14.5 EVALUACIÓN DEL PACIENTE CON ABDOMEN AGUDO

14.5 EVALUACIÓN DEL PACIENTE CON ABDOMEN AGUDO

Evaluación de la escena

Confirme que la escena es segura.  El abdomen agudo puede ser el resultado de la violencia, como un traumatismo con un objeto romo o punzante.  Considere la necesidad de pedir apoyo al equipo de soporte vital avanzado.  Observe la escena de cerca y entreviste a los testigos o a los familiares si la causa no es obvia.  Puede haber muchos indicios presentes, que solo nosotros podremos informar.

Evaluación inicial

Impresión general

Acérquese al paciente y pregúntele sobre su queja principal.  Una descripción del problema actual en las propias palabras del paciente, deberá ayudarle a identificar por dónde comenzar.  Si la queja principal indica un problema que ponga en peligro la vida, evalúe y trátelo de inmediato.  Si la queja principal es un problema menor, deberá esperar hasta que haya tenido oportunidad de evaluar y tratar cualquier amenaza potencial para la vida.  Deberá incluir el nivel de conciencia del paciente determinado por medio de la escala AVDI en su impresión general.

Vía aérea, respiración y circulación

Asegúrese de que la vía aérea del paciente este libre y de que las respiraciones sean adecuadas.  Administre oxígeno al paciente; es común que el volumen respiratorio del paciente sea inadecuado debido a una respiración superficial, puesto que las respiraciones profundas pueden ocasionar dolor.

Cuando evalúe la circulación del paciente, recuerde evaluarla respecto a un sangrado mayor.  La velocidad y calidad del pulso lo mismo que la condición de la piel, pueden indicar un choque.  Este último puede ser hipovolémico o debido a una infección grave.  Si hay presente evidencia de choque (perfusión inadecuada), las intervenciones deberán incluir oxígeno a alto flujo, elevación de las piernas de 15 a 30 centímetros, o en una posición cómoda, y mantener al paciente caliente.  Asegúrese de proporcionar un tratamiento oportuno y un transporte rápido y sin sobresaltos para el paciente; no retrase el transporte.

Decisión de transporte

Estos pacientes deben transportarse con rapidez, incluyendo a los pacientes con problemas de su vía respiratoria, de su respiración o de circulación inapropiada e incluso con problemas de pulso o perfusión, así mismo a los pacientes de los que se sospeche sangrado interno.  Dentro de este grupo que deberá preparar con rapidez y transportar con prontitud, también a los pacientes que le proporcionen una impresión general mala, en especial los pacientes pediátricos y geriátricos.

Historial y examen físico enfocados

Los signos y síntomas de un abdomen agudo señalan una emergencia médica o quirúrgica grave.  Los síntomas de un abdomen agudo, pueden presentarse de repente o empeorar de manera progresiva

La siguiente es la lista de revisión de los signos y síntomas comunes de irritación o inflamación del peritoneo, que podrá usar para determinar si el paciente presenta abdomen agudo:

  • Dolor abdominal local o difuso y/o sensibilidad.
  • Paciente quieto que se protege el abdomen.
  • Respiración rápida y superficial
  • Dolor referido o distante
  • Anorexia, náuseas, vómito.
  • Abdomen tenso, con frecuencia distendido.
  • Estreñimiento o diarrea sanguinolenta.
  • Taquicardia
  • Hipotensión
  • Fiebre
  • Sensibilidad de rebote, o puede ser sensible cuando se hace presión directa, pero doloroso cuando se libera la presión.

Historial SAMPLE

Use el PQRST para preguntar al paciente que mejora o empeora el dolor:

  • O = Origen, es decir, ¿cuándo se inició el problema y que lo ocasionó?
  • P = Provocación o Paliación, esto es ¿hay algo que provoque o mejore el dolor?
  • Q = Quality, calidad, es decir ¿Cómo es el dolor: agudo, sordo, aplastante, desagarro, punzante o ardoroso?
  • R = Región/radiación, es decir ¿Dónde duele, se mueve el dolor hacia alguna parte?
  • S = Severidad o gravedad, esto es en una escala de 0 a 10, ¿Cómo califica el dolor?
  • T = Tiempo, es decir ¿es constante el dolor o viene y va?

Observe la posición en la cual se encuentra el paciente; comúnmente, este tendrá las rodillas lo más cercanas posibles al pecho, lo cual le ayudará a aliviar el dolor asociado con el abdomen agudo.  Pida al paciente que localice el dolor y que le informe si este se irradia a alguna otra región corporal.   Utilice la escala de dolor y pida al paciente que evalúe el dolor que siente de 0 a 10, donde 0 es ausencia de dolor y 10 es dolor intolerable. Pregunte al paciente si el dolor ha sido constante o intermitente.  Es importante determinar si esta es una urgencia médica o está relacionada con un traumatismo.  Por lo tanto, deberá preguntar al paciente sobre cualquier trauma reciente.  También es importante determinar si el paciente ingirió alguna sustancia que pudiera ser la causa del abdomen agudo.  Es posible que esto no afecte las intervenciones que realizaría, pero ayudará al médico a determinar la causa.

No proporcione al paciente nada por vía oral.  Los alimentos o líquidos solo empeoraría muchos de los síntomas, ya que la parálisis intestinal, evita que estos puedan pasar del estómago.  La presencia de alimentos en este último, hará que cualquier intervención quirúrgica de emergencia sea más peligrosa.

Examen físico enfocado

La información reunida en la parte del historial de su evaluación, puede emplearse como guía en su examen físico enfocado del abdomen.  Siga los siguientes pasos para evaluar el abdomen:

  1. Explique al paciente lo que está a punto de hacer
  2. Coloque al paciente en posición supina con las piernas encogidas y las rodillas flexionadas para relajar los músculos abdominales, a menos que haya cualquier traumatismo, en cuyo caso el paciente permanecerá supino y estabilizado.
  3. Determine si el paciente está inquieto o calmado, y si el movimiento le causa dolor o si está presente la distención o cualquier anormalidad obvia.
  4. Palpe con suavidad los cuatro cuadrantes del abdomen, para determinar si tiene resistencia involuntaria (protegido) o es blando y sin resistencia a la palpación. El cuadrante donde se presume, sea la causa del dolor, deberá palparse de último, ya que si se palpa el área con el dolor primero, es posible que el paciente se proteja contra cualquier examen adicional, lo cual dificultará la evaluación.
  5. Determine si el paciente puede relajar la pared abdominal en forma voluntaria.
  6. Determine si el abdomen muestra sensibilidad cuando se palpa.
  7. Aunque este examen le proporcionará mucha información, no deberá prolongarse. El médico hará un examen mucho más detallado en el hospital, recuerde ser muy cuidadoso cuando palpe el abdomen.  En ocasiones, un órgano dentro de abdomen, estará crecido y será muy frágil, y una palpación vigorosa puede ocasionar un daño adicional al paciente.

Signos vitales iniciales

Evalúe los signos vitales del paciente, para determinar si hay una ventilación adecuada o choque.  Una frecuencia respiratoria elevada con pulso y presión arterial normales, pueden indicar que el paciente es incapaz de ventilar de manera adecuada, debido al dolor que esto le causa.  La elevación de la frecuencia respiratoria y del pulso, con signos de choque, como lo son la palidez y la diaforesis, pueden indicar un choque séptico o hipovolémico.  Recuerde que la presión arterial es el último signo vital que disminuye.  Una vez que su paciente se vuelve hipotenso, el choque es grave.

Intervenciones

Las quejas abdominales pueden variar desde problemas muy simples, hasta otros muy complejos.  Gran parte del tratamiento, dependerá de los signos y síntomas que encuentre durante su evaluación, por ejemplo: las alteraciones en la respiración pueden aliviarse con oxígeno, además de la atención sintomática, la mayoría de los pacientes con dolor abdominal, se beneficiaran con un buen apoyo psicológico y una posición adecuada.  Si un paciente está en choque, quizá necesite colocarlo en una posición de choque, modificada o posición de Trendelemburg.  Muchos preferirán permanecer sobre su costado o en posición fetal. Es posible que otros pacientes, requieran estar sentados para respirar con mayor facilidad.  Tener calma y ser profesional, le brindará al paciente la seguridad de estar siendo atendido.

Examen físico detallado

Las causas del abdomen agudo, con frecuencia son complicadas o inespecíficas e identificar claramente la causa del dolor puede ser difícil.  Aunque no es nuestra responsabilidad, hacer un diagnóstico preciso, existe la posibilidad de identificar la causa probable del dolor con un examen más detallado, incluido el historial clínico.  El tiempo y la experiencia le guiarán para lograr un examen detallado que proporcione información útil.  La decisión de realizar un examen físico detallado, no deberá retrasar el tratamiento e incluso, puede omitirse de acuerdo con la distancia de recorrer y la gravedad de la condición del paciente.

Evaluación continua

Dado que con frecuencia es difícil determinar la causa de una urgencia por abdomen agudo, se vuelve extremadamente importante, reevaluar con frecuencia a su paciente, para determinar si su condición ha cambiado.  Recuerde que la condición de un paciente con abdomen agudo, puede cambiar con rapidez y desestabilizarse.

Un paciente en choque o con cualquier padecimiento que ponga en riesgo su vida, deberá ser transportado sin retraso y a diferirá el historial y el examen físico enfocado, para cuando sea posible.  No obstante, no olvide obtener tan pronto como se pueda, información sobre las causas posibles y no dude en pedir apoyo del equipo de soporte vital avanzado o intercepción si la condición de su paciente se deteriora durante el transporte.

Por lo general, los pacientes con abdomen agudo se sentirán más cómodos, recostados sobre un costado con las rodillas encogidas.  Ésta también es una buena posición para evitar la broncoaspiración en caso de que vomiten.  El estado de choque debido a una hemorragia en el abdomen, ocurrirá, con mayor frecuencia, en situaciones traumáticas que en las enfermedades agudas. Anticípese al choque.  Es evidente que los pacientes con condiciones no traumáticas, tienen problemas que evitan que el sistema circulatorio cubra las necesidades de oxigenación del cuerpo.  Esta hipoperfusión puede ocurrir debido a infecciones, envenenamientos, vómito y diarrea crónica, sangrado gastrointestinal y otras incontables causas.  En muchas de estas situaciones médicas, el choque va avanzando con mayor lentitud, pero puede ser igualmente peligroso.  Trate al paciente con estado de choque aunque los signos vitales no sean evidentes.

Comunicaciones y documentación

Comuníquese con su hospital receptor lo más pronto posible, si la condición del paciente es grave, para permitir que el personal del hospital, solicite los recursos necesarios para tratar el paciente a su llegada.  Envíe toda información relevante al médico o a la enfermera receptores y documente con cuidado los datos en el informe sobre el caso de su paciente.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: