Publicaciones de la categoría: 21 TRAUMA

Lesiones abdominales


Lesiones abdominales

El abdomen es un área del cuerpo humano que contiene muchos órganos vitales.  Estos órganos también reciben una cantidad muy alta de flujo sanguíneo para efectuar las funciones necesarias vivir.  Los órganos del abdomen y del retroperitoneo o, el espacio inmediatamente detrás del verdadero abdomen, se puede clasificar en dos categorías simples:

  1. Sólidos: hígado, bazo, páncreas y riñones.
  2. Huecos: estomago, intestino grueso, intestino delgado, y vejiga urinaria.

Cuando se producen lesiones traumáticas, en esta región, pueden presentarse problemas graves que ponen en peligro la vida.  Los órganos sólidos se pueden desgarrar, lacerar o fracturar.  Esto causa una hemorragia grave en el abdomen que puede causar rápidamente la muerte.  Este alerta ante un paciente que se queja de dolor abdominal, puede ser un síntoma de hemorragia abdominal.  Este alerta también a los signos vitales del paciente, pues estos empiezan a deteriorarse, lo que puede significar una hemorragia grave oculta dentro de la región abdominal.

Los órganos huecos, pueden romperse y dejar escapar al interior del abdomen sustancias químicas como ácidos usados para la digestión; esto no solo causara dolor, sino también una infección que ponga en riesgo la vida.

El abdomen también contiene vasos sanguíneos grandes que abastecen con sangre rica en oxígeno a los órganos de esta región y a las extremidades inferiores.  En ocasiones estos vasos se rompen o desgarran y causan una hemorragia grave no visible que puede provocar la muerte.

Los pacientes de trauma, pueden tener un área o sistema, o varios sistemas del cuerpo lesionados.  El paciente que tiene mas de un sistema  del cuerpo implicado se describe como paciente con trauma multisistèmico.

Anuncios

Trauma torácico


Trauma torácico

El tórax contiene al corazón, los pulmones y los grandes vasos del cuerpo.  Cuando se produce una lesión en esta parte del organismo, pueden producirse muchas lesiones que ponen en peligro la vida.  Por ejemplo: cuando las costillas se rompen y la pared del tórax y este no se expande de manera normal durante la respiración, se interfiere con la habilidad de cuerpo de obtener oxígeno para las células.  También pueden producirse contusiones en el corazón y causar un latido cardiaco anormal.  Los grandes vasos pueden desgarrarse dentro del pecho, causando una hemorragia masiva oculta, que mata con rapidez al paciente traumatizado.  En algunas lesiones del tórax los pulmones se contunden, interfiriendo con el intercambio normal de oxigeno del organismo.

Algunas lesiones torácicas pueden ser el resultado de una acumulación de aire entre el tejido pulmonar y la pared torácica.  Al acumularse aire en este espacio, el tejido pulmonar se comprime interfiriendo de nuevo con la habilidad del cuerpo de intercambiar oxígeno.  Esta lesión se llama neumotórax.  Si se deja sin tratar o no se reconoce, el tejido pulmonar se comprime por la presión del aire, hasta que también el corazón es comprimido y no puede bombear sangre, este trastorno se llama neumotórax por presión y es una situación de urgencia o condición amenazante de vida.  Algunos pacientes presentan una hemorragia en esta parte del tórax; en vez de recolectarse aire, se acumula sangre en este lugar, interfiriendo con la respiración.  Este trastorno se llama hemotórax y también es una condición amenazante de vida.

Lesiones de cuello y garganta


Lesiones de cuello y  garganta

El cuello y la garganta, contienen muchas estructuras que son susceptibles a lesionarse por traumatismos que pueden ser graves o mortales para los pacientes.  En esta región del cuerpo humano, la tráquea puede romperse o edematizarse después de una lesión en el cuello.  Esto puede dar lugar rápidamente a un problema de obstrucción de la vía aérea, que puede convertirse en una grave amenaza para la vida, porque interfiere con la capacidad de respirar del paciente.

El cuello también tiene grandes vasos sanguíneos, que abastecen al encéfalo con sangre rica en oxígeno.  Cuando se produce una lesión en este lugar, el edema puede restringir el flujo sanguíneo al encéfalo y causarle una lesión al sistema nervioso central, aun cuando el encéfalo no haya sido afectado de manera directa por la fuerza inicial que causo la lesión del cuello.  Si se produce una herida abierta por la lesión, el paciente pude tener una hemorragia significativa o puede entrar aire al aparato circulatorio y bloquear el flujo sanguíneo normal; cualquiera de las dos situaciones pueden causar una muerte rápida.

Traumatismos braquiocefálicos


Traumatismos braquiocefálicos

El encéfalo está situado dentro del cráneo y bien protegido, Sin embargo, cuando la cabeza es lesionada por un traumatismo, se puede producirse una lesiono oculta en el encéfalo.  Este se puede lesionar o desgarrar lo cual causa una o varias hemorragias.  Los vasos sanguíneos alrededor del encéfalo, también se pueden desgarrar y producir hemorragias.  Las hemorragias e hinchazones dentro del cráneo por lesión del encéfalo son con frecuencia una amenaza para la vida.  Algunos pacientes no tendrán signos ni síntomas ocultos obvios de lesión del encéfalo, hasta minutos u horas después de que la lesión se ha producido.

21.8 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA


21.8 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

El cuerpo humano está dividido en áreas o sistemas, basadas en la función corporal; sus órganos internos están sujetos a lesiones no visibles cuando se aplica alguna fuerza externa.  Por ejemplo: el encéfalo puede tener contusiones, el corazón y los pulmones también pueden tener contusiones y/o hemorragias ocultas y los órganos del abdomen pueden tener hemorragias.  Todo lo anterior puede poner en riesgo la vida o tener condiciones amenazantes de vida.

 

21.7 TRAUMA PENETRANTE


21.7 TRAUMA PENETRANTE

El trauma penetrante de baja energía, puede ser acusado de forma accidental o intencional, por perforaciones por un cuchillo, picahielo u otras armas o elementos.  A menos que se definan como obvias heridas de salida, muchas veces es muy difícil determinar las heridas de entrada y de salida de proyectiles en situaciones pre hospitalarias.  Debemos determinar el número de lesiones penetrantes y combinar ese dato las cosas importantes que ya conocemos sobre el trayecto potencial de los proyectiles penetrantes, para formar un índice sospechoso sobre las lesiones no visibles que pueden poner en peligro la vida.  Con las penetraciones de baja energía, las lesiones son causadas por los bordes afilados del objeto que se nueve a través del cuerpo y por lo tanto son cercanas al proyecto de él.  Sin embargo, algunas armas, como los cuchillos, pueden haberse movido de manera intencional en el interior causando más daño de lo que podría sugerir la herida externa.

En traumatismo penetrante de velocidad media y alta, el trayecto del objeto por ejemplo de una bala, puede no ser tan fácil de predecir.  Esto se debe a que la bala se puede aplastar fragmentar o rebotar dentro del cuerpo, antes de salir; además, debido a su velocidad emana ondas de presión causando daño en sitios alejados de su trayectoria.  Este fenómeno llamado cavitación, puede dar como resultado, lesiones graves en órganos distantes a la trayectoria real de la bala.  En forma muy similar a un bote moviéndose a través del agua, la bala destruye no solo los tejidos que esta en el camino de manera directa, sino también los que están en su trayectoria.  Por lo tanto, el área que es dañada por los proyectiles de velocidad media y alta, puede ser muchas veces más grande que el diámetro del propio proyectil.

Esta es la razón por la que con frecuencia las heridas de salida son mucho mayores que las heridas de entrada.  Como sucede con los choques vehiculares, la energía de una bala está más en función de su velocidad que de su masa o peso.  Si la masa de la bala se duplica, la energía disponible para causar lesión se duplicara y la energía para causar la lesión se cuadruplicará.  Por esta razón es importante que trate de determinar el tipo de arma se usó.  Aunque no es necesario o siempre posible que distinga entre las heridas de velocidad media y alta, cualquier averiguación referente al tipo de arma que fue usada debe ser informada a la dirección médica.

La policía en la escena puede ser una fuente útil de información sobre el calibre del arma.

Reconocimiento de los problemas que se desarrollan en los pacientes con trauma
Mecanismos de lesión Signos y síntomas Inicie de sospecha
Trauma contuso o penetrante en el cuello ·       Respiración ruidosa o laboriosa

·       Edema en la cara o el cuello

·      Hemorragia significativa o cuerpos extraños en la vía aérea superior o inferior, causantes de la obstrucción.

·      Este alerta por posible deterioro de la vía aérea

Trauma contuso significativo del tórax por choques automovilísticos, atropellamientos y/o traumas penetrantes en la pared del tórax ·       Dolor significativo del pecho

·       Movimiento asimétrico de la caja torácica.

·      Contusión Cardio pulmonar

·      Neumotórax o hemitórax

·      Costillas rotas causantes del deterioro respiratorio.

Cualquier trauma por una contusión,

ejemplo: por choque o por una lesión penetrante

·       Trauma contuso o penetrante al cuello, pecho, abdomen o ingle.

·       Golpes a la cabeza sostenidos durante choques automovilísticos, caídas y otros incidentes que producen pérdida de conciencia, alteración de estado mental, inhabilidad para recordar eventos, combatividad o cambios en los patrones del habla.

·       Dificultad en el movimiento de las extremidades; cefalea, especialmente con nauseas o vomito.

·      Las lesiones en estas regiones, pueden desgarrar y causar daños en los grandes vasos situados en estas áreas corporales, dando lugar a hemorragias significativas internas y externas.

·      Este alera ante la posibilidad de magulladuras del encéfalo y hemorragias en el tejido encefálico o a su alrededor, que puede causar la acumulación de una grave presión dentro del cráneo, alrededor del encéfalo o traumatismo craneoencefálico.

Cualquier trauma por fuerza contusa, caídas de una altura significativa o trauma penetrante ·       Dolor intenso de espalda y/o cuello, historial de dificultad para mover las extremidades, perdida de sensación , hormigueo en las extremidades ·  Lesión de los huesos de la columna vertebral o de la médula espinal.

21.6 CAÍDAS


21.6 CAÍDAS

La lesión potencial de una cauda está relacionada directamente proporcional con la altura de la cual cayo el paciente, así pues mientras mayor sea la altura de la caída, mayor será el potencial de lesión.  Una caída de más de dos metros, o tres veces la estatura del paciente, se considera significativa.  El paciente cae sobre la superficie en igual forma, que un pasajero sin cinturón de seguridad se aplasta en el interior de un vehículo.  Los órganos internos se desplazan a la velocidad del cuerpo, antes de golpear el suelo y se detienen apastándose en su interior.  De nuevo, como en el choque automovilístico, estas lesiones son internas, y las menos obvias durante la evaluación, además son las que representan condiciones amenazantes de vida.

Por lo tanto, se deben esperar lesiones internas en un paciente que ha sufrido una caída significativa, de la misma forma en que lo haría en un paciente que ha estado en una colisión de vehículos a alta velocidad.    Una caída a una altura igual que la estatura del paciente, puede causar una lesión de cabeza o cuello, sobre todo si su cabeza ha golpeado primero el suelo, más aun, de forma simultánea con el torso.  Considere siempre la posibilidad de un sincope u otras causas medicas subyacentes como motivo de la caída.

Los pacientes que caen y aterrizan sobre sus pies, también llamado síndrome de don juan o de balcón, pueden tener lesiones internas menos graves, pues es posible que sus piernas hayan absorbido gran parte de la energía de la caída.

Naturalmente, como resultado pueden tener lesiones muy graves en las extremidades inferiores, así como también pélvicas y vertebrales, por la energía que absorben las piernas.  Los pacientes que caen sobre sus cabezas, como en los accidentes en las piscinas, por ejemplo los clavadistas, muy probablemente tendrán lesiones graves en la cabeza y/o en la columna vertebral.  En cualquiera de los casos, una caída de una altura significativa, es un evento grave, con gran potencial lesivo; el paciente debe ser evaluado de manera minuciosa, tome en consideración los siguientes factores:

  • Altura de la caída
  • La superficie en la que cayo
  • La parte del cuerpo que primero se golpeó, seguida por la vía de desplazamiento dela energía.

Algunos textos consideran que las caídas son la forma más común de traumatismo; muchas caídas en especial las de las personas mayores, no se cundieran “verdaderos” traumas, aunque los huesos pueden estar rotos.  Con frecuencia estas caídas ocurren como resultado de una fractura.  Los pacientes ancianos a menudo tienen osteoporosis, trastorno en el cual el sistema musculo-esquelético puede ceder ante un estrés o tensión relativamente bajo.  Debido a este trastorno un paciente anciano puede sufrir una fractura estando de pie, y entonces caer como resultado.  Por lo tanto, un paciente en estas condiciones puede de hecho haber sufrido una fractura antes de caer.  Estos casos no constituyen un verdadero traumatismo, a menos que el paciente haya caído de una altura significativa

Atropellamientos


Atropellamientos

Ser atropellado por un vehículo automotor, por lo general causa graves lesiones no visibles a los sistemas corporales subyacentes.  Es frecuente que los pacientes se presenten con lesiones claras y aparentes, como huesos rotos; debe mantener un alto índice de sospecha de lesiones no visibles.  Debe hacer una evaluación minuciosa de ML.  El primer paso consiste en estimar la velocidad del vehículo que golpeo al paciente; luego, determinar si el paciente fue lanzado, a que distancia, y si fue golpeado de frente, de lado o arrastrado debajo del auto.   Debe examinar el auto que golpeo al paciente, buscando daños estructurales que puedan indicar los puntos de contacto con el sujeto y estar alerta sobre posibles lesiones potenciales.  Las lesiones multisistémicas son comunes después de este tipo de evento.

En el atropello de un ciclista, debe examinar el ML en forma similar que en el de un peatón.  Sin embargo, se justifica la evaluación adicional del daño a la bicicleta y de su posición.  Si el paciente estaba usando casco, corresponde examinar el casco por daños y sospechar de trauma de cráneo.  En ambos perfiles de lesión, suponga que el paciente ha recibido una lesión en la columna vertebral, o médula espinal, hasta que se demuestre lo contrario en el hospital.  Durante el encuentro debe iniciarse y mantenerse la inmovilización cervical.

Choques con rotación y/o traslación


Choques con rotación y/o traslación

Son en concepto similares a las volcaduras.  La rotación del vehículo al girar, crea oportunidades para golpear objetos, como postes de alumbrado árboles, otros autos etc.  Al girar los pasajeros no solo experimentan los movimientos giratorios sino también los impactos laterales.

Choque por volcamiento


Choque por volcamiento

Ciertos vehículos, como los camiones grandes o los autos deportivos, tienen mayor tendencia a tener volcamientos, debido a que su centro de gravedad es alto.  Los patrones de lesión que con frecuencia se asocian a las lesiones por voladoras difieren, dependiendo de que el pasajero se haya o no colocado el cinturón de seguridad.  Los más impredecibles son los volcamientos en los cuales, un pasajero sin cinturón de seguridad se golpea al interior del vehículo una o más veces al rodar.  El evento más común que pone en peligro la vida, es la eyección toral o parcial del pasajero.

Los pasajeros que son eyectados pueden haber golpeado el interior varias veces, antes de su eyección y así como también, golpeado varios objetos, como árboles, postes de protección o el exterior del vehículo después de aterrizar.   Puede ser que los pasajeros que han sido eyectados de forma parcial, hayan golpeado el interior del vehículo y quedado atrapados en el exterior del vehículo y el medio ambiente al que este rodó.  La eyección total y/o parcial del vehículo, es un mecanismo significativo de lesión; en este caso debe prepararse para atender lesiones que ponen en riesgo la vida o condiciones amenazantes de vida.

Aun cuando tengan puesto el cinturón de seguridad, los pasajeros pueden sufrir lesiones graves durante el volcamiento, aunque los patrones de lesión tienden a ser más predecibles; cuando se usa el cinturón de seguridad apropiadamente, se previene la eyección del vehículo.  Un pasajero en el borde extremo del vehículo que rueda, está en un alto riesgo de sufrir lesiones debido a la fuerza centrífuga por ejemplo: el paciente esta prensado contra la puerta del vehículo.  Cuando el techo choca con el suelo durante un vuelco, el pasajero que cuenta con el cinturón de seguridad, aun puede moverse lo suficiente hacia el techo para hacer contacto con este y sufrir una lesión de médula espinal.  Por lo tanto, las colisiones por volcamiento son en pelicular peligrosas para el pasajero con cinturón y en mayor grado  para el que no tiene el cinturón puesto, no olvidar que estos choques presentan muchas oportunidades de producir segundas y terceras colisiones.

A %d blogueros les gusta esto: