7.4 VALORACIÓN DEL PACIENTE

7.4 VALORACIÓN DEL PACIENTE

Respiración adecuada.

FRECUENCIA RESPIRATORIA LIMITES NORMALES  
ADULTOS 12 a 20 respiraciones/min.
NIÑOS 15 a 30 respiraciones/min.
LACTANTES 25 a 50 respiraciones/min.

Nota: estos límites son de acuerdo con el US DOT 1994 –EMT-Basic National Standard Curriculum.

Así como hemos comparado la respiración con una campana, también se puede pensar en un patrón respiratorio normal como un sistema de fuelle.  La respiración debe fácil.  De la misma forma como se usa un fuelle para mover aire e iniciar una hoguera, la respiración debe ser un flujo suave de aire que se desplaza al interior y exterior de los pulmones.  Como regla general, sin una evaluación directa de la vía aérea del paciente, no es fácil determinar si el paciente tiene o no una respiración adecuada.

Estos son los signos de una respiración normal:

  • Frecuencia respiratoria normal en adultos, entre 12-20 respiraciones/min.
  • Patrón regular de inspiración y espiración
  • Campos pulmonares claros e iguales en ambos lados del tórax (bilaterales).
  • Elevación y descenso regular del pecho (expansión torácica).
  • Profundidad adecuada de la respiración (volumen de la ventilación pulmonar).

Respiración inadecuada

Un adulto despierto, alerta y hablándole, por lo general no tiene problemas inmediatos de la vía aérea, ni de la respiración.  Sin embargo, debemos tener oxígeno suplementario y dispositivo de bolsa-válvula-mascarilla (BVM) o máscara de bolsa a la mano, para ayudarle con la respiración en caso necesario.  Un adulto que está respirando normalmente, tendrá respiraciones con una frecuencia de 12 a 20 respiraciones/min.

Un paciente que esté respirando lentamente, menos de 12 respiraciones/min, o con mayor rapidez más de 20 respiraciones/min., deberá ser evaluado en lo referente a la profundidad de sus respiraciones.  Es posible que un paciente con profundidad superficial de la respiración (volumen de ventilación pulmonar reducido) requiera de ventilación asistida, aunque su frecuencia respiratoria esté dentro de los límites normales.

Puede parecer que un paciente con respiración inadecuada hace un gran esfuerzo para respirar.  Este tipo de respiración se llama respiración esforzada.  Requiere de mucho trabajo y puede involucrar, especialmente en los niños, el uso de los músculos accesorios.

Los músculos accesorios son secundarios de la respiración, e incluyen a los músculos del cuello (esternocleidomastoideo), músculos pectorales mayores del tórax y a los músculos abdominales.  Estos músculos no se utilizan en la respiración normal.

Los signos de la respiración inadecuada son:

  • Frecuencia respiratoria menor de 12 respiraciones/min. O mayor de 20 respiraciones/min., en presencia de disnea.
  • Ritmo irregular, cuando un paciente realiza una serie de respiraciones profundas seguidas por periodos de apnea.
  • Los campos pulmonares auscultados están disminuidos, ausentes o son ruidosos.
  • Reducción en el campo de aire espirado en la nariz y la boca.
  • Expansión torácica desigual o inadecuada, que da por resultado un volumen de ventilación pulmonar reducido.
  • Aumento en el esfuerzo de respirar, uso de los músculos accesorios.
  • Respiración superficial (volumen de ventilación pulmonar reducida)
  • La piel es pálida, cianótica (azul), fría, o húmeda (pegajosa).
  • Durante la inspiración, tiene en la piel alrededor de las costillas o sobre las clavículas (retracciones).

Debemos estar conscientes de que un paciente puede parecer que esté respirando después de que su corazón se ha detenido.  Estas respiraciones jadeantes, ocasionales se llaman respiraciones agónicas.  Se presentan cuando el centro respiratorio en el encéfalo continúa enviando señales a los músculos respiratorios.  Estas respiraciones no son adecuadas porque son esfuerzos respiratorios jadeantes, infrecuentes.  Es necesario que proporciones ventilación artificial a los pacientes con respiraciones agónicas.

También es posible que tengamos algunos pacientes con patrones respiratorios irregulares que están relacionados con una enfermedad específica.  Por ejemplo, con frecuencia se ven respiraciones de Cheyne-Stokes, en pacientes con un evento vascular cerebral o con lesiones agudas de la cabeza.  Las respiraciones de Cheyne-Stokes, son un patrón respiratorio irregular, en el cual el paciente respira con frecuencia y profundidad respiratoria crecientes, que son continuadas por un periodo de apnea o falta de respiración espontánea, seguida nuevamente por un patrón de frecuencia y profundidad creciente.

Las lesiones graves de la cabeza también pueden causar cambios en la frecuencia respiratoria normal y en los patrones de respiración.  El resultado puede ser la presencia de respiraciones ineficaces que pueden o no, tener un patrón identificable.  (Respiraciones atáxicas).

Los pacientes con respiraciones inadecuadas, tienen un volumen minuto inadecuado y necesitan ser trasladados de inmediato.  Esto se reconoce con mayor facilidad en los pacientes que son incapaces de hablar usando oraciones completas cuando están en reposo, o que tienen una frecuencia respiratoria rápida o lenta, las cuales pueden dar por resultado una reducción del volumen de ventilación pulmonar.  La atención médica de urgencia incluye un tratamiento de la vía aérea, oxígeno suplementario y soporte de ventilación.

A %d blogueros les gusta esto: