4.9 SISTEMA NERVIOSO

4.9 SISTEMA NERVIOSO

El sistema nervioso controla prácticamente todas las actividades del cuerpo, tanto voluntarias como involuntarias.

El sistema nervioso somático es la parte del sistema nervioso que regula las actividades sobre las cuales hay control voluntario.  Estas actividades incluyen caminar, hablar y escribir.

El sistema nervioso autónomo controla las múltiples funciones que ocurren sin control voluntario.  Estas actividades incluyen funciones corporales como la digestión, dilatación y constricción de los vasos sanguíneos, sudoración y todas las otras acciones involuntarias que son necesarias para las funciones básicas del cuerpo.

Atómicamente, el sistema nervioso se divide en dos partes: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.  Por tanto, el sistema nervioso, como un todo, se puede dividir anatómicamente en los sistemas nerviosos: central y periférico, y funcionalmente en componentes somático (voluntario) y autónomo (involuntario.

 

SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

El sistema nervioso central (SNC) está constituido por el encéfalo y la médula espinal.

Desde un punto de vista práctico, el sistema nervioso central se puede considerar como la parte del sistema nervioso que está cubierta y protegida por huesos.

El encéfalo este cubierto por el cráneo, y la médula espinal por la columna vertebral.

Las partes principales de la mayoría de las células nerviosas (el núcleo y el cuerpo celular) están dentro del sistema nervioso central.

El encéfalo y la médula espinal están bañados en líquido cefalorraquídeo, que sirve de amortiguación y para filtrar impurezas y toxinas.

Órganos y estructuras vasculares

4-46 la cabeza

La cabeza es el centro de comando del cuerpo; contiene el encéfalo, el tallo cerebral y el comienzo de la médula espinal, todos bañados por el líquido cefalorraquídeo.

El encéfalo requiere un suministro continuo de oxígeno y nutrientes, que son proporcionados por las por arterias y venas.

El encéfalo es el órgano controlador del cuerpo.  Es el centro de la conciencia.  Es causal de todas nuestras actitudes corporales voluntarias, la percepción de nuestro entorno y el control de nuestras reacciones al ambiente.  Además, el encéfalo nos permite experimentar todos los finos matices del pensamiento que nos hacen individuos.  El encéfalo se divide en varias áreas, las cuales todas tienen sus funciones específicas.  Las tres principales divisiones del encéfalo son: el cerebro, el cerebelo y el tronco encefálico (tallo cerebral).

El cerebro es la parte más grande del encéfalo y a veces es llamado “la materia gris”, constituye cerca de las tres cuartas partes del volumen del encéfalo y está a su vez compuesta por cuatro lóbulos: frontal, parietal, temporal y occipital.  El cerebro de un lado controla las actividades del lado opuesto del cuerpo.  Cada lóbulo del cerebro es causante de una función específica.  Por ejemplo, un grupo de células en el lóbulo frontal origina la actividad de todos los músculos voluntarios del cuerpo.  Las células cerebrales en esta área general impulsos  que son enviados a  lo largo de las fibras nerviosas que se extienden a partir de cada célula de la médula espinal; otra área en el lóbulo parietal, tiene células que reciben impulsos sensitivos de los nervios periféricos del cuerpo.  Otras partes del cerebro suscitan otras funciones corporales.  Por ejemplo, la región occipital, en la parte posterior del cerebro, recibe impulsos visuales de los ojos; otras áreas controlan la audición, el equilibrio y el habla,  otras partes del cerebro determinan las emociones y otras características de la personalidad del individuo.

El Cerebelo, que está colocado debajo de la gran masa del tejido cerebral, es llamado a veces “pequeño cerebro”.  La principal función de esta área es coordinar las diversas actividades del encéfalo, particularmente los movimientos corporales.  Sin el cerebelo las actividades musculares muy especializadas como escribir o coser, serían imposibles.

El tronco encefálico (tallo cerebral).  Recibe ese nombre porque el encéfalo parece estar sentado en esa porción del sistema nervioso central, como un árbol se afirma en el tronco.  El tronco cefálico (tallo cerebral) es la parte más primitiva del sistema nervioso central.  Está situado profundamente en el cráneo, y es la parte mejor protegida del sistema nervioso ventral.  El tronco cefálico (tallo cerebral) es el centro de control de casi todas las funciones corporales que son absolutamente necesarias para la vida.  Las células de esta parte del encéfalo controlan las funciones cardíacas, respiratorias, y otras funciones básicas del cuerpo.

El encéfalo tiene muchas otras áreas anatómicas, las cuales todas tienen funciones específicas e importantes.  Recibe una vasta cantidad de información del ambiente, la selecciona, ordena y dirige al cuerpo para responder apropiadamente.  Muchas de las respuestas implican acción muscular voluntaria; otras son automáticas e involuntarias.

El líquido cefalorraquídeo (LCF) baña el encéfalo y la médula espinal, y sirve para proteger esas estructuras y filtrar impurezas y toxinas.

Para nosotros como TEM, un hallazgo significativo en un traumatismo, indicador de fractura de cráneo es la salida de líquido cefalorraquídeo a través de los oídos.

La circulación de la cabeza: el encéfalo requiere un constante flujo de sangre oxigenada para dar soporte a la función encefálica.  La sangre es suministrada a través de las arterias carótidas que pueden palparse en ambos lados del cuello.  La sangre desoxigenada drena de la cabeza por medio de las venas yugulares internas y externas.

Médula espinal

4-46 medula espinal710

La médula espinal es otra estructura del sistema nervioso central.

Como el encéfalo, la médula espinal contiene los cuerpos de las células nerviosas,  pero su mayor porción está constituida por fibras nerviosas que se extienden desde las células del encéfalo.  Estas fibras nerviosas transmiten información de y hasta el encéfalo.  Todas las fibras se reúnen inmediatamente por debajo del tronco encefálico (tallo cerebral), formando la médula espinal.

La médula espinal sale de a través de una gran abertura en la base del cráneo llamado agujero occipital.  Está encerrada dentro del conjunto vertebral por donde se dirige hacia abajo, hasta el nivel de la segunda vértebra lumbar.

El conducto vertebral o raquídeo, está formado por vertebras apiladas una sobre otra.  Cada vertebra rodea a la médula espinal y jutas forman el conjunto vertebral óseo.

La función principal de la médula espinal consiste en transmitir mensajes entre el encéfalo y el cuerpo.  Estos mensajes pasan a lo largo de las fibras nerviosas como impulsos eléctricos, tal como pasan los mensajes  a lo largo de un cable eléctrico.  Las fibras nerviosas estas arregladas en manojos específicos, dentro de la médula espinal, para conducir los mensajes en un área específica del cuerpo al encéfalo y de retorno.

Interneuronas

Dentro del encéfalo y la médula, están ubicadas células con fibras cortas que conectan a los nervios sensitivos con los nervios motores.  En la médula espinal se conectan directamente los nervios sensitivos y motores pasando por alto el encéfalo.  Estos nervios conectores (interneuronas) permiten que los impulsos sensitivos y motores se transmitan de un nervio a otro dentro del sistema nervioso central.

Las interneuronas en la médula espinal completan entre los nervios sensitivos y motores de los miembros un arco reflejo.  Un estímulo irritante al nervio sensitivo, como el calor, se trasmitirá a través de las interneuronas, del nervio sensitivo directo al nervio motor. Así pues se estimulara al nervio sensitivo, y el musculo responderá de manera rápida, retirando el miembro del estímulo irritante, aun antes de que esta información pueda ser transmitida al encéfalo.

Cuando un médico da un pequeño golpe a su rodilla está probando si su reflejo está intacto.

 

SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO

Muchas de las células del sistema nervioso central tienen fibras que se extienden desde el cuerpo células hacia afuera a través de aberturas del hueso que cubre el conducto vertebral, formando un cable de fibras nerviosas que enlazan al sistema nervioso central con los diversos órganos del cuerpo.  Estos cables de fibras nerviosas forman el sistema nervioso periférico.  Los tres principales tipos de nervios son los nervios sensitivos, los nervios motores y las interneuronas.

Los nervios sensitivos conducen información del cuerpo al sistema nervioso central; los nervios motores la condicen del sistema nervoso central a los músculos del cuerpo.

El sistema nervioso periférico está formado por 31 pares de nervios periféricos, llamados raquídeos o espinales y 12 pares de nervios llamados craneales.

De cada nivel vertebral, de cada nivel vertebral, la primera vértebra cervical a la quinta sacra, de cada lado del cuerpo, sale de cada una de las vértebras, un nervio raquídeo del conducto vertebral y pasa a través del agujero de conjunción o foramen intervertebral.

El nervio raquídeo está constituido por fibras nerviosas de células nerviosas que se originan dentro de la médula espinal.  Las fibras nerviosas conducen impulsos sensitivos de la piel y otros órganos a la médula espinal; también conducen impulsos motores de la médula espinal a los músculos que están presentes en ese segmento el cuerpo.

Por ejemplo entre la séptima y la octava costilla, los nervios raquídeos llevan fibras sensitivas de la piel entre esas dos costillas, también, lleva fibras motoras para inervar los músculos intercostales entre la séptima y la octava costilla.  Este arreglo específico de las fibras nerviosas se vuelve más complejo y confuso en las regiones tanto cervical como lumbar, debido al gran número de músculos que hay en los brazos y las piernas, que deben recibir fibras nerviosas.

Los nervios raquídeos se combinan formando una compleja red de nervios (llamados plexos) en dos áreas: el plexo braquial, para las extremidades superiores, y el plexo lumbosacro, para las extremidades inferiores.

Los 12 pares de nervios periféricos que salen el encéfalo a través de los orificios del cráneo, se llaman nervios craneales, en su mayor parte, son nervios muy especializados que realizan funciones específicas.  Por ejemplo el nervio facial (séptimo par craneal envía impulsos motores a muchos de los músculos faciales.

Nervios sensitivos

Los nervios sensitivos del cuerpo son muy complejos.  Hay muchos tipos de nervios sensitivos,

Un tipo forma la retina del ojo: otros producen a audición y los mecanismos de equilibrio en el oído.  Otros están localizadas dentro de la piel, los músculos, articulaciones, pulmones y otros órganos del cuerpo.

Cuando es esfuminada transmite su propio mensaje especial al encéfalo.  Existen nervios sensitivos especiales para detectar calor, frío, posición, movimiento, presión, dolor, equilibrio, luz, gusto y olfato, así como otras sensaciones.

Hay terminaciones nerviosas especializadas para cada célula, en forma tal que perciba solo un tipo de sensación y transmita solo un mensaje.

Los impulsos sensitivos proporcionan constantemente información al encéfalo, sobre lo que están haciendo las diferentes partes de nuestro cuerpo con relación a n nuestro entorno.  Por tanto, el encéfalo nos hace conscientes del entorno que nos rodea de manera continua, los nervios craneales envían sensaciones directamente al encéfalo.

Las sensaciones visuales (lo que vemos) alcanzan al encéfalo directamente a través del nervio óptico (el segundo par craneal) en cada ojo.  Las terminaciones nerviosas del nervio óptico están situadas en la retina del ojo; son estimuladas por la luz y los impulsos son conducidos a lo largo del nervio que pasa a través de un orificio, en el fondo de la órbita del ojo a la porción occipital del cerebro.

Cuando son estimuladas las terminaciones nerviosas sensitivas en las extremidades, los impulsos son transmitidos a lo largo de un nervio periférico a la médula espinal.

El cuerpo celular de nervio periférico está situado en la médula espinal.  El impulso es entonces transmitido de ese cuerpo celular a otra terminación nerviosa, en la médula espinal.  A continuación el estímulo es enviado hacia arriba por la médula espinal al área sensitiva e el lóbulo parietal del cerebro, donde la información sensitiva puede ser interpretada y el encéfalo toma la acción apropiada.

Nervios motores

Cada musculo del cuerpo tiene su propio nervio motor.

El cuerpo celular del nervio periférico está situado en la médula espinal y una fibra del cuerpo celular se extiende como parte del nervio periférico a su musculo especifico.

Los impulsos eléctricos que son producidos por el cuerpo celular en la médula espinal, son transmitidos a lo largo de nervio motor al musculo, y provoca que se contraiga.

El cuerpo celular en la medula espinal es estimulado por un impulso producido en la franja motora de la corteza cerebral, este impulso es transmitido a lo largo de la médula espinal, al cuerpo celular del nervio motor.

A %d blogueros les gusta esto: