Archivos de etiquetas: equimosis

Esguinces


Esguinces

Los esguinces ocurren cuando una articulación es torcida o estirada más allá de sus límites de movimiento.  Como resultado, la cápsula y los ligamentos de soporte se estiran o rasgan.  Un esguince se puede considerar una dislocación parcial o subluxación.  La alineación en general retorna una posición razonablemente normal, aunque puede haber cierto desplazamiento.  Observe que la deformidad notable no ocurre típicamente en un esguince.  Los esguinces se predican frecuentemente en las rodillas y en los tobillos, pero pueden ocurrir en cualquier articulación.

Los siguientes signos y síntomas indican a menudo que el paciente puede tener un esguince:

  • Puede haber hipersensibilidad en un punto sobre los ligamentos lesionados.
  • El edema y la equimosis aparecen en el punto de la lesión del ligamento como resultado del rasgamiento de los vasos sanguíneos
  • El dolor normalmente, evita que el paciente mueva o use el miembro.
  • La inestabilidad de la articulación es indicada por un aumento de la movilidad, en especial en la rodilla; sin embargo, ésta puede estar enmascarada por inflamación intensa.

Un esguince o dislocación, se puede acompañar por una fractura o viceversa. Así como también una fractura puede verse como un esguince y viceversa.  Con frecuencia no será muy fácil distinguir entre una fractura no desplazada y un esguince.  Por lo tanto, recuerde documentar el mecanismo de lesión, pues ciertos esguinces y fracturas ocurren más consistentemente con ciertos mecanismos.  Esto es particularmente verídico en el tobillo.  En general en su acercamiento, siempre debe intentar primero descartar la posibilidad de una fractura.  Los principios básicos en el tratamiento en el campo de los esguinces, las dislocaciones y las fracturas con esencialmente los mismos.

Signos y síntomas – fracturas


Signos y síntomas

Debe sospechar de una fractura si está presente uno o más de los siguientes signos en un paciente que tiene una historia de lesión y manifiesta dolor:

Deformidad

El miembro puede parecer acortado, girado o angulado en un punto en el que no hay articulación.  Use siempre el miembro opuesto como una imagen de espejo para comparar.

Hipersensibilidad

Punto de sensibilidad o hipersensibilidad en el punto a la palpación en la zona de la lesión, es el indicador más confiable de una fractura subyacente, aunque no le dice el tipo de fractura.  Asegúrese de usar guantes si hay alguna herida expuesta.

Defensa

La incapacidad para usar la extremidad es la forma del paciente de inmovilizar y minimizar el dolor.  Los músculos alrededor de la fractura se contraen en un intento de prevenir cualquier movimiento del hueso roto.  La defensa no se produce con todas las fracturas, algunos pacientes, pueden continuar usando la parte lesionada por algún tiempo.  Ocasionalmente, las fracturas no desplazadas son menos dolorosas y el daño en los tejidos blandos es mínimo.

Defensa

La edematización rápida, suelo indicar hemorragia de una fractura y es seguida típicamente por dolor sustancial.  Con frecuencia, si la edematización es intensa, puede enmascarar la deformidad del miembro.  Varias horas después de una lesión, puede producirse una edematización generalizada por acumulación de líquido.

Contusiones

Las fracturas casi siempre se asocian con equimosis o moretones de los tejidos blandos circundantes.  Las contusiones pueden presentarse después de casi cualquier lesión y pueden tardar horas en desarrollarse; no son específicas de lesiones de los huesos o articulaciones.  La alteración de color asociada con las lesiones agudas, suele ser enrojecimiento, como puede haber visto en alguien que ha recibido un golpe.  En horas a días aparecerán colores azul, morado y negro, seguidos por amarillos y verdes.

Crepitación

Puede sentirse, y a veces escucharse, una sensación de fricción o moledura, conocida como crepitación, que ocurre cuando los extremos fracturados del hueso se fraccionan entre sí.

Movimiento falso

Llamado también movimiento libre, este es un movimiento en un punto en el miembro donde no hay una articulación.  Es una indicación positiva de una fractura.

Fragmentos expuestos

Ocurre cuando en las fracturas expuestas, los extremos del hueso pueden hacer protrusión a través de la piel o ser visibles dentro de la herida.

Dolor

La presencia de dolor junto con la hipersensibilidad en las contusiones, ocurre en asociación con las fracturas.

Articulación trabada

Una articulación que está trabada en alguna posición es difícil y dolorosa si se trata de mover.  Tenga en cuenta que la crepitación y el movimiento falso solo aparece cuando el miembro es movilizado o manipulado, y se asocian con lesiones que son en extremo dolorosas.  No manipule el miembro excesivamente en un esfuerzo por producir estos signos.

Signos y síntomas – lesiones abdominales


Signos y síntomas

Los pacientes con lesiones abdominales en general tienen una molesta principal, la cual es el dolor.  Pero otras lesiones significativas pueden enmascarar el dolor al principio y algunos pacientes no podrán ser capaces de indicar su dolor por estar inconscientes o no ser capaces de responder, como después de una lesión de cabeza o sobredosis de drogas o alcohol  Un signo muy común de lesión abdominal, significativa es la taquicardia, al aumentar el corazón su acción de bombeo para compensar la pérdida de sangre, indicación temprana de pérdida de sangre, compensada y choque.  Los signos posteriores incluyen evidencia de choque, como disminución de la tensión arterial, piel fría, pálida y húmeda o cambios en el estado mental del paciente, combinados con u traumatismo del abdomen.

En algunos casos, es posible que el abdomen pueda distenderse por la acumulación de sangre y líquido.  Como TEM-TUM-TES, debe buscar otros signos y síntomas de posibles problemas y lesiones del abdomen.  Las lesiones contusas frecuentemente indicadas por áreas rojas de la piel en esta etapa temprana, u otras marcas visibles, cuya localización, debe guiar su atención a estructuras subyacentes.

Por ejemplo, la equimosis en el cuadrante superior derecho, cuadrante superior izquierdo o flanco que es la región de la caja costal inferior, puede sugerir una lesión del hígado, el bazo o riñón respectivamente.

Los signos de lesión abdominal suelen ser más definidos que los síntomas e incluyen la firmeza del abdomen a la palpación, las heridas penetrantes obvias, las equimosis y los signos vitales alterados, como aumento de la frecuencia del pulso, aumento de la frecuencia respiratoria, disminución de la tensión arterial y respiraciones poco profundas, aunque esta última puede aparecer mas adelante.  Los signos mas comunes son hipersensibilidad abdominal, particularmente la hipersensibilidad localizada y la hipersensibilidad abdominal, a causa del dolor.

24.4 LESIONES CERRADAS


24.4 LESIONES CERRADAS

Las lesiones cerradas de los tejidos blandos, se caracterizan por un historial de traumatismo contuso, dolor en el sitio de la lesión, hinchazón debajo de la piel y cambios en su coloración.  Estas lesiones pueden variar de leves a muy intensas.

La contusión o magulladura, es el resultado de una fuerza violenta, que golpea al cuerpo.  La epidermis permanece intacta, pero las células en la dermis, están lesionadas, por lo general los vasos sanguíneos están rotos.  La profundidad de la lesión varía dependiendo de la cantidad de energía absorbida; al escapar líquidos y sangre al área lesionada, el paciente puede experimentar hinchazón y dolor.  La acumulación de sangre es una alteración característica de color azul o negro llamada equimosis.

Un hematoma, es sangre que se ha colectado o acumulado dentro del tejido lesionado o en una cavidad corporal.  Se produce un hematoma siempre que se lesiona un vaso sanguíneo grande y sangra rápidamente; suele asociarse con un daño extenso del tejido.  Un hematoma puede ser el resultado de una lesión de los tejidos blandos, una fractura o cualquier lesión a un vaso grande.  En casos graves el hematoma pude contener más de 1 litro de sangre.

Una lesión por aplastamiento, se produce cuando se aplica una gran cantidad de fuerza al cuerpo.  El grado de daño, depende de cuanta fuerza se aplicó y la cantidad de tiempo en que estuvo aplicada.  Además de causar algún daño directo de los tejidos blandos, su compresión continuada impedirá su circulación, produciendo destrucción adicional de los tejidos.  Por ejemplo: si las piernas de un paciente quedan atrapadas bajo una pila colapsada de rocas, el daño de los tejidos de las piernas continuará hasta que se quiten las rocas.

Otra forma de compresión, puede ser el resultado de la edematización que ocurre siempre que los tejidos son lesionados.  Las células que están lesionadas, dejan escapar líquido a los espacios intercelulares; la presión de este líquido puede ser lo suficientemente grande como para comprimir los ejidos y causar un daño adicional.  Este es el caso particular de los vasos sanguíneos, cuando se comprimen, cortando el flujo sanguíneo a los tejidos.  Este trastorno se llama síndrome compartamental.  A la excesiva edematización con frecuencia sigue una lesión significativa de las extremidades.

Las lesiones cerradas graves, también pueden causar daños en órganos internos.  Mientras más grande es la cantidad que se absorbe de energía por la fuerza aplicada, mayor es el riesgo de lesión de las estructuras más profundad.  Por lo tanto, debe examinar a todos los pacientes con lesiones contusas, en busca de lesiones ocultas más graves. Este alerta por signos de choque o hemorragia interna, y comience el tratamiento de estos trastornos en caso necesario.

22 VOCABULARIO VITAL – hemorragias


22 VOCABULARIO VITAL

Aorta: es la arteria principal, recibe sangre del ventrículo izquierdo y la entrega a todas las otras arterias transportando la sangre a los tejidos del cuerpo.

Arteria: vaso sanguíneo que condice la sangre, a los tejidos y órganos del cuerpo

Arteriolas: ramas más pequeñas de las arterias que conducen a la red de capilares.

Capilares: vasos sanguíneos pequeños, que conectan las arteriolas y las vénulas; varias sustancias pasan a través de las paredes capilares, hacia adentro y hacia afuera del líquido intersticial y luego a las células.

Choque hipovolémico: trastorno en el cual se reduce el volumen sanguíneo, debido a una hemorragia masiva interna o externa, así como también a una extensa perdida de agua corporal, dando lugar a una perfusión inadecuada.

Coagulación: masa semisólida que se forma creando un coagulo, para tapar aberturas en vasos sanguíneos lesionados y detener el flujo de sangre.

Contusión: es una magulladura o equimosis.

Epistaxis: hemorragia nasal

Equimosis: alteración de la coloración de la piel, asociada con una herida cerrada o magulladura.

Estado de choque: trastorno en el cual el aparato circulatorio no proporciona suficiente circulación, para que cada parte del cuerpo pueda realizar su función; también es llamado hipoperfusión.

Hematoma: masa de sangre en el tejido blando debajo de la piel.

Hemofilia: enfermedad congénita en la cual el paciente carece de uno o más factores de la coagulación normales de la sangre.

Hemorragia: sangrado.

Pantalón neumático anti choque PNA: dispositivo inflable que cubre las piernas y el abdomen del paciente y es usado para inmovilizar las extremidades inferiores o la pelvis, y para controlar la hemorragia en las extremidades inferiores, pelvis o cavidad abdominal.

Perfusión: circulación sanguínea dentro de un órgano o tejidos en cantidades adecuadas para cubrir las necesidades corrientes de las células.

Punto de presión: punto en el cual un vaso sanguíneo está situado cerca de un hueso; útil cuando la presión directa y la elevación no controlan la hemorragia.

Torniquete: último recurso de método de control de una hemorragia, ocluye el flujo arterial, y se usa solamente si todos los otros métodos han fallado y la vida del paciente está en peligro.

Venas: vasos sanguíneos que llevan la sangre de los tejidos al corazón.

Signos y síntomas – hemorragia interna


Signos y síntomas

El síntoma más común de una hemorragia interna es el dolor.  El sangrado interno significativo, por lo general producirá hinchazón en el área de la hemorragia.  La hemorragia intra-abdominal, causara con frecuencia dolor y distensión.  La magulladura es un signo de hemorragia interna, esta es muy común en las lesiones de la cabeza, las extremidades y lesiones pélvicas, y también puede ser un signo de traumatismo abdominal significativo.  La hemorragia en el tórax puede causar disnea, taquicardia e hipotensión.  La correcta denominación de una magulladura es contusión o equimosis.

El hematoma, es una masa de sangre en los tejidos blandos, debajo de la piel, que indica una hemorragia y puede ser el resultado de una lesión menor o grave según sea el caso.  La magulladura o equimosis, puede no estar presente al principio y es posible que el único signo de traumatismo pélvico o abdominal grave sea el enrojecimiento, abrasiones de la piel o dolor.

La hemorragia de una abertura corporal, aunque sea leve, es grave.  Suele indicar una hemorragia interna que no es fácil de ver ni controlar.  La hemorragia de sangre brillante den boca, recto o en la orina, puede sugerir una lesión interna o una enfermedad.  La hemorragia vaginal no menstrual siempre es significativa.

Otros signos y síntomas de hemorragia interna en enfermos tanto de trauma como médicos. Incluyen los siguientes:

  • Hematemesis: esta es sangre vomitada, esta puede ser de color rojo brillante o rojo oscuro; si ha sido parcialmente digerida puede verse como vomito de asientos o cuncho de café.
  • Melena: es la evacuación negra alquitranada y fétida que contiene la sangre digerida.
  • Hemoptisis: es sangre de color rojo brillante que es expectorada por el paciente.
  • Dolor, hipersensibilidad, equimosis e hinchazón, son signos que pueden significar que una fractura cerrada está sangrando.
  • Fracturas costales, equimosis sobre la parte inferior del tórax o un abdomen rígido, distendido, son signos y síntomas que pueden indicar un bazo o hígado lacerado. Los pacientes con una lesión en cualquiera de los órganos pueden tener dolor referido: en el hombro derecho (hígado) o izquierdo (bazo).  Debe sospechar de hemorragia abdominal interna en un paciente con dolor referido.

El primer signo de choque hipovolémico o hipoperfusión, es un cambio en el estado mental; como ansiedad, inquietud o combatividad.  En pacientes no traumatizados, la debilidad, desmayo o mareos al estando de pie, son otros síntomas tempranos.  Los cambios en el color de la piel o palidez, se ven con frecuencia en pacientes tanto traumatizados como médicos.

Los dignos tardíos de hipoperfusión que sugieren hemorragia interna incluyen los siguientes:

  • Taquicardia.
  • Debilidad, desmayos o mareos en reposo.
  • Sed.
  • Nauseas o vomito
  • Piel fría, húmeda o viscosa
  • Respiración rápida y superficial
  • Ojos apagados.
  • Pupilas levemente dilatadas, lentas en respuesta a la luz.
  • Llenado capilar en lactantes y niños mayor de 2 segundos
  • Pulso débil y rápido o filiforme
  • Tensión arterial decreciente
  • Alteraciones del nivel de conciencia

Los pacientes con estos signos y síntomas, están en riesgo y por consiguiente pueden estar en peligro.  Aun si la hemorragia se detiene, puede comenzar de nuevo en cualquier momento.  Por lo tanto es necesario el traslado inmediato.

Pasos del Examen físico detallado


Pasos del Examen físico detallado

Este examen está organizado por las regiones del cuerpo, se presentan algunas evaluaciones adicionales que quizá desee practicar durante el examen detallado.  Al evaluar cada región inspecciones y palpe, para encontrar evidencia de lesiones, usando la mnemotecnia DCAP-BLS-TIC. Así:

  1. Observe la cara buscando posibles laceraciones, contusiones o deformaciones obvias.
  2. Inspeccione el área alrededor de los ojos, y los parpados
  3. Examine los ojos por enrojecimiento y lentes de contacto
  4. Vea detrás de las orejas por equimosis (signo de Battle)
  5. Use la linterna de bolsillo buscando drenaje de líquido cefalorraquídeo o sangre en los oídos.
  6. Busque contusiones y laceraciones en la cabeza, palpe por hipersensibilidad, depresión del cráneo y deformidades.
  7. Palpe los huesos malares por hipersensibilidad e inestabilidad.
  8. Palpe los maxilares superiores
  9. Palpe la mandíbula
  10. Examine la boca y nariz por presencia de cianosis, cuerpos extraños, incluyendo dientes flojos y prótesis dentales, hemorragias, laceraciones o deformidades.
  11. Verifique olores inusuales en el aliento del paciente.
  12. Observe el cuello por laceraciones, contusiones o deformidades obvias.
  13. Palpe la frente y la nuca por posibles hipersensibilidades y deformaciones.
  14. Busque las venas yugulares distendidas, note que las venas del cuello distendidas no son necesariamente significativas en un paciente que está acostado
  15. Observe el pecho por signos obvios de lesión, antes de iniciar la palpación, asegúrese de observar el movimiento del pecho con las respiraciones.
  16. Palpe suavemente las costillas por hipersensibilidad. Evite presionar sobre contusiones o fracturas obvias.
  17. Escuche los campos pulmonares sobre las líneas medio clavicular y medio axilar
  18. Escuche  las bases y vértices de los pulmones.
  19. Observe el abdomen y la pelvis por laceraciones, contusiones u deformidades obvias.
  20. Palpe suavemente el abdomen buscando hipersensibilidades. Si el abdomen está excepcionalmente tenso, debe describirlo como rígido.
  21. Comprima suavemente la pelvis por los lados y examine posible hipersensibilidad.
  22. Presione suavemente las crestas ilíacas por inestabilidad, hipersensibilidad o crepitación.
  23. Inspeccione las cuatro extremidades buscando laceraciones, contusiones, edemas, deformidades, y etiquetas o brazaletes de alerta médica.
  24. Examine la espalda por posible hipersensibilidad o deformaciones, recuerde, si sospecha de una lesión de médula espinal, sea precavido y para virar como un todo el tronco del paciente.
A %d blogueros les gusta esto: