18.7 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES POR CALOR

18.7 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES POR CALOR

Evaluación de la escena

Como parte de su valoración de la escena, efectúe una evaluación del entorno.  ¿Qué tanto calor hace afuera?, ¿Qué tan caliente esta la habitación donde está su paciente? ¿Qué tan bien está tolerando el calor?  La central puede hacer la llamada inicial como si se tratara de un problema médico o de traumatismo.  Puede suceder que la enfermedad por calor sea solo secundaria.  Acérquese a la escena buscando riesgos, así como también indicios sobre lo que puede haber causado el problema de su paciente.  Si anticipa que permanecerá largo tiempo en la escena protéjase contra el calor.  Emplee las precauciones ASC adecuadas, incluidos los guantes y protectores oculares.  Es posible que las camisas de manga larga y los pantalones largos no sean cómodos en el clima caliente, sin embargo, pueden protegerlo salpicaduras de sangre , fluidos corporales o líquidos.  Considere si requiere apoyo del SVA.  Es probable que deban administrarse líquidos vía IV.

Vía aérea, respiración y circulación

Evalúe los ABC del paciente y trate cualquier problema que detecte como condición amenazante de vida.  Aunque el paciente no responda, la vía aérea debe ser permeable.  No obstante, algunos problemas por calor pueden presentarse como las náuseas y el vómito.  Coloque al paciente para proteger la vía aérea según se requiera.  Si el paciente no responde, tenga mucho cuidado con la manera en que abre su vía aérea, considere las precauciones para el manejo de la columna vertebral.  La respiración será rápida de acuerdo con la temperatura central del paciente, pero deberá ser adecuada en otros aspectos.  Proporcionarle oxígeno a su paciente, le ayudará con la perfusión de los tejidos corporales y puede reducir las náuseas.  Si su paciente no responde, inserte una vía aérea y proporcione ventilaciones BVM de acuerdo con su protocolo.

La circulación se evalúa mediante la palpación del pulso, si este es adecuado, evalué la perfusión del paciente y determine si hay sangrado.  La piel caliente, seca o húmeda con aspecto rojizo, puede indicar una temperatura corporal central elevada.  El choque trátelo de forma agresiva, retirándolo del calor y colocándolo de manera que mejore su circulación.  Si hay hemorragias, aplique vendajes de acuerdo al protocolo.

Decisión de trasporte

Si su paciente presenta cualquier signo de insolación como por ejemplo: temperatura alta, piel roja y seca, estado mental alterado, taquicardia y mala perfusión, transpórtelo de inmediato.

Historial y examen físico enfocados

Si su paciente no responde, efectúe un examen físico rápido, de cabeza a pies en busca de problemas para explicar lo que está mal.  Obtenga los signos vitales para poder comprender qué tan grave es el problema y compile cualquier información o historial disponible, preguntando a familiares y testigos, no olvide buscar alguna identificación médica.  Si el paciente esta consciente, comience por crear el historial, luego realice un examen físico enfocado y tome los signos vitales.

Historial SAMPLE

Obtenga el historial SAMPLE y busque cualquier actividad, padecimiento o medicamento que pueda predisponer al paciente a la deshidratación o a problemas relacionados con el calor.  Los paciente con ingesta oral inadecuada, o que toman diuréticos, pueden tener dificultades para tolerar la exposición al calor.  Muchos fármacos psiquiátricos que se emplean en pacientes geriátricos, afectan su capacidad para tolerar el calor.  Haga un interrogatorio concienzudo, y determine la exposición de su paciente al calor y a la humedad, así como también sus actividades previas al inicio de los síntomas.

Examen físico enfocado

La exposición al calor posee efectos significativos sobre el metabolismo, los músculos y el sistema cardiovascular.  Evalúe al paciente en busca de calambres musculares, o confusión.  Examine el estado mental del paciente y la temperatura así como también la humedad de la piel.  Tome la temperatura del paciente.

Signos vitales iniciales

Los pacientes hipertérmicos, presentan taquicardia y taquipnea.  Mientras mantengan una tensión arterial normal, sus cuerpos compensan la pérdida de líquidos.  Cuando la tensión arterial comience a decaer, significa que ya no son capaces de compensar la pérdida de líquidos y que entrarán en choque.  Mida la temperatura de su paciente con un termómetro, de acuerdo con el protocolo.  Su evaluación de la piel del paciente ayuda a determinar qué tan serio es el problema de salud.  Por ejemplo, en el agotamiento por calor, la temperatura de la piel puede ser normal o incluso fresca, húmeda y pegajosa, sin embargo en la insolación, la piel está caliente.

Intervenciones

Retire a su paciente lo más pronto posible del medio caliente.  Los pacientes con calambres o agotamiento por calor por lo general responden bien al enfriamiento pasivo y a los líquidos orales.  En ocasiones, requerirán también de hidratación IV.  Los pacientes con síntomas de insolación deben transportarse de inmediato y enfriarse en forma activa.  Cubra a su paciente con una sábana y empapada con agua.  Encienda el aire acondicionado de la ambulancia a máxima potencia, y coloque paquetes fríos en las ingles y las axilas del paciente.  Emplee la convección para eliminar calor con un abanico.

Examen físico detallado

Efectúe un examen físico detallado si las circunstancias y el tiempo lo permiten.  Preste especial atención a la temperatura de la piel del paciente, su turgencia y humedad.  Haga un examen neurológico cuidadoso.

La turgencia de la piel es la capacidad de ésta para resistir la deformación.  Se evalúa pellizcando con suavidad la piel de la frente o del dorso de la mano.  Normalmente la piel se aplanara con rapidez, pero en caso de deshidratación, con una mala turgencia, la piel permanecerá levantada.

Evaluación continua

Observe con cuidado las condiciones de su paciente, en busca de algún deterioro; cualquier reducción en el nivel de conciencia es un mal signo, revise los signos vitales del paciente por lo menos cada 5 minutos.  Evalúe la eficacia de sus intervenciones, y tenga cuidado de no ocasionar temblores cuando enfríe a un paciente con problemas de calor.  Tiritar genera más calor y puede ocurrir cuando el enfriamiento no se vigila con cuidado.

Comunicación y documentación

Informe de manera oportuna al personal de la institución receptora, de que su paciente presenta insolación, porque es posible que se requieran recursos adicionales.  Documente las condiciones climáticas y las actividades previas a la emergencia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: