18.13 RELÁMPAGOS


18.13 RELÁMPAGOS

De acuerdo con el National Weather Service, cada año se producen cerca de 25 millones de relámpagos, que se descargan de una nube al suelo, el resto del mundo no es diferente a estas estadísticas.  En promedio, los relámpagos matan entre 360 y 490 personas a nivel mundial según casos documentados.   Aunque las lesiones documentadas por rayos suman 900 por año, es muy probable que las lesiones de este tipo sin documentar sean mucho mayores.  Muchos países no tienen un registro exacto de muertes por este fenómeno meteorológico.  Los rayos son la tercera causa más común de muerte debido a fenómenos ambientales aislados.

La energía asociada con los rayos comprende una corriente directa (DC) de hasta 200.000 amp y un potencial de 100 millones de volts o más.  Las temperaturas generadas por los rayos varían entre 11.000 y 33.000ºC.

La mayoría de las muertes y lesiones ocasionadas por los rayos, ocurren durante los meses de verano, cuando las personas disfrutan de actividades al aire libre, a pesar de que se avecine una tormenta.  Aquellos que reciben más comúnmente las descargas eléctricas incluyen personas en lanchas, nadadores y golfistas; cualquier tipo de actividad que exponga a la persona a una gran área abierta incrementando el riesgo de sufrir la descarga de un relámpago.

El hecho de que el rayo cause o no, una lesión o la muerte, depende de que la persona se encuentre en el camino de la descarga eléctrica.  La corriente asociada con la descarga del rayo viaja a lo largo de la tierra.  Aunque algunas víctimas sufren lesiones o mueren por una descarga directa del rayo, muchas sufren el daño debido a la que estaban de pie cerca de un objeto sobre el cual cayó la descarga, por ejemplo: un árbol por efecto de salpicadura.

Los sistemas cardiovascular y nervioso, son los que se lesionan de manera más fácil con la descarga de un rayo, por lo tanto el paro cardiaco o respiratorio, son las causas más comunes de muertes relacionadas con este fenómeno.  El daño tisular ocasionado por un rayo, es diferente al causado por otras lesiones ocasionadas por electricidad, por ejemplo cables de alta tensión.  Esto se debe a que el camino del daño del tejido por lo general se presenta sobre la piel, más que a través de ella.  Asimismo dado que la duración del relámpago es más corta, las quemaduras en la piel por lo general son superficiales; las quemaduras de espesor total de tercer grado son raras.  Las lesiones por relámpago se clasifican así:

  • Leves: pérdida de la conciencia, amnesia, confusión, hormigueo u otros signos y síntomas inespecíficos; si es que hay quemaduras, son por lo regular superficiales.
  • Moderadas: convulsiones, paro respiratorio, paro cardiaco, asistolia, que se resuelve de modo espontáneo y las quemaduras son superficiales.
  • Graves: paro cardiopulmonar debido a la tardanza en la reanimación, con frecuencia por la localización remota, muchos de estos pacientes no sobreviven.

Atención médica de emergencia

Lo mismo que con cualquier respuesta a una escena, la prioridad es la seguridad nuestra.  Tome medidas para protegerse de alcance de un rayo, en especial si la tormenta eléctrica aún está en curso.  En contra de la creencia popular, el rayo puede y en si lo hace en caer en un mismo lugar.  Traslade al paciente a un sitio seguro, de preferencia en un área cubierta.

Si se encuentra en una zona abierta y no dispone de un refugio adecuado, es importante reconocer los signos de una inminente saeta de relámpago y tomar acción inmediata para protegerse a sí mismo.  Si de repente siente una sensación de hormigueo y su cabello, se para de punta o se le heriza, (piel de gallina) significa que el área a su alrededor se cargó, este es un signo seguro de descarga inminente.  Colóquese en posición fetal y acuéstese en el piso, conviértase en el blanco más pequeño posible.  Si está cerca de un árbol o de otro objeto alto, aléjese de este lo más pronto posible, de preferencia a un área baja.   Los rayos tienen afinidad por los objetos que sobresalen del suelo, es decir: árboles, cercas, edificios, etc.

El proceso de relevo, para víctimas múltiples de la descarga de un rayo, es diferente de método convencional de clasificación, utilizado durante un incidente con múltiples víctimas.  Cuando una persona recibe una descarga de un relámpago, el paro respiratorio o cardiaco por lo general ocurre de inmediato.

Las personas que están conscientes después de que les cae un rayo, tienen mucho menos probabilidad de desarrollar un paro respiratorio o cardiaco tardío, la mayoría de estas víctimas sobrevivirán.  En consecuencia deberá concentrar sus esfuerzos es las personas en paro respiratorio o cardiaco.  Este proceso denominado clasificación inversa, difiere de la clasificación tradicional donde tales pacientes de ordinario se consideran como fallecidos.

La atención de emergencia para una lesión por relámpago, es la misma que se aplica en otras lesiones eléctricas graves.  Debido al choque masivo por la DC ocasionado por el rayo, el paciente sufre de espasmos musculares fuertes o tetania, los cuales pueden producir fracturas de huesos largos y de las vértebras.  Por lo tanto, estabilice en forma manual la cabeza del paciente en una posición neutral alineada y abra la vía aérea con la maniobra de empuje de mandíbula.  Si el paciente se encuentra en paro respiratorio pero tiene pulso, inicie de inmediato las ventilaciones BVM con oxígeno al 100%.  Si el paciente tiene paro cardíaco, conecte un DAE lo más pronto posible y si está indicada, proporcione desfibrilación de inmediato,  controle  de inmediato sangrado o hemorragias graves, .

Proporcione estabilización espinal total y transporte al paciente a la instalación adecuada más cercana.  Si no se requiere RCP, ni ventilaciones, atienda otras lesiones: estabilice las fracturas, vende las quemaduras etc., suministre vigilancia continua durante el camino al hospital.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: