8.8 EVALUACIÓN EN CURSO

8.8 EVALUACIÓN EN CURSO

A diferencia del examen físico detallado, la evaluación en curso se realiza en todos los paciente durante el transporte.  Su propósito es preguntarse y responderse lo siguiente:

  • ¿Está mejorando el paciente con el tratamiento?
  • ¿Ha empeorado o mejorado el problema ya identificado?
  • ¿Cuál es la naturaleza de cualquier nuevo problema identificado?

La evaluación en curso, lo ayudará a vigilar los cambios en el estado del paciente.  Si los cambios son mejoras, simplemente continúe el tratamiento que está administrando, sin embargo, en algunas ocasiones el estado del paciente se deteriora.  Cuando esto suceda debe estar preparado para modificar el tratamiento según sea lo más apropiado y empezar este nuevo tratamiento con base en el problema identificado.

El procedimiento en la evaluación en curso es simplemente repetir la evaluación inicial y la evaluación enfocada así como también, verificar los pasos de intervención que corresponder a los problemas que está tratando.  Estos pasos deben ser repetidos y registrados cada 15 minutos en un paciente inestable.  Recuerde usar su criterio cuando programe las evaluaciones en curso, es posible que algunos pacientes requieren evaluaciones más frecuentes.

Los pasos para la evaluación en curso son:

  1. Repita la evaluación principal
    • Reevalúe el estado mental
    • Mantenga la vía aérea abierta
    • Vigile la respiración del paciente
    • Reevalúe la frecuencia y calidad del pulso
    • Vigile el color y temperatura de la piel
    • Restablezca las prioridades del paciente
  2. Reevalúe y registre los signos vitales
  3. Repita su evaluación enfocada, referente a la molesta y lesión del paciente incluyendo preguntas sobre la historia del paciente.
  4. Verifique las intervenciones
    • Asegure y adecue el oxígeno o ventilación artificial para el paciente
    • Asegure el manejo de las hemorragias
    • Asegure la adecuación de otras intervenciones

Repita la evaluación inicial

El primer paso es repetir la evaluación inicial.  Si ha estado tratando los ABC, necesita continuar vigilando esas funciones esenciales.  Es particularmente importante reevaluar el estado mental del paciente; los cambios pueden ser sutiles al inicio y luego declinar con rapidez.

Reevalúe cualquier problema que haya estado tratando; el color de la piel del paciente, la herida o cualquier cosa para la cual haya iniciado un tratamiento; si el estado del paciente permanece estable, estupendo, pero si no, es posible que descubra la necesidad de cambiar un apósito, tensar un tirante, o aumentar el oxígeno, entre otras, así que hágalo ahora.

Reevalúe y registre los signos vitales

Asegúrese de que los signos vitales no han cambiado.  Registre ese hecho para que su documentación sea precisa y completa.  Si los signos vitales han cambiado evalúe que puede haber pasado y aplique las intervenciones apropiadas.

Repita la evaluación enfocada

Mientras transporta al paciente, recuerde preguntarle sobre su molestia principal.  ¿Ha mejorado su dolor del pecho, o ha empeorado?, ¿está mejorando el dolor de la pierna con el tratamiento, o está casi igual?  Si anteriormente le ha pedido calificar sus síntomas en una escala de 1 a 10, pídale actualizar su calificación para hacer una comparación.

Verifique las intervenciones

Reevalúe las intervenciones que inició, tómese un momento para asegurarse que la vía aérea está aún abierta, que la hemorragia está controlada, que el oxígeno aún fluye, y los tirantes o cinturones de la camilla rígida aún están tensos.  Con frecuencia las cosas cambian en el ambiente no controlado del hospital, por lo cual es un buen momento para asegurar que sus tratamientos aún “funcionan” en la forma que lo intento.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: