15.4 ATENCIÓN DE URGENCIAS PARA EMERGENCIAS DIABETICAS

15.4 ATENCIÓN DE URGENCIAS PARA EMERGENCIAS DIABETICAS

Administración de glucosa oral

La glucosa oral, es un gel comercial que se disuelve en la boca.  Un tubo de gel, tipo pasta de dientes, equivale a una dosis.  Los nombres comerciales para el gel, incluyen Glucose e Insta-Glucose, en algunos países.

El gel de glucosa actúa para aumentar los niveles de glucosa sanguínea del paciente.  Si su sistema lo autoriza, deberá, administrar el gel de glucosa a cualquier paciente con estado reducido de conciencia con antecedentes diabéticos.  La únicas contraindicaciones para la glucosa son: la incapacidad para deglutir o la inconsciencia, debido a que puede ocurrir una aspiración de la sustancia por la vía aérea.  La glucosa oral por sí misma carece de efectos secundarios, si se administra de manera adecuada; no obstante, el riesgo de aspiración de un paciente que carece del reflejo nauseoso, puede ser peligroso.  Un paciente consciente e incluso confundido que en realidad no necesita la glucosa, no será dañado por esta.  Por lo tanto, no dude en administrarla bajo estas circunstancias.

Como siempre asegúrese de usar guantes antes de colocar cualquier cosa en la boca del paciente.  Una vez que haya confirmado que el paciente está consciente y que es capaz de deglutir, y que le hayan dado una orden en línea o fuera de línea, siga estos pasos para administrar la glucosa oral:

  1. Examine el tubo para asegurarse de que no está abierto ni roto y verifique la fecha de caducidad o vencimiento.
  2. Coloque una cantidad abundante sobre el tercio inferior de un baja lenguas.
  3. Abra la boca del paciente
  4. Coloque el baja lenguas sobre las membranas mucosas entre la mejilla y la lengua, con el gel del lado de la mejilla. Una vez el gel se disuelve, o si el paciente pierde la conciencia, o presenta una convulsión, retire el baja lenguas.  Repita esto, hasta utilizar todo el tubo.  Observe que el paciente no debe deglutir la glucosa, ya que esta actúa con mayor rapidez si se disuelve en la boca.

Reevalúe la condición del paciente con regularidad, después de administrar la glucosa, incluso si ve una rápida mejoría.  Esté pendiente si se presentan problemas en la vía aérea, pérdida de conciencia o convulsiones.  Proporcione transporte rápido al hospital; no lo retrase solo para administrar la glucosa oral

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: