Archivos del mes: 30 septiembre 2017

Decisión de traslado – hemorragias


Decisión de traslado

Si el paciente que está tratando tiene un problema en la vía aérea, la respiración, o una hemorragia significativa, debe considerar trasladarlo lo mas pronto posible al hospital para el tratamiento médico, así mismo, si el paciente tiene signos y síntomas de hemorragia interna.  El estado de los pacientes que pueden tener una hemorragia significativa, se volverá inestable en forma muy tapida; el tratamiento está dirigido a atender con prontitud las amenazas de vida y a trasportar con rapidez al hospital apropiado más cercano.  Signos como taquicardia, taquipnea, hipotensión, pulso débil y piel pegajosa, indican un inminente colapso circulatorio e implican la necesidad de traslado inmediato y urgente.

Anuncios

Circulación – hemorragias


Circulación

Debe tener la capacidad de evaluar con rapidez, la frecuencia y calidad del pulso tanto central como periférico, debe determinar el estado, color y temperatura de la piel y verificar el tiempo de llenado capilar especialmente en pacientes pediátricos.  Si ve una hemorragia notable, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  Una hemorragia significativa, interna o externa es una amenaza inmediata para la vida o condición amenazante de vida.  Si el paciente tiene una hemorragia que obviamente pone en peligro la vida, debe controla de inmediatamente e iniciar el tratamiento de choque tan rápido como le sea posible.  La hemorragia que no amenaza la vida, como por ejemplo la de las abrasiones, pueden vendarse mas adelante en su evaluación según sea necesario.

Vía aérea y respiración – hemorragias


Vía aérea y respiración

A continuación, asegúrese de que el paciente tenga despejada la vía aérea con la respiración adecuada, verifique los ruidos respiratorios y luego proporcione oxígeno en flujo alto con ventilación asistida por medio de un dispositivo bolsa-válvula-mascarilla, o mascarilla no recirculante, dependiendo del nivel de conciencia y de la frecuencia y calidad de la respiración.  Siempre considere la necesidad de estabilizar la columna vertebral y al mismo tiempo tratar la vía aérea y la respiración del paciente.

Impresión general – hemorragias


Impresión general

Al acercarse a un paciente de trauma, debe notar indicadores importantes que pueden alertarlo sobre la gravedad del estado del paciente.  ¿Está el paciente interactuando con el ambiente o esta recostado quieto, sin hacer ruido?  Verifique su estado de alerta usando la escala AVDI = despierto y Alerta; responsivo a estímulos Verbales o al Dolor; esta Inconsciente.  Preguntar al paciente sobre la molestia principal debe ayudar a dirigirlo a cualquier amenaza para la vida aparente o condición amenazante de vida, como una hemorragia arteria.  Con frecuencia puede identificar a un individuo con alguna hemorragia, al acercarse a este y ver el color de la sangre y que tan empapada esta la ropa, ¿Cuál es el color del paciente?, ¿se ve mal?

Evaluación inicial del paciente


Evaluación inicial

En los pacientes de trauma con sospecha de perdida notable de sangre, ya sea por una herida visible o por una hemorragia no visible dentro de una cavidad corporal, no debe distraerle de la evaluación inicial.  El tratamiento de múltiples preocupaciones que amenazan la vida en la evaluación inicial se basa en “¿que matara a mi paciente primero?”  En algunas situaciones, una hemorragia copiosa puede necesitar tratamiento antes de aplicar oxígeno a una persona con respiración adecuada.  La decisión de que tratar primero vendrá con la experiencia.  Tratar de acuerdo a los ABC es siempre una buena elección.

Evaluación de la escena


Evaluación del paciente

Evaluación de la escena

Al llegar a la escena busque peligros y amenazas para la seguridad del equipo, los espectadores y el paciente.  Si es una escena de traumatismos, o si se sospecha de hemorragias, póngase su Aislamiento de Sustancias Corporales ASC como mínimo, además de dos pares de guantes. Lleve varios pares de guantes en su bolsillo para fácil acceso en caso de que sus guantes se desgarren o haya múltiples pacientes con hemorragia.  Recuerde usar un par de guantes para cada paciente.

En los choques de vehículos, asegúrese de que no hay escapes de combustible en el área donde estará trabajando y que tampoco haya cables eléctricos energizados.  Si es llamado para una colisión de dos vehículos, ¿cuántos pacientes son posibles?, ¿dos U ocho?, tiene los recursos necesarios disponibles?, considere antes de tiempo lo que pueda necesitar y verifique al iniciar la evaluación.  Mientras mas pronto solicite ayudan más pronto llegara.

En incidentes que implican violencia, como asaltos o heridas por armas de fuego, asegúrese de que la policía este en la escena.  A veces es necesario esperar a varias cuadras de distancia hasta que las autoridades han asegurado el área.

 

Características de la hemorragia


Características de la hemorragia

Las lesiones y algunas enfermedades pueden destruir los vasos sanguíneos y causar hemorragias.  Por lo general la hemorragia de una arteria abierta es de color rojo más brillante por ser alta en oxígeno y brota en chorros coincidiendo intermitentes con el pulso.  La presión que causa la sangre al brotar hace también difícil controlar este tipo de hemorragia.  Al descender la cantidad de sangre circulante en el cuerpo se reduce también la tensión arterial del paciente y por último, el chorro arterial.

La sangre de una vena abierta es más oscura por ser más baja de oxígeno y fluye con regularidad o de forma continua.  Como está bajo menor presión, la mayor parte de la sangre venosa no brota en chorros y es más fácil de tratar.  La hemorragia de capilares lesionados es de color rojo oscuro y rezuma o escurre de una herida de manera regular pero lenta.  Es más probable que se coagule la sangre venosa y capilar que la de las arterias.

Por si sola, la hemorragia tiende a detenerse con considerable rapidez dentro de un lapso de 10 minutos, en repuesta a los mecanismos internos y a la exposición del aire.  Cuando sufrimos una cortadura, la sangre fluye rápidamente del vaso abierto.  Poco tiempo después los bordes cortados del vaso comienzan a cerrarse, reduciendo la cantidad de la hemorragia.  Luego se forma un coagulo, taponando el orificio y sellando las porciones lesionadas del vaso.   Este proceso es llamado coagulación.  La menorragia nunca se detendrá si no se forma un coágulo, a menos que el vaso lesionado este separado por completo del suministro principal de sangre.  El contacto directo con los tejidos y líquidos corporales, o el ambiente externo, con frecuencia desencadenan los factores de coagulación de la sangre.

A pesar de la eficiencia del sistema, puede fallar en ciertas situaciones, varios medicamentos incluyendo el ácido acetilsalicílico, interfieren con la coagulación normal.  Con una lesión intensan, el daño del vaso puede ser tan grande que un coágulo no pueda bloquear por completo el orificio.  A vedes solo se corta parte del vaso, evitando que se contraiga, en estos casos la hemorragia continuará a menos que se detenga por medios externos.  En ocasiones la pérdida de sangre ocurre con mucha rapidez.  En estos casos el paciente puede morir antes de que las defensas del cuerpo y el proceso de coagulación puedan ayudar.

Una porción muy reducida de la población carece de uno o más factores de coagulación.  Este trastorno se llama hemofilia.  Hay varias formas de hemofilia, las cuales en su mayoría son hereditarias y algunas de ellas son graves.  A veces en la hemofilia la hemorragia puede producirse de manera espontánea.  Como la sangre del paciente no se coagula, todas las lesiones sin importar que tan triviales sean, son potencialmente graves.  Un paciente con hemofilia debe trasladarse de inmediato a urgencias del hospital.

Importancia de la hemorragia


Importancia de la hemorragia

Cuando los pacientes tienen una hemorragia externa intensa, con frecuencia es difícil determinar la cantidad de sangre que está presente.  Esta es una tarea difícil porque la sangre se ve diferente en las distintas superficies, como cuando es absorbida en la ropa o si se ha diluido mezclada con agua.  Siempre intente determinar la cantidad de sangre perdida externamente, recuerde que la presentación y evaluación del paciente dirigirá los cuidados y el tratamiento que le daremos como TEM-TUM-TES.

El paciente sufre cambios en su estado físico a partir de la pérdida del 20% del volumen circulante y no tolerara una pérdida aguda de sangre mayor al 40% del volumen sanguíneo.

El adulto típico tiene aproximadamente 70 mL de sangre por kilogramo de peso corporal o 7 litros en un peso corporal de 80 kilos (175 libras).  Si el adulto típico pierde más de un litro de sangre, ocurrirá un cambio significativo en los signos vitales, incluyendo aumento en las frecuencias cardíaca y respiratoria, y la disminución de la presión arterial.

Como los lactantes y los niños tienen menos volumen sanguíneo para empezar, se ve el mismo efecto con cantidades menores de pérdida de sangre.  Por ejemplo, un lactante de un año de edad tiene un volumen total de sangre de cerca de 800 mL, entonces se producirán síntomas significativos después de la perdida de solo 100 a 200 mL, .  Poniendo esta situación en perspectiva, una botella de refresco contiene aproximadamente 345 mL de líquido.

Que tan bien compensan las personas la pérdida de sangre, se relaciona con la rapidez con la que sangran.  Un adulto sano normal puede donar sin problema una unidad de 500 mL, durante un periodo de 15 a 20 minutos y se adapta bien a esta disminución de volumen circulatoria.  Sin embargo, si se produce una pérdida de sangre similar en un periodo mucho menor, puede desarrollar con rapidez un, choque hipovolemico trastorno en el cual el bajo volumen de sangre da lugar a una perfusión inadecuada, y a la muerte.  El organismo simplemente no puede compensar una pérdida de sangre tan rápida.

Debe considerar que la hemorragia es grave cuando están presentes las siguientes situaciones:

  • Esta asociada con u mecanismo de una lesión significativa.
  • En general el paciente tiene mal aspecto.
  • La evaluación revela signos y síntomas de choque o hipoperfusión.
  • Nota una pérdida de sangre significativa.
  • La pérdida de sangre es rápida.
  • No puede controlar la hemorragia.

En cualquier situación, la pérdida de sangre es un problema tan grave que exige su atención inmediata tan pronto como ha despejado la vía aérea y controlado la respiración del paciente.

22.4 HEMORRAGIA EXTERNA


22.4 HEMORRAGIA EXTERNA

Hemorragia significa sangrado.  La externa es una hemorragia visible entre los ejemplos se incluyen: arterial, venosa y capilar.  Como TEM-TUM-TES. Debemos saber cómo controlar una hemorragia externa.

 

22.3 FISIOLOGÍA Y PERFUSIÓN


22.3 FISIOLOGÍA Y PERFUSIÓN

El trauma contuso, puede causar una lesión y hemorragia significativa, que es visible dentro de una cavidad o región del cuerpo, como sucede cuando ocurre en el  hígado o en el bazo.  Estas lesiones hacen que el paciente pierda cantidades significativas de sangre, causando hipoperfusión.  En el trauma penetrante es posible que el paciente tenga solo una hemorragia visible de poco volumen; sin embargo, puede tener una lesión que produzca una hemorragia sustancial en órganos internos que nos se ven y puede causar la muerte rápidamente.  Ambas situaciones son ejemplos de hemorragias internas graves, en las cuales el volumen del riego sanguíneo y el abastecimiento de las células se han interrumpido; esta interrupción es la causa de la hipoperfusión o estado de choque en el paciente traumatizado.

La perfusión es la circulación adecuada de sangre que llega a os órganos y tejidos en cantidades adecuadas para cubrir  las necesidades de oxígeno, nutrientes y retiro de desechos de las células.  La sangre entra a un órgano o  tejido primero por las arterias.  , luego por las arteriolas y finalmente  a los lechos capilares.

Al pasar a través de los capilares, la sangre suple nutrientes y oxígeno a las células circundantes y capta los desechos que se han generado.  Luego la sangre deja los lechos capilares a través de las vénulas y finalmente alcanza las venas que llevan la sangre de vuelta al corazón.  El intercambio de oxígeno y dióxido de carbono tiene lugar en los pulmones.

La sangre debe pasar por el aparato cardiovascular a una velocidad suficiente para mantener la circulación adecuada en todo el cuerpo, y lo suficientemente lenta para dar tiempo a cada célula de intercambiar oxígeno y nutrientes por dióxido de carbono y productos de desecho.  Aunque algunos tejidos, como los pulmones y los riñones, nunca descansan y requieren un riego contante de sangre, la mayor parte de los tejidos  requiere sangre solo de forma intermitente, en especial cuando están activos.  Los músculos son un buen ejemplo, cuando el organismo duerme, están en reposo y requieren un riego mínimo, sin embargo,  durante el ejercicio necesitan un riego sanguíneo muy grande.  Las vías gastrointestinales también requieren de un alto flujo de sangre después de una comida.   Luego de completarse la digestión, pueden funcionar adecuadamente con una porción suficiente de flujo.

Todos los órganos y sistemas del cuerpo humano, dependen de una perfusión adecuada, para funcionar de manera correcta.  Algunos de estos órganos reciben un suministro muy rico de sangre y no toleran la interrupción del riego sanguíneo por un tiempo prolongado.  Si se interrumpe la perfusión a esos órganos y se produce deterioro del tejido del órgano, se puede producir una disfunción e insuficiencia de dicho órgano.  La muerte de un sistema de órganos, puede conducir rápidamente la muerte del organismo.  Los cuidados médicos de urgencia esta diseñados para brindar una perfusión adecuada de estos órganos y sus  sistemas, hasta  que el paciente llega al hospital.

ÓRGANOS Y SISTEMAS DE ÓRGANOS CORRESPONDIENTES
Corazón Aparato circulatorio
Encéfalo Sistema nervioso central
Pulmones Aparato respiratorio
Riñones Aparato renal

 

El corazón requiere de una perfusión constante para funcionar de forma correcta.  El encéfalo y la medular espinal pueden lesionarse después de 4 a 6 minutos sin perfusión.  Es importante recordar que las células del sistema nervioso central no tiene la capacidad de regenerarse.  Los riñones pueden lesionarse después de 45 minutos de perfusión inadecuada.  El musculo esquelético, muestra evidencia de lesión después de 2 horas de perfusión insuficiente.  Las vías gastrointestinales pueden tolerar periodos un poco mas prolongados de perfusión deficiente.  Estos tiempos están basados en la temperatura normal del cuerpo 37°C o 98.6°F.  Un órgano o tejido que esta considerablemente más frío puede ser capaz de resistir el daño por hipoperfusión.

A %d blogueros les gusta esto: