20.4 EMERGENCIAS ANTES DEL NACIMIENTO

20.4 EMERGENCIAS ANTES DEL NACIMIENTO

La mayoría de las mujeres embarazadas están son sanas, pero hay otras que pueden estar enfermas al concebir o enfermar durante el embarazo.  Puede usar oxígeno sin peligro para tratar cualquier enfermedad cardiaca o pulmonar en la madre sin dañar el feto.

A medida que se acerca el momento del parto, pueden ocurrir ciertas complicaciones; Una de ellas es la preeclampsia o la hipertensión inducida por el embarazo, es un padecimiento que puede desarrollarse después de la semana 20 de gestación, casi siempre en primigrávidas.  Este trastorno se caracteriza por los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Ver o visión de manchas
  • Edematización de manos y pies
  • Ansiedad
  • Hipertensión arterial
  • Sangrado uterino
  • Náuseas o vómito
  • Vértigo
  • Dolor abdominal en barra
  • Proteinuria o aumento de las proteínas en vado de contar con resultados o estudio de laboratorio.

Otro trastorno es la eclampsia o convulsiones que resultan de la hipertensión grave.  Para tratar la eclampsia, coloque a la madre acostada de lado, de preferencia del izquierdo, mantenga la vía aérea y proporciones oxígeno suplementario; si se presenta vómito, succione la vía aérea.  Transporte rápidamente a la paciente embarazada con convulsiones.  Como siempre, evalúe la situación y efectúe su evaluación inicial, historial y examen físico y tome los signos vitales iniciales.  Proporcione tratamiento sobre la base de los signos y síntomas.

Si la paciente presenta hipotensión, transporte recostada sobre el lado izquierdo, transportar a la madre en esta posición puede evitar el síndrome hipotensivo supino, que es un problema debido a la compresión del útero grávido sobre la vena cava inferior, cuando la madre se encuentra en posición supina, lo cual resulta en presión arterial baja.  De hecho, transporte a la madre en esta posición y mantenerla siempre que esta acostada, excepto durante el parto.  Cuando se encuentre en el tercer trimestre, no deberá colocarse en posición supina.

El sangrado interno puede ser signo de un embarazo ectópico, que es aquel que se desarrolla fuera del útero, casi siempre en una trompa de Falopio.  El embarazo ectópico se presenta en uno de cada 200 embarazos.  La causa principal de muerte materna en el primer trimestre, es la hemorragia interna hacia el abdomen, después de la rotura de un embarazo ectópico.  Por esta razón deberá considerar la posibilidad de este tipo de embarazo en mujeres que no presentaron un ciclo menstrual y se quejan de dolor punzante repentino y casi siempre unilateral en la parte baja del abdomen.  Los antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria, ligadura de trompas o embarazos ectópicos previos, deberán aumentar sus sospechas de un posible embarazo ectópico.

La hemorragia vaginal ocurrida antes del parto puede ser muy grave; solicite el respaldo del SVA.  En el inicio del embarazo, puede ser un signo de aborto espontáneo.  En las últimas etapas del embarazo, la hemorragia vaginal puede indicar problemas con la placenta.  En el desprendimiento prematuro de placenta, o abruptio placenta, la placenta se separa de modo prematuro de la pared del útero.

En la placenta previa, la placenta se desarrolla sobre el cuello del útero y lo cubre.

Muchas mujeres que no tenían diabetes antes del embarazo la desarrollan durante este.  Esto se llama diabetes gestacional y en la mayoría de las mujeres, esta desaparecerá después del nacimiento del bebe.    Lo mismo que la diabetes no gestacional, la madre controlar el nivel de glucosa en sangre por medio de la dieta y el ejercicio o puede tomar medicamentos; en algunos casos, la madre debe tomar insulina.  Una madre con híper o hipoglucemia debe atenderse de la misma manera que cualquier diabético, (Módulo IV capítulo 15 Emergencias Diabeticas).

Si encuentra a una mujer embarazada con el nivel de conciencia alterado, su historial deberá incluir preguntas acerca de la diabetes, y deberá revisar el nivel de glucosa en sangre, siempre y cuando los protocolos locales lo permitan.  Recuerde que el parto, es un trabajo difícil, aunque natural.  Muchas madres presentan náuseas antes del parto y es posible que ni siquiera hayan comido.  Estos factores pueden conducir a la hipoglucemia y debilidad en la madre y el feto.  Si el parto es inminente, consulte con la dirección médica.  Un transporte rápido al hospital por lo general se prefiere a un nacimiento fuera de este.

Cualquier sangrado vaginal en una mujer embarazada es

un signo grave y debe tratarse con profundidad en el hospital.  Si la madre muestra signos de choque, haga que se acueste sobre el lado izquierdo durante el transporte y administre oxígeno de flujo elevado, coloque una gaza estéril o una toalla sanitaria sobre la vagina y reemplácese esta,  con la frecuencia que crea necesaria.  Guarde estas toallas de manera que el personal hospitalario pueda estimar cuánta sangre ha perdido.  También guarde cualquier tejido que pueda haber salido por la vagina.  No ponga nada en el interior de la vagina.

Cuando una mujer embarazada se ve implicada en una colisión vehicular, puede ocurrir una hemorragia grave debido a lesiones del útero grávido.  La privación resultante de oxigeno puede dañar de forma grave al feto.  Evalué con prontitud y transporte a la embarazada víctima de una colisión; de apoyo a la vía aérea y si hay cualquier signos de sangrado administre oxígeno de flujo elevado y solicite el apoyo del SVA.  Haga que la madre se acueste sobre su do izquierdo, en lugar de sobre su espalda, esto aliviará la presión del útero sobre los órganos intra-abdominales, en especial en la vena cava inferior y aorta abdominal.

Las mujeres embarazadas presentan un incremento del volumen sanguíneo, por lo tanto, una paciente embarazada con traumatismo, puede presentar una cantidad significativa de pérdida de sangre antes de mostrar signos de choque.  No obstante, es probable que el bebé tenga problemas mucho antes de que esto suceda.  Con frecuencia, si la madre sufrió un traumatismo grave, la provisión de sangre al feto se reduce de manera que cuerpo pueda proporcionar una cantidad adecuada de sangre a la madre.  En la mayoría de los casos, la única oportunidad de salvar al bebé, es reanimar de modo adecuado a la madre.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: