatriz de cirugía en el tórax debido a la operación.  Los pacientes sometidos a una angioplastia o stent en las arterias coronarias, por lo general no la presentaron.  No obstante, es posible que las nuevas técnicas quirúrgicas de “ojo de cerradura” no produzcan una cicatriz grande.  No debe suponer que un paciente con una cicatriz pequeña, no ha sido sometido a una cirugía de derivación.    El dolor precordial del paciente que se ha sometido a cualquiera de estos procedimientos, deberá tratarse de la misma manera que en pacientes que no han tenido ninguna cirugía cardiaca.

En cualquier caso el dolor en el pecho de un paciente que haya sido sometido a cualquier procedimiento, se trata justo de la misma manera que el dolor en el pecho en un paciente que no lo haya hecho.  Efectúe todas las tareas descritas y traslade al paciente con prontitud al servicio de urgencias del hospital.  Si requiere RCP, llévela a cabo de la manera acostumbrada, sin importar la cicatriz en el pecho del paciente.  De igual manera, si está indicado deberá usarse también un DAE.

Muchas personas con enfermedades del corazón, presentan marcapasos para mantener un ritmo y una frecuencia cardiaca adecuados, estos dispositivos se colocan cuando el sistema de control eléctrico del corazón está tan dañado y no puede funcionar de modo adecuado.  Estos dispositivos de baterías proporcionan un impulso eléctrico por medio de alambres, que están en contacto directo con el miocardio.  La unidad generadora por lo general se coloca debajo del musculo o debajo de la piel; es típico que se parezca a una pequeña moneda de plata bajo la piel, en la parte superior derecha.

Normalmente, no es necesario que se preocupe por problemas con los marcapasos.  Gracias a la tecnología moderna, una unidad implantada no requerirá reemplazo o recarga de baterías durante años.  Los alambres están bien protegidos y rara vez se rompen.  El pasado, los marcapasos en ocasiones fallaban cuando un paciente se acercaba demasiado a una fuente de radiación eléctrica, como un horno microondas, pero este ya no es el caso. Todo paciente con marcapasos debe estar consciente de las precauciones, si las hay, para mantener su funcionamiento adecuado.

Si el marcapasos no funciona de manera adecuada o apropiada, como cuando se gasta la batería, el paciente puede presentar un síncope, mareos o debilidad, debido a una frecuencia cardiaca demasiado lenta, el pulso será menor de 60 latidos/min., debido a que el corazón está latiendo sin la regulación del marcapasos o de su propio sistema eléctrico, el cual puede estar dañado.  En estas circunstancias, el corazón tiende a asumir un ritmo lento fijo que no es lo bastante rápido para permitir que el paciente funcione de manera normal.  Deberá transportar con rapidez al departamento de urgencias a los pacientes con marcapasos que funcionan mal, pues la reparación del problema podría requerir cirugía.  Cuando se usa un DAE, no deberá colocar los parches directamente sobe el marcapasos.  Esto asegurará un mejor flujo de electricidad en el cuerpo del paciente.

Desfibriladores cardiacos automáticos implantables

Cada vez más, se colocan desfibriladores cardiacos automáticos implantables (DCAI), en pacientes que sobreviven a paros cardiacos por fibrilación ventricular.  Algunos paciente, particularmente aquellos que se encuentran en riesgo alto de paro cardiaco también los reciben.  Estos dispositivos se unen en forma directa al corazón y pueden prolongar la vida de ciertos pacientes.  Los dispositivos vigilan de modo continuo, el ritmo cardiaco y aplican descargas según se requiera.  Sin importar si un paciente que presenta IAM posee un DCAI, deberá tratarlo como a todos los pacientes con IAM.  El tratamiento, si el paciente sufre de un paro cardíaco deberá incluir realizar RCP y el uso de un DAE, En general, la electricidad de un DCAI es tan baja que no tendrá efecto sobre los rescatistas y por lo tanto, no debe preocuparse.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: