Archivos de etiquetas: sustancias toxicas

Venenos inhalados


Venenos inhalados

Los pacientes que han inhalado sustancias tóxicas, incluidos gas natural, ciertos pesticidas, monóxido de carbono, cloro u otros gases, deberá ser transferidos de inmediato a donde haya aire fresco.  Dependiendo del tiempo de exposición, pueden requerir de oxígeno suplementario.  Emplee siempre un aparato de respiración auto contenido, para protegerse a sí mismo contra los vapores venenosos.  Si no cuenta con capacitación específica en el uso de éste o con el equipo disponible ajustado a su persona, deje este trabajo al personal con capacitación y el equipo adecuados ; para la exposición presente de toxinas de inhalación.

Es posible que los pacientes, deban ser descontaminados por personal capacitado especialmente después de ser retirados de un medio tóxico.  No podrá administrar atención de urgencias a estos pacientes hasta que se haya realizado este paso y que el veneno no pueda contaminarlo.

Algunos venenos inhalados, como el monóxido de carbono, son inodoros y producen hipoxia grave sin dañar o siquiera irritar los pulmones.  Otros, como el cloro, son muy irritantes y ocasionan obstrucción de la vía aérea y además edema pulmonar.  El paciente puede informar que tiene los siguientes signos y síntomas:  ardor en los ojos, dolor de garganta, tos, dolor del pecho, ronquera, sibilancia, disnea, mareo, confusión, dolor de cabeza o estridor en los casos graves.  Asimismo, el paciente puede presentar convulsiones, o alteración del estado mental.

Algunos agentes inhalados, ocasionan daño progresivo en los pulmones e incluso una vez que el paciente ha sido rescatado de la exposición directa, es posible que el daño sea evidente durante algunas horas.  Mientras tanto, pueden requerir de dos a tres días o hasta más, de terapia intensiva para restablecer la función pulmonar normal.  Por esta razón, todos los pacientes que han inhalado veneno, requieres de transporte inmediato al departamento de urgencias, este preparado para emplear oxígeno suplementario por medio de una mascarilla con reservorio no recirculante y/o soporte de ventilación con un dispositivo de bolsa-válvula-mascarilla BVM, si es necesario.  Asegúrese de que está disponible una unidad de aspiración en caso de que el paciente vomite.  Lo mismo que con otros envenenamientos, resulta útil que lleve consigo envases, frascos o etiquetas cuando trasporte al paciente al hospital.

Evaluación de la escena – paciente con dificultad respiratoria


Evaluación de la escena

Nuestro primer pensamiento debe ser el considerar las precauciones de aislamiento de sustancias corporales (ASC), igualmente para la atención de pacientes con dificultad respiratoria es necesario el empleo de guantes; sus precauciones no terminan ahí, puesto que el paciente también puede tener una infección respiratoria, de la que podrá contagiarse a través del esputo o partículas en el aire.  Si sospecha que el paciente, padece una enfermedad respiratoria, entonces debe emplear máscara, anteojos de seguridad o careta.

La seguridad en la escena puede ser tan simple como asegurar un acceso hasta el paciente, y considerar una forma de levantarlo y moverlo.  Quizás, deba tener en cuenta, que la emergencia respiratoria podrá ser producto de una sustancia tóxica que fue inhalada, absorbida o ingerida.

Una vez que haya determinado que la escena es segura, necesita considerar la naturaleza de la enfermedad o del mecanismo de lesión, y la necesidad de establecer el uso de inmovilizadores de columna vertebral.  Luego, determine cuántos pacientes hay y si requiere de recursos adicionales.

Con frecuencia, en situaciones donde hay múltiples personas con disnea, deberá considerar la posibilidad de la existencia de algún material tóxico liberado en el aire.

A %d blogueros les gusta esto: