4.8 APARATO CIRCULATORIO

4.8 APARATO CIRCULATORIO

Aparato Circulatorio

El aparato circulatorio es una red compleja de tubos conectados, que incluye a las arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas.  Hay dos circulaciones en el cuerpo: la circulación sistémica o mayor y la circulación en los pulmones o menor.

La circulación sistémica o mayor, en el circuito del cuerpo, transporta sangre rica en oxigeno desde el ventrículo izquierdo, a través del cuerpo, y de retorno a la aurícula derecha.  En la circulación sistémica al pasar la sangre a través de los tejidos y órganos, entrega su oxígeno y nutrientes y absorbe en desecho celular y el dióxido de carbono.  Los desechos celulares son eliminados en pasos a través del hígado y los riñones.  La circulación pulmonar, el circuito de los pulmones, transporta la sangre pobre en oxigeno del ventrículo derecho a través de los pulmones y de vuelta a

La aurícula izquierda.  En la circulación pulmonar, al pasar la sangre a través de los pulmones, se refresca con oxígeno y se deshace del dióxido de carbono.

EL CORAZÓN

El corazón es un órgano muscular hueco del tamaño aproximado del puño de un adulto.  Está formado por un tejido singular adaptado llamado musculo cardíaco o miocardio y en realidad trabaja como un par de bombas, de las cuales la izquierda posee mayor masa muscular.  Una pared llamada tabique o septum divide al corazón en una porción derecha y una izquierda.  Cada lado del corazón está dividido a su vez en una cámara superior (aurícula) y una cámara inferior (ventrículos).

El corazón es un musculo involuntario.  Como tal, está bajo el control del sistema nervioso autónomo.  Sin embargo, tiene su propio sistema eléctrico y continuo funcionando aun sin el control del sistema nervioso.  Es diferente a los músculos esqueléticos y lisos en su requerimiento de abastecimiento continuo de oxígeno y nutrientes.

El corazón debe funcionar continuamente desde el nacimiento hasta la muerte, y ha desarrollado adaptaciones especiales para cubrir las necesidades de su función continua.  Puede tolerar una interrupción grave de su propio riego sanguíneo por solo unos pocos segundos, antes de que se desarrollen signos de ataque cardiaco.  Por lo tanto, su riego sanguíneo es tan rico y bien distribuido cómo es posible.

Como trabaja el corazón

4-40 Lado izquierdo 4-40 Lado derecho

El corazón recibe la primera distribución de sangre de la aorta.  Las dos arterias coronarias principales tienen sus aberturas inmediatamente por encima de la válvula aortica, al comienzo de la aorta, donde la presión es más alta.

El lado derecho del corazón recibe sangre de las venas del cuerpo.  La sangre de las venas cavas superior e inferior desemboca en la aurícula derecha y luego pasa a través de la válvula tricúspide para llenar el ventrículo derecho.  Después que se llena el ventrículo derecho, la válvula tricúspide se cierra para prevenir el reflujo después de que el ventrículo derecho se contrae.  La contracción del ventrículo derecho hace que la sangre fluya a la arteria pulmonar y a la circulación pulmonar.

El lado izquierdo del corazón en la aurícula izquierda, recibe la sangre oxigenada de los pulmones a través de las venas pulmonares, de donde pasa por la válvula mitral, al interior del ventrículo izquierdo.  La contracción de ésta, la más muscular de las bombas, impulsa la sangre al interior de la aorta y luego a las arterias del cuerpo.

La salida de cada una de las cuatro cámaras es gobernada por una válvula unidireccional.  Las válvulas previenen el reflujo de sangre y la mantienen en movimiento a través del aparato circulatorio, en la dirección apropiada.  Cuando una válvula que controla el llenado de una cámara del corazón de abre, la otra válvula que permite su vaciamiento se cierra y viceversa.  Normalmente la sangre se mueve en una sola dirección a través de la totalidad del sistema.

Cuando un ventrículo se contrae, la válvula de la arteria se abre y la válvula entre el ventrículo y la aurícula se cierra.  La sangre es forzada del ventrículo al interior de la arteria pulmonar, o hacia la aorta.  Al final de la contracción del ventrículo se relaja.  La presión de regreso hace que la válvula de la arteria se cierre, y la válvula de ingreso al ventrículo se abra al relajarse el ventrículo.  La sangre entonces fluye de la aurícula al ventrículo.  Cundo el ventrículo es estimulado para contraerse el ciclo se repite.

Latido normal del corazón

En el adulto normal, el latido normal del corazón puede variar de 50 a 180 latidos por minuto, dependiendo del nivel de actividad.

Un atleta en muy buenas condiciones físicas, puede tener en reposo una frecuencia cardíaca (pulso) de 50 a 60 latidos por minuto.

Durante el ejercicio vigoroso, la frecuencia cardíaca puede aumentar normalmente hasta un nivel alto de 180 latidos por minuto.

La frecuencia cardíaca usual del adulto en reposo es de 60 a 110 latidos por minuto.

FRECUENCIA CARDÍACA NORMAL  
ADULTOS 60 A 10 LATIDOS POR MINUTO
NIÑOS 70 A 150 LATIDOS POR MINUTO
LACTANTES 100 A 160 LATIDOS POR MINUTO

 

En cada latido del corazón del adulto se expulsan de 70 a 80 mL. de sangre.

En un minuto, el volumen total de 5 a 6 L circula a través de todos los vasos.

Sistema eléctrico de conducción

4-41 sistema electrico de conduccion

Una red de tejido especializado, que es capaz de conducir corriente eléctrica, pasa a través de todo el corazón.

El flujo de corriente eléctrica a través de esta red, causa contracciones suaves y coordinadas, estas contracciones produciendo la acción de bobeo del corazón.  Cada contracción mecánica del corazón se asocia con dos procesos eléctricos.

El primero es la despolarización durante la cual, la carga eléctrica de la superficie de la célula muscular cambia de positiva a negativa.

El segundo es la repolarización durante la cual, el corazón retorna a su estado de reposo y la carga positiva es restaurada en la superficie.

Cuando el corazón trabaja normalmente, el impulso eléctrico comienza en la parte superior de la aurícula en el nodo sinoauricular o sinusal (SA), luego viaja al nodo auriculoventricular (AV) y se mueve por el haz del Hiss (fascículo común, rama derecha y rama izquierda) para continuar hacia las fibras de Purkinje en los ventrículos.  Este movimiento produce un flujo suave de electricidad a través del corazón que despolariza el musculo y produce una contracción mecánica coordinada.  El sistema eléctrico del corazón se perturba si parte del corazón tiene un suministro deficiente de oxígeno, es lesionado o muere.

Como resultado, es posible que el corazón no pueda continuar latiendo de manera apropiada.

La tensión arterial disminuye y el paciente puede perder la conciencia.

LAS ARTERIAS

4-42 sistema circulatorio706

Las arterias conducen sangre a todos los tejidos.  Se ramifican en arterias más pequeñas y luego en arteriolas.  Estas a su vez, se ramifican en una vasta red de capilares.

La pared de una arteria está formada por un tejido circular muscular fino.  Algunas arterias están hechas por musculo circular fino y por tejido elástico.

Las arterias se contraen para compensar la pérdida de volumen sanguíneo y también para aumentar la tensión arterial.  La sangre se suministra a los tejidos según las necesidades.

Por ejemplo:

El aparato digestivo es abastecido con más sangre después de que se ingiere una comida.

Los músculos de las piernas necesitan de más oxigeno cuando se trota.

Algunos tejidos necesitan un abastecimiento constante de sangre, en especial el corazón, los riñones y el encéfalo.

Otros tejidos, como los músculos en las extremidades, la piel y el intestino, pueden funcionar con menos sangre cuando están en repodo.

Las arterias tienen la capacidad de utilizar circulación colateral, y aun pueden originar nuevos vasos sanguíneos.

Por ejemplo durante la oclusión total o parcial de una arteria coronaria, la perfusión del miocardio isquémico –miocardio que no ha recibido suficiente oxígeno para funcionar apropiadamente – ocurre por medio de la circulación colateral: conductos que interconectan a las arterias coronarias.

Las colaterales preexistentes son estructuras de paredes delgadas que varían el diámetro de 20 a 200 micrómetros.  La oclusión coronaria aguda no produce un infarto en absoluto en individuos con una red bien desarrollada, mientras que a los individuos que carecen de tal red de colaterales, desarrollan de forma rápida y completa infartos con una oclusión coronaria aguda.

La aorta es la arteria principal que sale del ventrículo izquierdo del corazón; conduce sangre oxigenada al cuerpo.

Este vaso sanguíneo se encuentra justamente frente a la columna vertebral en las cavidades torácica y abdominal.  La aorta tiene muchas ramas que suministran sangre a órganos vitales del cuerpo.

Las arterias coronarias abastecen al corazón, las carótidas a la cabeza, la hepática al hígado, la renal a los riñones y la mesentérica al aparato digestivo.  La aorta se divide a nivel del ombligo en las dos arterias iliacas primitivas, que se dirigen a las extremidades inferiores.  Todas las ramas de la aorta se vuelven finalmente arteriolas conduciendo a la formación de la red de capilares del cuerpo.

La arteria pulmonar comienza en el lado derecho del corazón y lleva sangre pobre en oxígeno a los pulmones.  Se divide en ramas cada vez más delgadas, hasta que se une al sistema capilar pulmonar localizado en las paredes delgadas de los alvéolos.

La arteria carótida es la mayor arteria que suministra sangre a la cabeza y al encéfalo.  Las arterias carótidas están situadas a ambos lados del cuello.  Se puede sentir fácilmente el pulso carotideo colocando los dedos en la parte antero lateral del cuello.  Como la arteria carótida esta cercana al corazón, puede sentir el pulso, aun cuando el pulso de las extremidades distales sea demasiado débil para percibirse.

La arteria femoral es la arteria más grande que suministra sangre a las extremidades inferiores.  Es palpable en la ingle.  Se divide a nivel de la rodilla y abastece sangre a la pierna.

En los tobillos, dos de estas ramas son palpables.  Puede sentir el pulso en la arteria tibial posterior, que está detrás de la eminencia medial del tobillo (maléolo medial).  También puede sentir el pulso en la arteria dorsal del pie, sobre la superficie anterior del pie (dorso del pie).

La arteria braquial es el mayor vaso en la extremidad superior que provee sangre al bazo.  Se divide en dos ramas principales inmediatamente debajo del codo.  Esta es la arteria que se usa para cuantificar la tensión arterial, empleando un manguito para tensión arterial (tensiómetro) y un estetoscopio.

La arteria radial es la principal arteria del antebrazo y es palpable en la muñeca, del lado del pulgar (lado radial).

La arteria cubital también es palpable en la muñeca en el lado opuesto (lado cubital, en la base del dedo meñique), aunque su pulso no es tan fuerte.  Estas dos arterias suministran sangre a la mano.

Las arterias se ramifican en arterias menores y luego en arteriolas.  Las arteriolas son las ramas más pequeñas de una arteria que conducen a la vasta red de capilares.

CAPILARES

En el cuerpo hay millones de células y de capilares.

Los capilares son finas divisiones terminales del sistema arterial, que permiten establecer contacto entre la sangre y las células de los tejidos.

El oxígeno y otros nutrientes pasan de las células sanguíneas y el plasma en los capilares a las células de los diferentes tejidos a través de la muy delgada pared del capilar.

El dióxido de carbono y otros productos de desecho metabólico, pasan en dirección inversa de las células, a la sangre para ser eliminados.

La sangre en las arterias tiene un color característico rojo brillante, debido a su hemoglobina que es rica en oxígeno.

La sangre en las venas es de color rojo azulado oscuro porque ha pasado a través de la red capilar y ha entregado su oxígeno a las células.

Los capilares se conectan directamente en un extremo con las arteriolas que regulan el flujo y el otro con las vénulas.

LAS VENAS

Una vez que la sangre pobre en oxigeno pasa a través de los capilares, se desplaza a las vénulas, que son las ramas más pequeñas de las venas.

La sangre retorna al corazón a través de una red de venas cada vez más grande.

Las venas tienen paredes mucho más delgadas que las arterias y en general diámetros mayores, estas se van volviendo cada vez más grandes y finalmente forman dos vasos principales los cuales son parte de los grandes vasos.   Estos están situados en línea media inmediatamente frente a la columna vertebral; conducen sangre de todo el cuerpo y la colectan justo antes de que entre al corazón.

Como no hay “flujo” de sangre después de los capilares, la sangre venosa es movida por gravedad y contracción de grandes músculos, y el flujo es gobernado por válvulas dentro de las venas.

La vena cava superior conduce sangre que regresa de la cabeza, el cuello, los hombros y las extremidades superiores.

La sangre del abdomen, la pelvis y extremidades inferiores pasa a través de la vena cava inferior.

Las venas cavas superior e inferior se unen en la aurícula derecha del corazón.  El ventrículo derecho recibe sangre de la aurícula derecha y la bombea a los pulmones, a través de la arteria pulmonar

EL BAZO

El bazo es un órgano situado debajo de la caja torácica, en el cuadrante superior izquierdo del abdomen.

El bazo es particularmente susceptible a lesión por traumatismo, porque está formado por tejidos delicados y está situado directamente por dejaba de las costillas inferiores, más flexibles, con muy poco tejido para protegerlo; por lo tanto es uno de los órganos que se lesiona con más frecuencia en traumatismos contusos.

Como el bazo es muy vascularizado, la lesión puede causar una grave hemorragia interna.  En algunos casos el bazo comienza a sangrar uno o dos días después del traumatismo, esto se conoce como “ruptura tardía”, “fractura con hemorragia tardía”.  Debe sospecharse de ruptura tardía del bazo cuando se desarrolla dolor abdominal y signos de hemorragia interna, dentro de un plazo de unos cuantos días después de un traumatismo contuso.

Prácticamente toda la sangre del cuerpo pasa por el bazo, donde se filtra y son retiradas las células sanguíneas desgastadas, sustancias extrañas y bacterias.

COMPONENTES DE LA SANGRE

La sangre es un líquido rojo espeso, complejo, formado por plasma, glóbulos rojos llamados eritrocitos, glóbulos blancos llamados leucocitos y plaquetas.

El Plasma es un líquido amarillo pegajoso, que transporta las células sanguíneas y nutrimentos.  También transporta material de desecho a os órganos de excreción.  Contiene la mayor parte de los compuestos necesarios para formar un coagulo.

Las moléculas de hemoglobina que contienen hierro en los glóbulos rojos (eritrocitos) dan color a la sangre y transportan oxígeno.  Constituyen cerca del 45% de la sangre.

Los glóbulos blancos (leucocitos) desempeñan su papel en los mecanismos inmunitarios y de defensa contra la infección.

Las plaquetas son diminutos elementos, con forma de discos, que son mucho menores que las células anteriores.  Son esenciales en la formación inicial del coagulo, mecanismo que detiene la hemorragia.

La sangre saldrá de manera intermitente de una arteria y es de color rojo brillante.

De una vena fluirá como una corriente regular y es de color rojo oscuro.

De los capilares, fluirá de muchos puntos diminutos individuales.  La coagulación toma entre seis y diez minutos

FISIOLOGÍA DEL APARATO CIRCULATORIO

4-44 pulso central y periferico

El pulso, que es palpado muy fácilmente en el cuello, la muñeca, o la ingle, este es generado por el potente bombeo de sangre del ventrículo izquierdo y al de las principales arterias.

El pulso está presente en la totalidad del sistema arterial.  Puede sentirse con más facilidad donde las grandes arterias están cercanas a la piel.

Los pulsos centrales son: el de la arteria carótida que puede sentirse en la porción superior del cuello, y el pulso femoral que se percibe en la ingle.

Los pulsos periféricos son el de la arteria radial, que se puede sentir en la muñeca, en la base del pulgar y el pulso de la arteria braquial, que se siente en la cara medial del brazo, en un punto intermedio entre el codo y el hombro.

El pulso de la arteria tibial posterior en la parte posterior del maléolo medial y el pulso de la arteria dorsal del pie, en la parte superior del pie.

La tensión arterial (TA), es la presión que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales al pasar a través de ellas,  cuando se contrae el musculo cardiaco el ventrículo izquierdo bombea sangre del ventrículo a la aorta.  Esta fase de contracción muscular se llama sístole.

Cuando el musculo del ventrículo se relaja, este se llena de sangre y se llama diástole.

La potente expulsión pulsátil de sangre del ventrículo izquierdo a la aorta es transmitida a l largo de las arterias, como una onda de presión pulsátil.  La onda de tensión mantiene a la sangre moviéndose por todo el cuerpo.

Los puntos altos y bajos de la onda se pueden medir con un esfigmomanómetro, (tensiómetro), y se expresan numéricamente en milímetros de mercurio (mm Hg).

El punto alto se llama tensión arterial sistólica (medida de contracción del musculo cardíaco), el punto bajo se llama tensión arterial diastólica (medida de relajación del musculo cardíaco)

El adulto promedio tiene aproximadamente 6 L de sangre en el sistema vascular.

Los niños tienen menos de 2 a 3 L, dependiendo de su edad y su tamaño.

Los lactantes tienen solo cerca de 300 mL.

La pérdida de una misma cantidad de sangre puede ser insignificante para un adulto, pero puede ser mortal para un lactante.

Circulación normal en los adultos

4-45 circulacion adecuada708

En todas las personas sanas, el aparato circulatorio se ajusta y reajusta automáticamente, en forma constante de manera que el 100% de la capacidad de las arterias, venas y capilares mantengan el 100% de la sangre.

Nunca todos están completamente dilatados o completamente constreñidos.

El tamaño de las arterias y las venas es controlado por el sistema nervioso de acuerdo a la cantidad de sangre disponible, y muchos otros factores, para mantener la tensión arterial normal en todo momento.

Bajo la condición de tensión arterial normal con un sistema que pueda contener justamente el 100% de la sangre disponible, todas las partes del sistema tendrán un abasto adecuado de sangre todo el tiempo.

La perfusión es la circulación de la sangre dentro de un órgano o tejido, en cantidades adecuadas para cubrir las necesidades de las células.  La sangre entra a un órgano o tejido a través de las arterias y sale de ellos por las venas.

La pérdida de tensión arterial normal indica que la sangre ya no está circulando eficientemente a cada órgano de cuerpo.  (No obstante, una tensión arterial adecuada no indica que esa alcanzando todas las partes del cuerpo) existen muchas razones para la pérdida de tensión arterial y el resaludado en cada caso es el mismo: órganos, tejidos y células que ya no están perfundiendo adecuadamente, o abastecidos con oxígeno y alimento y los productos de desecho se pueden acumular.

Bajo estas condiciones, las células tejidos y órganos pueden morir.  El estado de una circulación inadecuada cuando afecta a la totalidad dl cuerpo, se llama choque o hipoperfusión.

Circulación inadecuada en adultos

Cuando un paciente pierde una cantidad pequeña de sangre, las arterias, las venas y el corazón se ajustan automáticamente a al nuevo volumen.  El ajuste se produce como un esfuerzo para mantener una presión adecuada en todo el aparato circulatorio y en esta forma mantener la circulación para cada órgano.  Este ajuste se produce muy rápido, después de la pérdida de sangre, por lo general en cuestión de minutos.  Específicamente, los vasos se constriñen para ofrecer una menor superficie para el volumen reducido de sangre, para poder llenarlo.

A %d blogueros les gusta esto: