17.5 ATENCIÓN MÉDICA DE URGENCIA

17.5 ATENCIÓN MÉDICA DE URGENCIA

La descontaminación externa es importante, retire las tabletas, o fragmentos de ella que sigan en la boca del paciente y lave o cepille el veneno de la piel.  El tratamiento se concentra en el apoyo: evaluar y mantener los ABC del paciente, asegurándose siempre de vigilar la respiración.

En algunos casos, administra carbón activado a los pacientes que hayan ingerido venenos, siempre y cuando lo apruebe la dirección médica o el protocolo local.  El carbón no está indicado para pacientes que hayan ingerido un ácido, unos álcalis o un producto de petróleo; que presente un nivel reducido de conciencia y no pueda proteger su vía aérea o que sean incapaces de tragar.

Recuerde que el carbón activado absorbe o se pega a muchos venenos comunes ingeridos, lo cual evita que el tóxico o veneno se absorba en el cuerpo por medio del estómago o del intestino.  Si el protocolo local se lo permite, es muy posible que traiga consigo botellas plásticas con la suspensión ya preparada, cada una hasta con 50 g., de carbón activado.  Algunos nombres comerciales comunes para la forma de suspensión son: InstaChar, Acidose y Carbotural.  La dosis usual para un adulto o niño, es de 1 g de carbón activado por kilogramo de peso corporal.  La dosis promedio para adultos es de 25 a 50 g.,   la dosis pediátrica acostumbrada es de 12.5 a 15 g.

Antes de darle carbón a un paciente, obtenga la aprobación de la dirección médica.  A continuación, agite con fuerza la botella, para mezclar la suspensión.  El medicamento tiene un aspecto de lodo, así que lo mejor es cubrir la parte externa del envase, de manera que el líquido no sea visible, y déselo a beber al paciente por medio de una pajilla o pitillo o popote.  Seguramente necesitara persuadir al paciente para que lo beba, en particular si es un niño, pero nunca obligue o fuerce a nadie.  Si el paciente tarda mucho en beber la mezcla, tendrá que agitar el frasco con frecuencia para mantener el medicamento mezclado.  Una vez que el paciente termina, deseche el envase con el cual administro el carbón activado.  Asegúrese de anotar la hora cuando administro el carbón activado.

El efecto secundario principal de ingerir carbón activado, son las heces negras.  Si el paciente ingirió un veneno que ocasiona nauseas, es posible que vomite después de tomar el carbón activado y tendrá que repetir la dosis, al reevaluar al paciente, manténgase reparado para que haya vómito, náuseas y posibles problemas con la vía aérea.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: