Archivos del mes: 31 marzo 2018

Historial y examen físico enfocados – quemaduras


Historial y examen físico enfocados

Examen físico rápido o enfocado

Después de completar la valoración inicial, determine cual evaluación realizara enseguida, un examen físico rápido o examen físico enfocado.  En el paciente consiente con lesiones aisladas y un ML limitado, considere un examen físico enfocado.  Centre su atención en una lesión aislada, en la molestia principal de paciente y en la región del cuerpo afectada.  Si el paciente ha sufrido un pequeña de quemadura en el cuerpo, enfóquese en esa lesión.  Coloque un apósito sobre esa lesión con un vendaje apropiado; note la localización y estime el tamaño de la lesión y además evalúe todos los sistemas subyacentes.  En el caso de un miembro, evalúe el pulso, la función motora y la función sensitiva en la extremidad lesionada.

Si existe una cantidad significativa de superficie corporal quemada o un traumatismo intenso que puede afectar múltiples sistemas, comience con una evaluación rápida de trauma, examinando de inmediato al paciente, desde la cabeza hasta los pies, buscando DCAP-BTLS, para asegurarse de encontrar todos los problemas y lesiones.  Haga un estimado de la extensión del área quemada, empleando la regla de los nueve, e informe a la dirección médica.  Prepare al paciente para trasladarlo, basado en sus hallazgos, recuerde estabilizar a su paciente por posibles lesiones vertebrales, según sea necesario.  No debe retrasar el transporte de un paciente gravemente lesionado para completar un examen físico detallado.   El examen físico detallado puede iniciarse durante el transporte.

Signos vitales iniciales e historial SAMPLE

Su examen físico le ayuda a comprender que ha pasado en el exterior del paciente.  Los signos vitales son una buena indicación de cómo esta evolucionando el paciente en su interior.  Determinar los signos iniciales desde un principio le ayudara a conocer como está tolerando el paciente sus lesiones, mientras va camino al hospital.  Esto se puede hacer en la ambulancia rumbo al hospital, disminuyendo así la demora del tratamiento definitivo en un paciente con quemaduras de grado moderado a intenso; con frecuencia el estado de choque es pronosticado en un paciente quemado, la tensión arterial, el pulso y la evaluación de la piel son signos importantes que se deben obtener, para determinar la perfusión.

Anuncios

Evaluación inicial – quemaduras


Evaluación inicial

Impresión general

Al acercarse al paciente de trauma por quemaduras, indicios sencillos pueden ayudarlo a identificar que tan graves son las lesiones y que tan rápido tiene que evaluarlo y tratarlo.  Si su paciente lo recibe con voz tonca o le comunica que ha estado encerrado en un espacio con un incendio o una fuente intensa de calor, esto debe ser una indicación de un ML importante.  En forma similar, si el paciente tiene vello facial, las cejas, los pelos nasales o el bigote quemados, su impresión general puede ser que el paciente tiene un problema potencial en la vía aérea y/o respiratoria.

El abuso de niños y ancianos son situaciones desagradables de tratar, desafortunadamente, a menudo son entornos que incluyen quemaduras.  Al entrar en una escena en la cual hay quemaduras implicadas esté atento a fuentes de alarma o “luces rojas”, que puedan indicar abuso.

El paciente quemado puede tener lesiones gráficas, sin embargo, no debe distraerse de la evaluación inicial; al comienzo ésta siempre debe ser considerar la necesidad de estabilización vertebral manual y determinar la capacidad de responder usando el AVDI.

Vía aérea y respiración

Asegure que el paciente tiene la vía aérea despejada y permeable, si el paciente no responde o tiene un nivel de conciencia alterado de forma significativa, considere colocar una cánula orofaringea o nasofaríngea del tamaño apropiado.  Este alerta ante signos del paciente que haya inhalado gases o vapores calientes,  así como también, tenga pelo facial quemado u hollín presente dentro o alrededor de la vía aérea; secreciones copiosas y tos frecuente, también pueden indicar una quemadura respiratoria.  Debe realizar la evaluación con rapidez, para identificar una respiración inadecuada.  Palpe la pared torácica, para buscar DCAP-BTLS.

Verifique ruidos respiratorios claros y simétricos, y administre oxígeno a flujo alto o proporcione ventilaciones asistidas con un dispositivo BVM, según sea necesario, dependiendo del nivel de conciencia, así como de la frecuencia y calidad respiratoria de su paciente; evalúe y trate a estos pacientes por posibles lesiones vertebrales y problemas de la vía aérea , de manera concurrente.  La forma en que abra la vía aérea depende de si se sospecha o no una lesión del cuello.  ¿Se habrá cuido el paciente?, ¿las circunstancias que rodean el ML sugieren una posible lesión vertebral?

Circulación – Decisión de transporte – quemaduras


Circulación

Debe evaluar rápidamente la frecuencia y calidad del pulso, determinar la perfusión, sobre la base del estado, color y temperatura de la piel y el tiempo de llenado capilar.  Si ve una hemorragia abundante, debe tomar las medidas necesarias para controlarla.  La hemorragia es una condición amenazante de vida, por ende debe controlarse de inmediato; el estado de choque se desarrolla con frecuencia en pacientes quemados; de apoyo a su circulación elevando los brazos y la piernas de forma apropiada o colocando al paciente en posición de Trendelemburg.  También debe tratar el estado de choque previniendo la pedida de calor.  Esto es muy importante, porque la piel lesionada tiene solo una limitada capacidad para regular la temperatura del cuerpo.

Decisión de transporte

Si su paciente que está tratando, tiene un problema de la vía aérea o respiratorio por quemaduras notables, hemorragia externa copiosa o signos y síntomas de hemorragia interna, debe considerar transportarlo en forma rápida al hospital para su tratamiento.  La presencia de proveedores de cuidados de SVA, puede ser apropiada en el caso de pacientes con quemaduras de 2 grado-moderado a 3 grado-intenso, o quemaduras de la vía aérea o pulmones.  Los proveedores de SVA, pueden tratar a estos pacientes con intubación endotraqueal y líquidos intravenosos, para darle soporte a problemas de la vía aérea, respiración y circulación (estado de choque).  Estas situaciones pueden progresar tan rápido que la ayuda inmediata de SVA puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Valoración de las quemaduras


Valoración de las quemaduras  

Evaluación de la escena

Los pacientes quemados pueden ser muy difíciles de tratar, tanto de manera psicológica como emocional.  Es fácil estar abrumado por la vista, ruidos y el olor de las víctimas quemadas.  No solo debe prepararse mentalmente un paciente quemado, sino prepárese también  emocionalmente.  Céntrese en su paciente y en los cuidados inmediatos, no se deje atrapar por tópicos alrededor del abuso del niño o el anciano, o por el aspecto dramático de las heridas.

Aprenda bien sus protocolos y enfóquese en su objetivo: evaluar con rapidez, tratar y transportar a su paciente lo mas pronto posible al hospital apropiado.

Al llegar a la escena, obsérvela con relación a posibles amenazas a la seguridad del equipo, espectadores y el paciente.  Cuando responda a una lesión por quemaduras, asegúrese de que los factores que condujeron al paciente a la quemadura no planteen un riesgo para usted ni para su equipo.  ¿Esta desconectada la corriente eléctrica?, ¿está seguro el escape de la sustancia química?, ¿se ha extinguido el fuego?.

En los impactos vehiculares, asegúrese de que no hay cables eléctricos energizados sueltos, ni escapes de combustibles en el área en la que estará trabajando.  Comience con la seguridad de la escena como la mas alta prioridad.  Si determina que la compañía eléctrica, el departamento de bomberos o las unidades de SVA son necesarias, solicite los recursos adicionales con antelación.  Anticípese al uso de los guantes, y la protección ocular, con cualquier paciente quemado y use batas cuando se esperen lesiones graves.  Recuerde que el paciente quemado es un paciente traumatizado.  Considere el potencial de lesiones de la columna vertebral y otras lesiones.

Extensión de las quemaduras


Extensión de las quemaduras

Una forma rápida para estimar el área que ha sido quemada, es compararla con el tamaño de la palma de la mano del paciente, que es aproximadamente el 1% del área total del cuerpo.  Esta técnica se llama “método Palmer”.

Otro sistema útil de medición es la regla de los nueve, que divide el cuerpo en secciones, cada una de las cuales es un aproximado del 9% del área del cuerpo.  Recuerde que la cabeza de un lactante, o un niño es relativamente más grande que la cabeza de un adulto y recuerde también que las piernas son relativamente menores.

Profundidad de las quemaduras


Profundidad de las quemaduras

Las quemaduras se clasifican primero de acuerdo con su profundidad.  Como TEM-TUM-TES, debe ser capaz de identificar los siguientes tres tipos de quemaduras:

  • Quemadura superficial o de primer grado: implica solo la capa superior de la piel, o epidermis. La piel se enrojece, pero no forma ampollas o ámpulas, ni quema a través de los tejidos.  El sitio de la quemadura es dolorosa, por ejemplo: una quemadura solar.
  • Quemaduras de espesor parcial o de segundo grado: implican a la epidermis y a alguna porción de la dermis. Estas quemaduras no destruyen el espesor total de la piel, ni del tejido subcutáneo; por lo general la piel esta húmeda, moteada y de color blanco y rojo.  Las ámpulas  o ampollas, son comunes y causan un dolor intenso.
  • Quemaduras de espesor completo o de tercer grado: se extiende a todas las capas de la piel. Y pueden incluir capas del tejido subcutáneo, músculos, huesos u órganos internos. El área quemada es seca y con aspecto de cuero, se puede presentar blanca, parda oscura o aun carbonizada.  Algunas quemaduras de espesor completo o tercer grado, se sienten duras al tocarlas.  Los vasos sanguíneos coagulados, o el tejido subcutáneo, se pueden ver bajo la piel quemada.  Si se han destruido las terminaciones nerviosas, es posible que un área intensamente quemada no tenga ninguna sensación.  Sin embargo, las áreas circulantes quemadas con menor intensidad, pueden ser en extremadamente dolorosas.

Una quemadura de espesor completo o tercer grado pura es muy poco común.  Las quemaduras graves son por lo general una combinación de quemaduras superficiales, de espesor parcial y de espesor completo.  Las quemaduras superficiales se curan bien, sin formar cicatrices; sin embargo las quemaduras de espesor parcial o segundo grado y las quemaduras de espero completo o tercer grado, se tratan menor de forma quirúrgica.

Las heridas dela vía aérea también son graves, pueden estar asociadas con carbonización del pelo dentro de la nariz, hollín alrededor de la nariz y boca, ronquera o hipoxia.

Puede ser imposible estimar con exactitud la profundidad de una quemadura particular.  Aun cirujanos experimentados en quemaduras a veces subestiman o sobre-estiman el grado de una quemadura en particular.

Gravedad de las quemaduras


Gravedad de las quemaduras

La gravedad de una quemadura puede incluir en la elección de un tipo de tratamiento.  Cinco factores le ayudaran a determinar la gravedad de una quemadura:

  1. ¿Cuál es la profundidad de la quemadura?
  2. ¿Cuál es la extensión de la quemadura?

Estos dos primeros factores son los más importantes; después de determinarlos, hágase las siguientes preguntas:

  1. ¿están implicadas áreas críticas como la cara, las vías respiratorias superiores, las manos, los pies, los órganos genitales? Incluidas en las áreas críticas también están las quemaduras circunferenciales, que son las quemaduras que se extienden por completo alrededor de una parte del cuerpo como un brazo o pie.
  2. ¿hay trastornos médicos o lesiones preexistentes?
  3. ¿es el paciente menor de 5 años o mayor de 55 años?

Si la respuesta a estas últimas preguntas es si, entonces debe cubrir el grado de la clasificación de las quemaduras.

CLASIFICACIÓN DE LAS QUEMADURAS EN ADULTOS

Quemaduras criticas
  • Quemaduras de tercer grado o espesor completo que incluyen manos, pies, cara, vía aérea superior, órganos genitales o quemaduras circunferenciales de otras áreas.
  • Quemaduras de tercer grado o espesor completo que cubran mas del 10% del área de la superficie corporal.
  • Quemaduras de segundo grado o espesor parcial, que cubran mas del 30% del área de la superficie del cuerpo.
  • Quemaduras asociadas con lesiones respiratorias como inhalación de humo o lesiones por inhalación.
  • Quemaduras complicadas con fracturas.
  • Quemaduras en pacientes menores de 5 años o mayores de 55, que se clasificarían como “moderadas” en adultos jóvenes.
Quemaduras moderadas
  • Quemaduras de tercer grado o espesor completo, que cubren del 2 al 10% del área de superficie corporal, excluyendo manos, pies, cara, órganos genitales o vía aérea superior.
  • Quemaduras de segundo grado o de espesor parcial que cubren del 15 al 30% del área de superficie corporal.
  • Quemaduras de primer grado o superficiales que cubren mas del 50% del área de superficie corporal.
Quemaduras menores
  • Quemaduras de tercer grado o espesor completo que cubren menos del 2% del área de a superficie corporal.
  • Quemaduras de segundo grado o espesor parcial, que cubren menos del 15% del área de superficie corporal.
  • Quemaduras de primer grado o superficiales que cubren menos del 50% de la de superficie corporal.

CLASIFICACIÓN DE LAS QUEMADURAS EN LACTANTES Y NIÑOS

Quemaduras criticas
  • Quemaduras de espesor completo o tercer grado, o espesor parcial o segundo grado, que cubren más del 20% del área de superficie corporal total.
  • Quemaduras que impliquen manos, pies, cara, vía aérea u órganos genitales.
Quemaduras moderadas
  • Quemaduras de espesor parcial o segundo grado que cubran del 10 al 20% del área de superficie corporal.
Quemaduras menores
  • Quemaduras de espesor parcial o primer grado que cubren menos del 10% del área de superficie corporal.

24.10 LAS QUEMADURAS


24.10 LAS QUEMADURAS

Como TEM-TUM-TES, con frecuencia brindamos atención a pacientes que han sido quemados.  Las quemaduras constituyen aproximadamente 100.000 muertos al año , y están consideradas como las más graves y dolorosas de todas las lesiones.  Una quemadura se produce cuando el cuerpo o una parte del cuerpo, recibe más energía radiante de la que puede absorber, sin lesionarse.

Las fuentes potenciales de energía incluyen el calor, sustancias químicas toxicas y la electricidad.  Los cuidados apropiados de una quemadura pueden aumentar las posibilidades de su supervivencia de un paciente, y disminuir a largo plazo el riesgo o duración de su incapacidad.  Aunque es posible que una quemadura sea la lesión mas obvia de un paciente, siempre debe efectuar una evaluación completa para determinar si hay otras lesiones graves.

24.9 LESIONES DE CUELLO


24.9 LESIONES DE CUELLO

Una lesión abierta del cuello, puede ser una condición amenazante de vida.  Si las venas del cuello están abiertas o expuestas al ambiente pueden succionar aire.  Si se succiona suficiente aire a un vaso sanguíneo, puede de hecho, bloquear el flujo de sangre en los pulmones, puniendo al paciente en paro cardíaco.  Este trastorno se llama embolia gaseosa.  Para controlar la hemorragia y prevenir la posibilidad de que esto ocurra, cubra la herida con un apósito oclusivo.  Aplique presión manual, pero no comprima ambos vasos carotideos al mismo tiempo; si lo hace puede interferir con la circulación al encéfalo y causar un evento vascular cerebral.  Sostenga el apósito compresivo sobre la herida, envolviéndolo laxamente, con un rollo de gasa alrededor del cuello y luego con firmeza alrededor de la axila opuesta.

24.8 AMPUTACIONES


24.8 AMPUTACIONES

Los cirujanos, ahora pueden implantar las partes amputadas.  Sin embargo, los cuidados prehospitalarios de la parte amputada, son de vital importancia para el éxito en el tratamiento.  Con amputaciones parciales, asegúrese de inmovilizar la parte amputada, con apósitos compresivos abultados, e inmovilizar o ferulizar, para prevenir una lesión adicional.  No separe amputaciones parciales; esto puede complicar la re-implantación posterior.

Con una amputación completa, asegúrese de envolver la parte amputada en apósitos estériles y chóquela en una bolsa plástica.  Siga sus protocolos locales referentes a como preservar las partes amputadas.  En algunas áreas se recomienda apósitos estériles secos para envolver las partes amputadas, en otras se sugiere pósitos humedecidos en solución salina.  Ponga la bolsa plástica con la parte amputada, en un contenedor frío lleno de hielo, coloque la parte amputada envuelta, sobre el lecho de hielo.  No la empaque en hielo.  El objeto en mantener la parte amputada fría, sin permitir que se congele o desarrolle un cuadro de congelación.  La parte amputada debe ser transportada con el paciente.

Recuerde que la herida en el sitio de la amputación, debe ser atendida, incluyendo el control de la hemorragia y el vendaje apropiado.

A %d blogueros les gusta esto: