18.14 MORDEDURAS Y PICADURAS

18.14 MORDEDURAS Y PICADURAS

Mordeduras de arañas

Las arañas son numerosas y se encuentran en todos los lugares.  Muchas especies de arañas muerden, sin embargo, la viuda negra hembra y la reclusa parda pueden dar mordeduras graves e incluso mortales.  Cuando atiende a un paciente que presente algún tipo de mordedura, este alerta ante la posibilidad de que la araña aun estar cerca.  Recuerde que nuestra seguridad es primordial.

Araña viuda negra

La araña hembra de la viuda negra (latrodectus), es bastante grande, mide cerca de 4 cm de largo con las patas extendidas.  Por lo general es negra y tiene una marca distintiva en forma de reloj de arena de color roja-naranja en su abdomen.  La hembra es más grande y tóxica que el macho, es muy común en los trópicos, exceptuando las zonas frías; prefieren los lugares secos y oscuros, generalmente cerca o alrededor de edificios, en pilas de madera y entre escombros.

La mordedura de la viuda negra, en ocasiones se pasan por alto.  Si el sitio de dicha mordedura se adormece de inmediato, es posible que el paciente ni siquiera recuerde que fue mordido; no obstante, la mayoría de las mordeduras de esa araña causan dolor y síntomas localizados, como espasmos musculares muy dolorosos.  En ciertos casos, una mordedura en el abdomen ocasiona espasmos musculares tan graves que puede pensarse que el paciente presenta abdomen agudo, quizá peritonitis.  El peligro principal con este tipo de mordeduras, es que el veneno de la viuda negra es tóxico (neurotóxico).  Otros síntomas sistémicos incluyen mareo, sudoración, náuseas, vómito, y erupciones.  La tensión en el pecho y la dificultad para respirar, se desarrollan en un lapso de 24 horas, lo mismo que los calambres graves, con rigidez tipo tabla en los músculos abdominales.  En general estos signos y síntomas ceden en 48 horas.

Si es necesario, un médico puede administrar un antídoto específico, esto es un suero que contenga anticuerpos que contrarresten el veneno, pero debido a una alta incidencia de estos, su uso está reservado para las mordeduras muy graves, para personas mayores o muy débiles y para niños menores de cinco años.  Los espasmos musculares graves, por lo general se tratan en el hospital con benzodiacepinas IV, como diazepam (Valium) , lorazepam (Ativan) .  En general el tratamiento de emergencia para una mordedura de viuda negra, es SVB para el paciente con dificultad respiratoria.  Con mayor frecuencia, el paciente solo requerirá alivio del dolor.  Transporte al paciente al departamento de urgencias lo más pronto posible, para que reciba tratamiento tanto para el dolor como para la rigidez muscular y si es posible, lleve consigo la araña.

Araña reclusa parda

La araña reclusa parda (Loxosceles), es de color café opaco y de 2 cm, su cuero corto y velludo, posee una marca en forma de violín de color café-amarillo sobre su dorso.  Aunque la araña reclusa parda vive sobre todo en climas calientes.  Recibe este nombre por vivir en áreas oscuras, en las esquinas de los edificios viejos y abandonados, bajo piedras y pilas de manera.  En áreas más frescas, se muda al interior de armarios, cajones y pilas de ropa vieja.

En contraste con el veneno de la viuda negra, el de la reclusa parda no es neurotóxico sino citotóxico; esto es que ocasiona daño grave al tejido local.  Es tipo que esta mordedura no sea dolorosa en un inicio, pero se va volviendo dolorosa con el paso de las horas.  El área se hincha y se vuelve sensible, desarrolla un centro pálido moteado y cianótico y quizás una pequeña ampolla.  Durante los siguientes días, se forma una costra de piel muerta, grasa y desechos que se incrustara en la piel y producirá una gran úlcera que puede no sanar a menos que se trate oportunamente.  Transporte a los pacientes con tales síntomas tan pronto como le sea posible.

Las mordeduras de araña reclusa parda, rara vez ocasionan signos y síntomas sistémicos.  Cuando lo hacen, el tratamiento inicial es SVB y el transporte al departamento de urgencias.  De nuevo, es de utilidad que logre identificar la araña y si es posible transportarla con el paciente al hospital.

Mordeduras de víboras

Las mordeduras de víboras son un problema mundial.  Más de 300.000 lesiones de mordeduras de víboras ocurren cada año, incluidas de 30.000 a 40.000 muertes.  El mayor número de fallecimientos ocurren en el sureste de Asia e India (de 25.000 a 30.000) y en América del Sur de 3.000 a 4.000.  En USA se reportan cada año entre 40.000 a 50.000 mordeduras de víbora, 7.000 de ellas producidas por serpientes venenosas.  No obstante las muertes por dichas mordeduras en ese país son extremadamente raras, aproximadamente 15 por año.

De 15.000 especies diferentes de víboras en usa, solo 19 son venenosas, incluyendo la cascabel (Crotalus), la mocasín o cabeza de cobre ( Agkistrodon contortrix), mocasín tropical o acuática (Agkistrodon piscivorus) y las coralillo (Micrurus Micruroides).  Por lo menos una de estas especies venenosas se encuentra en casa estado con excepción de Alaska, Hawái y Maine; en el trópico por lo general estas criaturas son tímidas y no muerden a menos que se les provoque o se les lastime por accidente, o alguien las pise.  Hay algunas excepciones para estas reglas: el mocasín acuática, frecuentemente es agresiva y la cascabel pueden ser provocadas con facilidad, la coralillo en contraste, solo muerde cuando alguien la manipula.

Recuerde que casi en cualquier momento en que atienda a un paciente con mordedura de víbora, otra serpiente puede encontrarse en el área y crear una segunda víctima.  Por lo tanto tenga cuidado extremo con estas llamadas y asegúrese de usar el equipo protector adecuado para el área.

En general solo un tercio de las mordeduras de serpiente resultan en lesiones locales o sistémicas importantes.  Con frecuencia, el envenenamiento no ocurre, porque la serpiente mordió hace poco a otro animal y agotó su provisión de veneno por el momento.  Con excepción del coralillo, las serpientes venenosas poseen colmillos huecos en el paladar por donde inyectan el veneno desde dos sacos en la parte posterior de la cabeza.  La apariencia clásica de una mordedura de serpiente venenosa, es de dos heridas punzantes pequeñas de cerca de 1.w5 cm o ½ “, con manchado, hinchazón y dolor en torno a ellas.  Las serpientes no venenosas, también pueden morder dejando casi siempre una marca en forma de herradura.  No obstante, algunas víboras venenosas tienen dientes además de colmillos, lo cual hace imposible decir que clase es responsable por un juego determinado de marca de dientes.  Por otra parte, las marcas de colmillo son un indicador claro de mordedura de víbora venenosa.

Víboras de fosa

Las serpientes de cascabel, la cabeza de cobre o mocasín y el mocasín acuática, son todas víboras de fosa, con cabezas en forma de triángulo y planas.  Toman su nombre de pequeñas fosas colocadas justo detrás de cada orificio nasal y frente a cada ojo.  La fosa es un órgano sensor de calor, que permite a la serpiente atacar con precisión, cualquier objeto caliente, especialmente en la oscuridad cuando no puede ver a través de sus pupilas en forma de hendidura vertical. Los colmillos de las víboras de fosa por lo general yacen aplanados contra el techo de su boca y están articulados para proyectarse hacia adelante y hacia atrás cuando la boca se abre.  Cuando la serpiente muerde, la boca se abre ampliamente y los colmillos se extienden, de esta manera, estos penetran en cualquier cosa que ataque el animal.

Los colmillos son dientes huecos especiales, muy semejantes a agujas hipodérmicas.  Están conectados con un saco que contiene un reservorio de veneno, el cual a su vez está unido a una glándula de veneno.  La cual es una glándula salival adaptada, que produce encimas que digiere y destruye el tejido.  El propósito primario del veneno es matar animales pequeños e iniciar el proceso de digestivo antes de devorarlos.

La forma más común de víbora de fosa es la de cascabel, varias especies diferentes de este reptil pueden identificar por el cascabel en la cola.  El cascabel de hecho consta de numerosas capas de piel seca que se desprendieron, pero que no lograron hacerlo del todo y se quedaron acomodadas en una pequeña protuberancia en el extremo de la cola.  Las cascabel, tienen muchos tonos de color, con frecuencia en patrones de diamante.

Las cabeza de cobre, son más pequeñas que las cascabel, son de color cobrizo cruzado con bandas marrón y rojas.  Es típico que estas víboras habiten en pilas de madera o edificios abandonados, frecuentemente cerca a zonas habitadas.  Aunque estas mordeduras venenosas no son fatales, es necesario señalar que su veneno puede destruir las extremidades.

Las mocasín tropical, también llamada mocasín acuática, son de color verde olivo o marrón, con bandas trasversales negras con fondo amarillo.  Son serpientes acuáticas y poseen un patrón de conducta particularmente agresivo.  Aunque las muertes debido a estas mordeduras son raras, la destrucción del tejido debido al veneno puede ser grave.

Los signos de envenenamiento por una serpiente de fosa son: dolor ardoroso grave en el sitio de la lesión, seguido de hinchazón y manchado azuloso o equimosis en personas de piel clara, señalando así sangrado bajo la piel.  Estos signos son evidentes de 5 a 10 minutos después de la mordedura y se extienden durante las siguientes 36 horas.  Además de destruir los tejidos locales, el veneno de las víboras de fosa también pueden interferir con los mecanismos de coagulación del organismo y ocasionar hemorragias en varios sitios distantes.  Otros signos sistémicos, que pueden o no ocurrir, incluyen: debilidad, sudoración, desmayos y choque.  Si el paciente no muestra signos locales una hora después de haber sido mordido, es seguro suponer que el envenenamiento no tuvo lugar.  Si se presenta hinchazón, deberá marcar sus bordes en la piel.  Esto permitirá a los médicos evaluar lo que sucedió y cuando con mayor precisión.

En ocasiones un paciente mordido por una serpiente se desmaya por miedo.  Por lo general el paciente recuperara la conciencia tan pronto se le coloque en posición supina.  No confunda un desmayo con el choque, si este ocurre será mucho después.

Al tratar una mordedura de víbora de fosa, siga los siguientes pasos al llevar al paciente a un hospital:

  1. Tranquilice al paciente, asegúrele que las mordeduras de víbora venenosa de fosa rara vez son mortales. Coloque al paciente en posición supina y explíquele que mantenerse quieto, reducirá la diseminación de cualquier veneno a través de su sistema.
  2. Localice el área de la mordedura, límpiela con cuidado empleando agua y jabón o un antiséptico. No aplique hielo en el área.
  3. Si la mordedura está en un brazo o pierna, coloque una férula para reducir el movimiento.
  4. Este alerta en caso de vómito, lo cual puede ser un signo de ansiedad más que de la propia toxina.
  5. No administre nada vía oral.
  6. Si el paciente fue mordido en el tronco, manténgalo en posición supina e inmóvil y transpórtelo de urgencia.
  7. Vigile los signos vitales del paciente y marque la piel sobre el área hinchada, para observar si esta se extiende.
  8. Si hay cualquier signo de choque, coloque al paciente en la posición de choque y administre oxígeno.
  9. Si mataron a la serpiente, como sucede con frecuencia, asegúrese de llevarla en un recipiente seguro, de manera que los médicos puedan identificarla y administrar el antídoto apropiado.
  10. Notifique al hospital que lleva un paciente con mordedura e víbora, y si es posible dé la descripción de ella.
  11. Transporte al paciente con rapidez al hospital.

Si el paciente no presenta signos de envenenamiento, proporcione SVB, coloque un vendaje estéril sobre el área sospechosa, e inmovilice el sitio de la lesión.  Todos los pacientes con posible mordedura de víbora, deberán transportarse a la sala de urgencias, ya sea que muestren signos de envenenamiento o no.  Trate la lesión como lo haría con cualquier herida por punción profunda para prevenir una infección.

Si trabaja en una zona donde se sabe habitan serpientes venenosas, deberá conocer el protocolo para manejar las mordeduras.  También deberá conocer la dirección de la institución más cercana, donde esté disponible el antídoto.  Esto puede ser un zoológico cercano, el departamento local o estatal de salud pública o el hospital local.

Serpientes coralillo, rabo de ají o coral

El coralillo es un reptil pequeño con un aserie de bandas brillantes de color rojo, amarillo y negro que rodean por completo su cuerpo.  Muchas serpientes inofensivas poseen coloración semejante, pero solo la coralillo posee bandas rojas y amarillo una junto a la otra, como sugiere esta rima muy útil: rojo y amarillo, te mata mi amigo; rojo y negro de veneno cero”

Es una criatura rara que vive al sur y sureste de USA, es pariente de la cobra.  Tiene colmillos diminutos e inyectan el veneno con sus dientes en un movimiento de masticado, dejando atrás una o más heridas de punción o tipo rasguño.  Debido a que su boca y sus dientes son pequeños y a que la expansión de su mandíbula es limitada, por lo general muerde a sus víctimas en una sola parte pequeña como un dedo, mano o pie.

El veneno de la coralillo, es una toxina potente que causa parálisis en el sistema nervioso.  En un lapso de unas horas después de la mordida, el paciente presenta comportamientos extraños, seguidos de parálisis progresiva de los movimientos oculares y la respiración.  Con frecuencia los síntomas locales son limitados o no los hay.

El éxito del tratamiento, ya sea de emergencia o a largo plazo, depende de la identificación positiva de la serpiente y del apoyo respiratorio.  Existe un antídoto, pero la mayoría de los hospitales no lo tienen.  Por lo tanto deberá notificar al hospital de la necesidad de este, lo más pronto posible.

Los pasos para la atención de emergencia en caso de una mordedura de coralillo son:

  1. Tranquilice al paciente y manténgalo quieto de inmediato.
  2. Enjuague el área de la mordedura con 1 a 2 litros de agua tibia y jabonosa, para lavar cualquier veneno que haya quedado en la superficie de la piel. No aplique hielo en la zona.
  3. Coloque una férula en la extremidad para minimizar su movimiento y la diseminación del veneno en el sitio.
  4. Verifique los signos vitales y no deje de vigilarlos.
  5. Mantenga caliente al paciente y eleve las extremidades inferiores para ayudar a evitar el choque.
  6. Administre oxigeno suplementario si se necesita.
  7. Transporte al paciente con prontitud a la sala de urgencias, y avise con anticipación que el paciente fue mordido por una serpiente coralillo.
  8. No administre nada por vía oral.

Picaduras de alacrán

Los escorpiones o alacranes son arácnidos de ocho patas, del grupo biológico arácnida que poseen una glándula de veneno y una especie de aguijón (telson) al final de su cola.  Los escorpiones son raros, viven principalmente en clima cálido y desértico.  Con un a excepción, la picadura de escorpión es por lo general dolorosa, pero no peligrosas y causa hinchazón y manchado localizado.

La excepción es el centruroides sculpturatus.  Aunque se encuentra de manera natural en zonas desérticas y cálidas, cualquiera puede tenerlo como mascota.  El veneno de esta especie en particular produce colapso circulatorio, contracciones musculares, salivación excesiva, hipertensión, convulsiones e insuficiencia cardiaca.   Existe un antídoto, pero debe ser administrado por un médico, así, que si lo llaman a atender a un paciente con posible picadura de C. sculpturatus, deberá notificar a la dirección médica inmediatamente.  Administre SVB y transporte al paciente al departamento de urgencias lo más pronto posible.

Mordeduras de garrapatas

Las garrapatas se encuentran con frecuencia en la  maleza, arbustos, árboles y dunas o en otros animales; por lo general se adhieren a la piel.  Apenas llegan a medir unos milímetros y pueden confundirse con facilidad con una peca, en especial porque su mordedura no es dolorosa.  Sin duda el peligro de las garrapatas no radica en la mordida, sino en los organismos infecciosos que transmiten.  Las garrapatas por lo general son portadoras de dos enfermedades infecciosas: la fiebre manchada (maculosa) de las montañas Rocallosas y la enfermedad de Lyme.  Ambas se diseminan a través de la saliva de ellas cuando ésta se inyecta en el momento en que se adhiere.

Esta fiebre manchada, que no es limitada a las montañas rocallosas, ocurre en un lapso de 7 a 10 días después de la mordedura de una garrapata infectada.  Los síntomas incluyen: náuseas, vómito, dolor de cabeza, debilidad, parálisis y quizá colapso cardiorrespiratorio.

La enfermedad de Lyme, ha recibido extensa publicidad.  Es la principal enfermedad transmitida por garrapatas en Europa, pero se ha venido extendiendo por otros países.  Su primer síntoma es una erupción que puede diseminarse a varias partes del cuerpo; comienza cerca de tres días después de la mordedura de una garrapata infectada.  La erupción puede llegar a semejarse en un tercio de los pacientes con el tiempo con el patrón de un tiro al blanco (diana).  Después de unos días o unas semanas, se presenta hinchazón dolorosa de las articulaciones, en particular de las rodillas.  La enfermedad de Lyme, puede llegar a confundirse con artritis reumatoide y lo mismo que esa enfermedad puede resultar en discapacidad permanente.  No obstante, si se reconoce y trata de manera oportuna con antibióticos, el paciente puede recuperarse por completo.

La temporada en las mordeduras de las garrapatas es más común durante el verano, cuando las personas salen a pasear por los bosques con poca ropa protectora.  La transmisión de la infección de la garrapata a la persona toma por lo menos 12 horas, así que, si lo llaman para que retire uno de estos animales, deberá proceder despacio y con sumo cuidado.  No intente sofocar a la garrapata con gasolina o vaselina, no la queme con un cigarrillo encendido, porque solo quemara al paciente.  En lugar de ello, emplee una pinza fina para sujetarla del cuerpo y jale suavemente, pero con firmeza directo hacia arriba, de manera que la piel se levante.  Sostenga esta posición hasta que la garrapata se suelte.  Hay pinzas especiales para este procedimiento, pero seguramente en su equipo tendrá unas pinzas que le sirvan.

Este método por lo general eliminará a toda la garrapata; incluso si parte del parasito permanece incrustado a la piel, la parte que contiene al organismo infeccioso ya fue eliminado.  Limpie el área con desinfectante y guarde la garrapata en un frasco de vidrio u otro recipiente para su identificación.  No maneje la garrapata con sus dedos desnudos siempre use guantes.  De apoyo de urgencias al paciente y transporte al hospital.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: