Archivos de etiquetas: corazon

27.2 ANATOMIA Y FISIOLOGIA DEL TORAX


27.2 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL TÓRAX

Para comprender y evaluar las lesiones del tórax en una situación prehospitalaria, debemos comprender primero la anatomía del tórax y el mecanismo del intercambio gaseoso durante la respiración.  Un rápido repaso, será útil para comprender la lógica del tratamiento de urgencias en las lesiones de tórax y sus complicaciones potenciales del tratamiento.

Un punto clave que debe recordarse es la diferencia entre ventilación y respiración.  La ventilación es la capacidad del cuerpo de mover el aire hacia dentro y hacia fuera del tórax y del tejido pulmonar,  como lo veremos en “Mecánica de la ventilación”.

Cualquier lesión que afecte la habilidad del paciente para mover el aire hacia dentro y hacia fuera del tórax, es seria y puede poner en peligro la vida o ser una condición amenazante de vida.  La respiración es el intercambio gaseoso en los alveolos del tejido pulmonar; este es el punto determinante del aparato respiratorio.  El oxígeno debe hacer la entrega de las células y el dióxido de carbono o producto de desecho de la función celular, debe retirarse del cuerpo para el funcionamiento apropiado del sistema.

El tórax o caja torácica, se extiende desde el extremo inferior del cuello hasta el diafragma.

En un individuo que esta acostado, o que acaba de completar la respiración, el diafragma se puede elevar hasta la altura de la línea de los pezones.  Por lo tanto, una herida penetrante del tórax hecha por un arma de fuego o una cuchillada, también puede penetrar el pulmón, el diafragma, y lesionar el hígado o el estómago.

Cada lado del tórax contiene tejido pulmonar, que está separado en lóbulos.  El pulmón derecho tiene tres lóbulos y el izquierdo tiene dos lóbulos.   Cada uno de los pulmones y cavidades pulmonares, están cubiertos por una membrana llamada pleura.  La superficie interior de la pared torácica tiene un recubrimiento llamado pleura parietal y los pulmones están recubiertos por un revestimiento llamado pleura visceral.  Entre estos recubrimientos hay una pequeña cantidad de líquido, que permite que los pulmones se muevan libremente contra la superficie interior del tórax mientras respiramos.

El contenido del tórax está parcialmente protegido por las costillas, que están articuladas en la pared posterior con las vértebras y en la región anterior, a través de los cartílagos costales al esternón

La tráquea que está en medio del cuello, y se divide en los bronquios principales izquierdo y derecho, que suministran aire a los pulmones, y la caja torácica que contiene al corazón y a los grandes vasos: la aorta, las arterias subclavias derecha e izquierda y las venas cavas superior e inferior.  El esófago se extiende por la parte de atrás del tórax y se conecta con la faringe por arriba y con el estómago por abajo.  En la base del tórax se encuentra el diafragma, que es un musculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal.

Anuncios

27. LESIONES DEL TORAX


27. LESIONES DEL TÓRAX

Los TEM, TUM, TES, en el desempeño de sus funciones, encontrará comúnmente lesiones de tórax.  Debido a la que dentro de la cavidad del tórax, están ubicados el corazón, los pulmones y los grandes vasos sanguíneos, pueden producirse lesiones graves.  Cualquier lesión que interfiera con el mecanismo de respiración normal, debe tratarse sin demora, para minimizar o prevenir daños a los tejidos que dependen de un suministro continuo de oxígeno.

Otro problema de orden mayor con las lesiones del tórax, son las corazón, los pulmones y los grandes vasos, o internas.  La sangre de laceraciones de los órganos torácicos, o de los vasos sanguíneos mayores, pueden acumularse en la cavidad torácica, comprimiendo a los pulmones o al corazón.  Esto también puede suceder cuando se acumula aire en el tórax, evitando que los pulmones se expandan de forma normal.  Su habilidad para actuar con rapidez y atender a los pacientes con estas lesiones, puede ser a diferencia entre el éxito del tratamiento o la muerte.

Debe tener clara la anatomía del tórax y la fisiología de la respiración, los síntomas y signos de las lesiones propias del tórax y el tratamiento médico de urgencias, apropiado de lesiones especificas.

 

23.2 LA PERFUSIÓN


23.2 PERFUSIÓN

Perfusión es la circulación adecuada de sangre y oxigeno del aparato cardiovascular a todas las células en diferentes tejidos y órganos en el cuerpo.  También es parte importante del proceso mediante el cual se eliminan los productos de desecho producidos por las células.  El choque o hipoperfusión, se refiere a un proceso de colapso de insuficiencia del aparato cardiovascular, que conduce a una circulación inadecuada.  Como en el caso de la hemorragia interna, el choque es una amenaza oculta subyacente, causada por un trastorno médico o una lesión traumática.  Sin embargo, puede reconocer los signos de choque antes, e preparar el tratamiento poco después de iniciarse.

La circulación inadecuada puede conducir a la muerte celular; para proteger a los órganos vitales, el organismo intenta compensarse, dirigiendo el flujo de sangre de órganos que son más tolerante al flujo bajo, como la piel y el intestino, a órganos que no pueden tolerar un flujo reducido como el corazón, el encéfalo y los pulmones.  Si los trastornos que causan el choque no se atienden con rapidez, el paciente puede morir pronto.

El aparato cardiovascular está constituido por tres partes: bomba o corazón, un conjunto de tubos o vasos sanguíneos y el contenido del contenedor o sangre.  Estas tres partes se conocen como el triángulo de la perfusión.  Cuando un paciente está en choque, uno o más de los tres lados, no está trabajando de manera correcta.

La sangre es el vehículo para el traslado del oxígeno y los nutrientes a través de los vasos, hacia los lechos capilares, donde estos suministros son cambiados por productos de desechos.  La sangre continua en movimiento como resultado de la presión que es generada por las contracciones del corazón, y afectada por la dilatación y contrición de los vasos.  Esta presión llamada tensión arterial, suele ser cuidadosamente controlada por el cuerpo en forma tal que siempre hay suficiente circulación o perfusión, en los diversos órganos y tejidos.  La tensión arterial es de hecho, una medición aproximada de la perfusión.

Recuerde que la tensión arterial es en realidad la presión de la sangre dentro de los vasos a todo momento.  La presión sistólica es el punto máximo de la tensión o presión arterial, generada, cada vez que el corazón se contrae;  la presión diastólica es la presión que se mantiene dentro de las arterias mientras el corazón reposa entre los latidos.

El flujo sanguíneo a través de los lechos capilares, es regulado por los esfínteres capilares o paredes musculares circulares, que se contraen y dilatan.  Estos esfínteres, están bajo el control del sistema nervioso autónomo, el cual regula funciones involuntarias como la sudoración y la digestión.  Los esfínteres capilares también responden a otros estímulos, como el calor, el frío, la necesidad de oxígeno y la necesidad de eliminación de las sustancias de desecho.  Tenga en cuenta que bajo circunstancias normales no todas las células tienen las mismas necesidades al mismo tiempo.

Por ejemplo: el estómago y los intestinos tienen una alta necesidad de flujo sanguíneo cuando se come, y después de esto, cuando la digestión está a su nivel más alto.  Entre las comidas el flujo de sangre disminuye y se deriva a otras áreas.  El encéfalo, en contraste, necesita para funcionar un abastecimiento constante y consistente de sangre.

Así, la regulación del flujo sanguíneo es determinada por la necesidad celular que se alcanza por contrición y dilatación vascular.  El mantenimiento del flujo sanguíneo, o perfusión, se logra con el trabajo conjunto del corazón y los vasos sanguíneos.

Sin embargo, la perfusión requiere de más que de solamente el trabajo del aparata cardiovascular.  También precisa de un intercambio adecuado de oxígeno en los pulmones, nutrientes apropiados bajo la forma de glucosa en la sangre y de eliminar adecuadamente los desechos, sobre todo por los pulmones.  El dióxido de carbono es uno de los principales productos de desecho de la actividad celular o metabolismo en el cuerpo, y es retirado por los pulmones.  Esta es la razón por la cual, la ventilación y la oxigenación correcta es una de sus mayores preocupaciones.  El cuerpo tiene mecanismos establecidos para ayudar a soportar los aparatos, respiratorio y cardiovascular, cuando aumenta la necesidad de perfusión de los órganos vitales.  Estos mecanismos, que incluyen al sistema nervioso autónomo y a ciertas sustancias químicas llamadas hormonas, son desencadenados cuando el organismo siente que está fallando la presión en el sistema.

La parte simpática del sistema nervioso autónomo que es el responsable de la respuesta de pelear o huir, asumirá mayor control de las funciones del cuerpo durante un estado de choque.  Esta respuesta del sistema nervioso autónomo, causara la liberación de hormonas como la adrenalina.  Estas hormonas causan cambios en ciertas funciones corporales, como un aumento de la frecuencia cardíaca y en la fuerza de las contracciones del corazón y vaso-constricción en ares no esenciales, principalmente la piel y las vías gastrointestinales o vaso constricción periférica.  Estas acciones juntas, están diseñadas para mantener la presión en el sistema y como resultado la perfusión en los órganos vitales.

Por último, hay un desplazamiento de líquidos corporales para ayudar a mantener la presión dentro del sistema.  Sin embargo, la repuesta del sistema nervioso  autónomo y las hormonas se produce en segundos, es esta respuesta la que causa todos los signos y síntomas de choque en un paciente.

Trauma torácico


Trauma torácico

El tórax contiene al corazón, los pulmones y los grandes vasos del cuerpo.  Cuando se produce una lesión en esta parte del organismo, pueden producirse muchas lesiones que ponen en peligro la vida.  Por ejemplo: cuando las costillas se rompen y la pared del tórax y este no se expande de manera normal durante la respiración, se interfiere con la habilidad de cuerpo de obtener oxígeno para las células.  También pueden producirse contusiones en el corazón y causar un latido cardíaco anormal.  Los grandes vasos pueden desgarrarse dentro del pecho, causando una hemorragia masiva oculta, que mata con rapidez al paciente traumatizado.  En algunas lesiones del tórax los pulmones se contunden, interfiriendo con el intercambio normal de oxigeno del organismo.

Algunas lesiones torácicas pueden ser el resultado de una acumulación de aire entre el tejido pulmonar y la pared torácica.  Al acumularse aire en este espacio, el tejido pulmonar se comprime interfiriendo de nuevo con la habilidad del cuerpo de intercambiar oxígeno.  Esta lesión se llama neumotórax.  Si se deja sin tratar o no se reconoce, el tejido pulmonar se comprime por la presión del aire, hasta que también el corazón es comprimido y no puede bombear sangre, este trastorno se llama neumotórax por presión y es una situación de urgencia o condición amenazante de vida.  Algunos pacientes presentan una hemorragia en esta parte del tórax; en vez de recolectarse aire, se acumula sangre en este lugar, interfiriendo con la respiración.  Este trastorno se llama hemotórax y también es una condición amenazante de vida.

Ataque cardiaco


Ataque cardiaco

Como se ha visto el dolor en el IAM, señala la muerte celular en el área del corazón donde está obstruido el flujo sanguíneo.  Una vez que mueren, las células no pueden recuperarse.  En lugar de ello se convertirán con el tiempo en tejido cicatrizal y constituirán una carga para el corazón al latir.  A esto se debe que sea tan importante la atención oportuna cuando se trata de un ataque cardiaco.  Entre más pronto pueda eliminarse un bloqueo, morirá un menor cantidad de células.

Cerca de 30 minutos después de que se corta el flujo sanguíneo, algunas células del musculo cardiaco comienzan a morir.  Después de dos horas, cerca de la mitad de las células en el área, pueden estar muertas; en la mayoría de los casos después de 4 a 6 horas, más del 90% estará muerto.  Sin embargo, en muchos casos abrir la arteria coronaria ya sea con medicamentos “que rompan el coágulo” (trombolíticos) o angioplastia (apertura mecánica de la arteria) pueden evitar el daño del musculo cardiaco si se hace dentro de la primera hora después del inicio de los síntomas.  Por lo tanto, son esenciales el tratamiento inmediato y el traslado a la sala de urgencias.

Un IAM tiene mayor probabilidad de ocurrir en el ventrículo izquierdo, que es el de mayor tamaño y sus paredes son más gruesas, por lo que requiere de más sangre y oxígeno, que en el ventrículo derecho.

Evalúe la perfusión


Evalúe la perfusión

La evaluación de la piel es muy importantes y fácil para evaluar la circulación.  El sistema circulatorio que funciona de manera normal, perfundirá la piel con sangre oxigenada; una deficiencia de perfusión, o hipoperfusión, dará como resultado hipoxia del encéfalo, pulmones, corazón y riñones; la mayor parte de las situaciones de hipoperfusión es causada por el choque.  El grado de hipoperfusión y cuanto dure, determinará si el paciente sufrirá daños permanentes relacionados con la hipoxia.  La perfusión se evalúa examinando el color, la temperatura y la humedad de la piel.

 

Circulación inadecuada en adultos


Circulación inadecuada en adultos

Cuando un paciente pierde una cantidad pequeña de sangre, las arterias, las venas y el corazón se ajustan automáticamente a al nuevo volumen.  El ajuste se produce como un esfuerzo para mantener una presión adecuada en todo el aparato circulatorio y en esta forma mantener la circulación para cada órgano.  Este ajuste se produce muy rápido, después de la pérdida de sangre, por lo general en cuestión de minutos.  Específicamente, los vasos se constriñen para ofrecer una menor superficie para el volumen reducido de sangre, para poder llenarlo.

4. VOCABULARIO VITAL – El cuerpo humano


4.- VOCABULARIO VITAL

EL CUERPO HUMANO

Abdomen: cavidad del cuerpo que contiene los principales órganos de la digestión  y excreción.  Está situado debajo del diafragma y por encima de la pelvis.

Abducción: movimiento del miembro alejándose de la línea media.

Acetábulo: depresión en la parte lateral de la pelvis donde se unen sus tres componentes óseos en la cual se articula la cabeza femoral.

Aducción: movimiento del miembro hacia la línea media.

Agujero occipital: abertura grande en lavase del cráneo a través de la cual se conecta el encéfalo con la medula espinal.

Alvéolos: sacos de aire en los pulmones donde se realiza el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Anatomía topográfica: puntos de referencia del cuerpo que sirven como guías a las estructuras situadas por debajo de ellos.

Angulo costovertebral: ángulo que está formado por la unión de la columna vertebral y la decima costilla.

Angulo de Louis: borde del esternón situado al nivel donde se fija la segunda costilla al esternón, proporciona un constante y confiable punto de referencia óseo en la parte anterior de la pared torácica.

Anterior: superficie de enfrente del cuerpo; el lado que está enfrente a usted en la posición anatómica estándar.

Aorta: principal arteria que sale del lado izquierdo del corazón y lleva sangre oxigenada al cuerpo.

Aparato circulatorio: red de tubos conectados que incluye las arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas, que mueven la sangre, oxigeno, nutrientes, dióxido de carbono y desechos celulares a través del cuerpo; impulsados por una bomba (corazón).

Aparato genital: aparato reproductor del hombre y la mujer.

Aparato musculo-esquelético: huesos y músculos voluntarios del cuerpo.

Aparato respiratorio:  todas las estructuras del cuerpo que contribuyen al proceso de la respiración, constituido por la vía aérea superior e inferior.

Aparato urinario: órganos que controlan la descarga de ciertos materiales de desecho filtrados de la sangre y excretados como la orina.

Apéndice: estructura tubular pequeña que está fijada al borde inferior derecho del abdomen.

Apéndice xifoides: punta inferior cartilaginosa estrecha del esternón.

Ápice (vértice): extremidad en punta de una estructura cóncava.

Apófisis mastoides: masa ósea prominente en la base del cráneo, detrás del oído.

Arco costal: puente de cartílago que conecta os extremos de la sexta y decima costillas con la pared baja del esternón.

Arteria braquial: vaso más grande de la extremidad superior que suministra sangre al bazo.

Arteria carótida: la mayor arteria que suministra sangre a la cabeza y al encéfalo.

Arteria cubital: una de las mayores arterias del antebrazo que puede palparse en la muñeca en el lado cubital (en la base del dedo meñique)

Arteria dorsal del pie: arteria en la superficie anterior del pie, entre el primer y segundo metatarsianos.

Arteria femoral: arteria principal del muslo, una continuación de la arteria iliaca externa, suministra sangre a la parte inferior de la pared abdominal, órganos genitales externos y piernas.  Puede palparse en el área de la ingle.

Arteria pulmonar: arteria que se dirige del ventrículo derecho a los pulmones; lleva sangre pobre en oxígeno.

Arteria radial: arteria mayor del antebrazo papable en la muñeca al lado del pulgar.

Arteria tibial posterior: arteria posterior al maléolo medial suministra sangre al pie.

Arteriola: rama más pequeña de una arteria que conduce a la vasta red de capilares.

Articulación: sitio donde se ponen en contacto dos huesos.

Articulación carpometacarpiana: articulación entre la muñeca y los huesos metacarpianos, articulación del pulgar.

Articulación esteroidea: unión que permite la rotación interna y externa así como agacharse.

Articulación termporomandibular: articulación donde la mandíbula se uno al hueso temporal del cráneo, justo frente a cada oído.

Articulación en bisagra: articulación que puede flexionarse y extenderse pero no puede girar, restringen el movimiento a un plano.

Aurícula: cámara superior del corazón

Bíceps: musculo grande que cubre la parte frontal del humero.

Bilateral: parte del cuerpo que se encuentra en ambos lados de la línea media.

Cabeza femoral: extremo proximal del fémur que se articula con el acetábulo para formar la articulación de la cadera.

Caja torácica: tórax o caja del tórax.

Capilares: finas divisiones terminales del sistema arterial que permiten el contacto entre células de cuerpo con el plasma u los glóbulos rojos.

Capsula articular: saco fibroso que recubre una articulación.

Cartílago costal: puente de cartílago que conecta los extremos de las sextas y decimas costillas con la porción inferior del esternón.

Cartílago cricoides: puente firme de cartílago que forma la parte interior de la laringe.

Cartílago tiroides: prominencia firme de cartílago que forma la parte superior de la laringe, la manzana de Adán.

Cerebelo: una de las tres subdivisiones del encéfalo llamado a veces el “pequeño cerebro”, coordina varias actividades, en particular los movimientos finos del cuerpo.

Cerebro: la parte más grande de las tres subdivisiones del encéfalo, está formado por varios lóbulos que controlan el movimiento, audición, equilibrio, habla, percepción visual, emociones y personalidad.

Ciego: primera parte del intestino grueso, en el cual se abre el íleon.

Cintura escapular: porción  proximal de la extremidad superior, formada por a clavícula, la escápula y el humero.

Clavícula: hueso en forma de S, localizado en l parte anterior del  tórax, lateral al esternón y medial a la escapula.

Cóccix: las últimas cuatro vertebras de la columna vertebral, el hueso de la cola.

Columna cervical: porción de la columna vertebral que consiste en las primeras siete vertebras localizadas en el cuello.

Columna lumbar: parte superior de la espalda, formada por las cinco vertebras más bajas no fusionadas.

Columna torácica las doce vertebras situadas entre las vértebras cervicales y las vértebras lumbares, un par de costillas se fija a cada una de las vértebras torácicas.

Conductos biliares: conductos que conducen bilis entre el hígado y el intestino.

Conductos deferentes: conducto espermático de los testículos, llamado también “vas deferens”

Corazón: órgano muscular hueco que recibe sangre de las venas y la propulsa a las arterias.

Costillas flotantes: onceava  y doceava costillas, que no se fijan al esternón por medio de los cartílagos costales.

Cráneo: área de la cabeza por encima de los ojos y los oídos, el cráneo contiene el encéfalo.

Cresta iliaca: reborde o ala del hueso pélvico.

Cuadrantes: forma de describir las áreas de la cavidad abdominal.  Imagine dos líneas entrecruzándose en el ombligo, dividiendo el abdomen en cuatro áreas iguales.

Cubito: el hueso de la cara interna del antebrazo en el lado opuesto al pulgar.

Cuero cabelludo: piel gruesa que cubre el cráneo, usualmente tiene pelo.

Dermis: capa interna de la piel que contiene folículos pilosos, glándulas sudoríparas, terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos.

Diafragma: cúpula muscular que forma la superficie interior del tórax, separándole la cavidad torácica de la cavidad abdominal.  La contracción del diafragma (y de los músculos de la pared del tórax) ingresa aire a los pulmones,  su relajación permite que se expulse aire de los pulmones.

Diástole: relajación o periodo de relajamiento del corazón en especial de los ventrículos.

Digestión: transformación de los alimentos que nutren las células individuales del cuerpo.

Distal: estructuras más alejadas de tronco o más cercanas al extremo libre de la extremidad.

Dorsal: superficie posterior del cuerpo incluyendo la parte de atrás de la mano.

Encéfalo: órgano de control del cuerpo y centro de la conciencia, sus funciones incluyen la percepción, control de reacciones al ambiente, respuestas emocionales y el disentimiento.

Enzimas: catalizadores proteínicos diseñados para acelerar la velocidad de reacciones bioquímicas específicas.

Epidermis: capa exterior de la piel que está formada por células que se han sellado entre si formando una cubierta protectora, a prueba de agua para el cuerpo.

Epiglotis: válvula delgada con forma de hoja que permite que pase el aire a la tráquea, pero evita que entren alimentos.

Escapula (omóplato): hueso plano del hombro.

Esófago: tubo colapsable que se extiende desde la faringe al estómago, las contracciones del musculo en la pares del esófago propulsan los alimentos y líquidos hasta el estómago.

Espacio pleural: espacio potencial entre la pleura parietal y la pleura visceral.  Se describe como “potencial” porque bajo condiciones normales no hay separación entre ellas.

Espinas iliacas anteriores y superiores: prominencias óseas de la pelvis (ilion) localizadas de forma anterolateral e inferior del abdomen, justo por debajo del plano del ombligo.

Esqueleto: armazón que nos da forma reconocible, diseñado para permitir movimientos y protección a órganos vitales.

Esternón: hueso localizado en la parte anterior y medial del tórax.

Extensión: enderezamiento de una articulación.

Fascia: lamina o banda de tejido conjuntivo fibroso fuerte, que está situado profundamente debajo de la piel y forma una capa exterior para los músculos.

Fémur: hueso más largo del muslo, y uno de los más fuertes del cuerpo.

Flexión: doblar una articulación.

Flexionarse: doblarse

Folículos pilosos: pequeños sacos  en la piel que producen pelo.

Frecuencia cardíaca (pulso): onda de presión que es creada por la contracción del corazón a la eyección de la sangre al salir del ventrículo izquierdo hacia el interior de las principales arterias.

Glándulas salivales: glándulas que producen saliva para mantener húmeda la boca y la faringe.

Glándulas sebáceas: glándulas que producen una sustancia aceitosa  llamada sebo, que descarga a lo largo de los pelos.

Glándulas sudoríparas: glándulas que secretan sudor, están situadas en la dermis.

Glóbulos blancos: células sanguíneas que desempeñan su papel en los mecanismos inmunitarios y de defensa del cuerpo contra las infecciones, llamados también leucocitos.

Glóbulos rojos: células que llevan oxígeno a los tejidos del cuerpo, también llamados eritrocitos.

Hígado: órgano grande y solido situado en el cuadrante superior derecho, inmediatamente por debajo del diafragma, produce bilis y almacena glucosa para uso inmediato del cuerpo y produce muchas sustancias que ayudan a regular respuestas inmunitarias.

Humero: hueso de soporte del brazo.

Ilion: uno de los tres huesos que se fusionan para formar el anillo pélvico

Impulso hipòxico: “sistema de reserva” para control de la respiración, detecta caídas en el nivel de oxigeno de la sangre.

Inferior: cualquier parte del cuerpo más cercana a los pies.

Intestino delgado: porción del tubo digestivo situado entre el estómago y el ciego, dividido en duodeno yeyuno e íleon.

Intestino grueso: porción del tubo digestivo que rodea el abdomen y se ubica alrededor del intestino delgado, dividido en ciego, colon y recto.  Ayuda a regular el agua y a eliminar los desechos sólidos.

Isquion: uno de los tres huesos que se fusionan para formar el anillo pélvico.

Lateral: partes de los cuerpos sitiados más alejadas de la línea media.

Ligamento: banda de tejido fibroso que conecta huesos con hueso.  Soporta y endereza la articulación.

Ligamento inguinal: ligamento fibroso y duro que se extiende entre el borde lateral de la sínfisis del pubis y la espina iliaca anterior y superior.

Línea media: línea imaginaria vertical trazada a través de la parte media de la frente que pasa por la nariz y el ombligo hasta el piso.

Línea medioaxilar: línea imaginaria vertical trazada a través de la parte media de la axila, paralela a la línea media.

Línea medioclavicular: línea imaginaria vertical, trazada a través de la parte media de la clavícula y paralela a la línea media.

Malares: huesos cuadrangulares de las mejillas, que se articulan con el hueso frontal, los maxilares superiores, la apófisis cigomática del hueso temporal y las alas mayores del hueso esfenoides.

Mandíbula: hueso maxilar inferior.

Manubrio: porción superior del esternón.

Manzana de Adán: prominencia firme en la parte superior de la laringe formada por el cartílago tiroides; es más prominente en el hombre que en la mujer.

Maxilares superiores: huesos superiores de la mandíbula que asisten en la formación de la órbita, la cavidad nasal y el paladar, aloja a los dientes superiores.

Medial: parte del cuerpo que está situadas más cerca de la línea media.

Médula espinal: extensión del encéfalo de la cual emergen prácticamente todos los nervios que conducen mensajes entre el encéfalo y el resto del cuerpo, esta situada y protegida por el conducto vertebral.

Membrana cricotiroidea: lamina delgada de fascia que conecta los cartílagos tiroides y cricoides que forman la laringe.

Membrana mucosa: recubrimiento de las cavidades corporales y pasajes que comunican directa o indirectamente con el ambiente exterior.

Metabolismo: suma de todos los procesos físicos y químicos de los organismos vivos, el proceso por medio del cual se dispones de la energía para uso del organismo.

Miocardio: musculo del corazón.

Moco: secreción opaca, pegajosa de las membranas mucosas que lubrica las cavidades del cuerpo.

Musculo esquelético: musculo que esta fijo a los huesos y suele cruzar cuando menos una articulación, llamado también voluntario.

Musculo estriado: musculo que tiene franjas características o estriaciones bajo el microscopio, voluntario o estriado.

Musculo involuntario: musculo sobre el cual no se tiene control consciente.  Se encuentra en muchos sistemas de regulación automática del cuerpo.

Musculo liso: musculo involuntario no estriado, constituye la masa principal del intestino delgado y está presente en casi todo órgano hueco para regular la actividad automática.

Musculo voluntario: musculo que está bajo control voluntario del encéfalo y puede contraerse o relajarse a voluntad, musculo esquelético o estriado.

Musculo esternocleidomastoideo: musculo a cada lado del cuello que permite los movimientos de la cabeza.

Nasofaringe: parte de la faringe que está situada por encima del nivel del techo de la boca o paladar blando.

Nervios conectores: conectan los nervios sensitivos y motores en la medula espinal.

Nervio motores: nervios que conducen información del sistema nervioso central a los músculos del cuerpo.

Nervios sensitivos: nervios que conducen las sensaciones: tacto, gusto, frio, dolor y otros al sistema nervioso central.

Occipital: hueso localizado en la parte posterior del cráneo.

Orbita: cuenca del ojo, formada por los maxilares superiores y el malar.

Oreja: parte exterior y visible del oído.

Orofaringe: estructura tubular que se extiende verticalmente desde la parte posterior de la boca al esófago y la tráquea.

Ovario: glándula femenina que produce hormonas sexuales y óvulos.

Palmar: región frontal de la mano.

Páncreas: órgano plano y sólido, que está situado debajo del hígado y el estómago, es la fuente principal de enzimas digestivas y produce la hormona masculina.

Pelvis renal: área colectora en forma de cono que conecta el uréter y el riñón.

Perfusión: circulación de sangre oxigenada dentro de un órgano o tejido en cantidades adecuadas para cubrir las necesidades normales de las células.

Peristaltismo: contracción de un musculo liso como una onda mediante la cual los uréteres y otras  estructuras tubulares propulsan sus contenidos.

Plantar: parte más baja del pie.

Plaquetas: elementos diminutos en forma de discos que son mucho menores que las células sanguíneas; esenciales en la formación inicial de un coagulo de sangre, el mecanismo que detiene una hemorragia.

Plasma: liquido amarillo pegajoso que lleva a las células sanguíneas nutrientes y transporta material de desecho a los órganos de excreción.

Pleura: membrana serosa que cubre los pulmones y recubre la cavidad torácica generando entre ambas un espacio potencial conocido como espacio pleural.

Posición anatómica: el paciente está de pie con la vista al frente, los brazos a los lados y las palmas de las manos hacia el frente.

Posición de choque: la cabeza y el torso (tronco) están colocados en posición supina, con las extremidades inferiores elevadas de 15 a 30 cm (6 a 12”), esto ayuda a incrementar el flujo sanguíneo al encéfalo.  También conocida como posición Trendelemburg modificada.

Posición de Fowler: el paciente está sentado con las rodillas ligeramente flexionadas.

Posición de Trendelemburg: el cuerpo en posición supina y en inclinación de 45° deja la cabeza, más abajo que los pies.

Posición prona: posición en la cual el cuerpo yace con la cara hacia abajo.

Posición supina: el cuerpo yace cara hacia arriba.

Posterior: la superficie de atrás del cuerpo, el lado alejado de usted en la posición anatómica estándar.

Priapismo: erección continua y dolorosa del pene causada por ciertas lesiones medulares y algunas enfermedades.

Profundo: hacia el interior del cuerpo y alejado de la piel.

Próstata: glándula pequeña que rodea la uretra masculina en la base de la vejiga urinaria, secreta un líquido que es parte del líquido eyaculatorio.

Proximal: estructura que está más cercana al tronco.

Pubis: uno de los tres huesos que se fusionan para formar el anillo pélvico.

Pulso: onda de presión creada al contraerse el corazón e impulsa la sangre afuera del ventrículo izquierdo a las arterias.

Radio: hueso del antebrazo localizado en su cara lateral.

Recto: parte distal y más baja del colon.

Regiones parietales: áreas entre las regiones temporales y occipital del cráneo.

Regiones temporales: porciones laterales del cráneo.

Respiraciones agónicas: respiración lenta, entrecortada que se aprecia en pacientes moribundos.

Retroperitoneal: parte posterior de la cavidad abdominal.

Riñones: dos órganos retroperitoneales que excretan productos terminales del metabolismo como la orina y regulan el contenido de agua y sodio en el cuerpo.

Rotula: hueso especializado situado dentro del tendón del musculo cuádriceps.

Sacro: uno del los tres huesos (sacro, y los dos huesos pélvicos) que forman el anillo pélvico, consistente en cinco vertebras fusionadas.

Semen: líquido seminal eyaculado del pene que contiene espermatozoides.

Sínfisis del pubis: prominencia ósea dura que se encuentra en la línea media en la parte más baja del abdomen.

Sistema endocrino: sistema complejo de mensaje y control que integra muchas funciones corporales, incluyendo la liberación de hormonas.

Sistema musculo-esquelético: huesos y músculos voluntarios del cuerpo.

Sistema nervioso: sistema que controla virtualmente todas las actividades del cuerpo, tanto voluntarias como involuntarias.

Sistema nervioso autónomo: parte del sistema nervioso que regula funciones como la digestión, y la sudoración que no se controlan de manera voluntaria.

Sistema nervioso central (SNC): el encéfalo y la médula espinal.

Sistema nervioso periférico: la parte del sistema nervioso que consiste en 31 pares de nervios raquídeos y 12 pares de nervios craneales.  Estos nervios periféricos pueden ser sensitivos, motores o conectores.

Sistema nervioso somático: parte del sistema nervioso que regula actividades sobre  las cuales hay control voluntario.

Sístole: contracción o periodo de contracción del corazón especialmente de los ventrículos.

Superficial: más cercano a la piel o en ella.

Superior: parte del cuerpo o cualquier parte más cercana a la cabeza.

Tejido subcutáneo: tejido formado en gran parte por grasa situado inmediatamente por debajo de la dermis y actúa como aislante del cuerpo.

Tensión arterial (TA): presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al pasar a través de ellas.

Testículo: glándula genital masculina que contiene células especializadas que producen hormonas y espermatozoides.

Tibia: hueso de la espinilla, el mayor de los dos huesos de la pierna.

Tórax: cavidad del pecho que contiene el corazón pulmones, esófago y los grandes vasos (aorta, las venas cavas).

Torso: el tronco sin la cabeza ni las extremidades.

Tráquea: estructura tubular principal para el paso del aire a los pulmones.

Tríceps: musculo en la pares posterior del brazo.

Trocánter mayor: prominencia ósea en la porción proximal y lateral del muslo, inmediatamente por debajo de la articulación de la cadera.

Trompa de Falopio: tubo largo y delgado que se extiende desde el útero a la región del ovario del mismo lado, a través de la cual pasa el ovulo del ovario al útero.

Tronco encefálico o tallo cerebral: área del encéfalo entre la médula espinal y el cerebro, rodeados por el cerebelo, controla funciones que son necesarias para la vida, como la respiración.

Uréter: tubo hueco que conduce la orina de los riñones a la vejiga urinaria

Uretra: conducto que conduce la orina de la vejiga urinaria al exterior del cuerpo.

Vejiga: tubo muscular distensible que conecta al útero con la vulva (los órganos genitales externos femeninos) llamada también canal de nacimiento.

Vejiga urinaria: saco situado detrás de la sínfisis del pubis, formado por musculo liso que colecta y almacena orina.

Vena cava inferior: uno de las dos venas más grandes del cuerpo, transporta sangre de las extremidades inferiores y los órganos pélvicos, y abdominales al interior del corazón.

Vena cava superior: uno de las dos venas más grandes del cuerpo, que lleva sangre de las extremidades superiores, cabeza, cuello, y tórax al interior del corazón.

Venas pulmonares: las cuatro venas que retornan la sangre oxigenada de los pulmones a la aurícula izquierda del corazón.

Ventral: superficie anterior del cuerpo.

Ventrículos: cavidades  inferiores del corazón.

Vertebras: 33 huesos que forman la  columna vertebral.

Vértebras lumbares: vertebras de la columna lumbar.

Vesícula biliar: saco en la superficie inferior del hígado que colecta la bilis de hígado y la descarga al interior del duodeno por medio del colesterol.

Vesículas seminales: sacos de almacenamiento de espermatozoides y líquido seminal, se vacían en la uretra y la próstata.

EL HIGADO


EL HIGADO

El hígado es un órgano sólido, y grande que ocupa la mayor parte del área inmediatamente por debajo del diafragma, en el cuadrante superior derecho, y además se extiende hasta el cuadrante superior izquierdo.

Es el órgano solido más grande en el abdomen y tiene varias funciones.  Las sustancias venenosas producidas por la digestión son llevadas al hígado, donde se vuelven inocuas.  En este lugar se forman factores que son necesarios para la coagulación de la sangre y para la formación  del plasma normal.

El hígado para asistir en la digestión normal de la grasa produce entre 0.5 y 1L de bilis al día.  El hígado es el principal órgano para el almacenamiento de glucosa o almidón, para el uso de energía inmediato por el cuerpo.  También produce muchos de los factores que ayudan en la regulación apropiada de las respuestas inmunitarias.

Desde el punto de vista anatómico, el hígado es una masa grande de vasos y células sanguíneas, empacadas juntas apretadamente.  Es frágil y por su tamaño es lesionado con relativa facilidad.

El flujo sanguíneo en el hígado es alto debido a que toda la sangre que es bombeada a las vías gastrointestinales pasa al hígado, a través de la vena porta, antes de retornar al corazón.  Además el hígado tiene un abastecimiento generoso de sangre por sí mismo.  Ordinariamente, aproximadamente el 25% del gasto cardíaco de sangre 1.5L pasa a través del hígado cada minuto.

SISTEMA ELECTRICO DE CONDUCCION


SISTEMA ELÉCTRICO DE CONDUCCIÓN

4-41 sistema electrico de conduccion

Una red de tejido especializado, que es capaz de conducir corriente eléctrica, pasa a través de todo el corazón.

El flujo de corriente eléctrica a través de esta red, causa contracciones suaves y coordinadas, estas contracciones produciendo la acción de bobeo del corazón.  Cada contracción mecánica del corazón se asocia con dos procesos eléctricos.

El primero es la despolarización durante la cual, la carga eléctrica de la superficie de la célula muscular cambia de positiva a negativa.

El segundo es la repolarización durante la cual, el corazón retorna a su estado de reposo y la carga positiva es restaurada en la superficie.

Cuando el corazón trabaja normalmente, el impulso eléctrico comienza en la parte superior de la aurícula en el nodo sinoauricular o sinusal (SA), luego viaja al nodo auriculoventricular (AV) y se mueve por el haz del Hiss (fascículo común, rama derecha y rama izquierda) para continuar hacia las fibras de Purkinje en los ventrículos.  Este movimiento produce un flujo suave de electricidad a través del corazón que despolariza el musculo y produce una contracción mecánica coordinada.  El sistema eléctrico del corazón se perturba si parte del corazón tiene un suministro deficiente de oxígeno, es lesionado o muere.

Como resultado, es posible que el corazón no pueda continuar latiendo de manera apropiada.

La tensión arterial disminuye y el paciente puede perder la conciencia.

A %d blogueros les gusta esto: