18.11 OTROS RIESGOS ACUÁTICOS

18.11 OTROS RIESGOS ACUÁTICOS

Debe prestar rigurosa atención a la temperatura corporal de una persona que ha sido rescatada del agua fría.  Trate la hipotermia provocada por la inmersión en agua fría de la misma manera que trata la hipotermia ocasionada por la exposición al frío.  Evite una pérdida adicional de calor por contacto con el suelo, la camilla o el aire y transporte con prontitud al paciente.  Una persona que nade en agua poco profunda puede presentar síncope por detención de la respiración, que es una pérdida de conciencia ocasionada por la reducción del estímulo para la respiración.  Esto les sucede a los nadadores que inhalan y exhalan profundamente y con rapidez, antes de entrar al agua en un esfuerzo por expandir su capacidad para permanecer debajo del agua.  Aunque esto incrementa el nivel de oxígeno, la hiperventilación reduce el nivel de dióxido de carbono; dado que un nivel elevado de dióxido de carbono en la sangre es el estimulante más fuerte para la respiración, es posible que el nadador no sienta la necesidad de respirar, incluso después de agotar el oxígeno en sus pulmones.  El tratamiento de emergencia para el síncope respiratorio, es el mismo que el empleado para el ahogamiento o casi ahogamiento.

Las lesiones ocasionadas por motores de lancha, rocas afiladas, esquís acuáticos o animales marinos peligrosos, pueden complicarse con la inmersión en agua fría.  En estos casos, rescate al paciente del agua, teniendo cuidado de proteger su columna vertebral y administre oxígeno.  Aplique vendas y férulas si está indicado y vigile de cerca al paciente en busca de cualquier signo de lesión por inmersión o frío.

Deberá tener en mente que un niño implicado en un ahogamiento o casi ahogamiento, puede ser víctima de abuso o descuido infantil.  Aunque esto puede ser difícil de probar, tales incidentes deberán manejarse de acuerdo con las reglas o protocolos establecidos para sospechas de abuso infantil.

A %d blogueros les gusta esto: