18.3 EXPOSICIÓN AL FRÍO

18.3 EXPOSICIÓN AL FRÍO

La temperatura normal del cuerpo debe mantenerse dentro de un intervalo muy estrecho para que la química del cuerpo funcione con eficiencia.  El cuerpo o cualquier parte de este, se exponen a medios fríos, estos mecanismos pueden verse avasallados.  La exposición al frío puede ocasionar lesiones a partes individuales del cuerpo, como los pies, las manos, orejas, nariz o al cuerpo como un todo.  Cuando cae la temperatura de todo el cuerpo, la condición se llama hipotermia.

Dado que el calor siempre viaja de un sitio más caliente a otro más frío, el cuerpo tenderá a perder calor hacia al medio.  El organismo puede perder calor de las siguientes cinco maneras:

  • Conducción. Es la transferencia directa de calor de una parte del cuerpo a un objeto más frío por contacto directo, como cuando una mano caliente toca un metal frío o hielo, o se sumerge en agua con una temperatura menor a 37°C. el calor pasa de modo directo del cuerpo al objeto más frío.  El calor también puede ganarse, si la sustancia que se toca está caliente.  A esto se debe que se les aconseje a las personas con problemas médicos crónicos que limiten su tiempo de estancia en tinas calientes
  • ConvecciónOcurre cuando se transfiere calor al aire circulante, por ejemplo cuando el aire caliente se mueve a través de la superficie del cuerpo. Una persona que está de pie a la intemperie, en el inclemente clima de invierno, si trae ropa delgada, pierde calor hacia el medio ambiente, sobre todo por convección, así como también una persona puede ganar calor, si el aire que toca su cuerpo es más caliente que su temperatura corporal, por ejemplo en los desiertos o los medios industriales, como un ambiente de fundición , pero es más común ver una ganancia rápida de calor en los spas y en las tinas de agua caliente donde la temperatura del agua puede estar muy por encima de la temperatura corporal.
  • Evaporación. Esta es la conversión de cualquier líquido en un gas, es un proceso que requiere de energía o calor. La evaporación es el mecanismo natural por medio del cual, el sudor enfría el cuerpo, a esto se debe que los nadadores cuando salen del agua sientan una sensación de frío al evaporarse el agua que moja el cuerpo.  Las personas que se ejercitan de manera vigorosa en un medio fresco, pueden sentirse calientes en un principio, pero más tarde, al evaporarse su sudor, pueden sentir frío excesivo.  Deben tomarse medidas para mantener seca a una persona, si esta tiene mucho frío.
  • Radiación. Es la transferencia de calor por energía radiante, la cual es un tipo de luz invisible que transfiere calor. El cuerpo puede perder calor por radiación, cuando una persona está de pie en un cuarto frío así como también puede ganar calor por radiación cuando una persona está cerca de una fogata.
  • Respiración. Esta hace que el cuerpo pierda calor cuando exhala el aire caliente de sus pulmones hacia la atmósfera, e inhala el aire más frío. En los climas calientes, la temperatura del aire puede estar bastante más por encima de la temperatura corporal, lo cual ocasiona que una persona gane calor con cada inhalación.

La velocidad y cantidad de pérdida de calor corporal, puede modificarse de tres maneras:

  1. Aumento o reducción de la producción de calor. Una manera para que el cuerpo aumente su producción de calor es incrementar la tasa de metabolismo de sus células, como ocurre al tiritar.  Es frecuente que las personas tengan la urgencia natural de moverse con fuerza cuando tienen frío.  Si tienen calor las personas reducen su actividad, lo cual baja la producción de calor.
  2. Moverse a un área donde la pérdida de calor disminuya o aumente. La manera más obvia de reducir la pérdida de calor debida a la radiación o convección, es salir del medio frío y buscar abrigo del viento.  Tan solo cubrir la cabeza minimiza la pérdida de calor por radiación, hasta en un 70%.  Lo mismo se aplica para un paciente que tiene demasiado calor, tan solo moverlo a la sombra puede reducir la temperatura ambiente en 10 grados o más.  Si no logra mover a la persona, cree la sombra y el movimiento de aire mediante un abanico.
  3. Usar ropa aislante, la cual ayuda a reducir la pérdida de calor de diversas maneras. Los aislantes, como ciertos materiales específicos o el aire seco y quieto, no conducen calor.  En consecuencia las capas de ropa que atrapan el aire, proporcionan un buen aislamiento, ejemplo la lana, las plumas y las telas sintéticas con pequeñas bolsas de aire atrapado.  La ropa protectora también atrapa la transpiración y evita la evaporación.  El sudor sin evaporación no permitirá el enfriamiento, para fomentar la pérdida de calor, afloje o retire la ropa, en particular en torno a la cabeza y el cuello.

Hipotermia

Literalmente, la hipotermia significa “temperatura baja”.  Esta se diagnostica cuando la temperatura central del cuerpo: del corazón, pulmones y órganos vitales, cae por debajo de 35°C.; el cuerpo por lo general puede tolerar una caída de algunos grados en la temperatura central, no obstante, por debajo de este punto crítico, el cuerpo pierde la capacidad de regular su temperatura y de generar calor corporal, entonces comienza la pérdida progresiva de calor corporal.

Para protegerse a sí mismo contra la pérdida de calor, es normal que el cuerpo constriñe los vasos sanguíneos de la piel, que da como resultado, la apariencia característica de labios y/o yemas de los dedos azulados.  Como precaución secundaria contra la pérdida de calor, el cuerpo, tiende a crear calor adicional al tiritar, lo cual consiste en el movimiento activo de muchos músculos para generar calor.  Al empeorar la exposición al frío y avasallar estos mecanismos, muchas funciones corporales comienzan a hacerse más lentas.  Con el tiempo el funcionamiento de órganos clave como el corazón, comienzan a disminuir.  si no se trata a tiempo, puede conducir a la muerte.

La hipertermia puede desarrollarse despacio cuando alguien se sumerge en agua fría, o de manera paulatina cuando la persona se expone a un medio frío durante varias horas.  La temperatura no tiene que estar por debajo del punto de congelamiento para que ocurra la hipotermia.  En invierno, las personas indigentes y aquellas cuyos hogares carecen de calefacción, pueden desarrollar hipotermia a temperaturas mayores, incluso en verano, los nadadores que permanecen en el agua durante largo periodo de tiempo, se encuentran en riesgo de hipotermia.

Como todas las lesiones relacionadas con el frío y el calor, la hipotermia es la más común entre los pacientes geriátricos, pediátricos y personas enfermas, quienes tienen menor capacidad de ajustarse a las temperaturas externas.  La hipotermia también es común entre las personas muy jóvenes, quienes son incapaces de ponerse ropa para protegerse del frío.  Los lactantes y niños pequeños, con un área de superficie relativamente grande, tienen menos grasa corporal que la mayoría de los adultos.  Así mismo, debido a su poca masa muscular es posible que los niños no sean capaces de tiritar con la misma eficacia que los adultos y los lactantes no tiritan en lo absoluto.  Los pacientes con lesiones o enfermedades, como es el caso de las quemaduras, choque, lesiones en la cabeza, eventos vasculares cerebrales, infecciones generalizadas lesiones de la médula espinal, diabetes e hipoglucemia son más susceptibles a la hipotermia, lo mismo que los pacientes que han tomado ciertos fármacos o venenos.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de la hipotermia por lo general se vuelven cada vez más graves a medida que cae la temperatura central, la hipertermia por lo general, avanza a través de cuatro etapas generales:

CARACTERÍSTICAS DE LA HIPOTERMIA SISTÉMICA
Temperatura central 32 a 35 °C 32 a 33 °C 27 a 31 °C <27 °C
Signos y síntomas Tiritar

Estampar los pies

Pérdida de coordinación

Rigidez muscular

coma Muerte aparente
Respuesta cardiorrespiratoria Vasos sanguíneos constreñidos

Respiración rápida

Respiración lenta

Pulso lento

Pulso débil

Arritmias

Respiraciones muy lentas

Paro cardiaco

 

Nivel de conciencia Retraimiento Confuso

Letárgico

Somnoliento

No responde No responde

Aunque no hay distinción clara entre las etapas, los diferentes signos y síntomas de cada una le ayudarán a estimar la gravedad del problema.  Cuando evalúe a un paciente en campo, podrá distinguir entre la hipertermia leve y grave.

Para evaluar la temperatura general de un paciente, descubra o hacia abajo su guante y coloque el reverso de su mano sobre la piel del abdomen del paciente, si la piel se siente fría, es probable que el paciente presente una emergencia generalizada por frío.  Si trabaja en un entorno frío, puede llevar consigo un termómetro para hipotermia, el cual registra temperaturas bajas del centro corporal.  Observe que los termómetros regulares no registran la temperatura de un paciente con hipotermia.  La hipotermia leve se presenta cuando la temperatura del cuerpo corporal está entre 32 y 32 °C.  El paciente por lo general está alerta y tiritando, en un intento por generar calor a través de la actividad muscular.  El paciente puede estremecerse de arriba abajo y azotar sus pies.  La frecuencia del pulso y la respiratoria por lo general son aceleradas.  La piel en las personas blancas, puede parecer rojiza, pero con el tiempo se verá pálida y luego cianótica.  Como ya sabemos, los individuos en un medio frío, pueden presentar los labios y las yemas de los dedos azuladas, debido a la constricción de los vasos sanguíneos de la piel, que intentan retener el calor.

Se presenta una hipotermia más grave, cuando la temperatura del centro del cuerpo es menor de 32°C, el temblor se detiene y la actividad muscular disminuye.  En un inicio, la actividad fina de músculos pequeños, como el movimiento coordinado de los dedos se detiene.  Con el tiempo a medida que cae más la temperatura se detiene toda actividad muscular.

A medida que la temperatura del centro del cuerpo se reduce hacia los 29°C, el paciente entra en letargo y por lo general pierde el interés en continuar su lucha contra el frío.  El nivel de conciencia se reduce y el paciente puede intentar quitarse la ropa.  Luego sigue la mala coordinación y la pérdida de memoria, junto con la reducción, o pérdida total de la sensación del tacto, cambios del estado del ánimo y deficiencia del juicio.  El paciente se vuelve menos comunicativo, presenta rigidez muscular o articular y por lo tanto, tiene problemas para hablar.  Al pasar el tiempo, los músculos se ponen rígidos y el paciente comienza a verse tieso o rígido.

A %d blogueros les gusta esto: