Archivos del mes: 31 octubre 2019

Mecanismo de la lesión – cuidado musculo esqueletico


Mecanismo de la lesión

En general se requiere de una fuerza importante para causar una fractura o luxación.  Esta fuerza se puede aplicar al miembro así:

  • Golpes directos
  • Fuerzas directas
  • Fuerzas de torsión o retorcimiento
  • Lesiones de alta energía
  • Un golpe

Un golpe directo, fractura el hueso en el punto del impacto.  Un ejemplo es la rótula, que se fractura cuando se golpea con el tablero en un choque de automóvil.

La fuerza indirecta puede causar una fractura o dislocación en un punto distante, como cuando una persona cae o aterriza sobre una mano extendida.  El impacto directo puede ocasionar una fractura de la muñeca, pero la fuerza indirecta puede causar dislocación del codo o una fractura del antebrazo, el humero o una clavícula.  Por lo tanto, cuando se atiende a pacientes que han sufrido una caída, debe identificar el punto de contacto y el mecanismo de lesión para que no pase inadvertida las lesiones asociadas.

Las fuerzas con retorcimiento son una causa común de lesión musculoesquelético, en especial de los ligamentos cruzados anteriores de la rodilla.  Por ejemplo, Las lesiones causadas al esquiar con frecuencia suceden de esta forma, se atora un esquí y el esquiador cae aplicando una fuerza de retorcimiento en la extremidad inferior.

Las lesiones de alta energía, como las que ocurren en choques de automóvil, caídas de alturas, heridas por arma de fuego y otras fuerzas extremas, producen danos intensos en el esqueleto, los tejidos blandos circundantes y órganos vitales internos.  Un paciente puede tener múltiples lesiones en muchas partes del cuerpo, incluyendo más de una fractura o dislocación.

No es necesario que se produzca un ML significativo para fracturar un hueso.  Una fuerza leve puede fracturar fácilmente un hueso que está debilitado por un rumor u osteoporosis o por una enfermedad generalizada de los huesos, que son comunes en mujeres posmenopáusicas.  En los pacientes geriátricos con osteoporosis, las caídas menores, lesiones simples con retorcimiento o una contracción muscular, puede causar una fractura, las más frecuentes son:  de la muñeca, columna vertebral o cadera.  Debe sospechar de la presencia de una fractura en un paciente de edad avanzada que ha sufrido una lesión , aun leve.

29.3 LESIONES MUSCULO ESQUELÉTICAS


29.3 LESIONES MUSCULO ESQUELÉTICAS

Una fractura es la perdida en la continuidad del hueso que ocurre frecuentemente como resultado de una fuerza extrema.  La pérdida de la continuidad ósea, se puede producir en cualquier parte de la superficie del hueso y en muchos tipos diferentes de patrones.

La dislocación o luxación, es la interrupción de una articulación, en la cual los extremos de los huesos ya no están en contacto.  Los ligamentos de soporte con frecuencia casi siempre están completamente rotos, permitiendo que las extremidades de los huesos se separen el todo.  Una subluxación es simular a una luxación, con excepción de que la separación de los huesos no es completa.  Por lo tanto, una subluxación es una dislocación incompleta de una articulación.  Una fractura-dislocación es una lesión combinada de la articulación, en la cual la articulación esta dislocada y hay una fractura en el extremo de uno o más huesos.

Un esguince es una lesión de la articulación en la cual hay cierta dislocación parcial o temporal de los extremos de los huesos, un estiramiento o desgarramiento de los ligamentos de soporte.  Después de la lesión, en general las superficies articulares regresan a su alineamiento, por lo cual la articulación no es significativamente desplazada.  Los esguinces pueden variar entre leves e intensos, dependiendo de la cantidad de daño de los ligamentos de soporte; los más intensos incluyen una luxación completa de la articulación mientras que los leves se alivian más bien rápidamente.

Una distensión muscular es un estiramiento o desgarro del musculo, que causa dolor, edematizacion y lesión de los tejidos blandos del área.  A diferencia del esguince, no se produce una lesión típica de los ligamentos o las articulaciones.

Las lesiones de los huesos y las articulaciones, se asocian frecuentemente con lesiones de los tejidos blandos circundantes, en especial los nervios y los vasos sanguíneos adyacentes.  El área entera se conoce como zona de lesión.  Dependiendo de la cantidad de energía cinética que absorben los tejidos de esas fuerzas que actúan sobre el cuerpo, la zona se puede extender a un punto distante.  Por esta razón, no debe enfocarse solamente en la lesión obvia del paciente, sin completar primero una evaluación rápida para verificar posibles lesiones asociadas, que pueden ser aún más intensas.  Esto es particularmente, se presenta en la evaluación del daño causado por traumatismos de alta energía y herida por arma de fuego.

Esqueleto – cuidado musculo-esquelético


Esqueleto

El esqueleto da la forma humana reconocible, protege los órganos vitales internos y permite el movimiento; esta constituido por aproximadamente 206 huesos.  Los huesos en el esqueleto, también producen células sanguíneas en la médula ósea y actúan como un importante reservorio de minerales.

El cráneo es una estructura sólida, como una bóveda que rodea y protege el encéfalo.  La caja torácica protege el corazón, los pulmones y los grandes vasos; las costillas protegen el hígado y el bazo.  El conducto vertebral óseo, encierra y da protección a la médula espinal.  La extremidad superior se extiende desde los hombros hasta las puntas de los dedos, está compuesta por el brazo, hueso humero y codo, antebrazo huesos radio y cubito, muñeca, mano y dedos.  El brazo se extiende desde el hombro hasta el codo.  La pelvis da soporte al peso corporal y protege las estructuras en su interior; la vejiga urinaria, recto y órganos reproductores femeninos.  La extremidad inferior consiste en el muslo hueso fémur, pierna huesos tibia y peroné, y pie.  La articulación entre la pelvis y el muslo es la cadera; la articulación entre el muslo y la pierna es la rodilla y a articulación entre la pierna y el pie es el tobillo.

Los huesos del esqueleto proporcionan un armazón al cual se fijan los músculos y tendones.  El hueso es un tejido vivo que contiene nervios y recibe oxígeno y nutrientes del sistema arterial.  Por lo tanto, cuando se rompe un hueso, el paciente experimenta dolor intenso y hemorragia.  La médula ósea, situada en el centro de cada hueso, está produciendo constantemente glóbulos rojos para proporcionar oxígeno y nutrientes al cuerpo, así como también retirando los deshechos.

Una articulación se forma donde dos huesos entran en contacto.  Por ejemplo: la articulación esternoclavicular, esta donde se juntan el esternón y la clavícula.  Las articulaciones se mantienen unidas dentro de una estructura fibrosa dura conocida como capsula, que esta soportada y reforzada, en ciertas áreas clave, por bandas de tejidos fibrosos llamadas ligamentos.  En las articulaciones móviles, los extremos de los huesos están cubiertos por una capa delgada de cartílago conocida como cartílago articular.  Ente cartílago tiene una apariencia nacarada que permite que los extremos de los huesos se deslicen fácilmente.  Las articulaciones están bañadas y lubricadas por liquido sinovial o articular.

Algunas articulaciones, como la del hombro permiten que el movimiento se realice en forma circular.  Otras como la de la rodilla y el codo actúan como bisagras.  Otras mas, incluyendo la articulación sacroilíaca en la parte inferior de la espalda, permiten solo un movimiento mínimo.

Algunas articulaciones como las suturas del cráneo las cuales están presente a hasta los 18 meses de vida, se fusionan entre sí, durante el crecimiento, para crear una estructura ósea solida e inmóvil.

29.2 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL APARATO MUSCULO ESQUELÉTICO.


29.2 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL APARATO MUSCULO ESQUELÉTICO.

MÚSCULOS

El sistema muscular incluye tres tipos de músculos: esqueléticos, lisos y cardíaco.

El músculo esquelético, llamado también musculo estriado por sus franjas características, se fija a los huesos y usualmente y cruza al menos una articulación formando la masa muscular mayor en el cuerpo.  Este tipo de músculo, también se llaman voluntario, porque están bajo el control voluntario directo del encéfalo, respondiendo a las órdenes para mover partes especificas del cuerpo.  Comúnmente el movimiento es el resultado de que varios músculos se contraigan y relajen simultáneamente.  El musculo esquelético, es el componente del sistema muscular que está incluido en el aparato musculoesquelético general.  El musculo cardíaco contribuye al aparato cardiovascular y el musculo liso es un componente de muchos otros sistemas corporales, incluyendo al aparato digestivo y el aparato cardiovascular.

Todos los músculos esqueléticos están abastecidos con arterias, venas y nervios.  Las sangres de las arterias llevan oxígeno y nutrientes a los músculos.

Los productos de desecho que incluyen el dióxido de carbono y al ácido láctico, son acarreados por las venas.  Tanto las enfermedades como los traumatismos pueden causar perdida en la innervación de los músculos lo cual, a su vez, puede conducir a debilidad y finalmente atrofia o disminución en el tamaño del musculo y de su habilidad inherente para funcionar.  El tejido del musculo esquelético está directamente fijado al hueso por estructuras fibrosas duras como cuerdas conocidas como tendones, que son extensiones de la fascia o aponeurosis, que cubren a todos los músculos esqueléticos.

El musculo liso también llamado involuntario, porque no está bajo control voluntario del encéfalo, realiza gran parte del trabajo automático del cuerpo.  Este tipo de musculo se encuentra en las paredes de la mayor parte de las estructuras tubulares del organismo como las vías gastrointestinales y los vasos sanguíneos.  El músculo liso se contrae y se relaja para controlar el movimiento del contenido dentro de estas estructuras.

El corazón un se ve un actúa como el musculo esquelético o el musculo liso.  Está compuesto en gran parte por musculo cardíaco, un musculo involuntario, adaptado a su propio sistema regulador.

29. CUIDADO MUSCULO ESQUELETICO


29. CUIADO MUSCULO ESQUELÉTICOS

El cuerpo humano es un sistema bien diseñado, en el cual la forma, posición erecta y el movimiento son proporcionados por el aparato musculoesquelético, que también protege los órganos vitales del organismo.  Como su forma combinada lo sugiere, el término “musculoesquelético”, se refiere a los huesos y músculos voluntarios del cuerpo.  Sin embargo, huesos y músculos son susceptibles a fuerzas externas, que pueden causar lesiones.  También están en riesgo los tendones que son prolongaciones de los músculos que se fijan a los huesos, y estos a su vez están unidos con otros huesos por medio de ligamentos en las articulaciones.

Como TEM-TUM-TES, debemos estar familiarizado con la anatomía básica del aparato musculoesquelético; aunque los músculos son técnicamente tejidos blandos, los tenemos que tener en cuenta por su estrecha relación con el esqueleto.  Por lo tanto, comenzaremos con un repaso de anatomía del sistema musculoesquelético e identificación general de varios tipos de lesiones y sus causas, evaluación y proceso de tratamiento en la inmovilización o ferulización, desde la clavícula hasta los pies.

28.8 ASALTO O ABUSO SEXUAL


28.8 ASALTO O ABUSO SEXUAL

El asalto sexual o violación, es desafortunadamente demasiado común.  Aunque en su mayoría las víctimas son mujeres, también hombres y menores de edad son víctimas.  Con frecuencia, es poco lo que puede hacer, mas allá de demostrase compasivo y proporcionar transporte al departamento de urgencias.  En algunas ocasiones estos pacientes habrán sufrido de traumatismos multisistèmico y necesitarán también tratamiento de choque.

No examine los órganos sexuales de una víctima de asalta o abuso sexual, a menos que una hemorragia obvia requiera de la aplicación de un apósito.  Aconseje a la víctima no lavarse o ducharse, orinar o defecar hasta que un médico la haya examinado, esto ayudara a presentar cualquier evidencia del crimen.  Si se ha producido penetración bucal, aconseje al paciente no comer, beber, lavarse los dientes o usar un enjuague bucal antes de ser examinada.

Trate las otras lesiones de acuerdo con los procedimientos apropiados y protocolos de su SME.  Observe las precauciones de ASC.  Tome la historia de la víctima, realice un examen físico limitado y proporcione el tratamiento de manera rápida, calmada y sin mover a la víctima como le sea posible.  Tenga cuidado de proteger a la victima de observadores y curiosos.

La victima puede rehusar el tratamiento o transporte, esto sucede frecuentemente porque desea mantener su intimidada y así evitar la exposición pública.  Para los adultos, este es un derecho del paciente.  En estos casos debe seguir la política o el procedimiento del rechazo del tratamiento de su SME para víctimas de asalto sexual, sin juzgar o condescender con la víctima.  Su compasión es el mejor instrumento para lograr su confianza y obtener ayuda adicional.

Ofrezca llamar al centro local de crisis de violaciones, en el cual habrá un abogado se reúna con la víctima en el hospital y le proporcionará soporte durante el examen de violación.

Además de los principios usuales de tratamiento que aplica a todas la victimas de traumatismos, debe seguir los siguientes pasos especiales con estos pacientes abusados sexualmente:

  1. Como deberá aparecer en el tribunal dos o tres años después, debe documentar en detalle la historia, evaluación, tratamiento y respuesta al tratamiento de la víctima, no especule. Registre solo los hechos.  Escriba entre signos de interrogación, cualquier declaración hecha por la victima sobre la molestia principal o en respuesta a cualquier pregunta sobre lo que sucedió.
  2. Haga del mantenimiento de la vía aérea una prioridad mayor.
  3. Complete el historial SAMPLE de manera objetiva sin hacer juicios.
  4. Siga cualquier política de escena del crimen establecida por sus SME para proteger la escena y cualquier evidencia potencial para la policía en particular de colección de evidencia. Si la victima tolera ser envuelta en una sábana estéril para quemaduras, esto puede ayudar a los investigadores a encontrar pelos, liquido o fibras del supuesto agresor.
  5. No examine los órganos genitales a menos que haya una hemorragia mayor. Si se ha insertado un objeto en la vagina o recto, no intente retirarlo.
  6. Para reducir la ansiedad de la víctima, procure que el TEM-TUM-TES, sea del mismo sexo, siempre que esto sea posible.
  7. Opongase o evite que la junto con los artículos y cualquier otra evidencia en bolsas de papel.  No use bolsas plásticas.  Si la victima femenina insiste en orinar, haga que use un contenedor estéril de orina.  Además, haga que deposite su papel sanitario o papel higiénico en una bolsa de papel.  Selle y marque la bolsa para la policía.  Esta puede ser evidencia importante.

Recuerde que las víctimas de asalto sexual, sean hombres o mujeres o menores de edad necesitan asistencia médica.  En estos casos debe tratar las lesiones médicas, pero también proporcionar un ambiente de privacidad, discreción, soporte psicológico y tranquilidad.

Hemorragia rectal


Hemorragia rectal

La hemorragia rectal es una molesta común, lo escuchara como una molestia principal y secundaria a trastornos abdominales o pélvicos.  La hemorragia del recto puede presentarse como sangre en la ropa interior o empapándola y en paciente que se quejan de sangre que pasa al excusado, asociada con movimientos intestinales o sus intentos.  La hemorragia rectal puede ser causada por asalto sexual, hemorroides, colitis o ulceras de las vías digestivas.  Puede producirse una hemorragia rectal significativa después de una cirugía de hemorroides, por una cantidad grande de pérdida de sangre y estado de choque.

La hemorragia rectal aguda, nunca debe considerarse como algo menor.  Tapone la hendidura entre los glúteos con compresas y consulte con la dirección médica para determinar la necesidad del transporte.

Lesiones de los órganos genitales femeninos


Lesiones de los órganos genitales femeninos.

Órganos genitales femeninos internos

El útero, los ovarios y las trompas de Falopio, sujetos a los mismos tipos de lesiones que cualquier otro órgano interno.  Sin embargo, raramente son lesionados, porque son pequeños y están situados en la pelvis y bien protegidos por los huesos pélvicos.  A diferencia de la vejiga urinaria, que está junto a la pelvis ósea, estos órganos no suelen ser lesionados como resultado de una fractura pélvica.

Una excepción es el útero grávido.  Al progresar el embarazo, el útero aumenta de tamaño sustancialmente y se eleva fuera de la pelvis, volviéndose vulnerable a las lesiones, tanto contusas como penetrantes.  Estas lesiones, suelen ser en particular graves, porque el útero tiene un rico abastecimiento de sangre durante el embarazo.  Deben tener presente que el feto está en riesgo y puede esperar encontrar signos y síntomas de choque con estas pacientes; este preparado para proporcionar todo soporte necesario y pronto transporte.  Note también que pueden empezar las contracciones; de ser posible, pregunte a la paciente cuando debe ser el parto y comuníquese con el hospital.

En el último trimestre del embarazo, el útero es grande y puede obstruir la vena cava, disminuyendo la cantidad de sangre que retorna al corazón, especialmente cuando el paciente está en posición supina, síndrome hipotensivo supino; como resultado, puede disminuir la tensión arterial.  La paciente debe ser cuidadosamente colocada de lado izquierdo, de tal forma que el útero no descanse sobre la vena cava.  Si la paciente está fija a una tabla espinal larga, inclínela hacia la izquierda.

Órganos genitales femeninos externos

Los órganos genitales femeninos externos incluyen la vulva, el clítoris, y los labios mayores y menores.  Las lesiones de los órganos genitales femeninos externos, pueden incluir todo tipo de lesiones de los tejidos blandos.  Como estas partes genitales tienen una rica innervación, las lesiones son muy dolorosas.  Las laceraciones, abrasiones y avulsiones, deben tratarse con compresas estériles húmedas.  Use presión local para controlar las hemorragias y un vendaje tipo pañal, para mantener a los apósitos en su sitio.  Bajo ninguna circunstancia debe taponar o colocar apósitos en el interior de la vagina.  Deje en el sitio cualquier cuerpo extraño después de estabilizarlo con un vendaje.

En general, aunque estas lesiones son dolorosas, no son una amenaza para la vida.  La hemorragia puede ser intensa, pero suele ser controlada con compresión local.  Todas las contusiones y otras lesiones requieren de ser evaluadas minuciosamente en el hospital.  Sin embargo, la urgencia de la necesidad de transporte será determinada por lesiones asociadas, la cantidad de hemorragia y la presencia de choque.

Lesiones de los órganos genitales externos masculinos


Lesiones de los órganos genitales externos masculinos

Las lesiones de los órganos genitales masculinos externos, incluyen todos los tipos de lesiones de los tejidos blandos. Aunque esas lesiones son idénticamente dolorosas y en general motivo de gran preocupación para el paciente, raramente ponen en peligro la vida.  Si encuentra a un paciente con una avulsión o arrancamiento de la piel del pene, envuelva este, con un apósito blando estéril, humedecido con solución salina estéril y transporte al paciente con prontitud.  Use presión directa para controlar el sangrado.  Debe tratar de salvar preservar la piel arrancada, pero no demore el tratamiento ni el transporte por más de unos cuantos minutos.

El tratamiento de la pérdida de sangre, es su más alta prioridad en la amputación en el cuerpo del pene, ya sea parcial o completa.  Debe usar presión local con un apósito estéril en el muñón restante.  Nunca aplique un dispositivo constrictor en el pene para controlar la hemorragia.  La reconstrucción quirúrgica de un pene, aun completamente amputado, es posible si se tiene localizarla parte amputada.  Envuelva en un apósito estéril húmedo, colóquela en una bolsa de plástico y transpórtela en un contenedor enfriado, sin permitir que entre en contacto directo con el hielo.

Si el tejido conectivo que rodea al tejido eréctil en el pene, esta intensamente lesionado el cuerpo del pene, puede fracturarse o angularse, requiriendo a veces reparación quirúrgica.  La lesión puede producirse durante un acto sexual particularmente activo.   Se asocia con dolor intenso, hemorragia en los tejidos y temor.  Proporciones un transporte rápido a la sala de urgencias.

La laceración accidental de la piel, cerca de la cabeza del pene, suele ocurrir cuando el pene esta erecto y se asocia con una hemorragia intensa.  La presión local con un apósito estéril suele ser suficiente para detener el sangrado.

Es frecuente que la piel del cuerpo del pene o el prepucio, quede atrapado en la cremallera del pantalón.  Si está implicado un pequeño segmento, como uno o dos dientes, puede intentar destrabar el pantalón, pero si está incluido algún segmento mayor o el paciente esta agitado, use tijeras combi o fuertes para cortar la cremallera, separándola de los pantalones para hacer que el paciente este mas cómodo durante el transporte.    Asegúrese de explicar, para que van a ser usadas las tijeras antes de empezar a cortar.  Sea en particular cuidadoso para no causar una lesión en el escroto al separar la cremallera del pene.

Las lesiones uretrales del hombre, no son insólitos.  Pueden producir laceraciones de la uretra como resultado de lesiones al montar, fracturas pélvicas o heridas penetrantes del perineo.  Estas lesiones pueden sangrar de manera considerable, aun que es posible que la hemorragia no sea evidente externamente.  La presión directa con un apósito estéril y seco, suele controlar cualquier hemorragia externa.  Como la uretra es el conducto de la orina, es muy importante saber si el paciente puede orinar y si hay hematuria presente.  Por esta razón debe preservar cualquier orina formada, para un examen ulterior en el hospital.  Cualquier cuerpo extraño que haya hecho protrusión de la uretra debe ser retirado en un ambiente quirúrgico.

La avulsión de la piel del escroto, puede dañan el contenido escrotal.  De ser posible, preserve la piel arrancada en un apósito estéril húmedo, para su posible uso en reconstrucción.  Envuelva el contenido del escroto o el área perineal, en una compresa húmeda estéril y use apósitos compresivo local para controlar la hemorragia.  Transporte a este paciente oportunamente al departamento de urgencias.

Los golpes directos al escroto pueden causar ruptura de los testículos o acumulación significativa de sangre alrededor de los testículos.  En cualquiera de los casos, debe aplicar una bolsa de hielo al área escrotal durante el transporte del paciente.

Unas cuantas reglas aplican al tratamiento de las lesiones que afectas órganos genitales masculinos externos.

  • Por ser estas lesiones muy dolorosas, haga que el paciente este tan cómodo como le sea posible.
  • Use compresas húmedas estériles para cubrir las áreas que se haya desprendido piel.
  • Aplique presión directa con apósitos de gasa estériles y secos, para controlar la hemorragia.
  • Nunca mueva ni manipule, instrumentos o cuerpos extraños impactados en la uretra.
  • De ser posible, identifique y lleve siempre al hospital partes avulsadas con el paciente.

Recuerde que estas son lesiones que raramente ponen el peligro la vida y no deben recibir prioridad sobre otras heridas graves o condiciones amenazantes de vida.

Lesiones de la vejiga urinaria


Lesiones de la vejiga urinaria

Las lesiones de la vejiga urinaria, ya sean contusas o penetrantes, pueden causar su ruptura. Cuando esto sucede, la orina se derrama en los tejidos circundantes y es probable que cualquier orina que pase a través de la uretra sea sanguinolenta. Las lesiones contusas del abdomen inferior, o de la pelvis, con frecuencia causan estallamiento de la vejiga urinaria, en particular cuando la vejiga está llena y distendida. A menudo, fragmentos de hueso afilados de una fractura de la pelvis, perforan la vejiga urinaria.

Las heridas penetrantes de la parte media del abdomen inferior, o el peritoneo que es el o piso pélvico y las estructuras asociadas que ocupan la salida de la pelvis, pueden implicar directamente la vejiga urinaria. En el hombre, la desaceleración súbita de un vehículo motor o un choque de motocicleta, pueden literalmente despender la vejiga urinaria de la uretra.
Sospeche de una posible lesión de la vejiga urinaria, si ve sangre en la abertura uretral o si hay signos físicos de traumatismo en el abdomen inferior, pelvis o peritoneo. Puede haber sangre en la punta del pene o tinción en la ropa interior del paciente.
La presencia de lesiones asociadas, o el estado de choque, dictara la urgencia del transporte. En la mayor parte de los casos proporciones un pronto transporte y vigile los signos vitales del paciente en ruta.

A %d blogueros les gusta esto: