Archivos de etiquetas: respiracion

Evolución continua – lesiones de ojos


Evaluación continua

Reevalúe las áreas examinadas durante la evaluación inicial, enfocándose en la vía aérea, respiración, pulso, perfusión y hemorragias.  Pregúntese, si son todavía adecuadas y reevalúe los signos vitales; los cambios en los signos vitales le ayudaran a saber si el estado de su paciente esta mejorando o empeorando.  Reevalúe también, las intervenciones y tratamiento que ha proporcionado.  Pregúntele al paciente sobre los cambios en la visión, desde que se inició su encuentro.  En presencia de lesiones serias, asegúrese de que el vendaje cubra está cubriendo aun los ojos, no este presionando el globo ocular.

Signos vitales iniciales – lesiones de ojos


Signos vitales iniciales

Evalué los signos vitales iniciales para observar los cambios que puede excrementar el paciente durante el tratamiento.  La tensión arterial, el pulso, el examen de la piel y las respiraciones, pueden indicar que tan bien el paciente está tolerando la situación. Una tensión arterial menor a 100 mm Hg, con un pulso débil, rápido y la piel fría y húmeda blanca o gris, debe alertarlo sobre la presencia de un choque.  Recuerde que debe preocuparse por la presencia de hemorragias vivibles en la cara y por hemorragias no visibles dentro de una cavidad del cuerpo.  Es probable que la evaluación de las pupilas se haya efectuado durante la evaluación de la lesión del ojo.

Decisión de transporte – evaluación inicia, lesiones de ojos


Decisión de transporte

Si el sujeto que está tratando, tiene un problema de la vía aérea, de respiración o está sangrando de manera profusa, es un paciente prioritario y debe considerar un rápido transporte al hospital para el tratamiento adecuado.   Si no tiene signos de hipoperfusión u otras lesiones que pongan en peligro su vida, debe tomar en cuenta que las lesiones de ojo son serias y debe ser transportado al hospital en forma tan segura y rápida como sea posible.  En algunas situaciones, la cirugía y/o restauración de la circulación del ojo necesitan realizarse en un lapso de 30 minutos o pueden dar por resultado ceguera permanente.  No debe demorar el traslado de un paciente lesionado de gravedad, en particular de uno con una hemorragia significativa, aunque esté controlada con el propósito de complementar un historial de examen físico enfocados; estos pueden continuar durante el transporte.  Para lesiones serias aisladas del ojo, debe considerarse que el transporte sea a un centro especializado en cuidados de los ojos, dependiendo del protocolo.

Vía aérea, respiración y circulación – evaluación inicial – lesiones de ojos


Vía aérea, respiración y circulación

Cuando comience la evaluación inicial, considere la necesidad de hacer una inmovilización vertebral manual, mientras determina si el paciente tiene la vía aérea permeable y despejada.  Si el paciente es no responsivo o tiene un nivel de conciencia notablemente alterado, considere la inserción de una cánula orofaringea o nasofaríngea del tamaño apropiado, según sea necesario, para ayudar a mantener la vía aérea.  Verifique ruidos respiratorios claros y simétricos, luego administre oxígeno en flujo alto o suministre ventilación asistida con un dispositivo bolsa-válvula-mascarilla, según se requiera, dependiendo del nivel de conciencia de su paciente, así como también la frecuencia y calidad de la respiración.  Recuerde que las lesiones traumáticas del ojo, como cualquier otra lesión facial, tienen el potenciar de afectar la vía aérea y debe vigilarse.

Palpe la pared del pecho en búsqueda de DCAP-BLS [deformidades, contusiones, abrasiones, punciones/penetraciones, quemaduras (Burns), laceraciones y edemas (swelling), sensibilidad al tacto, inestabilidad y crepitación].  Debe examinar con rapidez la frecuencia y calidad del pulso; determinar el estado, color y temperatura de la piel, y verificar el tiempo de llenado capilar.  Si es visible una hemorragia notable, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  La hemorragia significativa es una condición amenazante de vida.  Si el paciente tiene una hemorragia obvia que pone en peligro la vida, debe controlarse de inmediato.  Esto puede ser difícil de hacer sin causar presión indebida sobre el propio ojo, en presencia de un traumatismo facial intenso; sin embargo, debe tener cuidado de no poner presión sobre el ojo durante el vendaje porque puede empeorar la lesión.  Las heridas en los tejidos blandos del parpado y el área circundante, tienden a sangrar libremente, pero por lo general no amenazan la vida y suelen ser fáciles de controlar.

Impresión general – evaluación inicial – lesiones de ojos


Impresión general

En la mayoría de las personas, las lesiones de los ojos tienen potencial de causar una discapacidad permanente y por lo tanto crean u alto grado de ansiedad.  Esta afectará la manera en que los pacientes interactuarán con usted, como proveedor de los cuidados.  Permanezca calmado y profesional.  Al acercase al paciente traumatizado debe observar indicadores importantes que lo alerten sobre la seriedad del estado del paciente.  Cualquier lesión de los ojos puede ser la molestia principal obvia, cuando se acerca al paciente; sin embargo, es posible que el sujeto tenga otras lesiones o trastornos médicos que necesitan evaluarse y tal vez tratarse.  La impresión general le ayudara a desarrollar un índice de sospecha de lesiones serias y determinar su sentido de urgencia de intervención medica.  ¿está el paciente despierto o es un paciente no responsivo?, ¿es su lenguaje claro o entrecortado?  para determinar el nivel de consciencia se la escala AVDI (Alerta o despierto; responsivo a estímulos verbales o dolor, inconsciente).  Estas simples interacciones con el paciente, al acercarse y comenzar los cuidados, proporcionaran información sobre cómo tratar problemas en la evaluación inicial en particular como tratar problemas de vías aéreas, respiración y hemorragias.

Evaluación inicial – quemaduras


Evaluación inicial

Impresión general

Al acercarse al paciente de trauma por quemaduras, indicios sencillos pueden ayudarlo a identificar que tan graves son las lesiones y que tan rápido tiene que evaluarlo y tratarlo.  Si su paciente lo recibe con voz tonca o le comunica que ha estado encerrado en un espacio con un incendio o una fuente intensa de calor, esto debe ser una indicación de un ML importante.  En forma similar, si el paciente tiene vello facial, las cejas, los pelos nasales o el bigote quemados, su impresión general puede ser que el paciente tiene un problema potencial en la vía aérea y/o respiratoria.

El abuso de niños y ancianos son situaciones desagradables de tratar, desafortunadamente, a menudo son entornos que incluyen quemaduras.  Al entrar en una escena en la cual hay quemaduras implicadas esté atento a fuentes de alarma o “luces rojas”, que puedan indicar abuso.

El paciente quemado puede tener lesiones gráficas, sin embargo, no debe distraerse de la evaluación inicial; al comienzo ésta siempre debe ser considerar la necesidad de estabilización vertebral manual y determinar la capacidad de responder usando el AVDI.

Vía aérea y respiración

Asegure que el paciente tiene la vía aérea despejada y permeable, si el paciente no responde o tiene un nivel de conciencia alterado de forma significativa, considere colocar una cánula orofaringea o nasofaríngea del tamaño apropiado.  Este alerta ante signos del paciente que haya inhalado gases o vapores calientes,  así como también, tenga pelo facial quemado u hollín presente dentro o alrededor de la vía aérea; secreciones copiosas y tos frecuente, también pueden indicar una quemadura respiratoria.  Debe realizar la evaluación con rapidez, para identificar una respiración inadecuada.  Palpe la pared torácica, para buscar DCAP-BTLS.

Verifique ruidos respiratorios claros y simétricos, y administre oxígeno a flujo alto o proporcione ventilaciones asistidas con un dispositivo BVM, según sea necesario, dependiendo del nivel de conciencia, así como de la frecuencia y calidad respiratoria de su paciente; evalúe y trate a estos pacientes por posibles lesiones vertebrales y problemas de la vía aérea , de manera concurrente.  La forma en que abra la vía aérea depende de si se sospecha o no una lesión del cuello.  ¿Se habrá cuido el paciente?, ¿las circunstancias que rodean el ML sugieren una posible lesión vertebral?

Evaluación inicial – lesiones cerradas


Evaluación inicial

Impresión general

Al acercarse al paciente traumatizado o paciente de trauma, hay indicadores importantes que lo alertaran sobre la gravedad del trastorno.  ¿Está despierto el paciente e interactuando con su entorno, o yace quieto, sin hacer ruido? ¿Tiene el paciente alguna condición amenazante de vida, como una hemorragia abundante?, ¿Cuál es su color?, ¿está respondiendo de forma apropiada o inapropiada?  Su impresión general, le ayudara a desarrollar un índice de sospecha, de si las lesiones son graves y también le ayudara a determinar qué tan urgente necesita el paciente cuidado.

Es posible que los pacientes de trauma con lesiones cerradas de los tejidos blandos, parezcan tener lesiones menores; sin embargo, durante la evaluación inicial no debe distraerse buscando lesiones escondidas, o más severas.  Por ejemplo: la impresión general de un paciente con un hematoma en la cabeza y disminución de la conciencia, puede indicar una lesión grabe de cabeza.

Vía aérea y respiración

A continuación debe asegurar que el paciente tenga su vía aérea despejada y permeable.  Como hubo un trauma, proteja a su paciente de un posible daño adicional de la columna vertebral, al tarar la vía aérea, previniendo el movimiento de la cabeza y el torso.  Si el paciente no responde o tiene un nivel de conciencia alterado en grado significativo, considere colocar una cánula orofaringea o nasofaríngea; además, debe con rapidez examinar y observar la respiración adecuada.  Palpe el tórax, buscando DCAP-BTLS.  Si se descubre una lesión en los tejidos blandos, en el tórax o el abdomen, verifique que los ruidos respiratorios sean simétricos y claros, luego administre oxígeno en flujo alto o proporciones ventilaciones asistidas, usando un dispositivo BVM, según se requiera, dependiendo del nivel de conciencia y de que su paciente este respirando de forma inadecuada.

Circulación

Debe evaluar de inmediato la frecuencia y calidad del pulso; determinar el estado, el color y la temperatura de la piel y verificar el tiempo de llenado capilar.  Las lesiones cerradas de los tejidos blandos no tienen signos visibles de hemorragia; como el sangrado se está produciendo por dentro del cuerpo, puede presentarse el estado de choque.  Su evaluación del pulso y la piel le darán una indicación del grado de agresividad con el que necesita tratar al paciente.

Decisión de transporte

Durante su evaluación inicial, determine si su paciente necesita un transporte inmediato o estabilización en la escena.  Si el paciente que está tratando, tiene un problema en la vía aérea, en su ventilación, síntomas y signos de choque y/o una hemorragia interna, debe considerar transportarlo rápidamente para ser atendido y solicitar apoyo de SVA.  Aunque el tratamiento en la evaluación inicial está dirigido a atender con prontitud, las condiciones amenazantes de vida, no debe retrasar el traslado de un paciente de trauma o traumatizado, en particular si es uno en el cual la lesión de los tejidos blandos puede ser el signo de una lesión grave más profunda.  Los pacientes con ML intenso, pueden requerir de una exploración rápida para identificar esas lesiones.

Insuficiencia respiratoria – choque


Insuficiencia respiratoria

Es posible que un paciente con lesiones intensas del tórax u obstrucción de la vía aérea sea incapaz de inspirar una cantidad adecuada de oxígeno.

Una concentración insuficiente de oxígeno en la sangre, puede producir un choque tan rápido como en el caso de las causas vasculares, aun cuando el volumen de la sangre, el volumen de los vasos y la acción del corazón sean normales.

Sin oxígeno, los órganos del cuerpo no pueden sobrevivir y sus células pronto se comienzan a deteriorar.  Esta es la razón por la cual, los primeros dos pasos en la reanimación son: asegurar la vía aérea y restaurar las respiraciones.  La circulación de la sangre no oxigenada, no beneficiara al paciente.

Decisión de traslado – hemorragias


Decisión de traslado

Si el paciente que está tratando tiene un problema en la vía aérea, la respiración, o una hemorragia significativa, debe considerar trasladarlo lo mas pronto posible al hospital para el tratamiento médico, así mismo, si el paciente tiene signos y síntomas de hemorragia interna.  El estado de los pacientes que pueden tener una hemorragia significativa, se volverá inestable en forma muy tapida; el tratamiento está dirigido a atender con prontitud las amenazas de vida y a trasportar con rapidez al hospital apropiado más cercano.  Signos como taquicardia, taquipnea, hipotensión, pulso débil y piel pegajosa, indican un inminente colapso circulatorio e implican la necesidad de traslado inmediato y urgente.

Vía aérea y respiración – hemorragias


Vía aérea y respiración

A continuación, asegúrese de que el paciente tenga despejada la vía aérea con la respiración adecuada, verifique los ruidos respiratorios y luego proporcione oxígeno en flujo alto con ventilación asistida por medio de un dispositivo bolsa-válvula-mascarilla, o mascarilla no recirculante, dependiendo del nivel de conciencia y de la frecuencia y calidad de la respiración.  Siempre considere la necesidad de estabilizar la columna vertebral y al mismo tiempo tratar la vía aérea y la respiración del paciente.

A %d blogueros les gusta esto: