Archivos de etiquetas: choque neurogénico

Tratamiento del choque neurogénico


Tratamiento del choque neurogénico

El estado de choque que acompaña una lesión de la médula espinal, se trata mejor con una combinación de todas las medidas de soporte conocidas.  El paciente que ha sufrido este tipo de lesión, suele requerir de una hospitalización por tiempo prolongado.  El tratamiento de urgencia debe dirigirse a obtener y retener una vía aérea apropiada, proporcionar inmovilización vertebral, asistir la respiración inadecuada como sea necesario, conservar el calor corporal y proporcionar la más eficaz y mejor circulación posible.

Usualmente este paciente no está perdiendo sangre.  Sin embargo, la capacidad de sus vasos sanguíneos se ha vuelo mucho mayor que el volumen que contiene.  Una ligera elevación del extremo del pie de la férula espinal larga, ayudara a traer la sangre que se está acumulando en los vasos de las piernas, a los órganos vitales.  La colocación de los brazos de paciente cruzados sobre el pecho, sin mover la columna vertebral, también retornara alguna cantidad de sangre acumulada.  Asegúrese de vigilar al paciente en lo referente a problemas respiratorios y si se presentan, baje la férula espinal larga.  La administración de oxigeno suplementario, levantara su concentración de sangre.  Si las respiraciones son débiles o inadecuadas, provea ventilación asistida.  Mantenga al paciente caliente con cobijas, porque la lesión puede haber incapacitado los controles de la temperatura normal del cuerpo.  Transporte lo pronto posible.

Choque neurogénico


Función vascular deficiente

El deterioro de la médula espinal, particularmente en los niveles cervicales superiores, puede causar una lesión significativa a la parte del sistema nervioso que controla el tamaño y el tono muscular de los vasos sanguíneos; el choque neurogénico, suele ser el resultado.  Aunque no tan comunes, también hay causas médicas que incluyen: trastornos encefálicos, tumores, presión sobre la médula espinal y espina bífida.  En el choque neurogénico, los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos tienen interrumpidos los impulsos que causan su contracción, por lo cual todos los vasos situados por debajo del nivel de la lesión medular, se dilatan ampliamente, aumentando el tamaño y la capacidad del sistema vascular, causando acumulación de la sangre.

Por tal razón los seis litros disponibles ya no pueden llenar el sistema vascular aumentado.  Aun cuando no se ha perdido sangre o líquidos, la perfusión a órganos y tejidos se vuelve inadecuada y se produce el choque por un cambio radical en el tamaño del sistema vascular.  Un signo característico de este tipo de choque, es la ausencia de sudoración por debajo del nivel de la lesión.

Con este tipo de lesión, también se pierden muchas otras funciones que están bajo el control de la misma parte del sistema nervioso.  La más importante de ellas en el caso de una lesión aguda, es la capacidad para controlar la temperatura corporal, la cual puede descender rápidamente en un paciente con choque neurológico, para igualar la del ambiente; en muchas ocasiones se produce una hipotermia notable.  La hipertermia es una situación en la cual la temperatura corporal interna desciende por debajo de los 35 °C; por lo general sucede, después de una exposición prolongada a temperaturas frías o congeladas.  El mantenimiento de la temperatura corporal, es siempre un elemento importante en el tratamiento de un paciente con choque.

A %d blogueros les gusta esto: