7.13 OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA POR UN CUERPO EXTRAÑO

7.13 OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA POR UN CUERPO EXTRAÑO

Un cuerpo extraño que bloquea completamente la vía aérea, es una verdadera urgencia que no solamente causará la muerte, sino se debe tratar de inmediato.  En un adulto, la obstrucción súbita de la vía aérea por un cuerpo extraño, suele ocurrir durante una comida.  En un niño suele suceder mientras come o juega con juguetes pequeños, y en un gateador al meterse lo que encuentra la boca.  Un niño sano que tiene una dificultad súbita para respirar, probablemente ha aspirado un cuerpo extraño.

La causa más común de obstrucción de la vía aérea en un paciente inconsciente es la lengua; existen otras causas de obstrucción de la vía aérea que no implican cuerpos extraños en ella.  Estas incluyen hinchazón (por infección o reacciones alérgicas agudas) y traumatismos (daño hístico por lesiones).

En la obstrucción de la vía aérea por trastornos médicos como infecciones y reacciones alérgicas agudas, los repetidos intentos para depurar la vía aérea, como si fuera un cuerpo extraño, no tendrás éxito y será potencialmente peligroso.  Estos pacientes requieren de atención médica de urgencia para su trastorno, por lo tanto, su traslado al hospital es prioritario y urgente.

RECONOCIMIENTO

El reconocimiento temprano de la obstrucción de la vía aérea, es crucial para que el TEM sea capaz de proporcionar atención de urgencia de forma eficaz.  La obstrucción por un cuerpo extraña puede dar como resultado una obstrucción leve de la vía aérea o una obstrucción grave de la vía aérea.

Los pacientes con una obstrucción leve de la vía aérea (vía aérea parcialmente obstruida), son aún capaces de intercambiar aire, pero presentan varios grados de dificultad respiratoria.  Debe tenerse mucho cuidado para evitar que una obstrucción leve de la vía aérea se convierta en una obstrucción grave.  Con una obstrucción leve de la vía aérea, el paciente puede toser esforzadamente, y puede escucharse sibilancias entre los episodios de tos.  Mientras el paciente pueda respirar, toser esforzadamente o hablar usted no debe interferir con los esfuerzos del paciente de expulsar el cuerpo extraño.  Continúe vigilando de cerca al paciente y estimularlo a seguir tosiendo, no se indica presionar el abdomen en los pacientes con una obstrucción leve de la vía aérea, además, los esfuerzos para retirar manualmente el objeto puede forzarlo a descender aún más en la vía aérea y causar una obstrucción grave.    Reevalúe continuamente el estado del paciente, y esté preparado para proporcionar un tratamiento inmediato en caso de que la obstrucción leve se vuelva obstrucción grave.

Los paciente con una obstrucción grave de la vía aérea (vía aérea completamente obstruida) no  pueden respirar, hablar,  ni toser.  Un signo seguro de una obstrucción grave es la incapacidad súbita de hablar o toser, inmediatamente después de comer.  La persona puede apretar o agarrarse la garganta (signo universal de angustia), comienzar a ponerse cianótico y hacer intentos frenéticos por respirar.

Hay poco o ningún movimiento de aire.  Pregunte al paciente consciente: “se está ahogando”, si el paciente indica con una señal que sí, entonces proporcionele tratamiento inmediato.  Si la obstrucción no se libera rápidamente, el oxígeno en la sangre del paciente disminuirá de forma dramática.  Si no se trata, el paciente podrá caer en estado de inconsciencia y morirá.

Algunos pacientes con obstrucción grave de la vía aérea estarán inconscientes durante su valoración inicial.  Es posible que usted no sepa que una obstrucción de la vía aérea es la causa de su trastorno.  Hay muchas otras causas de inconsciencia y dificultad respiratoria, por ejemplo: un evento vascular cerebral, ataque cardíaco, traumatismos, accesos convulsivos, o sobredosis de fármacos.  Por lo tanto una evaluación completa y minuciosa del paciente es la clave para proporcionar una atención médica de urgencia apropiada.

Cualquier persona que se encuentre inconsciente, debe tratarse como si tuviera un deterioro de la vía aérea.  Primero debe abrir la vía aérea, evaluar la respiración, y proporcionar respiración artificial si el paciente no está respirando, o respira inadecuadamente.

Si posteriormente a la apertura de la vía aérea es incapaz de ventilar al paciente después de dos intentos (el pecho no se eleva visiblemente), o siente resistencia cuando ventila, considere la posibilidad de una obstrucción de la vía aérea.  La resistencia a la ventilación también se puede deber a adaptabilidad pulmonar deficiente.  La adaptabilidad es la capacidad de los alveolos de expandirse cuando se toma aire durante la inspiración; la adaptabilidad pulmonar deficiente es la incapacidad de los alveolos de expandirse completamente durante la inspiración.

ATENCIÓN EN OBSTRUCCIÓN DE VÍA AÉRE POR CUERPO EXTRAÑO

Practique la maniobra de inclinación de cabeza-levantamiento de mentón, para despejar una obstrucción que haya sido causada por el relajamiento hacia atrás de los músculos de la lengua y garganta, en la vía aérea, en cualquier persona que se encuentre inconsciente, no está respirando o está respirando inadecuadamente, y además que no haya sospecha de un traumatismo vertebral.  Si hay sospechas de un traumatismo vertebral, debe abrir la vía aérea con una maniobra de tracción mandibular.  Recuerde que si la maniobra de tracción mandibular no abre adecuadamente la vía aérea, practique cuidadosamente  la maniobra de inclinación de  cabeza- levantamiento de mentón; aun cuando haya sospecha de traumatismo vertebral, la vía aérea debe permanecer abierta.  Debe despejar, hacia adelante y afuera con un su dedo índice enguantado los fragmentos de alimentos vomitados, moco, prótesis dentales flojas, o coágulos de sangre presentes en la boca, siempre y cuando sean visibles.  No realice barrido a ciegas con el dedo en ningún pacientes, esto puede forzar que un objeto obstructor se adelante aún más en la vía aérea.  Cuando esté disponible, debe emplearse la aspiración para mantener libre la vía aérea.

La maniobra de Heimlich (presiones abdominales) es el método más eficaz para desalojar y forzar a salir un cuerpo extraño de la vía aérea en un adulto, o un niño consiente.  El aire residual que siempre está presente en los pulmones, se comprime hacia arriba y ayuda a expulsar el objeto.  Practique la maniobra de Heimlich en adultos o niños conscientes con una obstrucción grave de la vía aérea hasta que el objeto sea expulsado o el paciente pierda la consciencia.

Si el paciente pierde la consciencia, colóquelo sobre el piso en posición supina, y abra la vía aérea.  Observe la boca, retire cualquier objeto que esté visible, e intente ventilar al paciente.  Si el intento inicial para ventilarlo no produce una elevación visible de su pecho, reposicione la cabeza del paciente e intente ventilar de nuevo.  Si ambas respiraciones no producen una elevación visible del pecho, haga compresiones del pecho.  Si es incapaz de aliviar la obstrucción con sus intentos iniciales, inicie un transporte rápido y continúe los esfuerzos para aliviarla con compresiones del pecho, abriendo la vía aérea y viendo al interior de la boca, e intente ventilar en camino al hospital.

Los pacientes con obstrucción leve de la vía aérea, que están intercambiando cantidades adecuadas de aire, deben ser vigilados de cerca con relación a posibles signos de deterioro de su estado (tos ineficaz, disminución del nivel de conciencia, cianosis).  Si el paciente es incapaz de eliminar la obstrucción y permanece consciente con una tos eficaz, permite que asuma la posición que le sea más cómoda.  Proporcione oxígeno suplementario y transporte al hospital.

PRÓTESIS DENTALES

Muchas prótesis dentales pueden causar obstrucción de la vía aérea.  Si una prótesis dental, como una corona o un puente, dientes postizos, o un fragmento de por prótesis están flojos, debe retirarlos manualmente antes de proporcionar la ventilación.  El simple retiro manual puede aliviar la obstrucción y permitir que el paciente respire por sí solo.

Suele ser más fácil, dar ventilación con un dispositivo BVM o ventilación boca-máscara, cuando la prótesis dental continúa colocada en su sitio.  Dejar las prótesis dentales en su lugar, le da más estructura a la cara y generalmente ayudan a un buen sellado de la mascarilla a la cara, entregando así un volumen de ventilación adecuado.  Sin embargo, las prótesis dentales flojas hacen mucho más difícil practicar ventilación artificial por cualquier metido y pueden obstruir fácilmente la vía aérea.  Por lo tanto, deben retirar las dentaduras y prótesis dentales que no están colocadas firmemente en su lugar.  Las dentaduras y prótesis dentales pueden quedar flojas o estar completamente fuera de su sitio durante un accidente o cuando está suministrando los cuidados.  Reevalúe periódicamente la vía aérea del paciente, para asegurarse de que los dientes están firmemente colocados en su lugar.

HEMORRAGIA FACIAL

Los problemas de la vía aérea pueden ser particularmente desafiantes en los pacientes con lesiones faciales graves.

Como el riego sanguíneo facial es tan rico, las lesiones de la cara suelen producir hinchazón intensa de los tejidos y hemorragias en la vía aérea.  Controle la hemorragia con presión directa y aspiración, tanto como sea necesario.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: