Archivos del mes: 31 enero 2015

THE KOBE EARTHQUAKE


Testimony: The Kobe Earthquake, a Lesson of Resilience Capability Twenty Years Ago.

 

One year and eight month after this earthquake and attending a JICA Group Training Curse on “Disaster Prevention Management” at the Training International Centre (TIC) in Tokyo, we had the opportunity to visit Kobe as part of the study program. Before we arrived to the city, we remembered among us those dramatic scenes view through TV-News as for example, many huge fires destroying different residential areas in the city and the elevated main road that crossed along the city fully overturn laying down.

 

But, one year and eight month later we were rolling over them as nothing had happened ever and being put it in service again just a week before we visited Kobe. There was no one damaged building to be seen at a first glance any where, just some few containers here and there converted into emergency housing. A hospital facility and the Prefecture building, both suffering the crush of an entire floor at middle high, with the help of modern technology applied, they were still in service again. Our official reception took place at the Hyogo Prefecture indeed. A full new experience was to take care of homeless old people; the local government raised up a building specially for them, but not a pair of elderly people moved there because to live in it resulted strange for them, they just wanted their tiny traditional one stock houses. It is very probable that this fact has generated globally more concern for elderly people facing disasters like an earthquake, since Japan has a millenary tradition in this sense.

 

Although disaster countermeasures did not flow as smooth as expected that day: lifelines cut down and communication systems interrupted or not working at all and letting authorities ‘blind, deaf and dumb’ for at least four hours -so the Operation Officer in charge that day told us- the resilience phase from Kobe’s earthquake -even though this expression was not still in use within Disaster Prevention Management-, for being it one of the greatest contemporary catastrophes in terms of life losses and damages, it must remain an unforgettable lesson for today’s Disaster Risk Reduction and Resilience Management worldwide.

 

Loving our mother earth and all that we are, because of what it has given us, is not being “patriotic”, is simply a matter of human sensitivity -not of scenic sentimentality-, of noble sentiments -not of empty mawkishness-. In this sense, allow me to quote here the thought of the Japanese Government, expressed in the “Evaluation Report on the Effects of Earthquake of Kobe”.

 

“The Government seeks funding necessary to implement the proposed measures, as it believes that the Japanese people love their land, the same that gives them the daily bread, so, it must be protected and preserved as intact as possible, since their wellness, their families, their property and their future depend also on it “

 

 

Jorge E. Gorigoitía Gándara

Disaster Prevention Management Specialist

JICA Group Training Curse, Oct-Dic. 1996

Anuncios

TERREMOTO DE KOBE


 

Testimonio: El terremoto de Kobe, una lección de capacidad de resiliencia veinte años atrás.

 

Un año y ocho meses después de este terremoto, participando en un Curso Grupal de Capacitación promovido por JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón): “Administración de la Prevención de Desastres”, en el Centro Internacional de Capacitación, de Tokio, se nos presentó la oportunidad de visitar la ciudad de Kobe, como parte del programa de estudios. Antes de arribar a esa ciudad, recordamos entre nosotros aquellas dramáticas escenas vistas a través de las noticias de la televisión, como por Ej.: numerosos incendios destruyendo diversas áreas residenciales de la ciudad y la carretera que cruza la ciudad totalmente volcada en el suelo.

Sin embargo, un año y ocho meses más tarde íbamos rodando sobre esa carretera como jamás hubiese pasado nada, habiendo sido puesta en servicio apenas una semana antes de nuestra visita a Kobe. A primera vista no se veía por ninguna parte un edificio dañado, sólo unos pocos contenedores aquí y allá convertidos en alojamientos de emergencia. Una instalación hospitalaria y el edificio de la Gobernación que sufrieron el asentamiento de un piso entero a media altura, estaban nuevamente en servicio gracias al auxilio de moderna tecnología aplicada. Nuestra recepción oficial tuvo lugar precisamente en la Gobernación de Hyogo. Toda una nueva experiencia fue preocuparse por las personas mayores que habían perdido sus viviendas; el gobierno local construyó un edificio especialmente dirigido a ellos, pero ninguno quiso mudarse a éste porque les resultaba extraño vivir ahí, los adultos mayores sólo querían sus tradicionales casas pequeñas de un piso. Es muy probable que a partir de aquí se generara a nivel global una mayor preocupación por las personas mayores enfrentadas a un desastre como ser, un terremoto, teniendo en cuenta que Japón posee una milenaria tradición en este sentido.

A pesar de que ese día las medidas contra desastres no fluyeron tal como se esperaba: líneas vitales cortadas y los sistemas de comunicación interrumpidos o simplemente sin funcionar, dejando a las autoridades “ciegas, sordas y mudas” al menos por cuatro horas –según nos lo relató el Oficial a cargo de Operaciones ese día-, la fase de resiliencia del terremoto de Kobe –aún cuando esta expresión apenas se conocía dentro de la jerga de Administración de la Prevención de Desastres-, por ser ésta una de las mayores catástrofes contemporáneas en términos de pérdida de vidas y daños, esta catástrofe debe permanecer hoy como una lección inolvidable para la Administración de la Reducción del Riesgo de Desastres a nivel mundial.

Amar nuestra madre tierra y todo lo que somos gracias a lo que ésta nos ha dado no es ser “patriotero”, es simplemente un asunto de sensibilidad humana –no de sentimentalismo escénico-, de sentimientos nobles –no de sensiblería vacía-. A este respecto me permito citar el pensamiento del Gobierno japonés, expresado en el “Informe de Evaluación de los Efectos del Terremoto de Kobe”

“El Gobierno procura la financiación necesaria para poner en práctica las medidas previstas, ya que considera que el pueblo japonés ama su tierra, la misma que les da sustento diario, por lo que debe ser protegida y preservada lo más intacta posible, ya que su bienestar, sus familias, su propiedad y su futuro dependen también de ella”.

 

Jorge E. Gorigoitía Gándara

Disaster Prevention Management Specialist

JICA Group Training Curse, Oct-Dic. 1996

EDUCACION CONTINUADA


 1.9 EDUCACIÓN CONTINUA

 

Una vez que ya haya concluido el ciclo de aprendizaje que le proporciona su curso de entrenamiento inicial, debe asumir la responsabilidad de dirigir su propio estudio y aprendizaje.  Como TEM-B, se le pedirá cada año asistir a cierto número de horas de educación continua,  aprobada para TEM-B.   Actualizar y expandir su conocimiento y destreza es su obligación.    En muchos servicios, las horas requeridas son proporcionales por el oficial de entrenamiento y el director médico.   En cada país la mayor parte de los programas de educación del SME y hospitales ofrecen varias oportunidades de educación continua regular.  También puede asistir a conferencias estatales o nacionales del SME para actualizarse en temas locales, así como los cursos institucionales de actualización.  Como hay muchos niveles de certificación, debe asegurarse de que la educación, que reciba está aprobada y enfocada para el TEM-B.  Si decide no permanecer como un TEM-B sino alcanzar un nivel más alto de entrenamiento y certificación, depende de usted,  no deje pasar las oportunidades  para superarse cada día más. Tome ventaja de todas las oportunidades, esta es la clave para ser un mejor TEM y proporcionar cuidados de alta calidad incrementando siempre el conocimiento y las destrezas.

Los TEM tienen conocimientos y destrezas especiales para atender pacientes en situaciones de emergencia.  La autoridad que le es delegada para atender pacientes es muy especial.  El mantenimiento de sus conocimientos y destrezas es una responsabilidad sustancial.  El conocimiento y las destrezas que son aprendidos en cualquier  profesión se deterioran cuando no se usan de forma continua.  Por ejemplo la RCP.  Si no ha usado estas destrezas desde su entrenamiento inicial, es probable que practique la RCP en forma inferior a la deseable.  La educación continua y los cursos de actualización son una forma muy importante de mantener sus conocimientos y destrezas.

FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES QUE DESEMPEÑA UN TEM-B


Como TEM-B, usted será el primer profesional de cuidados de la salud que evaluará y tratará a su paciente, como tal, tiene ciertas funciones y responsabilidades.  Con frecuencia, la recuperación de un paciente es consecuencia que los cuidados del TEM-B le proporciono en el campo y de su habilidad para identificar a pacientes que necesitan ser transportados de inmediato.

FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES QUE DESEMPEÑA EL TEM-B

“cuadro de estudio”

  • Asegurar su propia seguridad, la de sus compañeros, el paciente y otros en su escena.
  • Localizar y manejar de forma segura la escena.
  • Definir la escena y la situación.
  • Evaluar con exactitud el estado general neurológico, respiratorio y circulatorio del paciente.
  • Suministrar cualquier intervención esencial inmediata.
  • Practicar una evaluación minuciosa y precisa del paciente.
  • Obtener la historia SAMPLE expandida.
  • Obtener una impresión clínica y proporcionar un cuidado pronto, eficiente y prioritario con base en su evaluación.
  • Comunicarse de forma efectiva con el paciente e informarle sobre cualquier procedimiento que realice.
  • Interactuar de manera apropiada y comunicarse con el personal de rescate, bomberos, respondientes las autoridades que ejecutan la escena.
  • Identificar a los pacientes que requieran una atención y preparación rápida e indicar el traslado sin demora.
  • Identificar pacientes que no necesitan cuidados de urgencia rápidos y que se beneficiaran con una evaluación detallada adicional y atención antes que se movilicen o transporten.
  • Preparar al paciente de manera apropiada para su traslado.
  • Levantar en forma segura al paciente desde su localización inicial a la ambulancia.
  • Proporcionar un trasporte seguro y apropiado al departamento de urgencias del hospital u otro sitio asignado.
  • Dar el informe necesario por radio al centro de control médico, centro regulador de urgencias médicas o al servicio de urgencias del hospital.
  • Suministrar una evaluación de tratamiento adicional camino al hospital.
  • Monitorear al paciente y verificar sus signos vitales rumbo al hospital.
  • Documentar todos los hallazgos y cuidados del paciente en el informe del caso.
  • Bajar al paciente de la ambulancia en forma segura y después de dar un informe verbal apropiado, trasferir el cuidado del paciente al persona del departamento de urgencias.
  • Salvaguardar los derechos del paciente.

ATRIBUTOS PROFESIONALES

Como TEM-B, ya sea a sueldo o voluntario, usted es un profesional de atención de la salud.  Parte de su responsabilidad es asegurar que le cuidado del paciente tenga una alta prioridad sin poner en peligro su propia seguridad ni la de otros.  Otra parte de su responsabilidad es hacia usted mismo y hacia sus compañeros, así como también conservar su presentación personal y comportamiento de forma impecable en todo momento.  La apariencia, incluyendo los uniformes, el cabello largo, los tatuajes y los pirsin, suelen ser regulados por las políticas de las distintas instituciones.   Su actitud y conducta deben reflejar su conocimientos y demostrar que esta sinceramente comprometido  y decidido a servir a cualquier persona que este lesionada o en una situación de  emergencia médica.   Su  aspecto y modo de ser le ayudan a crear confianza y a calmar la ansiedad del paciente.  Se espera que usted actúe bajo presión con compostura y confianza en sí mismo.  Generalmente los pacientes y familiares bajo tensión deben ser tratados con compasión, respeto y comprensión.

La mayor parte de los pacientes nos trataran con respeto y aprecio, pero otros serán agresivos y rudos.  Algunos pacientes no cooperaran, serán exigentes, desagradables, ingratos y/o desmedidos verbalmente.  No debemos emitir juicios, y debemos controlar nuestros impulsos o tendencias a reaccionar de forma negativa ante tal conducta.  Recuerde que cuando los individuos estas heridos, enfermos, bajo tensión, asustados, abatidos, bajo la influencia del alcohol o de las drogas, o se sienten amenazados, reaccionando a menudo con una conducta inapropiada, ante quienes estamos tratando de ayudarlos  y atenderlos.  Todo paciente sin importar su actitud, merece compasión, respeto y los mejores cuidados que se les pueda proporcionar siempre en apego a nuestros principios fundamentales.

Una gran parte de los individuos pueden obtener cuidados médicos regulares apropiados y cuando enferman están rodeados de familiares y amigos que los atenderán.  Sin embargo cuando es llamado a una casa para atender un problema médico que claramente no es una urgencia, recuerde que para algunas personas llamar una ambulancia y ser trasportado al servicio de urgencias es la única forma de obtener atención médica.

Como un TEM-B nuevo o primíparo, recibirá siempre asesoría y entrenamiento de los TEM de mayor experiencia con los que trabaja.  En unos casos excepcionales vera como algunos de sus compañeros de trabajo por más experimentados y diestros que puedan ser,  expresaran menosprecio insensible sobre algunos tipos de pacientes.  No debe dejarse influir por las actitudes no profesionales.

Como profesional, usted está comprometido con la confidencialidad del paciente.  No debemos discutir con persona alguna jamás sobre sus hallazgos, ni revelaciones hechas por el paciente, excepto con quienes están tratando al paciente o según lo requiera la ley, como las agencias de seguridad pública (policía) u otras agencias sociales; asimismo, evitara cuestionar al paciente sobre aspectos personales, de actividades, u otra información que no sea sobre la salud del mismo.  Cuando discuta una situación de emergencia con sus compañeros para hacer retroalimentación, tenga cuidado de dar cualquier información que pueda revelar el nombre o la identidad de los pacientes que ha tratado.  Igualmente guardara la confidencialidad en su casa o con amigos.

COMPONENTES DEL SISTEMA MEDICO DE EMERGENCIAS SME


1.7  COMPONENTES DEL SISTEMA MEDICO DE EMERGENCIAS SME

ACCESO

Es esencial lograr un acceso y facilitar ayudar al necesitado en una situación de emergencia, en la mayor parte de los países está al alcance un centro de comunicaciones de emergencia, que envía policías, bomberos, unidades de ambulancias, con distintos números de marcación, MEX-066, COL-123, VEZ 171, PER-117, CHL 131 –BRA 128, en general Latinoamérica la mayoría de los países es el 911 con las excepciones antes mencionadas, USA 911, EUROPA el 112.  En estos centros de comunicación los despachadores están entrenados para obtener la información necesaria de quien llama y siguiendo los protocolos envían a quienes puedan ayudar o ser necesarios en esa emergencia reportada.  El funcionamiento en general es simplemente un único número que enlaza a las entidades, como Bomberos, policía Protección o Defensa Civil, Cruz Roja y las autoridades gubernamentales que se requieran.  Generalmente una vez entra la llamada de emergencia se congelara en una pantalla hasta que la ayuda sea despachada, en algunos países se hace seguimiento de la emergencia haciendo más fácil el despacho de más ayuda si es necesario.  Cabe anotar que algunas empresas de teléfonos celulares o móviles, tienen este servicio.

Entrenar al público sobre cómo llamar a la unidad de comunicaciones de emergencia, es parte fundamental en la educación escolar de todos los países.  Estos sistemas utilizan la tecnología de un sistema de posicionamiento global GPS por sus siglas en ingles.  Como es de entender este sistema que requiere todavía de muchos años para implementarse a nivel global.    En algunos países ya se ha implementado un sistema llamado DME Despacho medico de emergencias (DME), que ayuda a los despachadores a proporcionar información o instrucciones vitales para ayudar a enfrentar una emergencia médica, hasta que llegue el equipo del SME.  Los despachadores disponen de entrenamiento y material escrito o protocolos para poder proporcionar de información ágil y veraz para quienes llamas buscando ayuda.  Este Sistema también ayuda a seleccionar de manera apropiada unidades con recursos para responder a una solicitud de asistencia.  Es un deber del despachador transmitir de forma oportuna toda la información pertinente y disponible al equipo responsable.  No obstante hay que tener en cuenta que a pasar de la tecnología en muy pocas ocasiones el despachador podrá ver realmente lo que está ocurriendo en la escena y es muy frecuente que el panorama de la emergencia sea muy distinta a como se reportó al despachador.

En la mayor parte de los países, este sistema pertenece al Departamento de Bomberos, en otros al Departamento de Policía, en algunos países son servicios privados o públicos, en fin se presta el servicio de SVB o SVA, según el contratista.  En algunos países el servicio SVA es proporcionado por TEM-P, que pertenecen a algún hospital o que pueden cubrir varios pueblos o localidades de una misma región.    Con frecuencia se están generando varias tecnologías que pueden asistir a los respondientes donde se encuentran sus pacientes.  Los teléfonos celulares o móviles, pueden enlazarse con unidades GPS para exhibir su ubicación.  Los escuadrones de rescate pueden transmitir su posición al despachador y este a su vez puede radiar la ubicación de una llamada a un mapa digital en movimiento, al escuadrón completo con direcciones paso a paso.  Las bases de datos médicos pueden rastrearse y la información del paciente puede descargarse directamente a la laptop del TEM o a la base de datos.  La rapidez de los avances tecnológicos en comunicaciones hace que el servicio con mucha frecuencia se vuelve obsoleto en corto tiempo y esto nos obliga a estar permanentemente entrenados y actualizados como TEM.  También existen organizaciones como la nuestra OIDETAM quienes por ser una organización de alerta temprana, tenemos sistemas de comunicaciones enlazados con todos nuestros asociados, y  estamos siempre pendientes de los acontecimientos o situaciones de emergencia de los distintos países miembro o no, para activarnos en mesas de trabajo e iniciar gestiones de ayuda a través de los gobiernos nacionales.

ADMINISTRACIÓN Y POLÍTICA

Cada Servicio del sistema Medico de Emergencias SME opera en un área de  servicio primaria ASP, también conocida como área de cobertura, la cual se encarga de la provisión de cuidados prehospitalarios de emergencias y del transporte de los enfermos y lesionados a hospital.

Los servicios del SME suelen ser administrados por un coordinador local.  Las operaciones diarias y la dirección general del servicio son proporcionadas por un jefe de guardia o jefe de turno nombrado,   o por un oficial subordinad.  Para proporcionar directrices claras, la mayor parte de los servicios tiene sus políticas y procedimientos operativos escritos, cuando nos unimos a un servicio, debemos leerlos y seguirlos.

DIRECCIÓN MÉDICA Y CONTROL

Cada SME tiene a un médico como Director Médico, que autoriza a los TEM en servicio para proporcionar los cuidados médicos en el campo o escena.  El cuidado apropiado para cada lesión, trastorno o enfermedad que se encuentre en la escena será determinada por el director médico y está plasmado en un conjunto de órdenes y protocolos escritos, en vigencia.  Estos últimos están puntualizados en una amplia directriz que traza el campo de acción en la práctica del TEM.  Las órdenes vigentes forman parte de los protocolos y proyectan lo que requiere el TEM en caso de un malestar o trastorno especifico.

El director médico proporciona el enlace permanente entre la comunidad médica, los hospitales y los TEM en servicio.  Si surgen problemas de tratamiento deben considerarse diferentes procedimientos, estos se refieren al director médico para su decisión y acción.  Para asegurar que se cubren todos los estándares de entrenamiento, el director médico determina y aprueba la educación y el entrenamiento continuos que son requeridos de cada TEM en servicio, así como también aprueba cualquier entrenamiento que se obtenga en otro lugar.

La dirección médica puede ser, Indirecta: fuera de línea según sea autorizado o por el director médico.

Directa: direcciones dadas por teléfono o por radio de manera directa por el director médico o un médico designado.   La dirección médica puede ser transferida por el médico designado.  El control médico indirecto sigue órdenes vigentes, según entrenamiento y supervisión autorizadas por el director médico.  Cada TEM debe conocer y seguir los protocolos desarrollados por su director médico.

Los protocolos del servicio también identifican al médico del SME, por lo general está en un hospital local con quien se puede poner en contacto por radio o teléfono para la dirección médica durante la llamada (Directa en línea).  En algunas llamadas, una vez que una equipo ha iniciado el cuidado inmediato de emergencia y da su informe por radio el médico de control en línea puede confirmar o modificar el plan del tratamiento propuesto, o prescribir cualquier otra orden adicional que el TEM debe seguir para ese paciente.  El punto en el que el TEM debe dar su informe u obtener dirección médica en línea puede variar.

CONTROL DE CALIDAD Y MEJORAMIENTO

El director médico es el responsable de mantener el control de calidad, asegurando que todos los miembros del personal que estén implicados en los cuidados de los pacientes, cumplan los estándares de los cuidados médicos apropiados en cada llamada.  Para proporcionar este control de calidad, el director médico y el resto del personal repasan los informes de casos, auditan los registros administrativos y entrevistan los pacientes.

El mejoramiento continuo de calidad (MCC) es un sistema de revisiones y auditorías internas y externas continuas de todos los aspectos del SME.  Para proporcionar el MCC, se realizan reuniones periódicas de revisión en curso, en las cuales todos los que están implicados en el cuidado de paciente, repasan los informes, y luego exponen el área de cuidados que parecen necesitar cambios o mejoras.  También se discute la retroalimentación positiva.  Si parece que un problema fue repetido por un TEM o un equipo, el director médico discutirá los detalles con los individuos implicados.  El proceso del MCC está diseñado para identificar las áreas de mejoramiento y, de ser necesario, asignar entrenamiento reparador o llevar a cabo otra actividad educacional.  El director médico es responsable de asegurar que haya disponible educación continua apropiada.

La información y las destrezas en los cuidados médicos de emergencias cambian de forma constante.  Es necesario refrescar el entrenamiento o educación continua, equipamiento y comprensión de enfermedades y traumatismos críticos.  Igualmente, cuando no se ha usado un procedimiento particular durante algún tiempo, pude ocurrir un deterioro de la destreza.  Por lo tanto, su director médico debe establecer un programa de tratamiento para corregir esa deficiencia.  Por ejemplo: el médico de un departamento de urgencias nota que a pesar de sus evaluaciones, muchos TEM-B, están pasando inadvertidas un gran número de fracturas cerradas de huesos largos, dando por resultado un cuidado pre hospitalario deficiente.  Una auditoria subsecuente conduce a un repaso y sesión de re-entrenamiento para evaluación y cuidado de fracturas.  Este mismo proceso se puede aplicar a la RCP o cualquier otro tipo de destrezas que no se usa con frecuencia.  Asegurarse de que sus destrezas y conocimientos sean actuales es uno de los compromisos continuos de un TEM.

OTRA CONTRIBUCIÓN MÉDICA

El SME es una extensión de los cuidados médicos de Emergencia de un departamento de urgencias por médicos y otros especialistas quienes dan cuidados definitivos hospitalarios.  Además de la supervisión proporcionada por el director médico y los médicos de la dirección médica en línea, su entrenamiento y practicas se basan en la contribución de asociaciones de especialidades profesionales a nivel internacional, nacional, estatal, y local.

Como TEM-B, somos parte de una secuencia profesional ininterrumpida de cuidados proporcionados a pacientes que con frecuencia tienen trastornos que ponen en peligro nuestras vidas.  Los médicos están en la cima de esta pirámide profesional continua muchos de ellos expertos en las especialidades de la medicina de urgencia, traumatología, ortopedia, cardiología, anestesiología, radiología, y otras disciplinas médicas, participan en el trabajo continuo del SME.  Los esfuerzos de estos grupos multidisciplinarios de trabajo agrupados en, a asociaciones, como la academia americana de cirugía ortopédica, el colegio americano de cirujanos, y la asociación nacional de médicos del SME, incluyen publicaciones, investigaciones, establecimiento y estándares para reforzar la calidad de la educación continua.

REGULACIÓN

Cada SME tiene sus propios, director médico, programas de entrenamiento, , protocolos y prácticas, deben ajustarse a la legislación vigente, reglas, regulaciones, reglas y directrices nacionales, emitidas por el ente regulador.  Dependiendo de los países, la vigilancia y coordinación será, autorizar, auditar y regular a todos los servicios del SME, entrenamiento de instituciones, cursos, instructores, y proveedores de cuidados de salud dentro del país, departamento, estado, municipio, ciudad o pueblo, bajo la autorización y supervisión directa del Gobierno Nacional correspondiente.

EQUIPO

Como TEM-B usara una amplia gama de equipos de emergencia.  Durante su instrucción y entrenamiento, irá adquiriendo pericia con una variedad de aparatos y dispositivos que puede necesitar en una llamada.  También aprenderá cuando está indicado su uso y cuando no; aprendiendo así cuando será benéfico y cuándo podrá causar daño.  Aunque parezca igual el uso de diferentes modelos y marcas de un dispositivo con los mismos principios y métodos genéricos, existen ciertas variaciones y particularidades de un modelo a otro.  Cuando se una a un servicio, deberá verificar cada pieza clave antes de acudir a cumplir su deber, para asegurarse de que todo está e su lugar asignado, funcionando de manera apropiada, y que está familiarizado con el modelo especifico que llevamos en la ambulancia.

LA AMBULANCIA

Uno de los requisitos indispensables para ser operador de ambulancias es ser TEM. Por lo tanto debe estar familiarizado con las calles en su área de cobertura o sector.   Antes de entrar en servicio, deberá verificar todo el equipo y los suministros, así como también el equipo de comunicaciones que lleva la ambulancia, y asegurarse que ésta tenga combustible, aceite y que las llantas estén en buenas condiciones y apropiadamente infladas.  También debe probar cada uno de los controles del conductor y cada unidad integrada, al igual que el revisar el compartimiento del paciente.  Si no ha conducido antes esa ambulancia específica, es una buena idea sacarla y familiarizarse con ella antes de responder a una llamada.  El mantenimiento y el manejo seguro de la ambulancia lo veremos en detalle en el capítulo 35.

TRANSPORTES A CENTROS ESPECIALIZADOS

Además de los departamentos de urgencias de los hospitales, existen también centros que se especializan en tipos específicos de cuidados como traumatología, quemaduras, toxicología, pediatría, y geriatría.  La mayoría de ellos mantienen personal de cirujanos y otros especialistas de planta.  Por lo general, solo unos cuantos hospitales están designados como centros de especialidad.  El tiempo de transporte a un centro de especialidad puede ser un poco más prolongado que al de un departamento de urgencias, pero los pacientes recibirán tratamiento definitivo más rápido.  Debe conocer la ubicación de estos centros en el área, cuando de acuerdo con los protocolos, debe transportar directamente al paciente a uno de ellos.  A veces, será preferible el transporte aéreo-médico.  Deben considerarse muchos factores cuando se llame a un transporte aéreo-médico: el clima, las condiciones atmosféricas, el tiempo, el área de aterrizaje, la capacidad del personal de vuelo frente al de tierra, entre otros.  En estos casos de protocolos vigentes, así como la experiencia y el conocimiento de los recursos disponibles, guiaran nuestra decisión.

TRANSPORTE ENTRE ENTIDADES DE ATENCIÓN

Algunos servicios del SME proporcionan transporte entre instalaciones para pacientes no ambulatorios o con padecimientos médicos, agudos como crónicos, que requieren monitoreo médico que puede incluir la transferencia de pacientes de ida y vuelta a los hospitales, servicios de lactancia calificados, asilos y residencias de retiro sus residencias particulares.

Durante el transporte en ambulancia, la salud y el bienestar del paciente son responsabilidad de los TEM.  Debemos obtener en curso, la historia clínica del paciente, su malestar principal, los signos vitales y hacer valoración del paciente.  En ciertas circunstancias, dependiendo de los protocolos locales, una enfermera, medico, terapeuta respiratorio o equipo médico, acompañaran al paciente cuando requiera de cuidados que excedan el campo de la práctica del TEM.

TRABAJANDO CON EL PERSONAL DEL HOSPITAL

Esta experiencia le ayudara a comprender como sus cuidados afectan la recuperación del paciente y enfatizara la importancia y los beneficios de los cuidados prehospitalarios apropiados.  También le mostrara las consecuencias de las demoras, los cuidados inadecuados y el criterio pobre.

No es probable que enfermeras, médicos y otros profesionales médicos lo acompañen en el trabajo de campo con regularidad para proporcionar instrucciones personales sobre la marcha.  Sin embargo puede consultar con el personal médico apropiado usando radios a través del procedimiento de control médico establecidos.

En el departamento de urgencias, el personal del hospital lo puede entrenar mostrándole técnicas de evaluación y tratamiento en los pacientes.  Un médico o enfermera puede actuar como instructor sobre temas médicos en su programa de entrenamiento.  A través de estas experiencias, se sentirá más cómodo usando términos médicos, interpretando signos y síntomas, y aplicando destrezas en el tratamiento del paciente.

Con frecuencia el personal del hospital muestra buena disposición para ayudarlo a mejorar sus destrezas y eficiencia durante su carrera.  Es posible que algunos médicos y enfermeras hayan completado el currículo del TEM como parte de su entrenamiento formal.  El mejor cuidado del paciente ocurre cuando todos los proveedores de cuidados tienen una relación estrecha entre ellos.  Esto les dará la oportunidad de discutir problemas mutuos y beneficiarse con las experiencias de unos y otros.

TRABAJANDO CON AGENCIAS DE SEGURIDAD PUBLICA

Algunos trabajadores de seguridad pública tienen entrenamiento del SME.  Como un TEM-B debe familiarizarse con las funciones y responsabilidades que desempeñan estas agencias. El personal de ciertas agencias están mejor preparado que el TEM para realizar ciertas funciones.  Por ejemplo los empleados de una compañía de servicios eléctricos están mejor equipados que usted para controlar las líneas caídas.  El personal que hace cumplir la ley es más capaz de controlar escenas violentas y de tráfico, mientras que nosotros como TEM estamos mejor capacitados para proporcionar cuidados de urgencia.  El manejo eficaz del escenario y del paciente dará por resultado que trabajemos juntos y reconozcamos que cada persona tiene su talento especial y un trabajo que realizar.  Recuerde que el mejor y más eficiente cuidado del paciente se logra por medio de la cooperación entre agencias.

ENTRENAMIENTO

En la mayoría de los países, el entrenamiento es dirigido por muchos educadores del SME y otras áreas de las emergencias, todos ellos son responsables de coordinar y entrenar tanto presencial como educación continuada, estos instructores son aprobados y certificados, por distintas organizaciones.  Para ser certificado en algunos países, un instructor debe tener extenso entrenamiento en su área de desempeño tanto práctica como educacional, y enseñar durante un periodo designado mientras es observado y supervisado por un instructor experimentado.

La mayor parte del entrenamiento en SVA, es proporcionado por una escuela autorizada por las autoridades locales correspondientes.  Muchas de las clases y sesiones de grupo, serán presentadas por el director médico u otros médicos, enfermeras, bomberos e instructores de TEM.  En las secciones clínicas en la que se obtiene, prácticas supervisadas en el servicio de urgencias, u otros servicios internos del hospital, los estudiantes también son supervisados directamente por médicos y enfermeras.

La calidad de la atención que se preste depende de la habilidad, y calidad de su entrenamiento.  Por tanto, su instructor, así como muchos otros individuos que ayudaron y participaron en su entrenamiento, son miembros clave del equipo de cuidado de urgencias.

PROPORCIONAR UNA SECUENCIA ININTERRUMPIDA COORDINADA DE ATENCIÓN

El cuidado de emergencias de los pacientes se realiza en cuatro fases progresivas:

  1. En la primera fase: el paciente o los espectadores reconocen que hay una situación de emergencia, y alguien activa el SME. El cuidado preliminar del paciente es proporcionado por el despachador o Primera respuesta hasta que SME llegue.
  2. Segunda fase: consiste en la evaluación del paciente, el cuidado pre hospitalario inicial, la preparación apropiada del paciente y el transporte seguro al hospital.
  3. En la tercera fase: el paciente recibe evaluación continua y estabilización en el departamento de urgencias del hospital.
  4. En la cuarta fase: el paciente recibe el cuidado especializado definitivo que necesita.

Estas cuatro fases deben proporcionarse de acuerdo con una secuencia ininterrumpida y coordinada de cuidados para elevar a un nivel máximo la supervivencia y reducir el sufrimiento del paciente al igual que los efectos adversos duraderos.  El SME está diseñado para producir este esfuerzo coordinado entre los servicios locales, el personal del departamento de urgencias y el personal médico que proporciona el cuidado definitivo.

NIVELES DE ENTRENAMIENTO


1.6 NIVELES DE ENTRENAMIENTO

La certificación de los TEM es una función estatal o de cada país, sujeta a las leyes y reglamentos nacionales.

Los programas de certificación y recertificación deben cumplir con las disposiciones, normas y reglamentos oficiales en materia de salud y educación.

La homologación será un programa especial de la escuela para los socios de OIDETAM.

Soporte Vital Básico y Primeros Auxilios

Con el desarrollo del SME y el crecimiento de las necesidades de disponer de cuidados de emergencia, millones de personas civiles han sido entrenadas en SVB/RCP.  Además de la RCP, mucha gente ha seguido cursos de primeros auxilios que incluyen control de hemorragias y otras destrezas simples, que pueden ser requeridas para proporcionar cuidados esenciales inmediatos.  Los cursos son diseñados para entrenar personas, que en su área de trabajo, puedan proporcionar los cuidados necesarios en los minutos anteriores a la llegada del TEM o responsable que acuda a la escena.

Además mucha gente, que está alejada del SME, y por ende lejos de la asistencia de un TEM, debe entrenarse en primeros auxilios avanzados.  Los cursos deben incluir el SVB así como también el cuidado y preparación del paciente mientras llegan los servicios de rescate o especializados.

Uno de los desarrollos recientes más dramático en  los cuidados prehospitalarios de urgencias es el uso de un Desfibrilador Automático Externo DAE.  Este importante dispositivo, en alguno de los casos no es más grande que un teléfono celular, detecta arritmias cardíacas tratables, que ponen en peligro la vida (fibrilación y taquicardia ventricular), y entregan al paciente la cantidad apropiada de  choque eléctrico.  Está diseñado para su uso en cada nivel de entrenamiento de emergencias prehospitalarios.

Primeros Respondientes (socorristas)

Al no poder contar con una persona entrenada para iniciar SVB u otros cuidados en emergencia, el SME incluye los cuidados inmediatos por primeros respondientes., por oficiales de la ley, bomberos, guardabosques, u otros rescatadores organizados, que con frecuencia acuden a las escena antes que la ambulancia o el TEM.

El currículo de primer respondiente esta diseñado para proporcionar el entrenamiento necesario para iniciar los cuidados inmediatos y luego asistir a los TEM en su llegada.  También familiariza al estudiante con los procedimientos, equipo y técnicas de preparación de pacientes para su transporte, agilizando de esta manera el trabajo de los TEM.

Además encontramos muchos Primeros Respondientes profesionales en la escena, diversidad de personas que están deseosas de ayudar.  Se encuentran buenos samaritanos entrenados en Primeros Auxilios y RCP, médicos, enfermeras, al igual  que otras personas bien intencionados con o sin entrenamiento previo.  Identificados  y utilizados de manera apropiada, pueden proporcionarnos un apoyo valioso cuando se tiene pocos recursos.  En otras ocasiones pueden interferir  en las operaciones e incluso enfrentarse a problemas o peligros.

TEM-Básico

El curso de TEB-B requiere un mínimo de 110 horas en las se incluyen conocimientos y destrezas en los cuidados de emergencias.  También sirve para construir las bases para el TEM-Intermedio y/o el TEM-Paramédico o Avanzado.  Al llegar a la escena nos debemos responsabilizar de la valoración y cuidados del paciente, así como también de su preparación para el traslado al servicio de urgencias, si se requiere.  De acuerdo al constante desarrollo del SME, la definición de básico o avanzado esta siempre en constante movimiento (En algunos países no existe el nivel Intermedio).  Por ejemplo en este nivel TEM-B se han agregado destrezas consideradas antes como avanzadas;  se incluyen la desfibrilación automática externa, y la asistencia a pacientes con el uso de medicamentos prescritos por sus médicos, como nitroglicerina, epinefrina e inhaladores con dosis medicadas;  Actualmente destrezas y procedimientos adicionales están siendo evaluados de forma continua para ser incluidas el TEM-B. Por ejemplo el uso de la aspirina para el ataque cardíaco, epinefrina auto-inyectable (EpiPens) y terapia IV.  Por esta razón nos debemos mantener informados y actualizados.  RECUERDE:, el entrenamiento no  aprueba la administración de estos medicamentos sin previa autorización de la dirección médica.

TEM-Intermedio.

El curso y entrenamiento del TEM-I, está diseñado para agregar destrezas y conocimientos en aspectos específicos de SVA a quienes han sido entrenados como TEM-B.  Estas destrezas adicionales incluyen terapias IV, interpretación de arritmias cardíacas, y desfibrilación manual, intubación endotraqueal y en muchos casos, el conocimiento y destreza para administrar ciertos medicamentos.  Siempre dependiendo de la dirección médica, quién determinara el tipo de cuidados y ordenar estas acciones de forma verbal o por escrito (protocolos).

TEM-Paramédico (avanzado)

En algunos países se denominan Paramédicos a los prestadores de atención prehospitalaria sin importar el nivel, o les llaman  Paramédico-básico, paramédico-intermedio o paramédico-avanzado.  Sin embargo en USA, cuna de esta profesión, se denominan TEM-B, TEM-I y TEM-P, para los tres niveles de entrenamiento.   Actualmente en algunos países con la elaboración de leyes y normas actuales se hace la homologación del término paramédico a los Técnicos de Emergencias Médicas, básico, Intermedio; solo se referirá al TEM Avanzado como Paramédico.  El TEM-P debe completado un curso extendido de entrenamiento que aumenta de manera significativa sus conocimientos y maestría, desempeñando una alta gama de destrezas de SVA con base en la guía de competencias profesionales de cada país, varía entre 800 y 1500 horas, que generalmente se realizan en salones de clase y entrenamientos de internado.  Las destrezas de desempeño que se enseñan en el TEM-P incluyen lo siguiente:

  • Monitoreo de electrocardiograma e interpretación de ritmos cardíacos.
  • Soporte Vital Cardíaco Avanzado (ACLS)
  • Destilación manual y marcapasos cardíaco externo
  • Intubación endotraqueal y nasotraqueal
  • Cricotiroidotomía.
  • Descompresión de neumotórax a tensión con aguja
  • Terapia IV.
  • Farmacología avanzada: cálculos de fármacos y administración de medicamentos.

Departamento de Seguridad. Fuego / Servicios Médicos de Emergencia (EMS)


Departamento de Seguridad.  Fuego / Servicios Médicos de Emergencia (EMS)

No. HS-2012-1 07 de marzo 2012

Objetivo de aprendizaje: El alumno identificará las funciones y responsabilidades del Oficial de Salud y Seguridad (HSO) y Oficial de Seguridad de Incidentes (ISO).

La seguridad es responsabilidad de todo el personal a través de la educación, la ingeniería, y la aplicación, los gerentes de las agencias son responsables de la seguridad de su personal.

Día a día, o antes  y después de la emergencia, el departamento de HSO se encarga de la gestión de salud ocupacional y programa de seguridad  durante el incidente o las actividades de respuesta a evento, la ISO tiene la tarea de minimizar el riesgo para el personal.

 

La Oficial de Salud y Seguridad

Normas para el HSO se definen en National Fire Protection Association (NFPA) 1521, Norma para Bomberos

 

Oficial del Departamento de Seguridad.

Roles y responsabilidades y ejemplos de los estándares incluyen:

-Desarrollar una política de salud y seguridad en el trabajo y los procedimientos normalizados de trabajo (PNT) para las actividades de alto riesgo

-y proporcionar información a todos los procedimientos normalizados de trabajo del departamento para garantizar las consideraciones de seguridad.

-Desarrollar, entregar y administrar el entrenamiento de seguridad para el personal del departamento.

-Desarrollar, implementar y mantener el mantenimiento de la salud adecuada y programas de acondicionamiento físico.

-El jefe de bomberos o de la autoridad competente (AHJ) deben nombrar un HSO que reporta directamente al jefe de departamento.

-Tener y mantener un conocimiento de la salud ocupacional y los riesgos de seguridad, mantenimiento de la salud mental y física, las prácticas de control de infecciones y procedimientos, prácticas y procedimientos para las evoluciones de entrenamiento con fuego real, y mantenerse actualizado con las leyes, códigos y estándares para la seguridad y salud en el fuego y médica de emergencia servicios (EMS).

 

Oficial de Seguridad de Incidentes

Funciones y responsabilidades de la ISO se encuentran en el (NIMS) de Comando de Incidentes Sistema Nacional de Gestión de Incidentes (ICS) y NFPA 1521. La ISO sólo se activa frente a un suceso o evento y se será designada por el Comandante del Incidente (IC). Un HSO puede ser asignado como la ISO, si califica.

Roles y responsabilidades incluyen

• supervisar y evaluar los riesgos de seguridad o situaciones inseguras y desarrollar medidas para garantizar la seguridad personal;

• Autoridad para alterar, suspender o cancelar los actos inseguros o actividades peligrosas;

• asegurarse de que se establezca un área de rehabilitación personal (la Unidad de Rehabilitación forma parte de la Sección de Logística, si está establecido); y

• Documentación para un Plan de Acción de Incidentes (IAP) (Formulario SCI 215A, Acción de Análisis de Seguridad Plan de Incidentes), después de la acción de revisión,

y departamental Oficial de Salud y Seguridad de seguimiento.

Normas de la NFPA se puede hacer referencia a través de la página web de la NFPA en: http://www.nfpa.org documentos NIMS se puede hacer referencia a través del Centro de Recursos del NIMS en: http://www.fema.gov/emergency/nims/

Reconociendo la condición médica de no colaborador y víctimas combativos.


Reconociendo la condición médica de no colaborador y Víctimas combativos
(“Síndrome de delirio con excitación”)
No. HS-2014-1 23 de julio 2014
Objetivo de aprendizaje: El alumno comprenderá la necesidad de identificar y responder a síndrome de delirio con excitación (ExDS).
Muchos socorristas han tenido experiencia con pacientes combativos, que no cooperan durante sus carreras, pero pocos han tenido experiencia con un paciente de una fuerza increíble y el comportamiento combativo que de repente se muere en su cuidado. Desafortunadamente, estos incidentes suelen dar lugar a la responsabilidad y las demandas de los proveedores y agencias, por no hablar de la prensa negativa y
relaciones públicas.
Los que llaman al 911 para asistencia esperan respuesta para estar preparados para casi todas las situaciones, todo sin saber
las circunstancias o la historia médica de un completo desconocido. Con la mayoría de las emergencias médicas y relacionados con el trauma, los respondientes hacen un trabajo fantástico de la prestación de atención a través de la evaluación de signos externos y síntomas y la aplicación de protocolos médicos establecidos. Sin embargo, cuando se trata de un paciente que no coopera y combativo, se convierte en un importante
desafio para determinar la condición médica exacta. Muy a menudo, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley son llamados a hacer frente a este tipo de paciente, demasiado a menudo con resultados trágicos.
En 2009, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia (ACEP) publicó un libro blanco sobre ExDS, nombre dado a este
tipo de emergencia médica. Esto fue en respuesta a numerosos casos de muertes bajo custodia seguidos por la restriccion de los pacientes.
El documento describe los pacientes en los siguientes términos:
-Más del 95 por ciento de todos los casos fatales publicados son varones con una edad media de 36. Estos sujetos son hyperagresivos con comportamiento extraño, y son impermeables al dolor, combativo,hipertermia y taquicardia.
-Normalmente hay una lucha con la aplicación de la ley que implica la fuerza física, productos químicos nocivo , o el uso de un dispositivo electrónico de control, seguido por un período de muerte tranquila y repentina.
La mayoría de los casos implica abuso de estimulantes, más comúnmente la cocaína, aunque metanfetaminas, PCP y el LSD también se han descrito. en menos en el entorno de uso de la cocaína, el episodio de ExDS generalmente parece ocurrir en el contexto de un atracón cocaína que sigue una larga historia de abuso de cocaína.
En una revisión de numerosos casos descritos como delirio con excitación, ACEP se identificaron las siguientes características de los pacientes:
• Los sujetos masculinos, promedio 36 años de edad.
• Las llamadas de comportamiento generando destructivas o extrañas a la policía.
• Se sospecha o se sabe de droga psicoestimulante o intoxicación por alcohol.
• Sospecha o conocida enfermedad psiquiátrica.
• Desnudos o ropa inadecuada para el medio ambiente.
• Si no se reconoce ni responde a la presencia policial en el lugar.
• La irregularidad o comportamiento violento.
• fuerza física inusual y resistencia.
• Lucha permanente a pesar de futilidad.
• colapso cardiopulmonar inmediatamente después de una lucha o muy poco después de la inactividad.
• Incapacidad para ser resucitado en la escena.
• Incapacidad para que un patólogo para determinar una causa específica, orgánica de la muerte.
• Atracción al vidrio o superficies reflectantes.
Debido a la fuerza de la paciente y la falta de respuesta al dolor, restricciones físicas son a menudo ineficaces y pueden contribuir a
o acelerar un resultado negativo paciente. ACEP recomienda que las comunidades preparan su personal de emergencia para trabajar
juntos como un equipo y desarrollar protocolos de respuesta y tratamiento para cuidar con éxito para el paciente.

ACEP ha escrito un libro blanco que define una condición médica llamada ExDS. El documento recomienda emergencia
socorristas, policía, bomberos y servicios médicos de emergencia deben tomar precauciones especiales cuando se acercan y el cuidado de los pacientes que tienen ExDS. Los equipos de emergencia deben desarrollar protocolos y procedimientos para trabajar en equipo en el cuidado y, como necesario, restringir químicamente los que tienen ExDS.

ALGO DE HISTORIA DEL SME


1.5 ALGO DE HISTORIA

Inicialmente se manejó la medicina de urgencia especialmente en los enfrentamientos armados de las distintas épocas, se recogían a los heridos en brazos, lonas etc.,  se trataban de acuerdo a los avances de la medicina de la época, luego se inventaron las camillas, tiradas por animales, cargadas por hombres, en sillas a cuestas de los enfermeros…. Hasta que llegaron los vehículos motores a las guerras, entonces se organizaron escuadrones de ambulancias que aliviaron a muchos lesionados en la primera guerra mundial.

En la segunda guerra mundial, los militares entrenaron equipos de hombres para proporcionar cuidados en el campo de batalla y llevar las bajas a estaciones de cuidado con personal de enfermeras y médicos.

En el conflicto de Corea, se evoluciono al médico de campo y a la evacuación rápida por helicóptero a las unidades móviles más cercana de los hospitales quirúrgicos del ejército (quien no se acuerda del MASH 4077), donde se proporcionó intervención quirúrgica inmediata.

Muchos adelantos en el cuidado del paciente traumatizado fueron resultados de las experiencias en los casos de los conflicto con Corea y Vietnam.

Por desgracia los cuidados de urgencia de los lesionados o enfermos en casa no habían progresado a un nivel similar.  No muy tarde a principios de la década de los 60´s el servicio de EMERGENCIAS de ambulancias  cuidados varió mucho a lo largo de USA.  En algunos lugares se disponía de escuadrones bien entrenados en primeros auxilios avanzados que tenían ambulancias modernas bien equipadas.  En algunas aéreas urbanas se tenían servicios de ambulancias basados en hospitales con internos y médicos principiantes.  En muchos lugares, el único servicio de Emergencias y ambulancias, era proporcionado por la funeraria local, usando una carroza fúnebre, que podía convertirse para transportar una camilla y utilizarse como ambulancia.  En otros sitios la policía o el departamento de bomberos empleaban una camioneta que llevaba  una camilla y un maletín de primeros auxilios.  En la mayor parte de los casos estaban provistas de un chofer y un asistente que tenía cierto entrenamiento básico en primeros auxilios.  En las pocas aéreas en la que se disponía de una ambulancia comercial para transportar al enfermo, por lo general se tenía personal similar y servía principalmente para transportar al paciente al hospital.

Muchas comunidades no tenían una manera formal para cuidados prehospitalarios de urgencia ni traslado.  Las personas lesionadas recibían en la escena del acontecimiento, los primeros auxilios básicos por parte de la policía o el personal de bomberos, y eran transportados al hospital en un automóvil de la policía o de un funcionario de  bomberos.  Como  es costumbre,  los paciente con una enfermedad aguda eran transportados al hospital por un pariente o vecino, y eran recibidos por el médico de la familia o por los médicos de servicio en el hospital, quienes los evaluaban y enviaban a los especialistas o a la sala de operaciones, cuando era necesario.  Con excepción de los grandes centros urbanos, la mayor parte de los hospitales no tenían personal en el departamento de Emergencias, como existe en la actualidad.

El SME (sistema médico de Emergencias), como lo conocemos hoy, tuvo sus orígenes en 1966 con la publicación “muerte e incapacidad accidental: la enfermedad de la sociedad moderna”.  Este informe preparado de manera conjunta por los comités  sobre traumatismos y choque de la Academia Nacional de Ciencias/Consejo Nacional de Investigación, revelo al público y al congreso estadounidense la grave e inadecuada atención y el transporte prehospitalaria de emergencias en muchas áreas.  En el informe se recomendaron varios puntos clave:

  • Elaboración de cursos de instrucción para ciudadanos y transporte pre hospitalario de EMERGENCIAS para el personal de bomberos, policía, rescate y ambulancias.
  • Publicación de libros de texto aceptados a nivel nacional, y auxiliares de entrenamiento para estos cursos.
  • Recomendación de directrices federales para el diseño de ambulancias y el equipo que se debe llevar.
  • Creación y adopción de políticas y regulaciones generales referentes a los servicio de ambulancias y calificación y supervisión del personal de ambulancias en cada estado.
  • Adopción por cada municipio o condado o distrito de medidas para suministrar los cuidados prehospitalarios de Emergencias y transporte, necesarios dentro de su jurisdicción
  • Establecimiento de departamentos de Emergencias en los hospitales con médicos y enfermeras y otro personal que este entrenado en reanimación y atención inmediata de personas gravemente lesionadas y enfermos.

Como resultado el Congreso estadounidense, ordeno que dos agencias federales entendieran  estos temas.  La NHTSA y el DOT, a través del Acta de Seguridad  en carretas de 1966, y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, y del Acta Médica de Emergencias de 1973, se crearon fuentes y programas de financiamiento para mejorar los sistemas de cuidados prehospitalarios de Emergencias.

A principios de la década de los 70´s, la DOT desarrollo y publico el primer currículo Nacional Estándar, para actuar como directriz para el entrenamiento de los TEM.  Para dar soporte al curso TEM, la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopedistas, preparo y público en 1971 el primer texto en inglés: Emergency care and tranportation  of the sick and injured, llamado a menudo el libro naranja.  Durante la década de los 70´s, y siguiendo las directrices recomendadas, cada estado de los USA, desarrollo la legislación necesaria y en sistema Medico de Emergencias SME.  Durante el mismo mediado la Medicina de Emergencias se convirtió en una especialización médica reconocida así como también los departamentos de Emergencias, con el personal completo que conocemos en la actualidad.

A finales de los 70´s y principio de los 80´s la DOT desarrollo un currículo Nacional Estándar, recomendado para el entrenamiento de paramédicos e identifico parte del curso para servir como entrenamiento básico de los TEM.

Hacia 1980, se estableció el SME en todos los estados de USA, el cual se basó en los dos siguientes cambios claves:

  • La introducción de la legislación que hizo responsable a cada localidad, municipalidad, ciudad o condado a proporcionar cuidados de emergencia prehospitalarios y de transporte dentro de sus límites.
  • El establecimiento de estándares reconocidos y regulados por el entrenamiento del personal de ambulancias y el equipo requerido en ellas.

Estos cambios aseguraron, que son importar el sitio donde en individuo se lesione o se encuentre gravemente enfermo, recibirá cuidados de emergencia oportunos y apropiados, así como el transporte al hospital.  Durante la década de los 80´s muchas áreas mejoraron el currículo nacional estándar adicionando TEM con niveles más elevados  de entrenamiento que podían proporcionar componentes claves en los cuidados del SVA.  La disponibilidad de paramédicos TEM-P y el SVA esta combinación ha crecido y evolucionado en entrenamiento y tecnologías a través de los años, gracias a ello los TEM-B y los TEM-I, pueden realizar varias destrezas avanzadas en los campos antes reservados para los TEM-P.  La forma en la cual los sistemas de SME trabajan, pueden ser diferentes dependiendo de la áreas geográficas y la población.

REQUISITOS PARA LA CERTIFICACIÓN


1.4 REQUISITOS PARA LA CERTIFICACIÓN

 

Para aplicar y ser reconocido como TEM-B, debe cumplir con varios requisitos.  Por lo general el criterio para certificar es el siguiente:

  • Diploma de preparatoria, bachillerato, secundaria o equivalente.
  • Certificados de inmunizaciones o vacunaciones contra enfermedades infecto-contagiosas
  • Éxito en el cumplimiento del curso de SVB y RCP, por una institución reconocida.
  • Éxito en el curso de TEM-B que cumpla con las guías de competencias mencionadas en las normas de las respectivas secretarias de salud, o con las normas internacionales.
  • Demostrar que puede cumplir con el criterio mental y físico necesario para ser capaz de practicar en forma segura y apropiada las tareas y funciones del papel definitivo de un TEM-B.
  • Cumplir con las normas o requerimientos nacionales, estatales o locales según aplique.
  • Presentar Certificado Judicial o policial actual, de antecedentes penales.

En la mayoría de los países a los individuos que han sido convictos por haber manejado o conducido bajo los efectos del alcohol, drogas o por otros delitos relacionados, se les niega la certificación.

También en la mayoría de los países se excluyen de la certificación a aquellas personas con historial de problemas de salud, que puedan hacer peligrosa la práctica de sus tareas como TEM-B, tanto para sí mismos como para otros.

A %d blogueros les gusta esto: