5. EVALUACIÓN, SIGNOS VITALES, HISTORIAL, SAMPLE

5.1 COMO REUNIR INFORMACIÓN CLAVE DEL PACIENTE

Como Técnico en emergencias usted debe practicar una rápida, pero minuciosa evaluación para identificar las necesidades de los pacientes y proporcionar la atención médica de urgencia apropiada.  La evaluación del paciente incluye muchos pasos y es la destreza más compleja que deberá aprender.  Para hacer más fácil la tarea, es útil identificar y descubrir los componentes y datos claves para la evaluación del paciente ante de aprender el proceso total.

Al comenzar su evaluación, debe reunir y registrar información clave sobre el paciente; también necesitara obtener y evaluar los signos vitales del paciente.  Las lesiones, las enfermedades o los síntomas que condujeron a la llamada de emergencia y la historia de lo que ocurrió entes y después de que se hizo la llamada, son piezas claves de información que deberá obtener haciendo una serie de preguntas.  Debe aprender también sobre el historial médico del paciente y su salud en general.  Lleve consigo el equipo necesario para evaluar y atender al paciente.

Durante la evaluación, deberá usar una variedad de sus sentidos y unos cuantos instrumentos médicos básicos para obtener información sobre el paciente.  Mediante su capacidad deductiva, será capaz de interpretar el significado y las implicaciones de la información que ha reunido.  Cuando evalué al paciente tendrá que ver, escuchar, sentir y pensar.

Necesita obtener el nombre del paciente para que pueda dirigirse el paciente de manera apropiada y respetuosa.  Como TEM-TUM-TES debemos presentarnos a nosotros mismos ante el paciente y presentar a nuestro compañero.  A menos que nuestro paciente sea un amigo cercano o pariente, debemos dirigirnos al paciente como señor, señora o señorita seguido de su nombre.  También puede preguntarle al paciente como quiere que se dirija a él.  A menudo, parientes o miembros del personal de una residencia, o de un servicio de cuidados, se dirigen apacientes geriátricos con sus nombres de pila. Nosotros no debemos hacerlo al no tener familiaridad con ellos.

Si el nombre es difícil de pronunciar, puede decir simplemente “señor o señora” para continuar de manera respetuosa y profesional.

Debe intentar dirigirse a los niños por su nombre de pila, en especial con el que se les llama comúnmente, como “Pepe” o “Mary”.  Incluso los recién nacidos o lactantes mayores, aun cuando no responden de manera verbal, pueden reconocer su nombre y estar menos ansiosos cuando lo escuchan.

Si su paciente que no está acompañado es incapaz de darle su nombre, debe darle su nombre, debe buscar en su cartera o bolsa su licencia de conductor, o cualquier otro documento de información que le indique el nombre de su paciente.  Al mismo tiempo debe buscar alguna identificación médica del hospital o tarjeta de alerta.  Siempre busque en la escena la identificación del paciente en presencia de un compañero o autoridad.  Intente tener acceso a información del paciente digitalmente, por ejemplo Global MED-NET y el vademécum.  Estas tecnologías permitirán a los proveedores de salud del SMU o SME, obtener historias y medicaciones de una base de datos central, mientras examinan a sus pacientes.

La edad y el sexo son también consideraciones importantes en la evaluación de un paciente.  Algunos trastornos y enfermedades se encuentran de manera predominante en pacientes más jóvenes; otras solo en pacientes mayores.  Ciertas consideraciones son predominantes en determinado grupo de edad en hombres, pero en un diferente grupo de edad en mujeres.  Algunas predominan más en un sexo y otras son exclusivas de pacientes masculinos o femeninos.  Además, los límites normales de algunos signos vitales serán diferentes en distintos grupos de edad: niños, adultos y pacientes mayores.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: