25.6 LENTES DE CONTACTO Y OJOS ARTIFICIALES

25.6 LENTES DE CONTACTO Y OJOS ARTIFICIALES

Los lentes de contacto duros y pequeños, suelen estar teñidos haciéndolos relativamente fáciles de verse, mientras que los grandes y blandos pueden ser muy difíciles de verse.  En general, no debe intentar quitar cualquier tipo de lestes de un paciente.

Nunca debe tratar de retirar un lente de un ojo que haya sido o pueda haber sido lesionado, porque manipular el lente puede agravar el problema.  En el único caso en que un lente de contacto se debe retirar en campo, es cuando se ha producido una quemadura química en el ojo.  En esa situación, el lente puede atrapar la sustancia química y dificultar la irrigación.

Si es necesario de quitar los lentes duros de contacto, use una tapa de succión pequeña, mojando el extremo con solución salina.

Para retirar los lentes blandos, aplique una o dos gotas de solución salina en el ojo, luego pellizque el lente con cuidado entre sus dedos enguantados, con el dedo pulgar y el dedo índice, y sepárelo de la superficie del ojo.

Coloque los lentes de contacto en un contenedor lleno de solución salina estéril, para evitar dañarlos.  Siempre avise al personal de urgencias del hospital, si el paciente está usando lentes de contacto.

En ocasiones se encontrará atendiendo a un paciente que tenga prótesis del ojo, o un ojo artificial.  Es sorprendente lo difícil que puede ser distinguir una prótesis de un ojo natural.   Debe sospechar de un ojo artificial cuando no responda a la luz, se mueva en concierto con el ojo opuesto y parezca ser muy similar a su pareja.  Si piensa que su paciente tiene un ojo artificial, pero no está seguro de ello, proceda a preguntárselo.  Aunque no puede causar daño alguno, tratar a un ojo artificial como trataría a un ojo normal, debe estar completamente seguro sobre la función del ojo de su paciente.

A %d blogueros les gusta esto: