Archivos de etiquetas: trauma contuso

21 VOCABULARIO VITAL


21 VOCABULARIO VITAL

Cavitación: fenómeno en el cual la velocidad hace que una bala genere ondas de presión que causan daños distantes de la trayectoria del proyectil.

Des-aceleración: disminución de la velocidad del objeto

Energía cinética: energía de un objeto en movimiento

Energía potencial: el producto de masa, gravedad y altura que se convierte en energía cinética y da por resultado una lesión como la producida por una caída.

Índice de sospecha: duda o temor de que pueden existir lesiones o que no son obvias o visibles, cuando se determina el mecanismo de lesión que ponen en peligro la vida.

Lesión encefálica de golpe contragolpe: lesión traumática del encéfalo que ocurre cuando se aplica la fuerza de un impacto a la cabeza y la transmisión de energía a través del tejido encefálico causando una lesión en el sitio opuesto al impacto.

Mecanismo de lesión ML: las fuerzas de trasmisión de energía, aplacadas el cuerpo causando lesión.

Paciente con trauma multisistèmico: paciente que experimenta un trauma que afecta a más de un sistema corporal.

Trauma contuso: impacto sobre el cuerpo causado por un objeto produciendo lesiones sin penetrar tejidos blandos, órganos ni cavidades internas.

Trauma penetrante: lesión causada por objetos, como cuchillos y balas que perforan la superficie del cuerpo y dañan tejidos u órganos internos.

Trauma contuso por choques vehiculares


Trauma contuso por choques vehiculares

Los choques vehiculares se clasifican de forma rutinaria como frontales, laterales (en forma de T), por alcance, rotativos o giros y volcaduras o volcamientos.  La principal diferencia entre estos tipos de colisiones, es la dirección de la fuerza de impacto; con los giros y volcamientos también existe la posibilidad de múltiples impactos.  Los choques de vehículos automotores por lo general consisten en una serie de tres colisiones.  Comprender los eventos que ocurren durante cada colisión ayuda a alertar sobre cierto tipo de patrones de lesión.  Las tres colisiones en un impacto frontal son las siguientes:

  1. El choque de un auto contra otro auto, un árbol o alguno otro objeto fino. El daño al automóvil es quizá la parte más dramática de la colisión, pero no afecta de forma directa el cuidado del paciente, excepto por la posibilidad de que haga difícil su liberación del vehículo accidentado. Sin embargo, nos proporciona información sobre la fuerza de la colisión y por lo tanto tiene un efecto directo sobre el cuidado del paciente.  Mientras mayor el daño del auto, mayor fue la energía que estuvo involucrada y así mismo mayor el potencial de lesión del paciente.  Frecuentemente, al examinar la carrocería de un vehículo que ha chocado, se puede determinar el mecanismo de lesión, lo cual permite predecir qué lesiones pueden haberse presentado en los pasajeros al momento del impacto, de acuerdo con las fuerzas que actuaron sobre sus cuerpos.  Cuando llegue a una escena de colisión y efectúe su evaluación inicial de la misma, inspeccione con rapidez la intensidad del daño del vehículo o vehículos.  Si hay un daño significativo del vehículo, debe aumentar de forma automática su índice de sospecha sobre la presencia de lesiones amenazantes de vida.  Se requiere de una gran cantidad de fuerza para aplastar o deformar un vehículo, causar intrusión al compartimento del pasajero, desprender y/o romper los asientos de sus montajes y colapsar la volante de dirección.  Tal daño sugiere la presencia de un traumatismo por alta energía.
  2. El impacto del pasajero contra el interior del auto. De la misma forma en que la energía cinética producida por la masa y la velocidad del auto se convierte en trabajo para detenerlo, la energía cinética producida por la masa la velocidad del pasajero se convierte en el trabajo para detener su cuerpo.  Así mismo como el daño obvio en el exterior del auto, las lesiones resultantes son con frecuencia dramáticas y suele aparecer de un inmediato durante su examen inicial.  Las lesiones comunes incluyen: fracturas de las extremidades inferiores: las rodillas en el tablero de instrumentos, tórax inestable: caja torácica contra el volante o timón, y el traumatismo craneoencefálico: cabeza contra el parabrisas, patrón de telaraña.  Estas lesiones se producen con mayor frecuencia si el pasajero no tiene el cinturón de seguridad puesto.  Aun así, si el pasajero está restringido por un cinturón de seguridad ajustado de forma apropiada, pueden producirse lesiones, sobre todo en el impacto lateral y en los volcamientos.
  3. El impacto de los órganos internos del pasajero contra las estructuras solidas del cuerpo (golpe y contragolpe). Las lesiones que se producen durante la tercera colisión, pueden no ser tan obvias como las lesiones externas, pero con frecuencia son las condiciones más amenazantes de vida. Por ejemplo: al golpearse la cabeza del pasajero contra el parabrisas, el encéfalo continúa moviéndose hacia adelante hasta que se detiene golpeando el interior del cráneo.  Esto da lugar a una lesión de compresión o magulladura en la porción anterior del encéfalo y estiramiento o desgarro de su porción posterior.  Este es un ejemplo de la lesión encefálica de golpe-contragolpe.  De forma similar esta lesión se produce en la caja torácica, el corazón puede golpear el esternón, rompiendo de manera fortuita la aorta y causando una hemorragia mortal.

La comprensión de la relación entre los tres tipos de impacto, nos ayudara a hacer conexiones entere la cantidad de daño en el exterior del auto y la lesión potencial del pasajero.  Por ejemplo: un choque a alta velocidad, que produce un daño masivo en el automóvil, debe hacerle sospechar de lesiones graves en los pasajeros aun cuando estas no sean aparentes a primera vista.  Se pueden desarrollar varios problemas físicos potenciales como resultado de lesiones traumáticas.  La rápida evaluación inicial del paciente y la valoración del mecanismo de lesión pueden ayudar a proporcionar los cuidados directos y así mantener vivo al paciente, además de brindar información crítica al personal del hospital.  Por lo tanto, si ve una contusión en la frente y el parabrisas esta estallado y empujado hacia afuera, debe sospechar seriamente de una lesión en el encéfalo o traumatismo craneoencefálico.  Después de informar a la dirección médica sobre el parabrisas, el personal del hospital puede preparar al paciente ordenando una tomografía computarizada.  Sin su información, el medico puede encontrar la lesión del encéfalo de todos modos, pero es posible que no sea detectada sino hasta que el encéfalo se hinche lo suficiente para producir los signos clínicos de la lesión.

La cantidad de daño que se considera significativa, varia dependiendo del tipo de colisión, pero cualquier deformidad mayor de 30 centímetros en el vehículo, debe ser causa suficiente para considerar trasladar al paciente a un centro de trauma.  Los mecanismos de lesión significativos incluyen:

  • Deformidad importante de la parte frontal del vehículo, con o sin intrusión al compartimento del pasajero.
  • Intrusiones moderadas de algún tipo lateral de accidente.
  • Daño intenso de la parte posterior.
  • Colisiones en las cuales hay retratación implicando o vuelcos y giros.

El daño del vehículo que estuvo implicado y la información obtenida por la evaluación del paciente, no son los únicos indicios de la intensidad del choque.  Claramente si uno o más de los pasajeros está muerto, debe sospechar que demás pasajeros sufrieron lesiones graves, aunque estas no sean tan obvias.  Por lo tanto, debe centrarse en las lesiones que ponen en peligro la vida y proveer el traslado a un centro de trauma, ya que es probable que tales pasajeros hayan experimentado la misma cantidad de fuerza que causo la muerte de los otros.  Las fotografías de las escenas de la colisión con cámaras polaroid o digitales, pueden proporcionar información valiosa al personal y a los médicos encargados del tratamiento en el centro de trauma.

Nota: el TEM-TUM-TES, deberá contar con la autorización del área de comunicación e imagen institucional, para la toma de dichas imágenes, justificando el fin para uso médico y/o capacitación, prohibiendo su mal uso y/o publicación directa a la población y protegiendo la confidencialidad y dignidad de los pacientes, más aun cuando se trate de menores de edad.

21.5 TRAUMA CONTUSO


21.5 TRAUMA CONTUSO

El trauma contuso, es el resultado del contacto de un objeto con el cuerpo.  Los choques automovilísticos y las caídas, son dos de los principales mecanismos de lesión más comunes.  Cualquier objeto, por ejemplo un bate de béisbol, o un balonazo, pueden causar un traumatismo contuso, de acuerdo a la energía recibida.  Debe estar alerta por cambios en la coloración de la piel o quejas de dolor, pues estos pueden ser los únicos signos de traumatismo contuso.  También debe mantener un alto índice de sospecha durante la evaluación por posibles lesiones ocultas en los pacientes con trauma contuso.

21.3 TRAUMA PENETRANTE Y CONTUSO


21.3 TRAUMA PENETRANTE Y CONTUSO

Las lesiones traumáticas se pueden dividir en dos categorías separadas: trauma contuso y trauma penetrante.  Cualquiera de los dos tipos de traumatismo, puede ocurrir por una gran variedad de mecanismos de lesión.  Es importante considerar las lesiones no vistas u ocultas, así como también las visibles de cualquiera de los dos tipos de traumatismos.

El traumatismo contuso, es el resultado de una fuerza o transmisión de energía al cuerpo causándole una lesión, sin penetrar los tejidos blandos, órganos o cavidades internas.

El traumatismo penetrante es el resultado de objetos que perforan y penetran la superficie del cuerpo causando lesiones y produciendo daños en tejidos blandos, órganos internos y cavidades del cuerpo.

A %d blogueros les gusta esto: