2.5 SITUACIONES ESTRESANTES

2.5  SITUACIONES ESTRESANTES

Muchas situaciones como las escenas con múltiples víctimas, choque graves de automóviles, excavaciones en cavernas, incendios, traumatismos de lactantes y niños, amputaciones, abuso de un lactante/ niño, conjugue o de una persona mayor, y muerte de un colega u otra persona conocida serán estresantes para las personas implicadas.  Durante esas situaciones, debe tener un cuidado extremo, tanto en sus palabras como en sus acciones; sea cuidadoso al presentarse en la escena mantenga un comportamiento y conducta profesional tanto en sus palabras como en sus acciones.  Palabras que no parecen ser importantes o que se dicen en tono de broma, pueden lastimar a alguna persona.  Las conversaciones en la escena deben ser profesionales.  No debe decir, “todo estará bien” o “No hay nada de qué preocuparse”.  Una persona que está atrapada en un auto colisionado, con dolor desde la cabeza hasta los pies, y preocupada por un ser querido, sabe que no todo está bien, lo que dará seguridad a su paciente es su calma y la aproximación cuidadosa a la situación de urgencia.  Seamos recién graduados o todos unos veteranos, los pacientes esperan que traigamos una cierta sensación de orden y estabilidad al terreno que ya es un caos.  Explique de manera breve el plan de acción, para asistir al paciente en crisis.  Informe a éste que necesita su ayuda y el apoyo de los miembros de la familia, o espectadores para llevarlo a cabo.

La forma en la cual el paciente reacciona a la lesión o la enfermedad suele estar influida por ciertas características de personalidad.  Algunos pacientes se ponen muy emotivos sobre lo que parece ser un problema menor.  Otros pueden mostrar poca emoción, o ninguna, incluso después de heridos o enfermedades graves.  Muchos otros factores influyen sobre cómo reacciona un paciente al estrés de un accidente.  Entre estos factores se encuentran:

  • Situación socio-económica
  • Temor al personal medico
  • Alcohol o abuso de sustancias
  • Antecedentes de enfermedades crónicas
  • Trastornos mentales
  • Reacción al medicamento
  • Edad
  • Estado nutricional
  • Sentimientos de culpa
  • Experiencias pasadas con enfermedades o lesiones

No esperamos saber con certeza porque un paciente está teniendo una respuesta emocional inusitada; sin embargo, puede evaluar rápida y calmadamente las acciones del paciente, la familia y los espectadores.  Esta evaluación le ayuda a ganar la confianza y cooperación de todos los que están en la escena.  Además debe usar un tono de voz profesional y mostrar cortesía, junto con preocupación sincera y actuación eficientemente.  Estas consideraciones lo llevaran a aliviar la preocupación, el temor y la inseguridad; todo esto inspirara confianza y cooperación.  La compasión en muy importante, pero debe ser muy cuidadoso pues nuestro criterio profesional tiene prioridad sobre la compasión.  Por ejemplo, un niño está gritando, sin lesiones obvias, que pongan en peligro la vida, está cubierto con la sangre de otro paciente.  Este niño asustado atrae su compasión y capta su atención, mientras tanto un adulto cercano esta inconsciente, no respira y puede morir por falta de atención.

Los pacientes deben expresar sus temores y preocupaciones.  Usted puede aliviar con facilidad esas preocupaciones en la escena. En general estos pacientes están preocupados por la seguridad y el bienestar de las otras personas que están implicadas en el accidente, y sobre el daño o la perdida de propiedades personales.  Sus respuestas deben ser discretas y diplomáticas, proporcionando tranquilidad cuando sea apropiado.  Si un ser amado ha muerto, o está gravemente lesionado, debe esperar, si es posible hasta que el representante religioso o personal del servicio de urgencias puedan dar la noticia al paciente.  Ellos deberán proporcionar el soporte psicológico que este último necesite.

Algunos pacientes, en especial los niños y las personas de edad avanzada, suelen estar aterrados o sentirse rechazados cuando son separados de su familia.  Otros podrían no desear que miembros de la familia compartan su estrés, vean sus lesiones o sean testigos de su dolor.

En general es mejor si los padres acudan con sus hijos y familiares a acompañar a los pacientes ancianos.

También deben ser respetadas las costumbres y necesidades religiosas del paciente.  Algunas personas se aferran a medallas o amuletos religiosos, en especial ante cualquier intento de quitárselo.  Otras expresaran un fuerte deseo de un consejo religioso, bautismo o los santos oleos si la muerte está cerca.  Debe tratar de adecuarse a estas peticiones.  Algunas personas tienen convicciones religiosas que se oponen fuertemente al uso de medicaciones, sangre y productos hematológicos.  Si conoce esa información, es imperativo que lo comunique al siguiente nivel de atención.

En caso de muerte, debe manejar el cuerpo con respeto y dignidad.  Debe estar expuesto el menor tiempo posible.  Conozca la legislación, regulaciones y protocolos locales sobre el movimiento de un cadáver o su cambio de posición, sobre todo si está en una posible escena de crimen.  Aun en estas situaciones deben aplicarse las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y brindar el tratamiento apropiado, a menos que haya signos obvios de muerte.

Situaciones inciertas

Habrá ocasiones en que no estés seguros de que exista una verdadera urgencia médica.  Cuando esto ocurra informa a la dirección médica o al centro regulador de las urgencias médicas sobre a necesidad de transportar.  Si no puede comunicarse con ellos lo mejor es transportar al paciente.  Por razones éticas, como médico-legales, un médico debe examinar a todos los pacientes que son trasladados y juzgar el grado de necesidad médica.

También debe darse cuenta de que la mayoría de los síntomas menores pueden ser síntomas tempranos de enfermedades o lesiones graves.  Los síntomas de muchas enfermedades pueden ser similares a los del abuso de sustancias, crisis conversivas o trastorno de conversación u otros trastornos.  Debe aceptar las molestias del paciente y proporcionar un cuidado apropiado, hasta que sea capaz de transferirlo a un nivel más alto. Ejemplo: paramédico, enfermedad, medico.  Los protocolos locales dirigirán sus acciones en estas situaciones.  Si no está seguro, equivóquese hacia el lado de la precaución; adquiera el consentimiento del paciente y transpórtelo hacia un servicio médico.

A %d blogueros les gusta esto: