Archivos de etiquetas: ventilación asistida

Intervenciones para el ahogamiento


Intervenciones para el ahogamiento

El tratamiento se inicia con el rescate y la salida del agua; cuando sea necesaria, la ventilación artificial deberá iniciarse tan pronto como sea posible, incluso antes de que la víctima sea rescatada del agua.  Al mismo tiempo, deberá tener cuidado de estabilizar y proteger la columna vertebral del paciente cuando haya ocurrido una caída desde lo alto o un clavado (o si esto puede ser posible, cuando no cuente con la información).  Las lesiones asociadas en las cervicales son posibles, en especial en accidentes de clavados.  Si el paciente no tiene una posible lesión de columna, puede voltearlo con rapidez hacia el lado izquierdo y permitir el drenado de la vía aérea superior.  Observe que el agua no drenara de los pulmones, si hay evidencia de obstrucción de la vía aérea superior por material extraño, retire ese material de manera manual o si es posible, mediante la succión.  Si es necesario, utilice presiones abdominales bruscas, seguidas de ventilaciones asistidas.  Administre oxígeno si no lo hizo como parte de la evaluación inicial, ya sea con una mascarilla para los pacientes que respiran de manera espontánea o con un dispositivo BVM para los que requieren ventilación asistida.

Asegúrese de mantener caliente al paciente, en especial después de la inmersión en agua fría.  Asegúrese de proporcionarle cobijas y protegerlo del medio ambiente según se requiera.

Si no dispone de equipo de ventilación, pero sí de oxígeno, podemos respirar el oxígeno y proporcionarle ventilación boca-mascarilla hasta que llegue el equipo de rescate.  Con este método el aire que expiramos tendrá más contenido porcentual de oxígeno.

Anuncios

Evaluación continua – emergencias respiratorias


Evaluación continua

Es necesario vigilar de cerca a los pacientes con falta de aire.  Repita su evaluación inicial. ¿Ha habido algún cambio en la condición del paciente?  Tome los signos vitales por, lo menos cada cinco minutos, a un paciente inestable o después de utilizar un inhalador, o si lo prefiere en ambos casos.  Si la condición del paciente es estable y no existen amenazas para la vida, deberán obtener los signos vitales, por lo menos cada 15 minutos.  Realice una reevaluación enfocada del sistema respiratorio, pregunte al paciente si el tratamiento hizo alguna diferencia.  Observe el pecho del paciente para reconocer si aún está utilizando los músculos accesorios al respirar.  Escuche el patrón de habla del paciente.  Tengan en mente que este puede empeorar en lugar de mejorar, y prepárese para dar ventilación asistida con un dispositivo BVM.

Después de ayudar al paciente con el tratamiento del inhalador, transpórtelo al departamento de urgencias; mientras va en camino, continúe con la evaluación de la respiración del paciente, intente hablarle para tranquilizarlo y continúe aplicando oxígeno suplementario.

A %d blogueros les gusta esto: