Archivos de etiquetas: tensoactivos

INTERCAMBIO DE OXIGENO U DIÓXIDO DE CARBONO


INTERCAMBIO DE OXIGENO U DIÓXIDO DE CARBONO

7-6 intercambio 056

Al desplazarse la sangre a través del cuerpo, abastece oxígeno y nutrientes a varios tejidos u células.  El oxígeno pasa de la sangre en las arterias a las células de los tejidos a través de los capilares mientras que el dióxido de carbono y los desechos celulares pasan en dirección opuesta, de las células en los tejidos al interior de las venas, a través de los capilares

Cada vez que inspiramos los alvéolos reciben un suministro de aire rico en oxígeno.  Los alvéolos están rodeados por una red de capilares pulmonares diminutos.  Estos capilares están de hecho situados en las paredes de los alvéolos.  Esto significa que el aire en los alvéolos y la sangre en los capilares, están separados por solo dos capas muy delgadas de tejido.  Cada vez que espiramos, el dióxido de carbono de la corriente circulatoria se desplaza a través de las mismas dos capas de tejidos a los alvéolos, y es expulsado a la atmósfera.

El oxígeno y el dióxido de carbono pasan rápidamente a través de las paredes de los alvéolos y de los capilares por medio de difusión.  La difusión es un proceso pasivo en el cual las moléculas se desplazan de un área de concentración más alta a un área de concentración más baja.

Por ejemplo una cocina entera puede oler como un huevo podrido porque las moléculas de gas sulfuro de hidrógeno se han movido espontáneamente de un área de alta concentración cercana al huevo para llenar la totalidad del espacio.

Las moléculas de oxigeno se mueven de los alvéolos al interior de la sangre porque hay menos moléculas de oxígeno en los capilares pulmonares.  De igual forma, las moléculas de dióxido de carbono se mueven de la sangre al interior de los alvéolos porque hay menos moléculas de dióxido de carbono en los alvéolos.

Los alvéolos normalmente producen una sustancia llamada agente tensoactivo que ayuda a mantener abiertos los alvéolos.  Al mantenerse los alvéolos abiertos, la difusión es más eficiente.  Cualquier elemento que elimina o destruye el agente tensoactivo (como el agua en el ahogamiento) causara dificultad respiratoria aguda.

La sangre no disminuye todo el oxígeno inhalado al pasar por el cuerpo.  Por lo tanto, el aire que espiramos contiene 16% de oxígeno y de 3 a 5 % de dióxido de carbono; el resto es nitrógeno.

Cuando damos ventilación artificial con una mascarilla de bolsa a un paciente que no está respirando, el paciente está recibiendo una concentración del 16% de oxigeno con cada una de sus respiraciones espiradas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: