Archivos de etiquetas: medula espinal

Esqueleto – cuidado musculo-esquelético


Esqueleto

El esqueleto da la forma humana reconocible, protege los órganos vitales internos y permite el movimiento; esta constituido por aproximadamente 206 huesos.  Los huesos en el esqueleto, también producen células sanguíneas en la médula ósea y actúan como un importante reservorio de minerales.

El cráneo es una estructura sólida, como una bóveda que rodea y protege el encéfalo.  La caja torácica protege el corazón, los pulmones y los grandes vasos; las costillas protegen el hígado y el bazo.  El conducto vertebral óseo, encierra y da protección a la médula espinal.  La extremidad superior se extiende desde los hombros hasta las puntas de los dedos, está compuesta por el brazo, hueso humero y codo, antebrazo huesos radio y cubito, muñeca, mano y dedos.  El brazo se extiende desde el hombro hasta el codo.  La pelvis da soporte al peso corporal y protege las estructuras en su interior; la vejiga urinaria, recto y órganos reproductores femeninos.  La extremidad inferior consiste en el muslo hueso fémur, pierna huesos tibia y peroné, y pie.  La articulación entre la pelvis y el muslo es la cadera; la articulación entre el muslo y la pierna es la rodilla y a articulación entre la pierna y el pie es el tobillo.

Los huesos del esqueleto proporcionan un armazón al cual se fijan los músculos y tendones.  El hueso es un tejido vivo que contiene nervios y recibe oxígeno y nutrientes del sistema arterial.  Por lo tanto, cuando se rompe un hueso, el paciente experimenta dolor intenso y hemorragia.  La médula ósea, situada en el centro de cada hueso, está produciendo constantemente glóbulos rojos para proporcionar oxígeno y nutrientes al cuerpo, así como también retirando los deshechos.

Una articulación se forma donde dos huesos entran en contacto.  Por ejemplo: la articulación esternoclavicular, esta donde se juntan el esternón y la clavícula.  Las articulaciones se mantienen unidas dentro de una estructura fibrosa dura conocida como capsula, que esta soportada y reforzada, en ciertas áreas clave, por bandas de tejidos fibrosos llamadas ligamentos.  En las articulaciones móviles, los extremos de los huesos están cubiertos por una capa delgada de cartílago conocida como cartílago articular.  Ente cartílago tiene una apariencia nacarada que permite que los extremos de los huesos se deslicen fácilmente.  Las articulaciones están bañadas y lubricadas por liquido sinovial o articular.

Algunas articulaciones, como la del hombro permiten que el movimiento se realice en forma circular.  Otras como la de la rodilla y el codo actúan como bisagras.  Otras mas, incluyendo la articulación sacroilíaca en la parte inferior de la espalda, permiten solo un movimiento mínimo.

Algunas articulaciones como las suturas del cráneo las cuales están presente a hasta los 18 meses de vida, se fusionan entre sí, durante el crecimiento, para crear una estructura ósea solida e inmóvil.

Tratamiento del choque neurogénico


Tratamiento del choque neurogénico

El estado de choque que acompaña una lesión de la médula espinal, se trata mejor con una combinación de todas las medidas de soporte conocidas.  El paciente que ha sufrido este tipo de lesión, suele requerir de una hospitalización por tiempo prolongado.  El tratamiento de urgencia debe dirigirse a obtener y retener una vía aérea apropiada, proporcionar inmovilización vertebral, asistir la respiración inadecuada como sea necesario, conservar el calor corporal y proporcionar la más eficaz y mejor circulación posible.

Usualmente este paciente no está perdiendo sangre.  Sin embargo, la capacidad de sus vasos sanguíneos se ha vuelo mucho mayor que el volumen que contiene.  Una ligera elevación del extremo del pie de la férula espinal larga, ayudara a traer la sangre que se está acumulando en los vasos de las piernas, a los órganos vitales.  La colocación de los brazos de paciente cruzados sobre el pecho, sin mover la columna vertebral, también retornara alguna cantidad de sangre acumulada.  Asegúrese de vigilar al paciente en lo referente a problemas respiratorios y si se presentan, baje la férula espinal larga.  La administración de oxigeno suplementario, levantara su concentración de sangre.  Si las respiraciones son débiles o inadecuadas, provea ventilación asistida.  Mantenga al paciente caliente con cobijas, porque la lesión puede haber incapacitado los controles de la temperatura normal del cuerpo.  Transporte lo pronto posible.

Atropellamientos


Atropellamientos

Ser atropellado por un vehículo automotor, por lo general causa graves lesiones no visibles a los sistemas corporales subyacentes.  Es frecuente que los pacientes se presenten con lesiones claras y aparentes, como huesos rotos; debe mantener un alto índice de sospecha de lesiones no visibles.  Debe hacer una evaluación minuciosa de ML.  El primer paso consiste en estimar la velocidad del vehículo que golpeo al paciente; luego, determinar si el paciente fue lanzado, a que distancia, y si fue golpeado de frente, de lado o arrastrado debajo del auto.   Debe examinar el auto que golpeo al paciente, buscando daños estructurales que puedan indicar los puntos de contacto con el sujeto y estar alerta sobre posibles lesiones potenciales.  Las lesiones multisistémicas son comunes después de este tipo de evento.

En el atropello de un ciclista, debe examinar el ML en forma similar que en el de un peatón.  Sin embargo, se justifica la evaluación adicional del daño a la bicicleta y de su posición.  Si el paciente estaba usando casco, corresponde examinar el casco por daños y sospechar de trauma de cráneo.  En ambos perfiles de lesión, suponga que el paciente ha recibido una lesión en la columna vertebral, o médula espinal, hasta que se demuestre lo contrario en el hospital.  Durante el encuentro debe iniciarse y mantenerse la inmovilización cervical.

Choque por volcamiento


Choque por volcamiento

Ciertos vehículos, como los camiones grandes o los autos deportivos, tienen mayor tendencia a tener volcamientos, debido a que su centro de gravedad es alto.  Los patrones de lesión que con frecuencia se asocian a las lesiones por voladoras difieren, dependiendo de que el pasajero se haya o no colocado el cinturón de seguridad.  Los más impredecibles son los volcamientos en los cuales, un pasajero sin cinturón de seguridad se golpea al interior del vehículo una o más veces al rodar.  El evento más común que pone en peligro la vida, es la eyección toral o parcial del pasajero.

Los pasajeros que son eyectados pueden haber golpeado el interior varias veces, antes de su eyección y así como también, golpeado varios objetos, como árboles, postes de protección o el exterior del vehículo después de aterrizar.   Puede ser que los pasajeros que han sido eyectados de forma parcial, hayan golpeado el interior del vehículo y quedado atrapados en el exterior del vehículo y el medio ambiente al que este rodó.  La eyección total y/o parcial del vehículo, es un mecanismo significativo de lesión; en este caso debe prepararse para atender lesiones que ponen en riesgo la vida o condiciones amenazantes de vida.

Aun cuando tengan puesto el cinturón de seguridad, los pasajeros pueden sufrir lesiones graves durante el volcamiento, aunque los patrones de lesión tienden a ser más predecibles; cuando se usa el cinturón de seguridad apropiadamente, se previene la eyección del vehículo.  Un pasajero en el borde extremo del vehículo que rueda, está en un alto riesgo de sufrir lesiones debido a la fuerza centrífuga por ejemplo: el paciente esta prensado contra la puerta del vehículo.  Cuando el techo choca con el suelo durante un vuelco, el pasajero que cuenta con el cinturón de seguridad, aun puede moverse lo suficiente hacia el techo para hacer contacto con este y sufrir una lesión de médula espinal.  Por lo tanto, las colisiones por volcamiento son en pelicular peligrosas para el pasajero con cinturón y en mayor grado  para el que no tiene el cinturón puesto, no olvidar que estos choques presentan muchas oportunidades de producir segundas y terceras colisiones.

Espina bífida – partos anormales o complicdos


Espina bífida

La espina bífida, es un defecto del desarrollo en el cual una parte de la médula espinal o las meninges pueden sobresalir hacia el exterior de las vértebras y quizá incluso fuera del cuerpo. Esto se ve con gran facilidad en la espalda del recién nacido y por lo general ocurre en el tercio inferior de la espalda, en el área lumbar.   Es extremadamente importante cubrir el área abierta de la médula espinal con una compresa estéril y húmeda, inmediatamente después del nacimiento.  Este procedimiento evita la infección, lo cual puede ser fatal para uno de estos neonatos.  Se trata de algo que puede hacer como TEM-TUM-TES, y que impacta en gran medida la capacidad de un recién nacido de tener un resultado positivo.  No obstante, el mantenimiento de la temperatura corporal es muy importante, cuando se aplica una compresa estéril y húmeda, porque la humedad puede reducir la temperatura corporal del recién nacido.  Para evitar esto, pida a alguien que sostenga al neonato junto de su cuerpo.  Esto proporciona al bebe calor a la temperatura correcta.

Intervenciones para el buceo


Intervenciones para el buceo

Al tratar a pacientes de los que se sospecha embolia gaseosa o enfermedad por descompresión, deberá seguir los siguientes pasos de tratamiento aceptado:

  1. Rescate al paciente del agua e intente mantener al paciente calmado.
  2. Inicie el SVB y administre oxígeno.
  3. Coloque al paciente en posición recostada del lado izquierdo con la cabeza hacia abajo.
  4. Proporcione transporte rápido a la instalación más cercana de descompresión para su tratamiento.

Las lesiones debidas a enfermedad por descompresión, por lo general son reversibles con el tratamiento adecuado.  No obstante, si las burbujas bloquean vasos sanguíneos críticos, que irrigan al cerebro o a la médula espinal, puede producirse un daño permanente en el sistema nervioso central.  Por lo tanto, la clave en el manejo de urgencia de estos problemas graves de ascenso es reconocer que existe una emergencia y tratarlo lo más pronto posible.  Administre oxígeno y transpórtelo de urgencia.

Vía aérea y respiración – intoxicaciones y envenenamientos


Vía aérea y respiración

Asegúrese con rapidez de que el paciente tenga la vía aérea abierta y que este ventilando adecuadamente.  No dude en iniciar la terapia de oxígeno.  Si el paciente no responde a estímulos dolorosos, necesitará considerar la inserción de una vía aérea adjunta, para asegurar que la vía aérea este abierta.  Tenga el equipo de succión disponible, estos pacientes son susceptibles al vómito, también es posible que tenga que asistir a las ventilaciones del paciente con un dispositivo BVM, debido a las sustancias que actúan como depresivos.  A medida que evalúe y maneje la vía aérea y la respiración del paciente, deberá considerar la posibilidad de una lesión en la médula espinal.  Las precauciones con la columna vertebral en un paciente que no responde deben iniciarse cuando se abre la vía aérea en un principio y mantenerse cuando se requieran ventilaciones de presión positiva.

ESTRUCTURAS Y FUNCIONES CEREBRALES


13.2 ESTRUCTURAS Y FUNCIONES CEREBRALES

El cerebro es la computadora del cuerpo.  Controla la respiración, el habla, y todas las demás funciones corporales.  Todos nuestros pensamientos, recuerdos deseos y necesidades residen en el cerebro.  Las diferentes partes del cerebro, efectúan distintas funciones.  Por ejemplo, algunas reciben mensajes de los sentidos, incluidos la vista, el oído, el gusto y el tacto; otros controlan los músculos y los movimientos, mientras que otros controlan la formación del habla.

El encéfalo está dividido en tres partes principales: el tallo cerebral, el cerebelo, y la parte más grande que es el cerebro.

13-1-2011

El tallo cerebral controla las funciones básicas del cuerpo, como la respiración, la tensión arterial, la deglución y constricción de las pupilas; justo detrás del tallo cerebral, el cerebro controla la coordinación muscular y corporal.  En él se coordinan tareas complejas que incluyen a muchos músculos, como pararse sobre un pie sin caer, caminar, escribir, recoger una moneda o tocar piano.

El cerebro localizado sobre el cerebelo, se divide en su parte media, en los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo.  Cada hemisferio controla actividades del lado opuesto del cuerpo.  La parte frontal del cerebro controla la emoción, el pensamiento, el juicio y el raciocinio; la parte media o parietal controla la sensibilidad y el tacto.  La parte superior u occipital del cerebro procesa la vista.   La parte temporal o lateral controla la audición.

En la mayoría de las personas, el habla se controla en la parte izquierda del cerebro, cerca de la parte media del encéfalo.  La célula funcional del cerebro, es la neurona que se comunica con las demás a través de estímulos eléctricos, denominados sinapsis, y tiene tres porciones: las dendritas, el cuerpo y el axón.

La sangre llega al cerebro por medio de cuatro arterias principales: la arteria cerebral media, la arteria cerebral anterior, la arteria cerebral posterior y la arteria basilar.

Todos los mensajes que viajan de y hacia el cerebro, lo hacen a lo largo de los nervios que son miles de axones.  Doce nervios craneales corren directamente desde el cerebro a diversas partes de la cabeza, como los ojos, los oídos, la nariz y la cara.  Todo el resto de axones se unen en la médula espinal y salen del cerebro a través de un gran orificio en la base del cráneo denominado foramen magno.

13-1-2010

En cada vértebra del cuello y de la espalda se ramifican los nervios de la médula espinal, llamados nervios espinales, que llevan señales desde y hacia el cuerpo y se encuentran divididos en 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 2 o 3 coxígeos.

Mecanismos de lesión (ML)


Mecanismos de lesión

Como TEM, será llamado a choques de vehículos motores, u otras situaciones en las cuales los pacientes han sufrido lesiones de trauma que amenazan la vida.  Para atenderlos apropiadamente, debe comprender cómo ocurrieron las lesiones traumáticas, o el mecanismo de lesión (ML).  Con una lesión traumática, el cuerpo ha sido expuesto a alguna fuerza o energía que ha dado por resultado una lesión corporal permanente o, haber causado la muerte.

Como se puede esperar, ciertas partes del cuerpo se lesionan con más facilidad que otras.  El encéfalo y la médula espinal son muy frágiles y fáciles de lesionar;  afortunadamente están protegidas por el cráneo y las vértebras y por varias capas de tejidos blandos.

Los ojos son también muy fáciles de lesionar.  Fuerzas, aun pequeñas sobre el ojo pueden dar lugar a lesiones graves.

Los huesos y ciertos órganos son más fuertes y pueden absorber pequeñas fuerzas sin que se produzcan lesiones.

Esta información sobre el mecanismo de lesión la puede usar como un tipo de guía para predecir el potencial de una lesión grave, evaluando tres factores:

  1. Cantidad de fuerza aplicada al cuerpo,
  2. Duración de tiempo en que fue aplicada y
  3. Áreas del cuerpo que están implicadas.

Con frecuencia escuchará los temimos “traumatismo contuso” y “traumatismo penetrante”.

Con el traumatismo contuso, la fuerza de la lesión ocurre sobre un área extensa y usualmente la piel no se rompe, sin embargo, los tejidos y órganos debajo del área de impacto pueden estar dañados.

Con el traumatismo penetrante, la fuerza de la lesión ocurre en un pequeño punto de contacto entre la piel y el objeto;  el objeto perfora la piel y crea una herida abierta que conlleva a un alto potencial de infección.

La gravedad de la lesión depende de las características del objeto penetrante, la cantidad de fuerza o energía y la parte del cuerpo afectada.

Control de la respiración


Control de la respiración

El área del tronco encefálico que controla la respiración, está situado profundamente en el interior del cráneo, en una de las partes mejor protegidas del sistema nervioso.  Los nervios en esta área actúan como sensores, reaccionando principalmente al nivel del dióxido de carbono en la sangre arterial.  Si los niveles de dióxido de carbono se vuelven demasiado altos o demasiado bajos, el encéfalo ajusta de manera automática la respiración, lo anterior sucede con mucha rapidez, después de cada respiración.

Esta es la razón por la cual no podemos retener indefinidamente la respiración o respirar rápida y profundamente por un tiempo prolongado.  En una persona sana este estímulo para respirar, se conoce como impulso respiratorio primario.

Cuando el nivel de dióxido de carbono se eleva demasiado, el tronco encefálico envía impulsos a la médula espinal que causa contracción del diafragma y los músculos intercostales.  Esto aumenta nuestra respiración o respiraciones.  Mientras mal alto sea el nivel de dióxido de carbono en la sangre, mayor es el impulso para respirar.  Una vez que el dióxido de carbono retorna a un nivel aceptable, disminuye la fuerza y frecuencia de la respiración.

A %d blogueros les gusta esto: