Archivos del mes: 13 junio 2017

EMERGENCIAS ANTES DEL NACIMIENTO


20.4 EMERGENCIAS ANTES DEL NACIMIENTO

La mayoría de las mujeres embarazadas están son sanas, pero hay otras que pueden estar enfermas al concebir o enfermar durante el embarazo.  Puede usar oxígeno sin peligro para tratar cualquier enfermedad cardiaca o pulmonar en la madre sin dañar el feto.

A medida que se acerca el momento del parto, pueden ocurrir ciertas complicaciones; Una de ellas es la preeclampsia o la hipertensión inducida por el embarazo, es un padecimiento que puede desarrollarse después de la semana 20 de gestación, casi siempre en primigrávidas.  Este trastorno se caracteriza por los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Ver o visión de manchas
  • Edematización de manos y pies
  • Ansiedad
  • Hipertensión arterial
  • Sangrado uterino
  • Náuseas o vómito
  • Vértigo
  • Dolor abdominal en barra
  • Proteinuria o aumento de las proteínas en vado de contar con resultados o estudio de laboratorio.

Otro trastorno es la eclampsia o convulsiones que resultan de la hipertensión grave.  Para tratar la eclampsia, coloque a la madre acostada de lado, de preferencia del izquierdo, mantenga la vía aérea y proporciones oxígeno suplementario; si se presenta vómito, succione la vía aérea.  Transporte rápidamente a la paciente embarazada con convulsiones.  Como siempre, evalúe la situación y efectúe su evaluación inicial, historial y examen físico y tome los signos vitales iniciales.  Proporcione tratamiento sobre la base de los signos y síntomas.

Si la paciente presenta hipotensión, transporte recostada sobre el lado izquierdo, transportar a la madre en esta posición puede evitar el síndrome hipotensivo supino, que es un problema debido a la compresión del útero grávido sobre la vena cava inferior, cuando la madre se encuentra en posición supina, lo cual resulta en presión arterial baja.  De hecho, transporte a la madre en esta posición y mantenerla siempre que esta acostada, excepto durante el parto.  Cuando se encuentre en el tercer trimestre, no deberá colocarse en posición supina.

El sangrado interno puede ser signo de un embarazo ectópico, que es aquel que se desarrolla fuera del útero, casi siempre en una trompa de Falopio.  El embarazo ectópico se presenta en uno de cada 200 embarazos.  La causa principal de muerte materna en el primer trimestre, es la hemorragia interna hacia el abdomen, después de la rotura de un embarazo ectópico.  Por esta razón deberá considerar la posibilidad de este tipo de embarazo en mujeres que no presentaron un ciclo menstrual y se quejan de dolor punzante repentino y casi siempre unilateral en la parte baja del abdomen.  Los antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria, ligadura de trompas o embarazos ectópicos previos, deberán aumentar sus sospechas de un posible embarazo ectópico.

La hemorragia vaginal ocurrida antes del parto puede ser muy grave; solicite el respaldo del SVA.  En el inicio del embarazo, puede ser un signo de aborto espontáneo.  En las últimas etapas del embarazo, la hemorragia vaginal puede indicar problemas con la placenta.  En el desprendimiento prematuro de placenta, o abruptio placenta, la placenta se separa de modo prematuro de la pared del útero.

En la placenta previa, la placenta se desarrolla sobre el cuello del útero y lo cubre.

Muchas mujeres que no tenían diabetes antes del embarazo la desarrollan durante este.  Esto se llama diabetes gestacional y en la mayoría de las mujeres, esta desaparecerá después del nacimiento del bebe.    Lo mismo que la diabetes no gestacional, la madre controlar el nivel de glucosa en sangre por medio de la dieta y el ejercicio o puede tomar medicamentos; en algunos casos, la madre debe tomar insulina.  Una madre con híper o hipoglucemia debe atenderse de la misma manera que cualquier diabético, (Módulo IV capítulo 15 Emergencias Diabeticas).

Si encuentra a una mujer embarazada con el nivel de conciencia alterado, su historial deberá incluir preguntas acerca de la diabetes, y deberá revisar el nivel de glucosa en sangre, siempre y cuando los protocolos locales lo permitan.  Recuerde que el parto, es un trabajo difícil, aunque natural.  Muchas madres presentan náuseas antes del parto y es posible que ni siquiera hayan comido.  Estos factores pueden conducir a la hipoglucemia y debilidad en la madre y el feto.  Si el parto es inminente, consulte con la dirección médica.  Un transporte rápido al hospital por lo general se prefiere a un nacimiento fuera de este.

Cualquier sangrado vaginal en una mujer embarazada es un signo grave y debe tratarse con profundidad en el hospital.  Si la madre muestra signos de choque, haga que se acueste sobre el lado izquierdo durante el transporte y administre oxígeno de flujo elevado, coloque una gaza estéril o una toalla sanitaria sobre la vagina y reemplácese esta,  con la frecuencia que crea necesaria.  Guarde estas toallas de manera que el personal hospitalario pueda estimar cuánta sangre ha perdido.  También guarde cualquier tejido que pueda haber salido por la vagina.  No ponga nada en el interior de la vagina.

Cuando una mujer embarazada se ve implicada en una colisión vehicular, puede ocurrir una hemorragia grave debido a lesiones del útero grávido.  La privación resultante de oxigeno puede dañar de forma grave al feto.  Evalué con prontitud y transporte a la embarazada víctima de una colisión; de apoyo a la vía aérea y si hay cualquier signos de sangrado administre oxígeno de flujo elevado y solicite el apoyo del SVA.  Haga que la madre se acueste sobre su do izquierdo, en lugar de sobre su espalda, esto aliviará la presión del útero sobre los órganos intra-abdominales, en especial en la vena cava inferior y aorta abdominal.

Las mujeres embarazadas presentan un incremento del volumen sanguíneo, por lo tanto, una paciente embarazada con traumatismo, puede presentar una cantidad significativa de pérdida de sangre antes de mostrar signos de choque.  No obstante, es probable que el bebé tenga problemas mucho antes de que esto suceda.  Con frecuencia, si la madre sufrió un traumatismo grave, la provisión de sangre al feto se reduce de manera que cuerpo pueda proporcionar una cantidad adecuada de sangre a la madre.  En la mayoría de los casos, la única oportunidad de salvar al bebé, es reanimar de modo adecuado a la madre.

Anuncios

ETAPAS DEL PARTO


20.3 ETAPAS DEL PARTO

La primera etapa: Dilatación del cuello del útero, comienza con las contracciones y termina cuando el cuello del útero se dilata por completo.  Dado que el cuello tiene que estirarse hasta adelgazarse con las contracciones uterinas, al punto que sea lo bastante grande para que el bebé pase a través de él hacia la vagina, la primera etapa por lo general es la más larga y dura un promedio 16 horas, para un primer parto.  Por lo general tendrá tiempo para trasportar a la madre durante la primera etapa del parto.

El parto comienza con las contracciones del útero.  Otros signos de este inicio son la salida del tapón mucoso y la rotura del saco amniótico, llamado la rotura de la fuente.  Estos eventos pueden ocurrir antes de la primera contracción o más adelante en la primera etapa del parto.  Puede suceder que las contracciones uterinas no se presenten en un inicio, con intervalos regulares.  La madre puede pensar que se trata de un dolor de espalda intermitente.  La frecuencia e intensidad de las contracciones en el parto verdadero aumentan con el tiempo.  Las contracciones uterinas se hacen más regulares y entre 30 a 60 segundos cada una.

El tiempo del parto es muy variada, como regla general, es más largo en una mujer primigesta, o aquella que presenta su primer embarazo, y más corto en una mujer multigesta, o que ha tenido embarazos previos.   Dos términos similares se refieren a los resultados de estos embarazos: una multípara, es una mujer que ha dado a luz, más de un bebé vivo y una primípara es la que ha tenido un parto vivo.

Es importante que sepa analizar si el parto está en curso.  Durante el embarazo la madre puede presentar un trabajo de parto falso, o contracciones de Braxton- Hicks, en el cual hay contracciones pero no se trata de un parto real.  En tales casos, no es necesario prepararse para un parto de emergencia.  Si analiza y ve que verdaderamente es un parto real, entonces deberá prepararse con base en las condiciones de la madre y el tiempo de transporte.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS GENERALES DEL PARTO
Parto falso y contracciones de Braxton-Hicks Parto real o verdadero
Las contracciones son irregulares y su intensidad o frecuencia n aumentan.  Las contracciones vienen y van. Las contracciones una vez que comienzan, se vuelven más fuertes y cercanas en forma consistente.  El cambio de posición no las alivia.
El dolor se encuentra en el abdomen bajo.  Las contracciones se inician y permanecen ahí. Los dolores y contracciones se inician en la parte baja de la espalda y “dan la vuelta” hacia el abdomen bajo
La actividad o cambio deposición, alivian el dolor y las contracciones La actividad puede intensificar las contracciones.  El dolor y contracciones son consistentes en cualquier posición.
Si se desprende parte del tapón mucoso será de color café. El tapón mucoso será rosado o rojo y por lo general estará acompañado de moco.
Puede haber cierta fuga de líquidos, pero por lo general será orina.  Se encontrara en cantidades pequeñas y olerá a amoniaco La fuente puede haberse roto justo antes de que se iniciaran las contracciones o durante éstas y será una cantidad moderada, tendrá un olor dulce y seguirá escurriendo

 

La segunda etapa: Expulsión del bebé, se inicia cuando el cuello del útero se dilata por completo y termina cuando nace el bebé.  Durante esta etapa, tendrá que tomar la decisión de ayudar a la madre a dar a luz en la escena, o proporcionarle transporte al hospital.  Dado que el bebé tiene que moverse por el canal de nacimiento durante esta etapa, las contracciones uterinas por lo general, están más próximas entre sí y duran más.  La presión sobre el recto puede hacer que la madre sienta la necesidad de evacuar u orinar.  Bajo ninguna circunstancia deje que la madre se siente en el inodoro. También puede tener la urgencia incontrolable de pujar; el peritoneo comienza a abultarse de modo significativo y la parte superior de la cabeza del bebé deberá comenzar a aparecer por abertura vaginal; esto se llama coronación.

La tercera etapa: Salida de la placenta, se inicia con el nacimiento del bebé y termina con el alumbramiento de la placenta.  Esto puede tomar hasta 30 minutos.  Por lo general, no transportará a la mujer embarazada durante la tercera etapa – si se encuentra en ella, es más probable que deba permanecer en la escena y realizar el parto.  Es importante que siga las precauciones ASC para protegerse a sí mismo, al bebé y a la madre, de la exposición a líquidos corporales.  Hay un alto potencial de exposición debido a los fluidos corporales liberados durante el nacimiento.

ANATOMÍA DEL SISTEMA REPRODUCTOR FEMENINO


20.1 ANATOMÍA DEL SISTEMA REPRODUCTOR FEMENINO

El útero o matriz es el órgano muscular donde crece el feto.   Es responsable de las contracciones durante el parto y el que ayuda a empujar al bebé por el canal de nacimiento.  El canal de nacimiento, está constituido por la vagina y el tercio inferior, o cuello del útero denominado cérvix.  Este contiene un tapón mucoso que sella la abertura uterina, lo cual evita la contaminación desde el mundo exterior.  Cuando el cérvix comienza a dilatarse, este tapón se desprende y sale un moco de tono rosado, que puede presentarse como moco sanguinolento, y una pequeña cantidad de sangre en la vagina que aparece al inicio del parto.

El feto es, el bebé en desarrollo, aún no nacido, que crece dentro del útero de la madre durante cerca de nueve meses.  La vagina es la cavidad externa del sistema reproductor de una mujer y forma la parte inferior del canal de nacimiento.  Mide cerca de 8 a 12 centímetros de largo, se inicia en el cérvix y termina como una abertura externa del cuerpo.  En esencia, la vagina completa el paso desde el útero hacia el mundo externo para el neonato.  El peritoneo es el área de la piel entre la vagina y el ano.  Durante el nacimiento a medida que el bebé se mueve por el canal de nacimiento, el peritoneo comienza a abultarse de manera significativa.

A medida que el feto crece, este requiere de más y más nutrientes.  La placenta, es una estructura en forma de disco, que se une al recubrimiento interno de la pared del útero y se conecta con el feto mediante el cordón umbilical.  Normalmente no se mezcla la sangre del feto con la de la madre.  La barrera placentaria, consta de dos capas de células las cuales mantienen la circulación de la madre y el feto separadas, pero permiten que los nutrientes, oxígeno, desechos, dióxido de carbono, toxinas y la mayoría de los medicamentos pasen entre el feto y la madre.

Siempre que la madre coma o tome cualquier cosa, también lo hace el bebé.  Después del nacimiento, la placenta se separa del útero y es expulsada.  El cordón umbilical, es la línea de vida del neonato, pues es la conexión entre madre y bebé a través de la placenta.  El cordón umbilical contiene dos arterias y una vena.  Estos vasos proveen sangre al feto.  La vena umbilical, lleva sangre oxigenada de la madre al corazón del bebé y la arteria umbilical, regresa la sangre desoxigenada del corazón del bebe a la madre.  El oxígeno y otros nutrientes cruzan de la circulación de la madre a través de la placenta y luego a lo largo del cordón umbilical, para alimentar al feto mientras crece.  El dióxido de carbono y los productos de desecho, recorren la misma ruta en dirección opuesta.  Lo notable acerca de este intercambio es que la sangre de la madre y la del feto no se mezclan durante el proceso.

El feto se desarrolla dentro de una membrana llena de líquido, como una bolsa, llamado saco amniótico o bolsa de aguas.  Contienen entre 500 y 1000 ml de líquido amniótico, el cual ayuda a aislar y proteger al feto flotante durante su desarrollo.  Cuando se rompe este saco, el líquido es liberado como un chorro, por lo general al iniciarse el parto, este líquido ayuda a lubricar el canal de nacimiento y a eliminar bacterias.

Un embarazo a término dura entre 36 y 40 semanas, que se cuentan a partir del primer día del último ciclo menstrual.  El embarazo se divide en tres trimestres de cerca de tres meses cada uno.  Los nacimientos que suceden antes de las 36 semanas se consideran prematuros.  Normalmente, hacia el final del tercer trimestre, la cabeza del feto desciende por la amplia entrada de la pelvis femenina y se coloca en posición para el nacimiento.

EMERGENCIAS GINECOLOGICAS Y OBSTETRICAS


20 EMERGENCIAS GINECOLOGICAS Y OBSTETRICAS

Un gran porcentaje de los neonatos a nivel mundial nacen en hospitales, con médicos y enfermeras que atienden no solo a la madre sino también al recién nacido.  Otro porcentaje mucho menor es atendido por parteras en casas y en condiciones precarias sin contar con todos los medios de higiene y sin preparación para las complicaciones que se puedan presentar.  En ocasiones, el proceso del nacimiento se desarrolla con mayor rapidez de lo que espera la madre y nosotros como TEM–TUM–TES, nos encontraremos con decisiones que tomar: ¿Debe permanecer en la escena y atender el parto? o ¿transportar a la paciente al hospital? ¿Hay otros factores que afectarían esta decisión?, ¿traumatismos, clima y distancia al hospital?

Debemos aprender a tomar decisiones y si es necesario, cómo proceder a atender el parto en la escena.  Debemos tener claro el proceso del nacimiento y a analizar las complicaciones comunes, de manera que estemos preparados para manejar tanto los partos normales como los anormales.  Conocer la evaluación y cuidados de un neonato y sobre las emergencias ginecológicas no relacionadas con el parto.

VOCABULARIO VITAL – Emergencias de la conducta


VOCABULARIO VITAL

Actividades de la vida diaria AVD: las actividades básicas que una persona realiza de manera usual durante un día normal, como bañarse, vestirse, comer.

Conducta: forma en que actúa o funciona una persona en respuesta a su medio.

Crisis de conducta: punto en el cual las relaciones de una persona ante los sucesos, interfieren con las actividades cotidianas generando problemas de convivencia y de diferente intensidad; esto se convierte en una emergencia psiquiátrica cuando causa una interrupción de la vida, como por ejemplo: intento de suicidio.

Depresión: persistente estado de ánimo de tristeza, desánimo y desesperanza, puede ser síntoma de muchos trastornos físicos y mentales diferentes, o puede ser un trastorno por su mismo.

Escucha efectiva: técnica que se emplea para ganar la comprensión clara de los pensamientos del paciente, la cual implica repetir en forma de pregunta lo que dice o refiere el paciente.

Estado mental alterado: cambio en la manera que una persona piensa y se comporta, que podría indicar enfermedades del sistema nervioso centrar o en alguna otra parte del cuerpo.

Psicogénicos: sistemas de enfermedades o procesos patológicos provocadas por factores mentales.

Síndrome orgánico cerebral: disfunción temporal o permanente del cerebro, ocasionado por una alteración en la función química o fisiológica del tejido cerebral.

Trastorno funcional: trastorno en el cual no existen razones fisiológicas conocidas, para el funcionamiento normal de un órgano o sistema.

Trastorno mental: enfermedad con síntomas psicológicos o de conducta, o con deficiencias en el funcionamiento o ambos; ocasionados por una alteración social, psicológica, genética, física, química o biológica.

19.8 EL PACIENTE POTENCIALMENTE VIOLENTO


19.8 EL PACIENTE POTENCIALMENTE VIOLENTO

Los pacientes violentos solo constituyen un pequeño porcentaje de los que sufren crisis de conducta o psiquiátricas.  No obstante, el potencial de que este tipo de paciente sea violento, siempre será una consideración importante para el TUM-B

Use la siguiente lista de factores de riesgo para evaluar el nivel de peligro:

  • ¿Su paciente ha mostrado antes una conducta hostil, extremadamente agresiva o violenta? Pregunte a las personas en la escena o solicite esta información a la policía o los familiares.
  • ¿Su paciente cómo está sentado o parado? ¿Esta tenso, rígido o sentado en el borde de su asiento? Tal posición física es con frecuencia una señal de advertencia de hostilidad inminente.
  • La escena. ¿el paciente sostiene o se encuentra cerca de objetos potencialmente letales, como un cuchillo, una pistola, vidrios, un picahielos, un bate o está cerca de una ventana o puerta de vidrio?
  • Actividad vocal. ¿Cómo es el lenguaje de este paciente?  Los patrones de gritos, obscenidades, palabras erráticas o extrañas, por lo general implican sufrimiento emocional.  Alguien que emplea palabras tranquilas y ordenadas no tiene tantas probabilidades de ser agresivo como una persona que grita o chilla.
  • Actividad física. La actividad motora de una persona bajo crisis psiquiátrica, puede ser el factor más revelador de todos. Un paciente con músculos tensos, puños apretados o mirada amenazadora, que camina de un lado a otro, que no logró sentarse y quedarse quieto o que protege y defiende con furia su espacio personal, requiere de vigilancia cuidadosa.  La agitación puede predecir un aumento rápido de violencia.

Otros factores a considerar en la evaluación un paciente violento incluyen:

  • Mal control de impulsos.
  • Historial de absentismo, peleas y genio incontrolable.
  • Nivel socioeconómico bajo, estructura familiar inestable o incapacidad de mantener un trabajo fijo.
  • Tatuajes, en especial los que representan una identificación de pandillas o frases como “nacido para matar” o “nacido para perder”
  • Abuso de sustancias.
  • Depresión, la cual es responsable del 20% de los ataques violentos.
  • Trastorno funcional, cuando el paciente le expresa que “las voces le dicen que mate”, créalo

Restricción – emergencias de la conducta


Restricción

Normalmente, la restricción de movimiento de un paciente debe ser ordenada por la dirección médica, un ministerio público o un oficial de la policía.  Si restringe a alguien sin autorización en una situación no emergente, se expone a una demanda legal o peligro personal.  Las acciones legales en su contra pueden implicar cargos de asalto, agresión, falso apresamiento, privación ilegal de la libertad y violación de los derechos del paciente.   Puede usar la restricción solo para protegerse a sí mismo y a otros de daños corporales o para evitar que el paciente se dañe a sí mismo.

En cualquier caso, solo puede usar la fuerza razonable según se requiera, para controlar al paciente, algo que las distintas leyes federales o nacionales pueden definir de modo diferente.  Por esta razón siempre deberá consultar a su dirección médica y comunicarse con la policía, para pedir ayuda antes de restringir el movimiento a un paciente.

De hecho, es probable que siempre deba involucrar al personal de la policía, cuando lo llamen a asistir a un paciente en crisis grave de conducta o psiquiátrica.  Ellos le proporcionarán respaldo físico, para manejar al paciente y servirán como los testigos necesarios y autoridad legal para restringir al paciente.  Una persona restringida por personal de la policía se encuentra bajo custodia de esta.

Siempre intente transportar a un paciente trastornado sin restricciones si es posible.  No obstante, una vez que se tome la decisión de restringir a un paciente, deberá llevarlo a cabo con rapidez.  Tenga en mente las precauciones ASV; si el paciente escupe, coloque un tapabocas sobre su boca.

Asegúrese de contar con ayuda adecuada para restringir sin peligro a un paciente, por lo menos cuatro personas deberán estar presentes para llevar a cabo la restricción, pues cada una se encargará de una extremidad.  Antes de comenzar, analice el plan de acción.  Al prepararse para restringir los movimientos al paciente, manténgase fuera del alcance de los brazos y piernas del paciente.

Para someterse a un paciente trastornado, emplee, la mínima fuerza necesaria.  Deberá evitar actos de fuerza física que podrían lesionar al paciente.

El nivel de fuerza varía de acuerdo con los siguientes factores:

  • Grado de fuerza necesaria para impedir al paciente que se lastimarse a sí mismo o a otros.
  • Género, talla, fuerza y estado mental del paciente.
  • Tipo de conducta anormal que presente el paciente; sólo deberá usar dispositivos de restricción apropiados y aprobados por la secretaría de salud o por su director médico, para este propósito, las correas suaves , anchas, de cuero o tela son preferibles a las esposas que usa la policía. Recuerde que usted no es policía, sino un prestador de servicios médicos de urgencias.

Actuando al mismo tiempo, los oficiales de policía deberán asegurar las extremidades del paciente con el equipo aprobado.  Alguien, de preferencia usted o su compañero, deberá continuar hablándole al paciente durante el proceso.  Recuerde tratar al paciente con dignidad y respeto en todo momento, así mismo, vigile al paciente con relación al vómito, obstrucción de la vía aérea y estabilidad cardiovascular, teniendo en cuenta que la persona no podrá moverse por sí misma.  Las intoxicaciones por droga o alcohol, pueden ocasionar conducta violenta, que podrá conducir luego a problemas físicos.   Nunca coloque a un paciente boca abajo pues así no podrá vigilar de manera adecuada, ni al paciente ni a sus signos vitales, y además esta posición puede inhibir la respiración de un paciente incapacitado o exhausto.

Tenga cuidado de no colocar las restricciones de manera que la respiración se vea comprometida.  Reevalúe continuamente la vía aérea y la respiración.  Deberá hacer revisiones frecuentes a la circulación en las extremidades restringidas, sin importar la posición del paciente.  Documente en su FRAP, la razón por la cual realizó la restricción y la técnica que empleo para ello; tenga especial cuidado si un paciente combativo de repente se vuelve tranquilo y cooperativo; este no es el momento de relajarse, sino por el contrario de estar atento y de asegurar la situación, pues es posible que el paciente se muestre de nuevo combativo y lesione a alguien.  Tenga en mente que puede usar fuerza razonable para defenderse contra u ataque de un paciente emocionalmente trastornado.

Resulta de extrema utilidad tener y documentar testigos, incluso durante el transporte para protegerse contra falsas acusaciones.  Los TEM-TUM-TES, ha sido acusados de conducta sexual inapropiada y otros tipos de abuso físico en tales circunstancias.

Autoridad legal limitada – emergencias de la conducta


Autoridad legal limitada

Como TEM-TUM-TES, tiene autoridad legal limitada para requerir o forzar a un paciente para someterse a la atención médica de emergencia, cuando no existe una emergencia amenazante de vida. Los pacientes tienen derecho a rechazar la atención, no obstante, la mayoría de los países cuentan con estatutos legales respecto a la atención de emergencia de las personas con enfermedades mentales o afectadas por fármacos. Estas legislaciones estatutarias permiten que el personal de policía coloque a ponga a tal persona bajo custodia protectora, de manera que se le pueda proporcionar atención de emergencia.  Debe familiarizarse con las leyes respecto a estas situaciones.

La legislación típica establece que “cualquier oficial de policía, que tenga causas razonables para creer que una persona presenta alguna enfermedad mental y es un peligro para sí misma u otros o padece de discapacidad grave, puede tomar a dicha persona bajo su custodia y llevarlo a hacer que la lleven a un hospital general, para que la examinen de urgencia…” de nuevo, dado que tales legislaciones varían, deberá familiarizarse con las provisiones de su país o lugar de trabajo.

La regla general en la ley es que un adulto competente tiene el derecho de rechazar el tratamiento, incluso si este implica cuidados para salvar la vida.  No obstante, en casos psiquiátricos, es probable que el ministerio público o el poder judicial consideran apropiadas sus acciones, al proporcionar atención para salvar la vida, en particular si usted tiene una creencia razonable de que el paciente se dañaría a sí mismo o a otros sin su intervención.  Además, un paciente que presente cualquier tipo de impedimento, ya sea enfermedad mental, afección médica o intoxicación, no puede considerarse competente para rechazar el tratamiento o traslado.

Estas situaciones se encuentran entre las más peligrosas que encontrara desde un punto de vista legal.  Cuando tenga dudas, consulte con su jefe inmediato, un policía o consulte a su dirección médica.  Mantenga siempre una actitud pesimista acerca de la condición de los pacientes, suponga lo peor y espere lo mejor.  Equivocarse respecto a dar tratamiento y traslado, es mucho mejor y más fácil que defenderse contra los cargos de agresión, que justificar un abandono.

A %d blogueros les gusta esto: