7.9 OXÍGENO SUPLEMENTARIO

7.9 OXÍGENO SUPLEMENTARIO

Siempre debe tener oxigeno suplementario para los pacientes que son hipóxicos, debido a que no están obteniendo suficiente oxígeno para los tejidos y células del cuerpo.

Algunos tejidos y órganos, como el corazón, sistema nervioso central, pulmones, riñones e hígado, necesitan un constante suministro de oxígeno para su funcionamiento normal.  Nunca impida que el paciente reciba oxígeno que puede beneficiarlo, en especial si debe proporcionar ventilación asistida.

Cuando ventile a cualquier paciente en paro cardiaco o respiratorio, siempre debe usar oxigeno suplementario a alta concentración. Conocimiento sobre cuando y como proporcionar oxigeno suplementario, debe comprender como se almacena el oxígeno y los diversos riesgos relacionados con su uso.

EQUIPO DE OXIGENO SUPLEMENTARIO

Además de tener conocimiento sobre cómo y cuándo, proporcionar oxigeno suplementario, debe comprender como se almacena el oxígeno y los diversos riesgos relacionados con su uso.

Cilindros de oxígeno.

El oxígeno que suministrará a los pacientes, suele ser gas comprimido en cilindros verdes, sin costuras, de acero o aluminio.  Algunos cilindros pueden ser de color plateado o cromado, con un área verde alrededor de la válvula surtidora en la parte superior.  Los cilindros de más nuevos suelen estar frecuentemente construido con aluminio ligero o acero centrifugado; los cilindros más viejos son más pesados.

Siempre verifique y asegúrese que el cilindro esté rotulado para uso médico.  Debe buscar letras y números estampado en el metal del cuello del cilindro.

f10-22

Los números y letras estampados en el cilindro son muy importantes, pues en ellos está la información del mes y año en el cual se hizo la última inspección.

Los cilindros de oxigeno están disponibles en varios tamaños.  Los dos tamaños que usará con mayor frecuencia son los cilindros D (o súper D) y M.

El cilindro D (o superior D) puede ser trasladado de su unidad al paciente.  El tanque M permanece a bordo de su unidad como un tanque principal de abastecimiento.  Otros tamaños que verá son: A, E, G, H y K

La duración del tiempo en que puede usar un cilindro depende de la presión en el cilindro y el la velocidad del flujo.

TAMAÑOS DE CILINDROS LLEVADOS EN LA AMBULANCIA
TAMAÑO VOLUMEN L.
D 350
SUPER D 500
E 625
M 3000
G 5300
H, A, K 6900

 

Consideraciones de seguridad

Los cilindros de gas comprimido, deben ser manipulados cuidadosamente puesto que, su contenido está bajo presión.  Los cilindros están dotados de reguladores de presión para asegurar que los pacientes reciban la cantidad y tipo correctos.  Asegúrese de que el regulador de presión está firmemente fijo, antes de transportar los cilindros, una punción o agujero en el tanque puede hacer que el cilindro se convierta en un proyectil mortal.  No manipule un cilindro por el ensamble del cuello.  Los cilindros deben afianzarse con soportes cuando están almacenados en la ambulancia.  Los cilindros de oxígeno que se están usando durante el transporte, deben posicionarse y asegurarse para evitar que el tanque se caiga y así mismo prevenir daños en la unión de la válvula-calibrador.

Sistema de guía con agujas

La industria de gases comprimidos ha establecido un sistema de indicación con agujas para los cilindros portátiles, para prevenir que un regulador de oxigeno sea conectado a un cilindro de dióxido de carbono, o a un regulador de dióxido de a carbono a un cilindro de oxígeno.  Al prepararse para administrar oxígeno, verifique que los orificios de las agujas, se ajusten exactamente a las agujas correspondientes del regulador.

El sistema de guía con agujas presenta una serie de agujas en una horquilla las cuales deben corresponder con los orificios de la válvula surtidora.  La disposición de las agujas y los orificios varían para diferentes gases, de acuerdo con los estándares nacionales aceptados.

f10-25

Otros gases que son suplidos en cilindros portátiles, como el acetileno, el dióxido de carbono y el nitrógeno, los cuales usan reguladores y flujometros que son similares a los usados en el oxígeno.  Cada cilindro de gas específico tiene un patrón asignado así como también un número de aguja.  Estas medidas de seguridad, hacen imposible fijar un cilindro de óxido nitroso a un cilindro de oxígeno; pues el regulador de oxigeno no corresponderá.

f10-24

Las válvulas de salida de los cilindros de oxígeno portátiles, están diseñadas para aceptar calibradores reductores de presión tipo horquilla, que corresponden al sistema de indicación con agujas.  El sistema de seguridad de los cilindros grandes se conoce como Sistema Estándar Americano (American Standard System).  En este sistema los cilindros de oxígeno están equipados con válvulas de salida de gas con roscas.  Los tamaños interiores y exteriores roscados de estos puntos de salida varían, dependiendo del gas en el cilindro.  El cilindro no aceptará una válvula reguladora a menos que este roscada apropiadamente, para corresponder con ese regulador.  El propósito de estos dispositivos de seguridad es el mismo que en el sistema de indicación con agujas: prevenir la conexión accidental de un regulador con un cilindro equivocado.

Reguladores de presión

La presión del gas en un cilindro lleno de oxígeno, es de aproximadamente 2000 psi (lb/pulg2), esta es demasiada presión para que sea segura o útil para sus propósitos.  Los reguladores de presión la reducen un rango más útil, por lo general de 40 a 70 psi.  La mayor parte de los reguladores en uso en la actualidad reducen la presión a un grado simple, aunque existen reguladores de grados múltiples.  Un regulador de dos grados reducirá la presión primero a 700 psi y luego a 40 y 70 psi.

Después de que la presión se reduce a un nivel con el que se puede trabajar, la fijación definitiva para la entrega de gas al paciente suele ser una de las siguientes:

  • Un ajuste hembra de conexión rápida que aceptara un conector macho de conexión rápida, de una manguera de presión, o respirador o reanimador.
  • Un flujómetro que permitirá la liberación regulada de gas medido en litro por minuto.

Humidificación

7-24 25 26003

Algunos sistemas SME, proporcionan oxígeno humidificado a los pacientes durante e transporte  Sin embargo, este suele ser indicado sólo para tratamientos con oxígeno por tiempo prolongado.  No se considera que el oxígeno seco sea perjudicial para uso en un plazo corto.  Por lo tanto, no siempre se usa oxígeno humidificado en situaciones pre hospitalarias.  Refiérase siempre al control médico o protocolos locales, para tener directrices sobre temas que impliquen tratamientos del paciente.

Flujometros

Los flujómetros suelen estar permanentemente fijos  a los reguladores de presión, en el equipo de urgencias médicas.  Los dos tipos de flujometros que se usan comúnmente son flujometros compensados por presión y flujometros calibrados Bourdon.

Un flujómetro compensado por presión incorpora una bola flotante dentro de un tubo calibrado con reducción gradual de su calibre.  El flujo de gas es controlado por una válvula de aguja situado por delante de la bola flotante.  Este tipo de flujómetro es afectado por la gravedad y debe mantenerse siempre en posición vertical para lograr una lectura precisa.

7-24 25 26004

Con frecuencia se usa un flujómetro calibrado Bourdon, pues es afectado por la gravedad y puede usarse en cualquier posición.

7-27005

Es realmente un calibrador de presión, que esta graduado para registrar la velocidad del flujo.  La principal desventaja de este flujómetro, es que no compensa la contrapresión.  Por lo tanto, suele registrar una velocidad de flujo más alta cuando hay alguna obstrucción al gas circulante.

Procedimientos  de operación 

Antes de poner al servicio un cilindro:

  1. Inspeccione el cilindro y sus marcas. Si el cilindro fue llenado comercialmente, tendrá un sello plástico alrededor de la válvula surtidora, que cubre la abertura en la válvula.  Retire el sello e inspeccione la abertura, asegurándose de que esté libre de suciedad y otros desechos.  La válvula surtidora, no debe estar sellada ni cubierta con cinta adhesiva, o alguna sustancia basada en petróleo.  Estas pueden contaminar al oxígeno y contribuirá a la combustión espontánea cuando se mezcla con el oxígeno de presión.  Se producirá un “chasquido” en el cilindro, abriéndolo lentamente y cerrándose de nuevo, para asegurarse de que no penetren en el flujo de oxígeno partículas de suciedad u otros posibles contaminantes.  Nunca ponga el cilindro frente a usted o ante otros cuando el cilindro produzca el chasquido .  Abra el tanque fijando una llave a la válvula y girando la válvula en sentido contrario a las manecillas del reloj.  Debe poder escuchar claramente la precipitación del oxígeno al salir del tanque.  Cierre el tanque girando la válvula en el sentido de las manecillas del reloj.
  2. Fije el regulador / flujómetro a la válvula surtidora después de depurar la abertura. A un lado de la válvula surtidora encontrará tres orificios.  El mayor en la parte superior es la verdadera abertura a través de la cual fluye el oxígeno.  Los dos orificios más pequeños situados debajo, no se extienden al interior del tanque, proporcionan estabilidad al regulador.  Siguiendo el diseño del sistema de indicación con agujas, estos dos orificios están situados en posiciones que son singulares y específicas para los cilindros de oxígeno.  Por encima de las agujas, en el interior del cuello, está la entrada real, a través de la cual el oxígeno fluye del cilindro al regulador.  Un anillo –O–de metal o plástico, está colocado alrededor de la entrada de oxígeno, para optimizar el sello a prueba de aire del cuello del regulador y a la válvula surtidora.
  3. Coloque el collar regulador sobre la válvula del cilindro, con la abertura y las agujas de indicación al lado de la válvula surtidora, que tiene los tres orificios. Abra el tornillo de cierre lo suficiente para permitir que el cuello se ajuste libremente sobre la válvula surtidora.  Mueva el regulador en forma tal, que la abertura del oxígeno y las agujas se ajusten en los orificios correctos de la válvula surtidora.  El tornillo de cierre del lado opuesto debe estar alineado con la depresión de hoyuelo.  Al sostener el regulador firmemente contra la válvula, apriete el tornillo de cierre hasta que el regulador esté fijo firmemente  al cilindro; en ese punto, usted no deberá ver espacios abiertos entre los lados de la válvula surtidora y las paredes interiores del cuello.
  4. Con el regulador fijo firme, abra e cilindro, verifique posibles escapes de la conexión regulador-cilindro de oxígeno, y lea el nivel de presión en el calibrador regulador. La mayoría de los cilindros portátiles tienen una presión máxima de aproximadamente 2000 psi.  La mayor parte de los servicios del SME consideran que un cilindro con menos de 500 a 1000 psi, es demasiado bajo para mantenerse en servicio.  Aprenda las políticas de su departamento y síguelas.

El flujómetro tendrá un segundo calibrador o un cuadrante selector que indica la velocidad del flujo de oxígeno.  Se usan varios tipos populares de dispositivos.  Fije el dispositivo de oxígeno seleccionado al flujómetro, conectando la tubería universal de oxígeno a la boquilla del “árbol de navidad” en el flujómetro.  La mayoría de los dispositivos de entrega de oxígeno vienen con esta tubería fija permanente.  Si no vienen adjunta, para algunas mascarillas de oxígeno, debe agregar esta tubería en el dispositivo

Abra el flujómetro a la velocidad deseada, estas varia con base en el dispositivo de entrega del gas empleado.  Recuerde que debe estar completamente familiarizado con el equipo antes de intentar usarlo con un paciente.  Una vez que el oxígeno está fluyendo, a la velocidad deseada, póngaselo al paciente haciendo los ajustes necesarios.  Vigile la respuesta del paciente al oxígeno así como también al dispositivo de oxígeno y repita la verificación del calibrador regulador periódicamente, para asegurarse de que hay suficiente oxígeno en el cilindro.  Desconecte la tubería de la boquilla de flujometro y desactive la válvula del cilindro cuando el tratamiento se haya completado o cuando el paciente sea transferido al hospital y este usando el sistema de oxígeno del hospital.  En unos cuantos segundos cesará el sonido del flujo de oxígeno de la boquilla.  Esto indica que todo el oxígeno presurizado se ha retirado del flujómetro entonces desactive el flujómetro.  El calibrador en el regulador debe indicar cero con la válvula del tanque cerrada.  Esto confirma que no ha quedado presión por encima de la válvula surtidora.  Siempre que haya una lectura de presión, no es seguro retirar el regulador de la válvula surtidora.

RIESGOS DEL OXIGENO COMPLEMENTARIO

El oxígeno no arde ni explota, no obstante da soporte a la combustión.  Mientras más oxígeno hay alrededor, más rápido es el proceso de combustión.  Una pequeña chispa aún de un cigarrillo encendido, puede convertirse en una llama en una atmósfera rica en oxígeno.  Por lo tanto, debe apartarse de un área donde exista cualquier posible fuente de fuego mientras se usa el oxígeno.  Asegúrese de que el área está bien ventilada, especialmente en localizaciones industriales en las que pueden existir sustancias peligrosas y en las que se generan chispas con facilidad.  Sea extremadamente cauteloso en ambientes cerrados, en los cuales se esté administrando oxígeno, pues un ambiente rico en oxígeno, aumenta la posibilidad de un incendio.  Un espectador que esté fumando o generando chispas durante la liberación de un vehículo accidentado son posibles fuentes de ignición.  Nunca deje un cilindro parado sin atención, pues puede caerse, y lesionar al paciente o dañar el equipo.

A %d blogueros les gusta esto: