7.10 EQUIPO DE OXIGENO

7.10 EQUIPO DE OXIGENO

En general el equipo de oxígeno que se usa en campo debe limitarse a mascarillas no recirculantes, dispositivos BVM y cánulas nasales, dependiendo del protocolo local.  Sin embargo, puede encontrar otros dispositivos durante transportes entre servicios médicos.

MASCARILLA NO RECIRCULANTE

7-30006

La mascarilla no recirculante es la preferida para administrar oxígeno en los hospitales, a los pacientes que están respirando adecuadamente, pero si hay sospecha de que tengan hipoxia, o presentan signos de hipoxia,   con un buen sellado de la mascarilla a la cara, es capaz de proporcionar hasta un 90% de oxígeno inspirado.

La mascarilla no recirculante es un sistema de combinación de mascarilla y bolsa reservorio.  El oxígeno llena una bolsa reservorio que está fija a la mascarilla por una válvula unidireccional.  El sistema se llama mascarilla no recirculante, porque el aire exhalado se escapa a través de entradas de válvulas como aletas en el aérea de las mejilla de la mascarilla.   Estas válvulas impiden que el paciente recircule los gases exhalados.

Con este sistema, debe asegurarse de que la bolsa reservorio esté llena antes de que se coloque la mascarilla en el paciente.  Ajuste la velocidad del flujo en forma tal de que la bolsa no esté completamente colapsada cuando el paciente inhale a cerca de las dos terceras partes de su volumen o de 10 a 15 L/min.   Con lactantes y niños use una mascarilla no recirculante pediátrica, que tiene una bolsa reservorio más pequeña, pues inhalan un menor volumen.

CÁNULA NASAL

f10-31

Una cánula nasal proporciona oxígeno a través de dos pequeñas puntas cónicas tubulares, que se ajustan en las ventanas de la nariz del paciente.

Este dispositivo puede proporcionar del 24 a 44% de oxígeno inspirado, cuando el flujómetro se fija del 1 al 6L/min.  Para comodidad del paciente, con la cánula nasal, no se recomiendan velocidades de flujo superiores a 6L/min.

La cánula nasal entrega oxígeno seco directamente a los orificios nasales, lo cual por periodos prolongados, pueden resequedad o irritación en la mucosa que recubre las fosas nasales.  Por lo tanto, cuando anticipe un tiempo de traslado prolongado, debe considerar el empleo de humidificador.

La cánula nasal es de uso limitado en casos de cuidados prehospitalarios.  Por ejemplo, un paciente que respira por la boca, o tiene una obstrucción nasal, obtendrá poco o ningún beneficio con una cánula nasal.  Si hay sospecha de que un paciente pueda tener hipoxia, siempre intente dar oxígeno en flujo alto, con el uso de una mascarilla no recirculante, animándolo cuando se necesario.  Si un paciente no tolera una mascarilla no recirculante tendría que usar una cánula nasal, la cual algunos pacientes encuentran más cómoda.  Como siempre, una buena evaluación de su paciente guiará su decisión.

A %d blogueros les gusta esto: