Archivos de etiquetas: suicidio

Manual de Prevención del Suicidio


Manual Prevención del Suicidio

19.6 SUICIDIO


19.6 SUICIDIO

El único factor más significativo que contribuye al suicidio es la depresión.  Siempre que encuentre a un paciente deprimido emocionalmente, deberá considerar la posibilidad del suicidio.  Los factores de riesgo para el suicidio son variados.

Un malentendido común, es que las personas que amenazan con suicidarse nunca lo hacen.  Esto es incorrecto, el suicidio es un grito en busca de ayuda.  Amenazar con el suicidio es una indicación de que alguien está en una crisis que no puede manejar.  Es necesaria la intervención inmediata, ya sea que el paciente presente o no algunos de estos factores de riesgo, deberá mantenerse alerta respecto a los siguientes signos de divergencia:

  • ¿Ee muestra el paciente lloroso, triste, con desesperación profunda o desesperanza que sugiere depresión?
  • ¿Evita mirar a los ojos, hablar despacio o por pausas y proyecta un sentido de ausentismo, como si en realidad o estuviera ahí?
  • ¿Parece incapaz de hablar sobre el futuro? Pregunte al paciente si tiene planes para las vacaciones. Las personas suicidas consideran el futuro tan poco interesante, que ni siquiera piensan en él; las personas con depresión grave, consideran al futuro tan distante que es posible que no sean capaces de pensar en él.
  • ¿Hay alguna sugerencia de suicidio? Incluso los indicios vagos no deben tomarse a la ligera aunque se presenten como una broma.  Si piensa que el suicidio es una posibilidad no dude en hablar del tema.  No “de ideas al paciente” al preguntarle en forma directa: “¿está pensando suicidarse?”.
  • ¿Tiene el paciente planes específicos relacionados con la muerte? ¿hace poco preparó el testamento?  ¿ha regalado posiciones significativas o ha hecho comentadas con algún amigo cercano lo que le gustaría que se hiciera con ellas? ¿hizo arreglos funerarios?  Estos son signos críticos de advertencia.

Considere también factores de riesgo adicionales para el suicidio los siguientes:

  • ¿Hay objetos peligrosos en la mano del paciente o cerca de él, por ejemplo cuchillos, vidrios, venenos, armas, pistolas?
  • Su escena es insegura, por ejemplo: ¿una ventana abierta en un edificio alto, un paciente parado en un puente o ante un precipicio?
  • ¿Hay evidencia de conducta autodestructiva, por ejemplo tiene las muñecas parcialmente cortadas, ingesta excesiva de alcohol o drogas?
  • ¿Existe una amenaza inminente para el paciente p para otros?
  • ¿Hay un problema médico subyacente?

Recuerde que el paciente suicida puede ser homicida.  No ponga en riesgo su vida ni la de sus compañeros.  Si tiene razones para creer que está en peligro, deberá obtener la intervención de la policía.  Mientras tanto, intente no asustar al paciente ni despertar sus sospechas.

DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA


19.3 DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA

La conducta es la forma de comportarse o la respuesta de una persona ante una situación determinada. Algunas veces es obvia la respuesta de una persona, que es agredida o golpeada, pudiendo huir, estallar en llanto o contestar el golpe.  En ocasiones es menos claro cuando alguien se deprime por razones muy complejas.

La mayor parte del tiempo, los individuos responden al medio de manera razonable, pero con el transcurso de los años, han aprendido a adaptarse a una diversidad de situación de la vida diaria, incluidos el estrés y las presiones.  Esto se llama ajuste.  Sin embargo, hay momentos en que el estrés es tan grande que los comportamientos normales para ajustarse, no funcionan.  Cuando esto sucede, es posible que cambie la conducta de una persona, aunque solo sea de manera temporal.  La nueva conducta puede no ser apropiada ni “normal”.

La definición de emergencia o crisis de conducta, es cualquier reacción hacia los sucesos que interfieran con las actividades de la vida diaria (AVD), o que se ha vuelto inaceptable para el paciente, su familia o para la comunidad.  Por ejemplo: cuando alguien presente una interrupción de la rutina diaria, como bañarse, vestirse o comer, es probable que su conducta se haya vuelto un problema.  Para esa persona, en ese momento, puede surgir una emergencia de la conducta.  Si la interrupción de la rutina diaria se vuelve recurrente de manera regular, la conducta también se convierte en un problema de salud mental.  Se trata entonces de un patrón, más que de un incidente aislado.

Por ejemplo: una persona que sufre de un ataque de pánico, después de haber tenido un ataque cardiaco, no tiene necesariamente una enfermedad mental; de igual manera, se podría esperar que una persona, a la cual despidan de su trabajo, tenga cierto tipo de reacción, como la tristeza y la depresión.  Estos problemas son sucesos aislados y a corto plazo.  No obstante, una persona que reacciona con un ataque de ira, agrediendo a las personas y a la propiedad y que además se mantiene en un “ataque de furia” durante una semana, ha ido más allá de lo que la sociedad considera un comportamiento apropiado o normal.  Es claro que esa persona presenta una emergencia de conducta.

Por lo general su un patrón anormal o trastornado de la conducta, dura por lo menos un mes, se considera como un asunto de preocupación desde el punto de vista de salud mental.  Por ejemplo: la depresión crónica, desarrolla un sentimiento persistente de tristeza y desesperanza, y puede ser síntoma tanto de un trastorno emocional como de un trastorno físico.  .  Este tipo de problema a largo plazo se consideraría como un trastorno de la salud mental.

Cuando surge una emergencia psiquiátrica, el paciente puede demostrar los siguientes signos: agitación o violencia o convertiste en una amenaza para sí mismo o para otros.  Esto es más grave que una emergencia de la conducta típica que ocasiona una conducta inapropiada o una conducta extrema.  Una amenaza inmediata para la persona implicada o para otros en el área inmediata, incluidos familiares amigos testigos y nosotros, se debe considerar una emergencia psiquiátrica.  Por ejemplo: una persona podría responder a la muerte de su cónyuge con un intento de suicidio, por otra parte, aunque esta es una alteración importante de la vida, no tiene que implicar violencia o amenaza para otras personas,  sin embargo, se considera una emergencia psiquiátrica porque pone en riesgo su vida.  Estas alteraciones pueden tomar muchas formas, no todas implican violencia ni todas son emergencias psiquiátricas.

El suicidio… Prevención


El suicidio… Prevención

Hombre deprimidoEl suicidio se puede prevenir. Cada año, más de 41.000 estadounidenses toman sus propias vidas y más de 494.000 estadounidenses reciben atención médica por lesiones autoinfligidas. 10 de septiembre es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, y todo el mes se dedica a la conciencia de prevención del suicidio en los Estados Unidos. Ayuda a prevenir el suicidio en su comunidad por conocer los hechos, las señales de advertencia y dónde obtener ayuda.

El suicidio es un problema grave de salud pública que afecta a personas de todas las edades. Es la décima causa de muerte para los estadounidenses.Los tres principales métodos utilizados en los suicidios incluyen armas de fuego (51,5%), la asfixia (24,5%), y las intoxicaciones (16,1%).

Las muertes por suicidio son sólo una parte del problema. Muchas más personas sobreviven intentos de suicidio que realmente morir. En 2013, cerca de medio millón de personas (494,169) recibieron atención médica por lesiones autoinfligidas en los servicios de urgencias en todo Estados Unidos. Más de un millón de adultos auto-reporte de un intento de suicidio, y 9.3 millones de adultos auto-reportado serios pensamientos de suicidio.

Una mujer deprimidaLa gente rara vez se comunican abiertamente sobre el suicidio, lo que dificulta una prevención eficaz.

El suicidio es a menudo el resultado de múltiples factores de riesgo. Teniendo estos factores de riesgo, sin embargo, no significa que el suicidio se producirá. Algunos de los investigadores factores de riesgo identificados incluyen los siguientes:

  • Historia de los intentos de suicidio previos
  • Antecedentes familiares de suicidio
  • Antecedentes de depresión u otras enfermedades mentales
  • Historia de abuso de alcohol o drogas
  • Acontecimiento vital estresante o pérdida (por ejemplo, trabajo, financiera, relación)
  • Fácil acceso a métodos letales
  • Historia de la violencia interpersonal
  • El estigma asociado a la enfermedad mental y la búsqueda de ayuda

Los factores de protección búfer personas de pensamientos y comportamientos suicidas. Algunos de los investigadores factores protectores identificados se enumeran a continuación.

  • Las habilidades en la resolución de problemas, resolución de conflictos, y las formas no violentas de los conflictos de manejo
  • La atención eficaz clínica de salud mental, física, y la sustancia trastornos de abuso
  • Fácil acceso a diversas intervenciones clínicas y soporte
  • Familia y comunidad de soporte (conectividad)
  • Las creencias culturales o religiosas que desalientan el suicidio y apoyan la búsqueda de ayuda

Muchas personas se sienten incómodos con el tema del suicidio. Con demasiada frecuencia, las víctimas son los culpables y sus familias y amigos se dejan estigmatizados. Como resultado, la gente rara vez se comunican abiertamente sobre el suicidio. Por lo tanto, un importante problema de salud pública queda oculto en el secreto, lo que dificulta una prevención eficaz.

Hombre mayor y mujer abrazosLa atención eficaz para los trastornos de abuso mental, físico y de sustancias se ha identificado como un factor protector.

Conozca las señales de advertencia y obtener ayuda

Hay señales de advertencia de suicidio. La investigación ha descubierto una gran cantidad de información sobre las causas de las estrategias suicidas y prevención. Para obtener más información, visite la Asociación Americana de Suicidología.   Además, los CDC están trabajando para controlar el problema, desarrollar y evaluar estrategias de prevención, y para difundir información para prevenir el comportamiento suicida.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, póngase en contacto con la National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o visite National Suicide Prevention Lifeline.

Fuentes de datos

OTROS TÉRMINOS DE DIRECCIÓN


OTROS TÉRMINOS DE DIRECCIÓN

Muchas estructuras del cuerpo se presentan bilateralmente.  Una parte del cuerpo que está en ambos lados de la línea media, es bilateral.  Por ejemplo los ojos, las orejas, manos y pies.  Este es el caso también de estructuras dentro del cuerpo, como los pulmones y los riñones.

Se dice que las estructuras que están solo en un lado del cuerpo se denominan unilaterales.  Por ejemplo, el bazo esta únicamente del lado izquierdo del cuerpo y el hígado en el lado derecho.

Los términos unilateral y bilateral también se pueden referir a algo que ocurre en un lado; por ejemplo, el dolor que se presenta en un solo lado del cuerpo puede llamarse dolor unilateral.

Como parte del proceso de evaluación,  palpara el abdomen e informará sus hallazgos.  Por lo tanto, es importante ser capaz de describir la localización de los órganos abdominales y pélvicos, dividendo el  abdomen en áreas más pequeñas.  La forma de dividir por secciones la cavidad abdominal es por cuadrantes.
Imagine dos líneas (una horizontal y la otra vertical) que se entrecruzan en el ombligo, dividiendo el abdomen en cuatro áreas iguales.

4-3 cuadrantes

Estas áreas se conocen como: el cuadrante superior derecho (CSD), el cuadrante superior izquierdo (CSI), el cuadrante inferior derecho (CID), y el cuadrante inferior izquierdo (CII).

Recuerde que aquí también derecha e izquierda se refieren a la derecha e izquierda del paciente.  El otro método consiste en  trazar dos líneas horizontales y dos líneas verticales dividiéndola en nueve regiones: hipocondrio derecho, epigastrio, hipocondrio izquierdo, flanco derecho, región umbilical o mesogástrico, flanco izquierdo, fosa iliaca derecha, hipogastrio, y fosa iliaca izquierda.

Es importante aprender todos estos términos  y conceptos en forma tal que pueda describir la localización de cualquier lesión o evaluación de hallazgos.  Cuando use estos términos de manera apropiada, el otro personal médico que atiende al paciente sabrá de inmediato donde buscar y que esperar.

INVESTIGADOR MEDICO


CASOS INVESTIGADOR MEDIDO

La implicación del servicio médico forense (SEMEFO) y de los servicios periciales en algunos países depende de la naturaleza y la escena de la muerte.  En la mayor parte, cuando un traumatismo es un factor, o la muerte implica una sospecha de situaciones delictuosas o excepcionales, como un ahorcamiento o envenenamiento, debe notificarse al médico forense.

Cuando los servicios periciales o el medico forense asumen la responsabilidad de la escena, esa responsabilidad excede a la de todos los otros en a escena, incluyendo a la familia.

Los siguientes se pueden considerar casis del médico forense:

Cuando la persona está muerta al llegar (DOA) a veces referida como muerte en la escena (DOS)

  • Muerte sin cuidados médicos previos, o cuando el medico es incapaz de establecer la causa de la muerte.
  • Suicidio (autodestrucción)
  • Muerte violenta
  • Envenenamiento conocido o sospechado.
  • Muerte como resultado de un accidente.
  • Sospecha de un acto delictuoso.

Si se han iniciado cuidados médicos de urgencias, mantenga notas minuciosas sobre lo que se ha hecho o encontrado.  Estos registros pueden ser útiles en una investigación subsecuente.

En estos casos, no hay una razón urgente para mover el cuerpo.  La única acción inmediata que se requiere es cubrir el cuerpo y evitar que se perturbe o altere.  El protocolo local determinará su acción final en estos casos.

Suicidio al teléfono


Suicidio al teléfono

Reconozcamos que tratar telefónicamente con personas con crisis suicidas puede desbordar a cualquiera pero será importante no descomponernos con la llamada.

Os doy un listado práctico de tips que serán útiles en la mayoría de los casos.

  • Acogida cálida y cordial que será facilitadora de comunicación
  • Deberíamos poder ser capaces de demostrar nuestra preocupación sin transmitir una vivencia de desbordamiento.
  • Evita entrar en retos como si le estuvieras trasladando el mensaje de que no le crees
  • Tampoco utilices el sarcasmo o un uso de humor que pueda ser mal entendido.
  • No te precipites con preguntas directas hasta que se haya creado cierto ambiente en la conversación. Por tanto no cortes su discurso salvo que la persona nos haya comunicado que ha realizado una sobreingesta potencialmente peligrosa, se haya autolesionado o esté en una situación de inmediato paso al acto suicida.
  • Utiliza la palabra suicidio. A veces es como si nos diera miedo de emplear esa palabra por si le fuéramos a dar ideas y no es así.
  • Evita eufemismos (quitarse de enmedio, acabar con todo…).
  • Reconoce el sufrimiento del interlocutor…que vea que tomamos en serio su llamada y que nos ponemos en su lugar.
  • Pregunta desde el principio su nombre y utilízalo en todo momento
  • Evita silencios prolongados. Usa de vez en cuando muletillas del tipo “sí” “ya” que le haga saber en todo momento que estás ahí y no parezca un monólogo.
  • Ha de quedarle claro que la llamada no está acotada por el tiempo y que durará lo que precise.
  • Señala las cosas buenas que haya dicho la persona de sí misma  en la llamada y no atribuir cualidades que no se haya atribuido o que no conozcamos (nada de decirle que parece un buen tipo si ni lo ha dicho ni lo conocemos)
  • Si la conversación se prolonga y surge un posible factor desencadenante coger esa mención y poder ofrecer la posibilidad de iniciar un abordaje psicoterapeútico que dé continuidad a ese tema.
  • Si todo indica un elevado nivel de sufrimiento y desesperanza habría que llegar a mayor concreción. Esto implicará pasar a determinar el cómo, cuándo y dónde ha pensado suicidarse. En ocasiones nos lo va a decir directamente nuestro llamante. Contra más precisión y planificación suele ser indicativo de mayor riesgo.
  • En esta fase de crisis suicida habrá que abstenerse de hacer interpretaciones de la ideación y por contra usar las siguientes cuatro técnicas: clarificación, confrontación, contención y catarsis mediata.
  • Con la clarificación se pretende llegar a lo nuclear del conflicto evitando perdernos en detalles secundarios. Servirá para centrar el foco.
  • El poner de manifiesto las contradicciones que nuestro interlocutor presenta en el discurso presenta riesgos como un final precipitado de la llamada pero si se usa bien puede ser útil de cara a desactivar la crisis. Como ejmeplo sería que en apenas dos frases seguidas se expresa la ideación suicida a la vez que se desvelan planes futuros.
  • La contención se basa en el uso de los recursos de una buena comunicación verbal (tono voz, actitud tranquila y acogedora) que podrá tener un efecto directo desangustiante e incluso dar pie a negociar un contrato de NO suicidio por un tiempo (inicio de una terapia, llegada de un familiar…)
  • La catarsis tendrá la función de dar permiso al interlocutor de expresar sus emociones incluso las negativas lo que puede contribuir a sentir mayor aceptación y la no presencia de juicios hacia determinadas actitudes expresadas.
  • Por último en el suicidio en curso habrá que valorar el riesgo real de muerte y en ese caso proceder a avisar al 112 o policía si hubiera facilitado la dirección o movilizando a familiares o amigos si hubiera dado el teléfono de alguno de ellos.

Esta entrada está elaborada a partir del capítulo Intervención telefónica en crisis suicidas de Alejandro Rocamora Bonilla del libro-compilación Suicidios de Andoni Anseán.

A %d blogueros les gusta esto: