3.12 DIRECTRICES O DIRECTIVAS POR ADELANTADO

3.12 DIRECTRICES POR ADELANTADO

Una indicación para proceder tiene que ser acompañada usualmente por instrucciones escritas por un médico (verificar el protocolo local).  Resulta parte de la revisión de estos pacientes, el hecho de solicitar los documentos o expediente médico con que fue dado de alta del hospital que lo trato; (alta por máximo beneficio, significa que como última opción de la institución de salud que le atiende,  proporciona un alta médica,  no debido a su mejoría o a la obtención de su estado de salud, sino como beneficio para el paciente de finalizar su enfermedad, ya sea por su cronicidad o por ser de carácter terminal, en compañía de las personas que él desee y no hospitalizado) y en él señala el padecimiento y grado de avance de la enfermedad, así como las medidas que deben de tomarse con ese paciente cuando su situación empeore, el consejo es verificar ese contenido, tomar los datos del médico tratante para establecerlo en el documento de atención y obtener información de los familiares que se encuentren en el lugar.

En otras ocasiones usted puede responder una llamada en la cual un paciente está muriendo a causa de una enfermedad.  Cuando llegue a la escena, puede encontrar que los miembros de la familia no quieren que intente reanimar al paciente.  Sin documentación valida escrita por un médico, como una directiva por adelantado, este tipo de petición lo coloca en una posición muy difícil.

Un paciente competente es capaz de tomar decisiones racionales sobe su bienestar.  Una directiva – directriz por adelantado es un documento escrito por un médico calificado que especifica los cuidados médicos que una persona quisiera se le administraran en caso de que se volviera incapaz de tomar decisiones médicas (incompetente, como en coma).  Existen varios tipos de directivas por adelantado, no todos son indicaciones para detener los cuidados.  Por ejemplo, una orden de cuidados de apoyo, es una directiva por adelantado que especifica los cuidados que debe recibir una persona en el caso de que se vuelva incompetente.

En este aspecto es necesario señalar que la Orden de No Reanimación (ONR) no se encuentra regulada en los protocolos de atención prehospitalaria de algunos países.  Primero por su naturaleza, pues en una situación prehospitalaria se cuenta con poca información de la persona y de su enfermedad o padecimiento a diferencia de un ambiente institucional, como en un hospital, donde los prestadores de cuidados médicos están prevenidos y conocen al médico que está tratando al paciente quien firma las indicaciones médicas,  además, muchas indicaciones para proceder requieren de que más de un médico verifique la condición del paciente que está siendo tratado, este es un requisito que puede  ser difícil de cumplir en el campo o escena, aun si la indicación para proceder es localizada.  Finalmente el tiempo tomado para verificar una indicación para proceder puede quitar precisos momentos al intentar salvar la vida del paciente.

Algunos factores que deben ser considerados para apoyar las acciones que se van a brindar a un paciente que se encuentra en las anteriores condiciones con:

  • Establecer con claridad el problema o problemas médicos del paciente.
  • Ser firmadas por el paciente o su tutor legal
  • Ser firmadas por uno o más médicos

Cada servicio de ambulancia, en consulta con su director médico y asesor legal, debe desarrollar un protocolo para seguirlo en estas circunstancias.

Debido a la colocación en una residencia terminal de ancianos y a los programas de hospicio y salud en el hogar, enfrentará esta situación con frecuencia. Las guías especificas varían de país en país, pero las siguientes cuatro declaraciones pueden considerarse como directrices generales.

  1. Los pacientes tienen el derecho de rechazar el tratamiento, incluyendo esfuerzos de reanimación, siempre y cuando que sean capaces de comunicar sus deseos.
  2. Se requiere una orden escrita por un médico, para que las altas por máximo beneficio sean válidas en el servicio de cuidados de la salud.
  3. Debe revisar de manera periódica, los protocolos y la legislación referentes a las directivas por adelantado.
  4. Cuando usted tenga o este en duda, o no haya ordenes escritas presentes, tiene la obligación de reanimar.

RESPONSABILIDADES ETICAS

Un código de ética es una lista de conducta ideal.  El “código de Ética” para un TEM fue emitido en Estados Unidos de América, por la asociación Nacional de Técnicos en Emergencias Médicas (NAEMT) en 1978.  Básicamente, si el bienestar del paciente es puesto sobre todas las cosas cuando se le provee atención médica, raramente se cometerá un acto no ético.

Además de los deberes legales, los TEM tienen ciertas responsabilidades éticas como proveedores de cuidados de la salud.  Estas responsabilidades son hacia sí mismos, sus compañeros, el público, y el paciente.  La ética está relacionada con la acción, la conducta, el motivo o carácter y como se relacionan con las responsabilidades de los TEM.  Desde un punto de vista del SME, la ética está asociada con una conducta apropiada y digna de la profesión.  Tratar a un paciente de manera ética significa hacerlo conforme a los estándares profesionales de conducta.  Es muy importante que conozca el código de ética del TEM.

¿Cómo puede asegurarse de que está actuando de forma ética, es especial como todas las decisiones que toma en el campo?

Debe cubrir sus responsabilidades legales y éticas mientras atiende las necesidades físicas y emocionales de sus pacientes, que varían dependiendo de la situación.  Una responsabilidad incuestionable es informar con honestidad.  La honestidad absoluta en los informes es esencial.  Debe proporcionar una relación completa de los eventos y los detalles de todos los cuidados del paciente y deberes profesionales.  Los registros precisos también son importantes para las actividades de mejoramiento de la calidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: