10.6 PASOS GENERALES PARA LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS

10.6 PASOS GENERALES PARA LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS

Como TEM debemos familiarizarnos con los cinco pasos indicados para la administración de cualquier medicamento a un paciente:

  1. Obtener la autorización de la dirección médica. Deberán darle esta orden de manera directa, por medio de la dirección médica en línea por teléfono o radio. O puede ser indirecta, mediante los protocolos que contienen órdenes vigentes, autorizadas por el responsable sanitario para la administración de ciertos medicamentos.  Por ejemplo: su sistema médico de emergencia puede usar un protocolo que describa la manera en que el director médico desea que maneje a un paciente que presente dificultad respiratoria; parte de este protocolo puede incluir el empleo de una mascarilla con bolsa reservorio no recirculante, para proporcionar oxígeno a dicho paciente, al 15  L/min.  Puede proceder así sin llamar a la dirección médica en línea, si el paciente cumple con los criterios del protocolo.
  2. Verificar el fármaco y la prescripción adecuada. Reciba y confirme la orden para proporcionar el medicamento y compruebe que el paciente es un candidato para ese fármaco.  Debe asegurarse de que el medicamento que está a punto de administrar, sea el correcto.  Lea con cuidado a etiqueta.  Si es el medicamento del paciente el frasco debe mostrar el nombre comercial o genérico.  Si tiene cualquier pregunta, comuníquese en línea con la dirección médica y verifique que el fármaco pertenezca al paciente y no a un amigo o pariente.  Nunca debe administrar al paciente un medicamento prescrito para otra persona.
  3. Verifique la presentación, dosis y vía de administración. Confirme su orden y verifique que el medicamento sea el correcto para administrarlo.  Ahora debe corroborar que la presentación del medicamento, su dosis y vía concuerdan con la orden que recibió.  Por ejemplo: suponga que le piden administrar al paciente una tableta sublingual de nitroglicerina, y el frasco de tabletas de nitroglicerina del paciente está vacío, pero tiene otro frasco del mismo medicamento; que debe deglutirlas cuatro veces al día, la presentación y la vía de administración son diferentes de la orden que recibió, entonces, no debe sustituir las cápsulas con las tabletas sin indicaciones específicas de la dirección médica.
  4. Revise la fecha de caducidad y la condición del medicamento. El último paso, antes de administrar un fármaco, es asegurarse de que la fecha de caducidad continúa vigente, tanto los medicamentos de prescripción como los MQNR o sin prescripción, deben tener una fecha de vencimiento o caducidad en sus etiquetas, siempre revíselas.  Si no logra encontrar ninguna fecha, deberá examinar el fármaco con detenimiento.  Además si encuentra decoloración, turbiedad o partículas suspendidas en un medicamento líquido, no lo utilice.  Si un paciente con asma le da un DM y su fecha de caducidad esta borrosa, no lo utilice.
  5. Reevalúe los signos vitales. En especial la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, por lo menos cada cinco minutos o antes, si la condición del paciente así lo amerita.
  6. Documente. Recuerde la primera regla del sistema médico de emergencias, “el trabajo no ha terminado hasta que se termina el papeleo”. Una vez que se administran los medicamentos, debe anotar sus efectos y la respuesta del paciente. Esto incluye la hora en que administró el medicamento y su nombre, la dosis y la vía de administración.  La condición del paciente: mejoro, empeoro o no hubo cambios y si tuvo algún efecto secundario.   La segunda regla del Sistema médico de emergencias es “si no lo anoto, no sucedió”.  Si en cualquier momento se pusiere en duda su desempeño, los formatos de registro de su institución, serán su mejor defensa.

Además de obtener la autorización para administrar un medicamento, debe corroborar la orden en línea, lo cual significa que deberá repetirle a la dirección médica, el nombre del medicamento, la dosis a administrar y la vía de administración, verificar la indicación le ayudará a reducir las probabilidades de cometer un error en la administración de los medicamentos.

A continuación deberá reconfirmar, que el paciente pueda tolerar el medicamento, por ejemplo: suponga que recibió y verificó la orden de proporcionar una tableta sublingual de nitroglicerina a un paciente con una afección cardiaca, sin embargo mientras recibe la orden, el paciente comienza a sudar de manera profusa y disminuye su capacidad de respuesta, además, una nueva lectura de su tensión arterial registra 80/60 mmHg.  Entonces, de acuerdo con sus conocimientos sobre la nitroglicerina, decide no administrar el medicamento y en lugar de ello notifica a la dirección médica los cambios de conducta del paciente y pide indicaciones adicionales.

Por último, si el paciente presenta dolor precordial “justo como mi otro ataque cardiaco”, debe aplicarle oxígeno, pero tendrá que llamar a la dirección médica o seguir los protocolos vigentes antes de ayudar al paciente en la administración de nitroglicerina.

Conocer, comprender y respetar los protocolos locales bajo los cuales trabaja es absolutamente esencial.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: