Archivos de etiquetas: temperatura

Vía aérea, respiración y circulación – evaluación inicial – lesiones de ojos


Vía aérea, respiración y circulación

Cuando comience la evaluación inicial, considere la necesidad de hacer una inmovilización vertebral manual, mientras determina si el paciente tiene la vía aérea permeable y despejada.  Si el paciente es no responsivo o tiene un nivel de conciencia notablemente alterado, considere la inserción de una cánula orofaringea o nasofaríngea del tamaño apropiado, según sea necesario, para ayudar a mantener la vía aérea.  Verifique ruidos respiratorios claros y simétricos, luego administre oxígeno en flujo alto o suministre ventilación asistida con un dispositivo bolsa-válvula-mascarilla, según se requiera, dependiendo del nivel de conciencia de su paciente, así como también la frecuencia y calidad de la respiración.  Recuerde que las lesiones traumáticas del ojo, como cualquier otra lesión facial, tienen el potenciar de afectar la vía aérea y debe vigilarse.

Palpe la pared del pecho en búsqueda de DCAP-BLS [deformidades, contusiones, abrasiones, punciones/penetraciones, quemaduras (Burns), laceraciones y edemas (swelling), sensibilidad al tacto, inestabilidad y crepitación].  Debe examinar con rapidez la frecuencia y calidad del pulso; determinar el estado, color y temperatura de la piel, y verificar el tiempo de llenado capilar.  Si es visible una hemorragia notable, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  La hemorragia significativa es una condición amenazante de vida.  Si el paciente tiene una hemorragia obvia que pone en peligro la vida, debe controlarse de inmediato.  Esto puede ser difícil de hacer sin causar presión indebida sobre el propio ojo, en presencia de un traumatismo facial intenso; sin embargo, debe tener cuidado de no poner presión sobre el ojo durante el vendaje porque puede empeorar la lesión.  Las heridas en los tejidos blandos del parpado y el área circundante, tienden a sangrar libremente, pero por lo general no amenazan la vida y suelen ser fáciles de controlar.

Funciones de la piel


Funciones de la piel

La piel realiza varias funciones: protege al cuerpo manteniéndolo fuera de los organismos patógenos, mantiene la hidratación y ayuda a la regulación de la temperatura.  Los nervios en la piel, comunican al encéfalo las sensaciones ambientales o sensaciones térmicas y muchas más informaciones de variada naturaleza.

La piel es también el principal órgano del cuerpo para regular la temperatura.  En un ambiente frío, los vasos sanguíneos de la piel se contraen, derivando la sangre lejos de la piel y disminuyendo la cantidad de calor que irradia a la superficie del cuerpo.  En ambientes calientes, los vasos de la piel se dilatan , la piel se pone rubicunda y se irradia el calor por la superficie corporal; adema las glándulas sudoríparas, secretan sudor y el al evaporarse el sudor sobre la superficie de la piel, la temperatura corporal desciende y comienza a enfriarse.

Cualquier rotura de la piel permite que las bacterias penetren y eleva las posibilidades de infección, la perdida de líquidos y la pérdida del control de la temperatura.  Cualquiera de esos problemas, puede causar una enfermedad grave y aun la muerte.

Circulación – hemorragia interna


Circulación

Evalúe la frecuencia y calidad del pulso, el color de la piel y la temperatura del paciente para ayudar a establecer el potencial de la hemorragia interna y del choque.  Trate al paciente con relación al choque si es necesario administrando oxígeno, mejorando la circulación y manteniendo una temperatura corporal normal.  Si se encuentra una hemorragia interna significativa, debe controlarse en la evaluación inicial.

Circulación – hemorragias


Circulación

Debe tener la capacidad de evaluar con rapidez, la frecuencia y calidad del pulso tanto central como periférico, debe determinar el estado, color y temperatura de la piel y verificar el tiempo de llenado capilar especialmente en pacientes pediátricos.  Si ve una hemorragia notable, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  Una hemorragia significativa, interna o externa es una amenaza inmediata para la vida o condición amenazante de vida.  Si el paciente tiene una hemorragia que obviamente pone en peligro la vida, debe controla de inmediatamente e iniciar el tratamiento de choque tan rápido como le sea posible.  La hemorragia que no amenaza la vida, como por ejemplo la de las abrasiones, pueden vendarse mas adelante en su evaluación según sea necesario.

Signos vitales iniciales – lesiones por calor


Signos vitales iniciales

Los pacientes hipertérmicos, presentan taquicardia y taquipnea.  Mientras mantengan una tensión arterial normal, sus cuerpos compensan la pérdida de líquidos.  Cuando la tensión arterial comience a decaer, significa que ya no son capaces de compensar la pérdida de líquidos y que entrarán en choque.  Mida la temperatura de su paciente con un termómetro, de acuerdo con el protocolo.  Su evaluación de la piel del paciente ayuda a determinar qué tan serio es el problema de salud.  Por ejemplo, en el agotamiento por calor, la temperatura de la piel puede ser normal o incluso fresca, húmeda y pegajosa, sin embargo en la insolación, la piel está caliente.

Examen físico enfocado – lesiones por calor


Examen físico enfocado

La exposición al calor posee efectos significativos sobre el metabolismo, los músculos y el sistema cardiovascular.  Evalúe al paciente en busca de calambres musculares, o confusión.  Examine el estado mental del paciente y la temperatura así como también la humedad de la piel.  Tome la temperatura del paciente.

Examen físico detallado – hipotermia


Examen físico detallado

Su examen físico detallado debe estar encaminado a determinar el grado y alcance de la lesión por frío, lo mismo que cualquier otra lesión o afección que pueda no haberse detectado en un inicio.  El efecto adormecedor del frío, tanto sobre el cerebro, como sobre el resto del cuerpo, puede afectar la capacidad de su paciente para informarle sobre otras lesiones o enfermedades.  Por lo tanto, un examen cuidadoso del cuerpo entero de su paciente con especial atención en la temperatura textura y turgencia de la piel, le ayudarán a evitar perder indicios importantes respecto a la condición de la persona.

Evaluación inicial – hipotermia


Evaluación inicial

Impresión general

En una emergencia por frío, la queja principal de su paciente puede ser la de solo tener frío, o puede haber complicaciones adicionales, debido a un problema médico o de traumatismo.  Determine si existe una amenaza para la vida y si la hay, trátela.  Si la queja principal es tan solo el tener frío, evalúe con rapidez que tan frío está el paciente, eso se hace sintiendo la piel del abdomen del paciente.  Esta área del cuerpo por lo general está bien protegida y aislada, y le dará una idea de la temperatura en el centro del cuerpo.

El estado mental de su paciente por lo general, le indicará el nivel de dolor.  Evalúe el estado mental,  por medio de la escala AVDI.  Un estado mental alterado se relaciona con la intensidad del problema del frío.

Signos vitales iniciales – convulsiones


Signos vitales iniciales

Durante la mayoría de las convulsiones activas, es imposible evaluar los signos vitales y esta no es la prioridad, cuando un paciente está convulsionando activamente.  A menos que la situación sea extraña, los signos vitales en el paciente convulsivo postictal serán casi normales.  Obtenga la frecuencia, el ritmo y calidad del pulso; tensión arterial, color, temperatura y condición de la piel, así como también el tamaño y relatividad de las pupilas.  Si la persona presenta antecedentes diabéticos y le es posible realizar una prueba de glucosa por punción en un dedo, esto deberá incluirse en los signos vitales.  Compare los signos vitales con los obtenidos en la evaluación continua.

Circulación – dolor toraxico


Circulación

Evalúe la circulación del paciente.  Determine la frecuencia y calidad del pulso, ¿es regular o irregular? ¿Es muy lento o rápido?  Si encuentra anormalidades en el pulso, debe ser más cuidadoso.  Evalúe la condición del paciente, su temperatura y el color de la piel, lo mismo que el tiempo de llenado capilar.  Los cambios en la perfusión, pueden indicar un compromiso cardíaco más grave.  Inicie el tratamiento para el choque cardiogénico de manera temprana para reducir la carga de trabajo para el corazón.  Coloque al paciente en una posición cómoda, por lo general sentado y bien apoyado, o en posición semi Fowler.  Informe a la persona que se le está proporcionando el tratamiento adecuado, para su condición con el fin de reducir su ansiedad.  ¿Hay algún sangrado o hemorragia mayor que necesite controlar? Si es así, utilice la presión directa para controlar o aplique vendajes apropiados

A %d blogueros les gusta esto: