Archivos de etiquetas: Vía aérea y respiración

Evaluación inicial – lesiones del abdomen y genitales


Evaluación inicial

Impresión general

Su objetivo en la evaluación inicial es valorar e ABC del paciente y luego atender inmediatamente cualquier condición amenazante de vida.  La impresión general, incluyendo una evaluación de la edad del paciente, molestia principal y nivel de conciencia, lo ayudara a establecer la seriedad de su estado.  Algunas lesiones abdominales serán obvias y notorias, pero la mayor parte de ellas serán muy sutiles y pueden pasar inadvertidas.  El ML, junto con la molestia principal, lo ayudaran a enfocarse en el problema inmediato.  Recuerde que el traumatismo o golpe en el abdomen pueden haber ocurrido horas o aun días antes y solo ahora el dolor es suficientemente intenso para buscar ayuda.  Pregunte sobre lesiones previas asociadas con la molestia principal del dolor abdominal.

Evalúe rápidamente la molestia principal del paciente con una simple inspección, notando la forma en la que esta acostado; la molestia principal incluye asalto sexual o físico, el paciente puede estar titubeando para exponer lo que le sucedió.  La hemorragia de los órganos reproductores o genitourinarios o el recto, es común después de un asalto sexual, no olvide que los pacientes pueden titubear en exponerlos o en ser examinados para determinar su seriedad.  El movimiento del cuerpo o de los órganos abdominales irrita el peritoneo inflamado, causando dolor adicional.  Para minimizar el dolor los pacientes estarán acostados quietos, usualmente con las rodillas flexionadas, su respiración será rápida y superficial.  Por la misma razón contraerán sus músculos abdominales signo llamado protección abdominal.

Vía aérea y respiración

Acto seguido, asegúrese de que el paciente tiene una vía aérea permeable y despejada.  Si se sospecha de una lesión vertebral, evite que el paciente se mueva, haciendo que un miembro del equipo mantenga quieta la cabeza y recordando al paciente que no debe moverse.  Los pacientes pueden manifestar que se sienten nauseabundos y suelen vomitar.  Recuerde mantener la vía aérea libre de vómito, para que no se bronco aspire, en especial en un paciente inconsciente o con un nivel de conciencia alterado.  Gire al paciente hacia un lado, teniendo precaución con si columna vertebral si es necesario, e intente despejar cualquier material de la garganta o boca.  Note la naturaleza del volito, tales como alimentos no digeridos, sangre, moco o bilis.

Circulación

Las lesiones abdominales o genitales, usualmente no proceden hemorragia externa intensa.  Sin embargo, la hemorragia interna de las lesiones abdominales abiertas o cerradas pueden ser profundas.  Los traumatismos de los riñones, hígado y bazo causan una hemorragia interna significativa.  Evalúe el pulso, el color, la condición y la temperatura de la piel del paciente, para determinar la etapa de choque , si sospecha de este, trate al paciente eficazmente, administrando oxígeno, colocándolo en posición de choque modificada y manteniéndolo caliente.  Las heridas se deben cubrir y la hemorragia debe controlarse tan rápido como sea posible.

Decisión de transporte

Debido a la naturaleza de las lesiones del abdomen, en general se indica un rápido transporte al hospital.  El dolor abdominal, junto con un ML que sugiere lesión en el abdomen o en el flanco, es una buena indicación para un rápido transporte.  En el ambiente pre-hospitalario es difícil determinar si el hígado, el bazo o el riñón han sido lesionados.  Los órganos huecos que se han roto, también son difíciles de identificar sin un equipo de diagnóstico más avanzado.  La demora en la evaluación médica, puede significar que el choque tiene probabilidad de progresar innecesariamente.  Pacientes con hemorragia significativamente notable, o signos de hemorragia interna significativa, pueden volverse inestables muy rápidamente.  El tratamiento está dirigido a atender con rapidez las condiciones amenazantes de vida y proporcionar pronto transporte al hospital apropiado más cercano.

Anuncios

Evaluación inicial – LSB


Evaluación inicial

Impresión general

Los pacientes de trauma pueden presentarse con heridas obvias significativas que indican un trastorno grave.  Sin embargo otras lesiones pueden no ser tan obvias, pero aun así indicar un estado muy grave.  Su “impresión” sobre cómo está el paciente, se basa en información tan simple como su edad, el ML y su nivel de conciencia.  Observaciones como la hemorragia en heridas abiertas, el color y el estado de la piel también contribuyen a determinar sus prioridades de tratamiento y la urgencia de los cuidados necesarios.  Una buena pregunta que hacer es: ¿Qué tan enfermo esta mi paciente con base en los hallazgos actuales?

Vía aérea y respiración

Las lesiones abiertas de los tejidos blandos en la cara y el cuello tienen el riesgo de interferir con la eficacia o permeabilidad de la vía aérea y la respiración.  Evalúe la voz y la capacidad de hablar del paciente, para identificar lesiones de la garganta.  Un paciente con una lesión por aplastamiento en el pie y otra área distante a la vía aérea, puede tener otras lesiones menos obvias que también pueden interferir con estas y con la respiración.  No se distraiga ni asuma que la condición del pacientes es estable, excepto por una lesión hemorrágica aislada.  Una lesión en la pierna por ejemplo, puede haber causado que el paciente cayera y se lesionara el cuello o a espalda.  Si se sospecha de una lesión vertebral, estabilice la columna vertebral para protegerla de una lesión adicional, cuando esta atendiendo los problemas de la vía aérea y continúe con su evaluación.

Debe examinar rápidamente para determinar si la respiración es adecuada.  Observe la frecuencia y la profundidad de las respiraciones.  Escuche los ruidos respiratorios en cada hemitórax.  Si se encuentra una herida abierta en el tórax, revise para identificar la posibilidad de movimiento de aire a través de ella por la presencia de ruidos como burbujeo o aspiración, que indican una lesión profunda.  De inmediato aplique un apósito oclusivo sobre a herida, proporciones oxígeno a flujo alto o ventilaciones asistidas con un dispositivo BVM, según se requiera, dependiendo del nivel de conciencia del paciente y de qué tan adecuada sea su respiración.  Vigile al paciente con relación a signos de dificultad respiratoria creciente, pues puede requerir que libere la presión acumulada bajo el a apósito (neumotórax).

Circulación

Evalúe la frecuencia y calidad de pulso, el estado de conciencia, el color y la temperatura del paciente y también verifique el tiempo del llenado capilar, estos valores le ayudaran a definir la presencia o no de problemas circulatorios o el estado de choque.  Si se observa una hemorragia visible significativa, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  La presencia de una hemorragia significativa, es una condición amenazante de vida inmediata y debe controlarse con celeridad, con el uso de métodos apropiados.

En los ambientes con poca luz, una hemorragia puede ocultarse por su color así como también, la coagulación espesa puede ocultar una hemorragia.  Considere el ML y sea suspicaz sobre el sitio donde esta ocurriendo la hemorragia y expóngalo.  La sangre que fluye libremente de las venas por una incisión grande puede ser una amenaza tan grave, como la sangre que brota a presión por una arteria.  Una hemorragia que amenaza la vida debe controlarse en la evaluación inicial.  ¿Debe controlarse antes de la administrarle oxígeno al paciente?, usted debe decir cuales son las prioridades.  El control de la sangre que sale de los capilares lesionados en una abrasión, puede controlarse más adelante, si hay problemas presentes más importantes.  La cobertura de estas lesiones es esencial para prevenir una infección aunque la hemorragia sea mínima.

Decisión de transporte

Si el paciente que está tratando, tiene un problema en la vía aérea o en la respiración, o está sangrando significativamente, debe considerar transportarlo con rapidez al hospital, para su tratamiento.  Es fácil distraerse con los coágulos sanguíneos y las grandes cantidades de sangre de lesiones en tejidos blandos.  Los pacientes asustados que gritan, también pueden distraerlo de los problemas presentes.  Los ABC son sencillos para recordar y tratar.  Siga los protocolos aprendidos.

Los pacientes que tienen una hemorragia copiosa visible o una hemorragia interna significativa, pueden volverse inestables con rapidez.  El tratamiento debe dirigirse a atender de inmediato las causas amenazantes de vida y proporcionar el traslado inmediato al hospital apropiado más cercano.  Signos como taquicardia, taquipnea, pulso débil y piel fría, húmeda y pálida, son signos de hipoperfusión e indican la necesidad de un transporte rápido.  Debe estar alerta sobre estos signos y reevaluar sus prioridades y decisiones de transporte, si llegaran a desarrollarse.

 

Vía aérea y respiración – estados de choque


Vía aérea y respiración

A continuación examine la vía aérea, para asegurarse de que esta permeable.  Si el paciente esta despierto y respondido preguntas, la vía aérea esta permeable.  Este alerta alerta también con relación a ruidos anormales de la vía aérea, como gorgoteo, aspiración de la vía aérea o estridores, que son indicadores de una obstrucción parcial.  Si el paciente está despierto y responde preguntas, no se necesita una cánula en la vía aérea; considere un dispositivo adjunto, como una cánula orofaringea o nasofaríngea en un paciente con NDC alterado.

Luego, debe evaluar rápidamente la respiración en el paciente.  Así como inspeccionar y palpar la pared torácica, para evaluar por DCAP-BLS. (Deformidades, Contusiones, Abrasiones, Punciones/penetrantes, quemaduras Burns, Laceraciones y edemas Swelling).  Observe al paciente con relación a posibles signos de uso de los músculos accesorios, como los músculos del cuello, retracciones intercostales o uso anormal de los músculos abdominales.  El aumento de la frecuencia respiratoria, es a menudo un signo temprano de estado de choque inminente.

Debe evaluar los ruidos respiratorios del paciente con un estetoscopio, escuchando posibles ruidos sibilantes u otros ruidos respiratorios anormales.  Una vez que ha completado la evaluación de la respiración, proporcione al paciente oxígeno en flujo alto o si es necesario, respiraciones asistidas con un dispositivo de bolsa-válvula-mascarilla.

Vía aérea y respiración – Evaluacion inicial


Vía aérea y respiración

Evalúe la vía aérea, ¿es evidente? ¿Es adecuada?  El aire debe fluir hacia dentro y hacia afuera del pecho con facilidad para ser considerado evidente y adecuado.  Si se escuchan sonidos tipo ronquido en un paciente que no responde, reposicione la vía aérea y si es necesario inserte un conducto aéreo oral o nasal para mantener la vía respiratoria.  Si escucha sonidos tipo estridor, coloque al paciente de manera que pueda respirar con facilidad.  Si se escucha sonidos de borboteo, es necesaria la succión.

Si la vía aérea es adecuada o evidente, evalúe a continuación la respiración de su paciente.  ¿Está respirando? ¿Lo hace de modo adecuado?  Si el paciente no respira, proporcione dos ventilaciones de inmediato.  Al ventilar, necesitará evaluar si sus ventilaciones son lo bastante correctas para cubrir las necesidades de oxígeno de su paciente.

  1. ¿entra el aire?
  2. ¿se expande el pecho con cada respiración?
  3. ¿baja el pecho después de cada respiración?
  4. ¿es adecuada la frecuencia para la edad de su paciente?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “no”, algo está mal, intente reposicionar al paciente e inserte un conducto aéreo oral para evitar que la lengua bloquee la vía respiratoria.  Reposicione la cabeza del paciente, reevalúe la posición de su mano y del sellado de la mascarilla facial.  Reduzca o acelere su frecuencia respiratoria.  Consulte el Módulo II. Capítulo 7, para repasar las técnicas de ventilación de presión positiva.  Recuerde que deberá continuar vigilando la vía respiratoria para determinar si hay líquido, secreciones o cualquier otro problema, para evaluar si el paciente está respirando adecuadamente.

Si el paciente respira, asegúrese de que su respiración sea la adecuada.  ¿Se eleva y desciende el pecho de modo apropiado? ¿Cuál es el color, la temperatura y la condición de la piel del paciente?  ¿Son trabajosas la respiraciones del paciente?  Si el paciente puede decir una o dos palabras antes de tener que tratar de tomar aire, se considera que las ventilaciones son trabajosas.  ¿Utiliza el paciente los músculos accesorios para ayudar al esfuerzo respiratorio? Si el esfuerzo respiratorio es inadecuado, deberá proporcionar la intervención necesaria.  Si el paciente presenta dificultad respiratoria, colóquelo en una posición que facilite una mejor respiración y comience a administrar oxígeno a 15 L/min a través de una mascarilla no recirculante.  Si el paciente presenta una profundidad inadecuada en la respiración o si la frecuencia es muy baja, es posible que las ventilaciones deben ser asistidas por un dispositivo BVM.

A %d blogueros les gusta esto: