Archivos de etiquetas: ABC

Evaluación inicial – LSB


Evaluación inicial

Impresión general

Los pacientes de trauma pueden presentarse con heridas obvias significativas que indican un trastorno grave.  Sin embargo otras lesiones pueden no ser tan obvias, pero aun así indicar un estado muy grave.  Su “impresión” sobre cómo está el paciente, se basa en información tan simple como su edad, el ML y su nivel de conciencia.  Observaciones como la hemorragia en heridas abiertas, el color y el estado de la piel también contribuyen a determinar sus prioridades de tratamiento y la urgencia de los cuidados necesarios.  Una buena pregunta que hacer es: ¿Qué tan enfermo esta mi paciente con base en los hallazgos actuales?

Vía aérea y respiración

Las lesiones abiertas de los tejidos blandos en la cara y el cuello tienen el riesgo de interferir con la eficacia o permeabilidad de la vía aérea y la respiración.  Evalúe la voz y la capacidad de hablar del paciente, para identificar lesiones de la garganta.  Un paciente con una lesión por aplastamiento en el pie y otra área distante a la vía aérea, puede tener otras lesiones menos obvias que también pueden interferir con estas y con la respiración.  No se distraiga ni asuma que la condición del pacientes es estable, excepto por una lesión hemorrágica aislada.  Una lesión en la pierna por ejemplo, puede haber causado que el paciente cayera y se lesionara el cuello o a espalda.  Si se sospecha de una lesión vertebral, estabilice la columna vertebral para protegerla de una lesión adicional, cuando esta atendiendo los problemas de la vía aérea y continúe con su evaluación.

Debe examinar rápidamente para determinar si la respiración es adecuada.  Observe la frecuencia y la profundidad de las respiraciones.  Escuche los ruidos respiratorios en cada hemitórax.  Si se encuentra una herida abierta en el tórax, revise para identificar la posibilidad de movimiento de aire a través de ella por la presencia de ruidos como burbujeo o aspiración, que indican una lesión profunda.  De inmediato aplique un apósito oclusivo sobre a herida, proporciones oxígeno a flujo alto o ventilaciones asistidas con un dispositivo BVM, según se requiera, dependiendo del nivel de conciencia del paciente y de qué tan adecuada sea su respiración.  Vigile al paciente con relación a signos de dificultad respiratoria creciente, pues puede requerir que libere la presión acumulada bajo el a apósito (neumotórax).

Circulación

Evalúe la frecuencia y calidad de pulso, el estado de conciencia, el color y la temperatura del paciente y también verifique el tiempo del llenado capilar, estos valores le ayudaran a definir la presencia o no de problemas circulatorios o el estado de choque.  Si se observa una hemorragia visible significativa, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  La presencia de una hemorragia significativa, es una condición amenazante de vida inmediata y debe controlarse con celeridad, con el uso de métodos apropiados.

En los ambientes con poca luz, una hemorragia puede ocultarse por su color así como también, la coagulación espesa puede ocultar una hemorragia.  Considere el ML y sea suspicaz sobre el sitio donde esta ocurriendo la hemorragia y expóngalo.  La sangre que fluye libremente de las venas por una incisión grande puede ser una amenaza tan grave, como la sangre que brota a presión por una arteria.  Una hemorragia que amenaza la vida debe controlarse en la evaluación inicial.  ¿Debe controlarse antes de la administrarle oxígeno al paciente?, usted debe decir cuales son las prioridades.  El control de la sangre que sale de los capilares lesionados en una abrasión, puede controlarse más adelante, si hay problemas presentes más importantes.  La cobertura de estas lesiones es esencial para prevenir una infección aunque la hemorragia sea mínima.

Decisión de transporte

Si el paciente que está tratando, tiene un problema en la vía aérea o en la respiración, o está sangrando significativamente, debe considerar transportarlo con rapidez al hospital, para su tratamiento.  Es fácil distraerse con los coágulos sanguíneos y las grandes cantidades de sangre de lesiones en tejidos blandos.  Los pacientes asustados que gritan, también pueden distraerlo de los problemas presentes.  Los ABC son sencillos para recordar y tratar.  Siga los protocolos aprendidos.

Los pacientes que tienen una hemorragia copiosa visible o una hemorragia interna significativa, pueden volverse inestables con rapidez.  El tratamiento debe dirigirse a atender de inmediato las causas amenazantes de vida y proporcionar el traslado inmediato al hospital apropiado más cercano.  Signos como taquicardia, taquipnea, pulso débil y piel fría, húmeda y pálida, son signos de hipoperfusión e indican la necesidad de un transporte rápido.  Debe estar alerta sobre estos signos y reevaluar sus prioridades y decisiones de transporte, si llegaran a desarrollarse.

 

Anuncios

Evaluación continua – LTB


Evaluación continua

Repita la evaluación inicial. ¿Sigue permeable la vía aérea?, ¿cómo está la perfusión?, ¿son eficaces los tratamientos que proporcionó para los problemas con el ABC, aun? ¿Cómo está mejorando el estado del paciente?    Reevalúe los signos vitales, la frecuencia cardíaca, las respiraciones, la tensión arterial y el nivel de conciencia, si están bien, esto será un buen indicador, que el paciente está tolerando el nivel de estrés .  Evalúe estos signos de manera constante y no las tendencias que indican si el estado del paciente está mejorando o empeorando.

Comunicación y documentación

Describa de forma verbal al personal del hospital todas las lesiones que encuentre.  Use descripciones anatómicas apropiadas.  Proporciones un recuento pormenorizado de cómo ha tratado esas lesiones.  Todos estos hallazgos son importantes para incluir en su comunicación verbal y escrita.  Su habilidad para comunicar de manera clara y precisa, permite a los médicos y enfermeras continuar con la calidad en los cuidados en el hospital.

Decisión de transporte – hemorragia interna


Decisión de transporte

Los resultados de su impresión general y la evaluación de los ABC, lo ayudaran a desarrollar un sentido de urgencia sobre el paciente y lo guiaran en su decisión de trasladar de “quédese y haga” o “haga en camino” al hospital.

Evaluación inicial del paciente


Evaluación inicial

En los pacientes de trauma con sospecha de perdida notable de sangre, ya sea por una herida visible o por una hemorragia no visible dentro de una cavidad corporal, no debe distraerle de la evaluación inicial.  El tratamiento de múltiples preocupaciones que amenazan la vida en la evaluación inicial se basa en “¿que matara a mi paciente primero?”  En algunas situaciones, una hemorragia copiosa puede necesitar tratamiento antes de aplicar oxígeno a una persona con respiración adecuada.  La decisión de que tratar primero vendrá con la experiencia.  Tratar de acuerdo a los ABC es siempre una buena elección.

Evaluación continua – emergencias gineco-obstetras


Evaluación continua

Su evaluación continua, deberá centrarse en la reevaluación de los ABC de la mujer, y en particular el sangrado vaginal después del nacimiento.  Repita la evaluación de los signos vitales y compare estos los iniciales.  La reevaluación frecuente de los signos vitales puede identificar la hipoperfusión de la perdida excesiva de sangre, debido al parto.  Revise de nuevo las intervenciones y el tratamiento para determinar si fueron edificases.  ¿Se ha reducido el sangrado vaginal con el masaje uterino?

Historial y examen físico enfocados – emergencias de la conducta


Historial y examen físico enfocados

En un paciente inconsciente con una urgencia médica, evalúe el ABC y comience con un examen físico rápido en busca de una razón para la ausencia de respuesta.  Siga esta revisión rápida, en busca de amenazas ocultas para la vida o condiciones amenazantes de vida, tome todos los signos vitales y luego reúna el historial SAMPLE que le sea posible, con familiares, cuidadores, enfermeras o personal a cargo del paciente.

Cuando el paciente está consciente, comience su evaluación inicial: pregunte por su historial SAMPLE, realice una evaluación enfocada según se requiera, luego obtenga los signos vitales iniciales.  Un examen físico enfocado, para un problema de conducta, puede ser difícil de realizar, pero puede proporcionar indicios sobre el estado de ánimo del paciente y sus pensamientos.  Algunos pacientes agradecen el contacto físico por considerarlo calmante, pero otros pueden sentirse amenazados.  Evite tocar al paciente sin permiso; obtenga su consentimiento.  De hecho, esta es una buena práctica para todos los pacientes.  La mayor parte del tiempo, en esta etapa de su evaluación, la dedicará a preguntar al paciente sobre su historial SAMPLE.

Al intentar determinar la razón del estado de paciente, su evaluación deberá considerar tres áreas principales como posibles factores contribuyentes:

  • ¿funciona de manera adecuada el sistema nervioso central del paciente? Por ejemplo: el paciente puede presentar trastornos metabólicos, ser diabético y en particular presentar hipoglucemia. Es posible que este envenenado o que responda a un trauma físico de algún tipo.  Cualquiera de estas situaciones podría causar que el paciente se comportara de manera inusual o irracional.
  • ¿son un factor de alteración conductual los alucinógenos, el alcohol u otras drogas?, ¿ve cosas extrañas el paciente?, ¿huele a alcohol el aliento del paciente?
  • ¿son estas situaciones ocasionadas por enfermedades o síntomas psicogénicos (factores mentales más que físicos)? , ¿podrían incluir la muerte de un ser querido, depresión grave, antecedentes de enfermedades mentales, amenazas de suicidio o alguna interrupción importante de la rutina cotidiana?

Vía aérea, respiración y circulación – evaluación inicial – conducta


Vía aérea, respiración y circulación

Si su paciente presenta dificultades físicas, evalúe el ABC como para cualquier otro paciente.  Proporcione las intervenciones apropiadas con base en los resultados de la evaluación.  Algunas situaciones de conducta implicarán compromiso de la vía aérea y la respiración inadecuada, secundarias al intento de suicidio debido a la ingestión de un puñado de pastillas con alcohol.  Una víctima de ataque cardíaco puede agravar la dificultad cardiaca, debido a que se siente ansiosa por la posibilidad de morir.

Una persona deprimida puede cortarse las muñecas causar una hemorragia o sangrado traumático.  Casi todas las situaciones médicas o de trauma tendrán algún componente de la conducta.  Tratar el problema de conducta es tan importante como atender el problema médico o de trauma, sin embargo, el enfoque de la evaluación inicial es determinar y tratar las condiciones amenazantes de vida.

Evaluación inicial – emergencia de la conducta


Evaluación inicial

Impresión general

Inicie su evaluación desde la entrada.  ¿Cuál parece ser el ánimo del paciente?, ¿está calmado?, ¿agitado?, ¿alerta o somnoliento?, Comience por presentarse e informe al paciente que está ahí para ayudarle.  Averigüe su queja principal: ¿Qué sucedió?, ¿Por qué llamo a la ambulancia? O ¿en qué le puedo ayudar?  Permita que el paciente diga lo que sucedió o cómo se siente.  ¿Está alerta y orientado?  Emplee la escala ADVI para determinar esto.  Para medir la orientación, pregunte al paciente: ¿Dónde se encuentra?, ¿Por qué está aquí?  Evalúe los ABC.

Vía aérea y respiración – hipotermia


Vía aérea y respiración

Su evaluación del ABC, deberá tomar en cuenta, los cambios fisiológicos que ocurren como resultado de la hipotermia.  Asegúrese de que el paciente cuente con una vía aérea y respiración adecuadas.  Considere tomar precauciones sobre la columna vertebral sobre la base de su evaluación de la escena y de la queja principal.  Si la respiración de su paciente es lenta o superficial, es posible que se requiera de ventilaciones BMV.  Si tiene oxígeno entibiado y humidificado disponible, este será el preferencial porque ayuda a calentar al paciente de dentro hacia afuera.  Pero si el oxígeno adicional, no está tibio ni humidificado, puede ayudar a la perfusión de los tejidos, para los pacientes fríos con respiración adecuada.

18.4 EVALUACIÓN DE LESIONES POR FRÍO


18.4 EVALUACIÓN DE LESIONES POR FRÍO

El manejo de la hipotermia en campo, sin importar la gravedad de la exposición, consiste en estabilizar el ABC del paciente y prevenir la pérdida adicional de calor.

A %d blogueros les gusta esto: