28.3 LESIONES DEL ABDOMEN

28.3 LESIONES DEL ABDOMEN

Las lesiones del abdomen pueden ser tan obvias como las asas del intestino haciendo protrusión por la herida penetrante, u oculta como la laceración de hígado o el bazo.  Las lesiones traumáticas del abdomen se consideran como abiertas o cerradas y pueden implicar órganos huecos, órganos sólidos o ambos.  Las lesiones abdominales cerradas son aquellas en las cuales una fuerza contusa impacta sobe el cuerpo, dando lugar a una lesión del abdomen sin lesionar la pared.  Tan contusión puede deberse al impacto contra el manubrio de una bicicleta, contra el volante del auto, o cuando el paciente es golpeado por un objeto, como un tablero o un bate de béisbol durante una riña o un asalto

Las lesiones abdominales abiertas son aquellas en las cuales un objeto extraño entra al abdomen y abre al exterior la cavidad peritoneal; se conocen también como heridas penetrantes.

Es posible que las heridas abiertas no sean tan profundas y solo involucren la pared muscular del abdomen; aunque esto no se puede determinar en situaciones pre hospitalarias, debe ser valorado y evaluado en el hospital.  Por lo tanto, debe ser mantener un alto índice de sospecha de lesiones ocultas, daño interno de órganos y lesiones que pongan potencialmente en peligro la vida o sean condiciones amenazantes de vida, y proporcionar transporte oportuno.  Las heridas por armas punzantes, cortantes y armas de fuego son ejemplos de lesiones abiertas o traumatismos penetrantes.

Signos y síntomas

Los pacientes con lesiones abdominales en general tienen una molesta principal, la cual es el dolor.  Pero otras lesiones significativas pueden enmascarar el dolor al principio y algunos pacientes no podrán ser capaces de indicar su dolor por estar inconscientes o no ser capaces de responder, como después de una lesión de cabeza o sobredosis de drogas o alcohol  Un signo muy común de lesión abdominal, significativa es la taquicardia, al aumentar el corazón su acción de bombeo para compensar la pérdida de sangre, indicación temprana de pérdida de sangre, compensada y choque.  Los signos posteriores incluyen evidencia de choque, como disminución de la tensión arterial, piel fría, pálida y húmeda o cambios en el estado mental del paciente, combinados con u traumatismo del abdomen.

En algunos casos, es posible que el abdomen pueda distenderse por la acumulación de sangre y líquido.  Como TEM-TUM-TES, debe buscar otros signos y síntomas de posibles problemas y lesiones del abdomen.  Las lesiones contusas frecuentemente indicadas por áreas rojas de la piel en esta etapa temprana, u otras marcas visibles, cuya localización, debe guiar su atención a estructuras subyacentes.

Por ejemplo, la equimosis en el cuadrante superior derecho, cuadrante superior izquierdo o flanco que es la región de la caja costal inferior, puede sugerir una lesión del hígado, el bazo o riñón respectivamente.

Los signos de lesión abdominal suelen ser más definidos que los síntomas e incluyen la firmeza del abdomen a la palpación, las heridas penetrantes obvias, las equimosis y los signos vitales alterados, como aumento de la frecuencia del pulso, aumento de la frecuencia respiratoria, disminución de la tensión arterial y respiraciones poco profundas, aunque esta última puede aparecer mas adelante.  Los signos mas comunes son hipersensibilidad abdominal, particularmente la hipersensibilidad localizada y la hipersensibilidad abdominal, a causa del dolor.

A %d blogueros les gusta esto: